Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 13 de Agosto de 2017

Mira el cuadro completo
Pastor Tony Hancock

Un hombre caminaba por la calle cuando llegó a ver algo insólito. Dos trabajadores se dedicaban a sus labores en la mediana de la carretera. Uno caminaba al frente del otro, cavando hoyos con una pala en la tierra. El otro iba detrás con otra pala, rellenando los hoyos que dejaba el primero.

Intrigado, el hombre se acercó y les preguntó: "Disculpen, ¿me pueden explicar lo que están haciendo?" Uno de ellos le respondió: "Sí, señor. Es muy sencillo. Estamos sembrando árboles. Mi compañero hace los hoyos, y yo los relleno. Tenemos otro compañero que viene en medio y coloca los árboles en el hoyo, pero él no vino a trabajar hoy porque está enfermo."

No sé de quién habrá sido la magnífica idea de mandar a estos dos hombres a trabajar sin que estuviera presente su compañero. Lo que podemos decir sin lugar a dudas es que no estaban viendo el cuadro completo. Cada uno de ellos estaba tan enfocado en su tarea que no veía el panorama general de su trabajo - sembrar árboles.

En la vida, es importante ver el cuadro completo. ¡No nos perdamos en los detalles sin ver el panorama general! En nuestra vida espiritual, es aun más importante ver todo el panorama. Es muy fácil concentrarnos tanto en los detalles de la vida, las preocupaciones y los quehaceres, que perdemos de vista lo que Dios está haciendo.

En esta mañana, Dios nos invita a levantar la mirada de lo cotidiano para ver el panorama completo de lo que El está haciendo. Nos invita a volar con la mirada del águila sobre los problemas de este momento, y respirar el aire puro de las alturas donde podemos ver lo que realmente importa.

En el último mensaje que Dios dio al profeta Hageo encontramos precisamente esta perspectiva. El pueblo de Dios en los días de Hageo vivía entre muchas luchas. Tenían la tarea de reconstruir el templo, pero enfrentaban la resistencia de las naciones vecinas y la profunda necesidad económica.

En los capítulos anteriores del libro Hageo hace un fuerte llamado a la obediencia. Nos enseña que la obediencia es un requisito para la bendición de Dios. Cuando damos prioridad a su casa, El nos bendice. Ahora nos invita a levantar los ojos y ver lo que Dios está haciendo y lo que hará. Abramos la Biblia en Hageo 2:20-23 para conocer este poderoso mensaje:

2:20 El día veinticuatro del mismo mes vino por segunda vez palabra del Señor a Hageo:
2:21 Di a Zorobabel, gobernante de Judá: "Yo estoy por estremecer los cielos y la tierra.
2:22 Volcaré los tronos reales y haré pedazos el poderío de los reinos del mundo. Volcaré los carros con sus conductores, y caerán caballos y jinetes, y estos se matarán a espada unos a otros.
2:23 En aquel día -afirma el Señor Todopoderoso- te tomaré a ti, mi siervo Zorobabel hijo de Salatiel -afirma el Señor-, y te haré semejante a un anillo de sellar, porque yo te he elegido", afirma el Señor Todopoderoso.

Zorobabel fue el gobernador del pueblo. Era descendiente del gran rey David, pero su posición no era tan grande como la de su ilustre ancestro. Estaba bajo la autoridad del rey de Persia, así como el gobernador de Chiapas o Veracruz está bajo la autoridad del presidente de México. No tenía autoridad completa. Se encontraba sometido a un poder ajeno.

Pero Dios declara que las naciones del mundo, aun el poderoso imperio persa, están en sus manos. El pondrá de cabeza lo más poderoso y destruirá lo más fuerte en el día de su ira. Toda la historia humana corre hacia un destino. Un día, Jesús regresará y destruirá el poder de todos los gobiernos.

En Apocalipsis, Juan describe la gran batalla de Armagedón. Las naciones del mundo se reunirán para hacer guerra contra su legítimo Rey Jesús, pero El los destruirá. ¡Terminarán destruyéndose unos a otros! Todo lo que ha parecido más poderoso en este mundo - todos los misiles, las bombas, los ejércitos y los tanques serán reducidos a nada.

Esta noticia, para Zorobabel, sería de mucho aliento. Entre las naciones del mundo, el pueblo de Dios era insignificante. Pero Dios declara que El sacudirá los pueblos del mundo. Es un mensaje de aliento para nosotros también. Vemos las locuras del gobierno, y nos damos cuenta de la inseguridad del mundo. En la actualidad Corea del Norte lanza amenazas, y de seguro será otro país al rato. Jesús dijo que oiríamos de guerras y de rumores de guerras.

Pero al final de todo, ¡Dios triunfará! El ahora interviene en los asuntos de las naciones, levantando a una y destruyendo a otra. Pero un día no muy lejano, ¡El sacudirá a todas las naciones! Si nos damos cuenta de esto, podremos mirar más allá de la inseguridad del presente y saber que Dios lo va a poner todo en orden.

Como creyentes, tenemos la responsabilidad de votar y de saber lo que está pasando en el mundo. Pero ¡no prestemos demasiada atención a estas cosas! Todo eso es pasajero. Lo que durará al final del día es el reino de Dios. Las naciones serán sacudidas, y sólo podremos estar de pie si somos parte de su reino.

Hageo nos presenta otra realidad que nos ayuda a ver el cuadro completo. Y es simplemente que la promesa de Dios se cumple en Cristo para su pueblo fiel. Para ver esto, quiero pedirte que me sigas con un poco de cuidado. Unos mil años antes del nacimiento de Jesucristo, Dios eligió al rey que usaría para establecer la familia de donde nacería el gran Rey sobre todos los reyes.

Ese rey se llamaba David, y Dios le prometió que su hijo reinaría en su lugar. Luego le dijo: "Para siempre lo estableceré en mi casa y en mi reino, y su trono será firme para siempre." (1 Crónicas 17:14) Dios le prometió que de él descenderían reyes, y que uno de ellos reinaría para siempre.

Pero los hijos de David no fueron obedientes. Algunos sí lo fueron, pero otros fueron muy malvados y se rebelaron contra Dios. Por fin, al último de ellos que reino, Dios le dijo que lo arrancaría de su mano y lo arrojaría. Quiero que leamos esas palabras en Jeremías 22:24 y 30:

22:24 ¡Tan cierto como que yo vivo -afirma el Señor-, que aunque Jeconías hijo de Joacim, rey de Judá, sea un anillo en mi mano derecha, aun de allí lo arrancaré!
...
22:30 Así dice el Señor: Anoten a este hombre como si fuera un hombre sin hijos; como alguien que fracasó en su vida. Porque ninguno de sus descendientes logrará ocupar el trono de David, ni reinar de nuevo en Judá.

Con estas palabras, Dios suspende la promesa a David. Los reyes se habían hecho tan malos que Dios quita al último del trono y dice: Ninguno de sus hijos reinará. Es más, lo compara con un anillo de sello. Éste era el símbolo de la autoridad de un rey. Lo usaba como una firma; su sello, hecho con el anillo en cera, representaba la autoridad de todo lo que decía.

Pero ahora, por medio de Hageo, ¡Dios restaura a Zorobabel! Políticamente no tenía mucho poder; era un simple gobernador. Pero Dios declara que, por medio de Zorobabel, volverá a levantar el linaje de David. Vuelva a poner a los reyes que descienden de David sobre el trono de su pueblo.

Unos quinientos años después nació uno de sus descendientes. ¿Sabes quién fue? ¡Jesús! De hecho, si consultamos la tabla genealógica de Jesús en Mateo 1, ¡allí aparece Zorobabel! Dios había suspendido el reinado del linaje de David como castigo, pero ¡ahora lo restablece!

La maldición se cancela. Dios vuelve a tomar su anillo de sellar, en la persona de Zorobabel, para que su autoridad real se pueda ejercer sobre la tierra. Con el tiempo, el Rey perfecto nacería como descendiente de Zorobabel. Ahora, la Biblia nos dice que todas las promesas de Dios son sí y amén por medio de Jesucristo. El es el epicentro de la obra de Dios en el mundo.

No importa qué burradas diga el presidente, o quién prometa hacer tal o cual cosa, la realidad es que ya se ha levantada el Rey perfecto. El es Jesús. Por medio de El, Dios está restaurando lo que el diablo nos robó. Nos ofrece perdón. Nos ofrece vida eterna. Nos hace parte de su familia. Nos da una misión. Nos ofrece su protección.

Hermano, hermana, levanta los ojos para ver lo que Dios está haciendo. El sacudirá las naciones. El ha establecido a Jesús como Rey. Un día, El volverá para establecer su reino plenamente sobre la tierra. ¿Estás listo para ese día? ¿Estás caminando por fe, en obediencia a El?


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe