Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 30 de Julio de 2017

Todo va de mal en mejor
Pastor Tony Hancock

¿Alguna vez has tenido uno de esos días donde todo va de mal en peor? Así le pasó a un marinero. Tuvo la buena suerte de que la marina de su país lo mandara a servir en una isla tropical. Tuvo la mala suerte de tener piel muy blanca, que se quemaba con mucha facilidad.

Un día, después de tomar sol durante varias horas, se quedó con una terrible quemadura. Cuando se reportó con su comandante, recibió un fuerte regaño por haberse descuidado. Aparte del regaño, seguía con el fuerte dolor de la quemadura. Para colmo, al día siguiente, fue citado por dañar la propiedad del gobierno. ¡Aparentemente, el comandante creía que la piel de aquel marinero le pertenecía al gobierno!

Estoy seguro que todos podemos recordar algún día en el que todo parecía ir de mal en peor. Pero ¿qué tal si sentimos que toda la vida va de mal en peor? ¿Te has sentido así? Desanimado, decepcionado, sin esperanza - porque las cosas a tu alrededor no son como tú quisieras.

Hoy Dios nos da un mensaje que nos puede ayudar a vencer esos sentimientos y ponernos a trabajar para un futuro mejor. Podemos esforzarnos en la vida confiadamente, porque Dios está con nosotros y El está haciendo algo cada vez más grande. Este mensaje nos fue dado por medio del profeta Hageo.

El habló al pueblo que había regresado a su tierra después de setenta años de exilio. Todo estaba en ruinas. Su primera tarea fue la de reconstruir el templo dedicado a la adoración de Dios. Después de escuchar el primer mensaje de Hageo, se pusieron a trabajar. Pero estaban tristes, porque algunos de los más ancianos todavía recordaban la grandeza y la majestad del templo que se había perdido. Sabían que sus humildes esfuerzos jamás llegarían a igualar su belleza.

Sería como si nosotros tratáremos de reconstruir el Palacio Nacional de México. Seguramente podríamos construir algo, pero distaría muchísimo de la belleza y el esplendor del original. Por eso, se comenzaron a desanimar. Comparaban sus capacidades con lo que había existido antes. Pensaban: "Esta cosa va de mal en peor".

Pero con Dios, la trayectoria de su pueblo va de mal en mejor. Veamos cómo es esto, leyendo Hageo 2:1-5:

2:1 El día veintiuno del mes séptimo, vino palabra del Señor por medio del profeta Hageo:
2:2 Pregunta a Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, al sumo sacerdote Josué hijo de Josadac, y al resto del pueblo:
2:3 "¿Queda alguien entre ustedes que haya visto esta casa en su antiguo esplendor? ¿Qué les parece ahora? ¿No la ven como muy poca cosa?
2:4 Pues ahora, ¡ánimo, Zorobabel! -afirma el Señor-. ¡Ánimo, Josué hijo de Josadac! ¡Tú eres el sumo sacerdote! ¡Ánimo, pueblo de esta tierra! -afirma el Señor-. ¡Manos a la obra, que yo estoy con ustedes! -afirma el Señor Todopoderoso-.
2:5 Mi Espíritu permanece en medio de ustedes, conforme al pacto que hice con ustedes cuando salieron de Egipto". No teman,

En estos versículos descubrimos que las cosas van de mal en mejor, porque Dios está con nosotros. Si Dios está con nosotros, ¡podemos cobrar ánimo!

Observa cómo Hageo saca a flote los sentimientos de la gente desanimada. Les pregunta: "¿Queda alguien de entre ustedes que haya visto esta casa en su antiguo esplendor?" Los llama a enfrentar lo que están sintiendo. Muchas veces, cuando estamos desanimados, esquivamos nuestros sentimientos. Nos fijamos en otras cosas para sentirnos mejor por un rato, en lugar de enfrentar el problema. El motor del carro anda fallando, así que lo lavamos para que se vea mejor.

Dios nos llama a identificar y a enfrentar lo que realmente estamos pensando y sintiendo, porque sólo así podremos dejar las mentiras que hemos creído y fijarnos en la verdad de Dios. Ellos se desanimaban, porque lo que hacían parecía insignificante. Esa fue la mentira que ellos creían: lo que estamos haciendo no importa, porque nunca va a ser tan maravilloso como lo de antes.

¿Qué mentiras crees tú? Quizás creas alguna de estas mentiras: "Nunca voy a poder superar las cosas malas que me han sucedido. Estoy condenado a repetir los errores del pasado. Mi situación nunca va a cambiar. Dios está enojado conmigo." Tenemos que enfrentar las mentiras que creemos, para rechazarlas y poner en su lugar la verdad de Dios.

¿Cuál fue la verdad que ellos debían reconocer? Dios declara que su presencia y su Espíritu estaban con ellos. Su pacto y sus promesas seguían en pie. Habían sucedido cosas terribles, pero el Espíritu Santo no los había dejado. Mil años antes, Dios había hecho un compromiso con sus antepasados, y ese compromiso seguía en pie.

Por medio de Jesucristo, nosotros también hemos entrado en un pacto con Dios. La segunda parte de la Biblia se llama el Nuevo Testamento. Se llama así porque la misma palabra griega significa tanto "pacto" como "testamento". El Nuevo Testamento nos habla del nuevo pacto que Dios ha hecho con nosotros por medio de Jesucristo.

Es un pacto aun más grande y mejor. Dios envió a Jesús a este mundo para invitarnos a entrar en ese pacto con El. Por medio de su muerte y resurrección, Jesús estableció el pacto y nos ofrece el perdón completo de nuestro pecado, la vida eterna y una relación especial con El ahora. Nosotros entramos en ese pacto cuando nos arrepentimos del pecado y ponemos nuestra confianza en Jesús.

Con cuánta más razón, entonces, podemos nosotros saber que Dios está con nosotros. Su Espíritu nos ha sellado. ¡Nunca estamos solos! En todo lo que Dios te ha llamado a hacer, puedes estar seguro que El te acompaña. El pone la mano en tu hombro y te dice: ¡Vamos! ¡Echale ganas!

No sólo esto. Hay otra razón por la que podemos decir confiadamente que las cosas van de mal en mejor. Leamos los versos 6 al 9 de Hageo 2:

2:6 porque así dice el Señor Todopoderoso: "Dentro de muy poco haré que se estremezcan los cielos y la tierra, el mar y la tierra firme;
2:7 ¡haré temblar a todas las naciones! Sus riquezas llegarán aquí, y así llenaré de esplendor esta casa -dice el Señor Todopoderoso-.
2:8 Mía es la plata, y mío es el oro -afirma el Señor Todopoderoso-.
2:9 El esplendor de esta segunda casa será mayor que el de la primera -dice el Señor Todopoderoso-. Y en este lugar concederé la paz", afirma el Señor Todopoderoso.

Las cosas van de mal en mejor porque Dios siempre está haciendo algo más grande. Por eso, ¡podemos tener esperanza!

¿Has visto como se abre un telescopio? La sección que se coloca más cerca del ojo es pequeña. La siguiente es más grande. Luego sigue otra más grande aún, y así sucesivamente. Como ese telescopio es la obra de Dios en el mundo. ¡El hace cosas cada vez más grandes!

Los judíos creían que el templo que ellos estaban construyendo iba a ser menos que el primero. ¡Dios les dice que es al contrario! Veamos tres cosas que les promete. Primero, El dice que haría temblar a todas las naciones.

Segundo, dice que traería a ese templo en ruinas las riquezas de las naciones, y llenaría su casa de esplendor. Tercero, declara que la gloria de ese templo sería mayor que la del primer templo, el de Salomón. Se convertiría en una sede de paz. Ahora quiero que veas cómo se cumplió esta profecía al pie de la letra.

Dios indudablemente sacudió a las naciones grandes de aquel día, y lo seguirá haciendo. El imperio persa, que gobernaba sobre los judíos en ese momento, sería conquistado por los griegos dentro de unos 150 años. A su vez, el imperio griego sería conquistado por los romanos. ¡Las naciones temblaron! Cuando Jesús regrese, esta profecía se cumplirá plenamente.

Dios también trajo a ese templo la riqueza de las naciones. Durante los días de Jesús, un poco más de quinientos años después de la profecía de Hageo, el rey Herodes gastó una enorme suma en la remodelación y ampliación de ese templo. Ese rey representaba al gobierno romano. Las riquezas de las naciones llegaron para hacer de ese templo un lugar esplendoroso.

Pero el mejor cumplimiento es el tercero. Cuando Salomón había construido el primer templo, Dios lleno ese lugar con su gloria en forma de una nube. Pero este segundo templo se llenaría de una gloria mucho mayor, porque fue a ese templo que llegó Dios en forma humana. Fue a ese templo que llegó Jesús. En lugar de una nube, se manifestó la gloria de Dios en un hombre.

¡Los judíos del día de Hageo no se imaginaban las maravillas que Dios haría con su humilde proyecto! Lo veían como algo pequeño, pero Dios dice: ¡No! ¡Esto va a ser grande! Ahora hermanos, me pregunto: ¿qué cosas hará Dios con nuestros humildes proyectos?

¿Qué hará Dios con los niños que estamos educando? Algunos quizás lleguen a ser pastores o misioneros. Otro quizás sea un doctor, que sane a muchos para la gloria de Dios. Otros usarán sus dones para levantar negocios, y glorificar a Dios en sus empresas. ¡De lo pequeño Dios puede hacer algo muy grande!

¿Qué hará Dios con aquella persona con quien tú compartes el evangelio? Dios puede usar a esa persona para ganar a diez, veinte, cincuenta o cien más. ¿Qué hará con las ofrendas que le damos? Si lo hacemos en fe, se hace muy grande.

No creas esa mentira de que todo va de mal en peor. ¡No! Con Dios, todo va de mal en mejor. Acuérdate de que El está contigo. Confía en que El está haciendo cosas cada vez más grandes. Pongamos manos a la obra, confiados en el Señor.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe