Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 2 de Abril de 2017

Invierte tu vida
Pastor Tony Hancock

¡Cuidado con las estafas! Es triste, pero en este mundo hay muchas personas que se aprovechan de la confianza de los demás. Con la tecnología moderna hay más estafas que nunca. Una de ellas, muy conocida, es la estafa nigeriana. Desde algún otro país un individuo te escribe por correo electrónico. Te dice que tiene en su haber millones de dólares que tiene que sacar de su país, y si simplemente le adelantas un poco de dinero o le prestas tu número de cuenta bancaria, te dará una porción del dinero a cambio. Claro, ¡nunca te llega el dinero!

En 2006, el gobierno estadounidense calculó que se habían perdido casi $200.000.000 en el año anterior. Según sus cálculos, la víctima promedio había perdido más de $5.000.

Cada estafa tiene la misma característica: el estafador te promete algo a cambio de tu inversión, pero no entrega lo que promete. Es triste cuando alguien pierde su dinero a causa de un fraude, pero me temo que hay muchos que sufren una estafa mucho más grande. Se les estafa la vida misma. ¡No seas víctima! Jesús nos enseña a invertir nuestra vida en algo que rendirá de veras.

Estamos a ocho días de la Semana Santa. La próxima semana veremos la entrada triunfal en Jerusalén. Mientras Jesús se iba acercando a Jerusalén con sus discípulos, muchos creían que El iba a establecer plenamente el reino de Dios en ese instante. Pensaban que El tomaría a fuerza el gobierno y se haría rey.

El contó una parábola para darles a entender que eso no iba a suceder. Más bien, habría un lapso de tiempo antes de que estableciera por completo su reino. En la historia que Jesús contó, les enseñó a sus seguidores lo que debían hacer durante ese tiempo. Nosotros ahora vivimos en ese lapso de tiempo, así que estas palabras de Jesús se relacionan con nuestra vida ahora.

Esta es la historia que Jesús contó. Un hombre de buena posición salió de viaje a otro país para ser coronado rey. Después regresaría a su país. Antes de irse, reunió a diez de sus siervos y le encargó a cada uno una buena suma de dinero. Les dijo que negociaran con ese dinero hasta su regreso.

Resulta ser que este hombre no era muy popular con la gente, así que mandaron detrás de él una delegación para tratar de impedir que fuera nombrado rey sobre ellos. Sus siervos lo apoyaban, pero la gente común y corriente no. Sin embargo, fue declarado rey, y regresó a su país.

Cuando llegó, reunió a sus siervos para que le dieran el reporte de lo que habían hecho con el dinero que les había encargado. El primero le dijo: "Señor, su dinero ha producido diez veces más". El rey le respondió: "¡Bien hecho! Eres un buen siervo. Te pondré como gobernador de diez ciudades".

El segundo se presentó y le dijo: "Señor, su dinero ha producido cinco veces más". El rey le contestó: "Tú vas a estar como gobernador de cinco ciudades". Después llegó el tercer siervo. El le dijo al rey: "Aquí tiene su dinero de vuelta. Lo he tenido guardado, envuelto en un pañuelo. Tenía miedo de hacer algo con él porque sé que usted es muy severo, que hasta toma lo que no ha sembrado."

El rey le dijo: "¡Eres un mal siervo! Te voy a juzgar con tus propias palabras. Dices que soy muy severo. Muy bien, ¿por qué no depositaste el dinero en el banco, para al menos poderme dar los intereses?" Entonces mandó a los que estaban allí que le quitaran el dinero a ese siervo y se lo dieran al primero. Pero ellos protestaron: "Señor, ¡él ya tiene diez veces más!"

El rey les contestó: "Yo les aseguró que a todo el que tiene, se le dará más, pero al que no tiene, hasta lo que tiene se le quitará." Luego, dio una orden acerca de sus enemigos que no habían querido reconocerlo como rey. Los mandó traer y matar en su presencia.

Leamos ahora esta historia, en Lucas 19:11-28:

19:11 Como la gente lo escuchaba, pasó a contarles una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y la gente pensaba que el reino de Dios iba a manifestarse en cualquier momento.
19:12 Así que les dijo: Un hombre de la nobleza se fue a un país lejano para ser coronado rey y luego regresar.
19:13 Llamó a diez de sus siervos y entregó a cada cual una buena cantidad de dinero. Les instruyó: "Hagan negocio con este dinero hasta que yo vuelva".
19:14 Pero sus súbditos lo odiaban y mandaron tras él una delegación a decir: "No queremos a este por rey".
19:15 A pesar de todo, fue nombrado rey. Cuando regresó a su país, mandó llamar a los siervos a quienes había entregado el dinero, para enterarse de lo que habían ganado.
19:16 Se presentó el primero y dijo: "Señor, su dinero ha producido diez veces más".
19:17 "¡Hiciste bien, siervo bueno! -le respondió el rey-. Puesto que has sido fiel en tan poca cosa, te doy el gobierno de diez ciudades".
19:18 Se presentó el segundo y dijo: "Señor, su dinero ha producido cinco veces más".
19:19 El rey le respondió: "A ti te pongo sobre cinco ciudades".
19:20 Llegó otro siervo y dijo: "Señor, aquí tiene su dinero; lo he tenido guardado, envuelto en un pañuelo.
19:21 Es que le tenía miedo a usted, que es un hombre muy exigente: toma lo que no depositó y cosecha lo que no sembró".
19:22 El rey le contestó: "Siervo malo, con tus propias palabras te voy a juzgar. ¿Así que sabías que soy muy exigente, que tomo lo que no deposité y cosecho lo que no sembré?
19:23 Entonces, ¿por qué no pusiste mi dinero en el banco, para que al regresar pudiera reclamar los intereses?"
19:24 Luego dijo a los presentes: "Quítenle el dinero y dénselo al que recibió diez veces más".
19:25 "Señor -protestaron-, ¡él ya tiene diez veces más!"
19:26 El rey contestó: "Les aseguro que a todo el que tiene, se le dará más, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.
19:27 Pero, en cuanto a esos enemigos míos que no me querían por rey, tráiganlos acá y mátenlos delante de mí".
19:28 Dicho esto, Jesús siguió adelante, subiendo hacia Jerusalén.

El evangelio de Mateo registra una parábola parecida, y es fácil confundirlas. Pero son diferentes. Por ejemplo, en Lucas, cada siervo recibe la misma cantidad de dinero; en Mateo, reciben diferentes cantidades. Mateo no habla de los enemigos del rey, mientras que Lucas sí. Tengo que decirles, como predicador, que yo muchas veces digo cosas parecidas en diferentes ocasiones.

Aquí vemos que Jesús hizo lo mismo. Así que, para entender bien esta parábola, no la confundamos con la parábola de los talentos en Mateo. ¿Qué es lo que Jesús nos enseña aquí? Jesús nos llama a invertir nuestra vida audazmente en el reino de Dios. No permitamos que la flojera, el descuido o la seducción del mundo nos estafe la vida que Dios nos ha dado. Más bien, invirtámosla en lo que realmente tiene valor.

Invirtamos con expectación. Invierte tu vida con la expectativa de que Jesús va a regresar, y que El te recompensará. Los buenos siervos invirtieron lo que habían recibido porque esperaban el regreso del rey. Cada creyente también espera el regreso de su Rey, Jesús.

Me temo que, muchas veces, no vivimos con esta expectación. Nos perdemos en los detalles de esta vida, en las preocupaciones, en los quehaceres, en las distracciones y entretenimientos. Todos estamos gastando la vida en algo. ¿Estás gastando en algo que realmente valga la pena?

Dios nos promete que nuestro trabajo no será en vano. Gálatas 6:9 dice: "No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos". A su debido tiempo - quizás sea en esta vida, o quizás cuando Jesús regrese. Lo seguro es que seremos recompensados.

Invirtamos con gratitud y fe. En la historia, la actitud de los siervos hacia su rey era diferente. Dos le tuvieron confianza, y él se mostró muy generoso con ellos. El tercero le tenía desconfianza, pero aun con él fue paciente. No lo mandó matar; simplemente le quitó lo que no había sabido usar.

La diferencia en el trato que ellos recibieron se basó en su fe, o en su falta de fe. A nosotros nos pasa lo mismo. Descubriremos que nuestra experiencia de Dios se determina en base a nuestra fe, o a nuestra falta de fe. En la historia que Jesús contó, los siervos recibieron la misma cantidad de dinero. El rey dio a todos lo mismo.

Los primeros dos tuvieron diferentes resultados, pero él no los regañó. No criticó al segundo siervo porque no logró lo mismo que el primero. Sólo criticó al que no hizo nada. A Jesús no le importa que no tengas los mismos resultados que otro hermano. El no te va a comparar con otros. Lo que le importa es que inviertas tu vida en lo que realmente importa.

Espero que ninguno de nosotros se encuentre en el tercer grupo, entre los enemigos del rey. La realidad es que mucha gente en este mundo rechaza la autoridad de Jesús sobre su vida, y parece que no le pasa nada. Así es por ahora, pero cuando El regrese, será muy diferente. Si tú no has reconocido a Jesús como Salvador y Rey de tu vida, por favor, no juegues con tu destino eterno. Entrégale hoy tu vida.

Tú que ya lo conoces, no dejes que el enemigo te estafe lo que Jesús te ha encomendado. Vive tu vida ahora de tal modo que escuches, al estar ante El, esas palabras: "Bien hecho, buen siervo". Quizás Dios te esté llamando a dedicar tu vida por completo a su servicio. Si El te está llamando, ten la seguridad de que El proveerá. No le digas que no.

Pero esto de invertir nuestra vida para la eternidad no es sólo para los misioneros y pastores. Es para todos. Cuando vas al trabajo, puedes invertir ese tiempo para la eternidad. ¿Cómo? Haciendo tu trabajo bien; orando por tus compañeros de trabajo, y buscando oportunidades para hablarles de Cristo. No pierdas tus días de trabajo en simplemente ganar dinero que pronto se gasta; inviértelos para la eternidad, buscando lo que Dios está haciendo en tu lugar de trabajo para colaborar con El.

Lo mismo se puede decir de la escuela. Y no pierdas todo tu tiempo en casa en entretenimientos sin sentido; invierte en la vida de tus hijos y de tu pareja. Ora con ellos. Préstales atención. Háblales de Dios. Cada día, cada momento estás invirtiendo en algo. ¿Inviertes en algo que vale la pena? ¿O estás dejando que alguien te estafe la vida tan valiosa que Dios te ha dado?


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe