Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 18 de Diciembre de 2016

Dios con nosotros
Pastor Tony Hancock

Algunos años atrás, en un viaje a mi país, vi un par de carteles. Uno decía, en letras muy grandes: ¿On ta? El otro cartel, en letras de igual tamaño, anunciaba: ¡Ai ta! Debajo de las letras aparecía una foto de la guía telefónica. ¿On ta lo que buscas? Ai ta, en la guía telefónica.

En estos días parece muy anticuado buscar algo en la guía telefónica, ¿no es cierto? Toda la información está a la mano en el celular. Pero me parece que muchos hoy siguen haciendo la pregunta: ¿On ta? Frente a las injusticias de la vida, ¿on ta Dios? Frente a los problemas y las decepciones, ¿on ta Dios? Frente a la inseguridad acerca del futuro, ¿on ta Dios?

En esta temporada navideña, descubrimos la respuesta. Podemos decirle a todo el mundo: Ai ta Dios. La invitación para todos es conocer, aquí y ahora, al Dios que vino a estar con nosotros. Lo descubrimos en una frase incrustada en el relato del anuncio que le hizo el ángel a José.

El ángel le explicó a José que el embarazo de su prometida María no se había dado por infidelidad, sino que era obra del Espíritu Santo. Debían darle al niño el nombre de Jesús, porque El salvaría a su pueblo de sus pecados. Inmediatamente después, en Mateo 1:22-23, leemos este comentario que agrega el autor inspirado: "Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: 'La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel' (que significa 'Dios con nosotros')."

Emanuel - Dios con nosotros. Emanuel era un título o apodo para Jesús, declarando algo muy importante acerca de El. En realidad, Jesús es Dios con nosotros. Pero ¿qué significa decir que Dios está con nosotros? ¿Simplemente nos observa, como un espectador en un partido de fútbol?

Regresemos al momento en que el profeta Isaías dio la profecía que el evangelista Mateo aquí cita. Se la dijo al rey Acaz, en un momento en que parecía que todo estaba perdido. Los vecinos de Acaz se habían unido para pelear contra él. ¿Alguna vez has vivido junto a malos vecinos? Quizás hayas tenido vecinos que hacían mucho ruido, o vecinos que buscaban pleitos contigo, o vecinos en quienes simplemente no podías confiar.

Los vecinos de Acaz no sólo eran desconfiables; ¡estaban invadiendo su territorio! Querían obligarlo a unirse a ellos en otra guerra, pero Acaz no quiso aliarse a ellos. En respuesta, lo atacaron. En ese momento de inseguridad, de desesperación, de no hallar salida, Acaz se habrá preguntado: ¿dónde está Dios?

El profeta Isaías le respondió con una señal: una muchacha joven pronto se casaría y daría a luz un hijo. Le pondría el improbable nombre de Emanuel - Dios con nosotros. En medio de una guerra que no podían ganar, ¿quién le pondría ese nombre a un bebé? Pero Isaías declaró que, antes de que el niño tuviera uso de razón, los reyes que estaban atacando a Acaz serían derrotados por otra fuerza mayor.

La profecía se cumplió; a los pocos años, los asirios llegaron para derrotar a los enemigos de Acaz. Pero detrás de este cumplimiento inmediato, la profecía veía más allá de lo presente a otro Niño que sería, en realidad, Dios con nosotros. No sólo llevaría el nombre, como una expresión de confianza; sería Dios, hecho hombre para nacer y vivir entre nosotros.

Emanuel, Dios con nosotros; esta frase no nace de alguna noche pacífica, de un poeta que se tomaba un chocolate caliente junto a un alegre fuego mientras contemplaba la tranquilidad de su hogar. Esta frase se pronuncia en medio de una guerra; de un ataque inmerecido y cruel.

Se vuelve a pronunciar a José, un hombre que vivía en territorio invadido, bajo el gobierno cruel de los romanos. La palabra "Emanuel" no sólo pertenece al silencio de una noche pacífica, con el suave centelleo de las estrellas y el arrullador mugir de las vacas. Pertenece al sonar de la espada y el grito del soldado. En medio de la guerra, Dios dice: Emanuel.

A un mundo sumido en peleas y violencia, Dios se presentó en la suave piel de un bebé. El Verbo - que es Dios, y que estaba con Dios en el principio - se hizo carne, y nació de una humilde joven en un pueblito de menos de mil habitantes. El todopoderoso Creador del universo vino como una indefensa criatura, que necesitaba que su madre lo amantara y le cambiara los pañales.

Cuando vemos la escena del nacimiento - aquel Bebé acostado en un pesebre, entre los animales - nos damos cuenta de lo que Dios se dispuso a hacer para estar con nosotros. No sólo vino a acompañarnos; vino a tomar nuestro lugar, a morir en sacrificio por nuestros pecados, a abrirnos el camino a una vida eterna en su presencia.

¿On ta Dios? Ai ta: en el pesebre, tomando carne humana; en los caminos polvorosos, enseñando la verdad; en la cruz, muriendo en nuestro lugar. Y El ahora está con nosotros. Dios estuvo con José y María en el largo viaje a Belén. Ellos tuvieron que viajar unos setenta kilómetros para llegar al lugar donde tendría que nacer el niño, pero no hicieron solos el viaje. Dios estaba con ellos.

Dios estuvo con los pastores, cuando acampaban lejos del pueblo para cuidar a sus ovejas. Les envió al ángel con el anuncio del nacimiento de Jesús, y fueron los primeros en visitarlo. Dios estuvo con los sabios, dándoles la luz de una estrella para que lo buscaran. Los trajo de los extremos de la tierra para que adoraran al nacido Rey.

Dios también está contigo. Está contigo en tu momento de necesidad. Está contigo cuando discutes con tu pareja. Está contigo cuando pierdes la paciencia con tus hijos. Está contigo cuando parece que no avanzas en el trabajo. Está contigo cuando tus sueños han tardado demasiado tiempo en realizarse.

Robertson McQuilkin contaba la historia de un niño que sufría, en la escuela, el abuso de un matón. Cada día, el niño mayor lo esperaba afuera de la escuela para darle una golpiza. Con tal de evitar los ataques del matón, el niño buscaba cualquier pretexto para quedarse en la escuela, esperando a que se cansara el matón y lo dejara en paz.

Un día, mientras se quedaba dentro de la escuela esperando a que desapareciera el matón, espió a una figura conocida que caminaba por la calle. ¡Era su padre! Había venido a la escuela para recoger a su hijo. Lleno de alegría, el niño se fue corriendo por la escalera para tomar la mano de su padre.

Juntos caminaron por la calle, pasando junto a donde esperaba el matón. Pero ¡el niño ya no le tenía miedo! Hasta lo saludó con una sonrisa, porque se sentía seguro - su padre estaba con él. ¿Te das cuenta? El mensaje de la Navidad es que Dios también está contigo. Jesús es Emanuel - Dios con nosotros.

Antes de volver al cielo, El prometió enviar a su Espíritu Santo para estar con nosotros siempre. Somos sellados con el Espíritu Santo en el momento de aceptar a Cristo como nuestro Señor y Rey. Cuando Dios te llama a servirle, El no te deja solo en el proceso. El mismo está contigo para ayudarte. ¡No tengas temor de hacer lo que Dios te ha llamado a hacer! El te ayudará.

En las luchas y en las pruebas, Dios no te deja solo. El está siempre contigo para sostenerte. El te dará fuerza cuando te sientas débil. Contestará tus oraciones, en el momento debido. Te defenderá de maneras que ni siquiera te imaginas.

En medio de este mundo desordenado y peligroso, Dios está contigo. El está obrando para rescatar a un pueblo que será suyo para siempre. El no permite que el mal continúe sin límites. El obra para traer paz y esperanza, aun en medio de la destrucción y el dolor. Dios no está lejos; El está con nosotros.

¿Estás tú con El? ¿Caminas con El cada día? ¿Confías en su ayuda en cada necesidad? Cuando te preguntes on ta Dios, recuerda que ai ta - en el pesebre, en la cruz, y ahí contigo, en este momento. El es Emanuel, Dios con nosotros.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe