Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 31 de Enero de 2016

Bases para una vida espiritual
Pastor Tony Hancock

Vivimos en un mundo muy espiritual. Es interesante notar que, con todos los avances de la ciencia y la promoción del ateísmo, la gente sigue interesándose por lo espiritual. Existe al fondo del corazón humano la necesidad de creer en algo más allá de su propia existencia. Como dice Eclesiastés 3:11, Dios ha puesto la eternidad en el corazón del hombre: "Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin." Todos buscamos algo más.

Pero en esa búsqueda no siempre encontramos la verdad. Por todas partes - en los programas de televisión, en las historias sugeridas por nuestro navegador de Internet, en el celular - vemos una ensalada de ideas y prácticas de muchas partes. Los horóscopos astrológicos, los videntes, el yoga y un montón de otras cosas se promueven, sin ninguna clase de discernimiento.

Es como si saliéramos al bosque a buscar champiñones, y recogiéramos toda clase de hongos sin distinguir entre los buenos y los malos. Seguramente algunos serán comestibles, pero otros serán venenosos. Cualquier persona que quiera recoger champiñones tiene que saber distinguir entre los buenos y los malos.

Por eso, vamos a empezar hoy una serie de mensajes que nos guiarán, mediante la Palabra de Dios, hacia la verdadera espiritualidad. Aprenderemos cómo tener una vida de espiritualidad auténtica. La única manera de tener una vida de espiritualidad verdadera es reconectarnos con el Padre de los espíritus, el Dios verdadero.

De otro modo, estamos jugando con una falsedad. Es por esto que Dios prohíbe por completo a su pueblo que se meta en cuestiones de hechicería, de astrología y de brujería. No son de El. Nos alejan de El. Pueden ser muy peligrosos. Deuteronomio 18:12 dice que las personas que hacen tales cosas son detestables para el Señor: " Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti." Son como los hongos venenosos que parecen ser de verdad, pero que traen la muerte.

Si existen muchas formas falsas de movernos en el mundo espiritual, sólo hay una forma verdadera. Sólo es posible por medio de Cristo Jesús. No existe otra persona que pueda darnos vida espiritual. La razón por la que buscamos la vida espiritual es porque fuimos creados por un Dios que es espíritu. Tú y yo no somos solamente cuerpos. Tenemos también un espíritu y un alma.

Es nuestro espíritu el que anhela estar en comunión con nuestro Padre celestial, pero estamos separados de El. Lo que nos separa de Dios, el Padre de nuestros espíritus, es nuestra culpa. Todos hemos pecado, y por lo tanto, somos culpables ante Dios. Esto es lo que nos separa de El. Este es nuestro problema principal.

Más que la salud, más que el dinero, más que la felicidad familiar o la vida misma, a ti y a mí nos hace falta ser perdonados por nuestra culpabilidad ante Dios. ¿Entiendes eso? Si no entendemos bien nuestro problema, no podremos encontrar la solución. Nuestro problema principal es que tú y yo somos realmente culpables ante Dios a causa de nuestro pecado.

Romanos 3:23 dice: "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". Todos hemos pecado. No hay ser humano, salvo Jesús, que no haya desobedecido las leyes justas de Dios. Esto produce una verdadera culpabilidad ante Dios. Romanos 3:19 dice, en la Nueva Traducción Viviente: "la ley se aplica a quienes fue entregada, porque su propósito es evitar que la gente tenga excusas y demostrar que todo el mundo es culpable delante de Dios."

La ley de Dios - los Diez Mandamientos y todas las otras leyes que nos demuestran lo que es bueno y lo que es malo - sirve para demostrar que todos somos realmente culpables ante Dios. Esto es algo más allá de nuestros sentimientos. Si nos sentimos culpables o no, no importa. Somos culpables ante Dios, porque todos hemos desobedecido sus leyes.

Hay personas que hacen cosas malas, y no sienten ningún remordimiento de conciencia. ¿Significa que no son culpables? Imagina que un asesino matara a alguien, y el crimen quedara registrado por una cámara de video. Se ve claramente lo que pasó y quién lo hizo. El fiscal lo lleva a corte, y estando delante del juez, el acusado dice: "Señor juez, puede ser que yo haya hecho eso, pero no me siento culpable. No me siento mal por lo que hice."

¿Lo declarará inocente el juez? ¿Le dirá: "Ah, bueno, en ese caso, eres inocente"? ¡Claro que no! La persona es culpable, independientemente de sus sentimientos. Ha violado una ley, y su culpabilidad ha sido demostrada por evidencias contundentes. Así es con nosotros también. Hemos violado la ley de Dios, y esa es una realidad independiente de nuestros sentimientos.

Si nos sentimos culpables, es algo bueno, porque es más fácil que nos arrepintamos. Pero nuestra culpa es real, es verdadera. No es sólo cuestión de sentimientos. Por eso, se necesitaba una solución verdadera, una solución real también. Esa solución la trajo Jesucristo. Primera de Pedro 2:24 dice así: "El mismo, en su cuerpo, llevó al madero nuestros pecados". No estamos hablando de una telenovela o un cuento de hadas. Un día del calendario, en un momento particular de la historia, Jesús cargó en su propio cuerpo la culpa del pecado de todos nosotros.

Esto sucedió en cierto día de la historia, unos dos mil años atrás. Pero también tiene que llegar un momento en tu propia historia, en tu propia vida, en la que tú te comprometes con Jesús. Romanos 10:9 dice así: "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo." Tienes que aceptar en tu propia vida el beneficio de lo que Jesús hizo por ti. Tiene que haber un compromiso, una entrega personal a Jesús.

Si tú nunca has hecho esto, la simple realidad es que no estás en una relación con Dios. No puedes tener una vida espiritual verdadera mientras no hayas aceptado el perdón. Eso sucede cuando te arrepientes del pecado y confías plenamente en lo que Jesús hizo en la cruz por ti. Si nunca has hecho esto, Dios te invita a hacerlo hoy. Sin este paso, sigues separado de Dios.

Digamos que ya has tomado esa decisión. Creo que la mayoría de los que estamos aquí ya lo hemos hecho. Si es así, ya has recibido vida espiritual. Como un bebé, has nacido de nuevo en la familia de Dios. Tu vida nueva ha comenzado. ¿Qué sigue? Como cualquier bebé, ahora debes crecer. Vamos a hablar más de esto en las próximas semanas, pero hoy vamos a considerar la norma del crecimiento.

Con cualquier bebé, hay ciertas medidas y normas de crecimiento que los pediatras usan para determinar si el niño está creciendo y se está desarrollando normalmente. La altura, el peso, la capacidad de sentarse solo y muchas otras cosas se toman en cuenta para ver si hay algún retraso.

¿Cómo estarán tus medidas? ¿Qué tal estarás creciendo en tu relación con Jesucristo? ¿Estás creciendo, o te has quedado estancado? Algunas personas te darán una lista de cosas que debes hacer. Consideran que, si logras evitar esas cosas, has llegado a la madurez en la vida cristiana. "Un cristiano no fuma, no toma, no baila y no dice malas palabras", te dirán. Te dan a entender que, si has logrado dejar todas esas cosas, ya has alcanzado la madurez.

Frente a esto, otras personas dicen: "¡Eso es puro legalismo!" Y se ponen a hacer precisamente esas cosas, para mostrar su supuesta libertad en Cristo. Pero todo lo que han hecho es rechazar algo.

Es muy bueno evitar el tabaco, el alcohol, el baile y las malas palabras. Pero la madurez cristiana es algo mucho más profundo. Si volvemos a los Diez Mandamientos, que ustedes leerán esta semana durante la célula familiar, nos damos cuenta de que el último mandamiento dice así: "No codiciarás".

La codicia no es una acción visible. Una persona puede estar consumida por la codicia sin que nadie más se dé cuenta. La codicia es cuestión del corazón. El mandamiento acerca de la codicia es la culminación de los Diez Mandamientos, porque Dios así nos demuestra que El no sólo está interesado en lo que hacemos. El ve nuestro corazón.

Cuando Jesús llegó, el resumió toda la ley citando otros versículos del Antiguo Testamento. En Mateo 22:37-39, El nos dice que toda la ley se resume con amar a Dios por sobre todas las cosas, y amar al prójimo como uno se ama a sí mismo:

22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
22:38 Este es el primero y grande mandamiento.
22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Si amamos a Dios más que nada, y amamos a los demás como nos amamos a nosotros mismos, cumplimos la ley. ¿Ves? Es cuestión del corazón.

Ahora bien, ¿cómo puedo saber si amo a Dios y si amo a los demás? Déjame dejarte con dos pruebas. Puedes saber si amas a Dios viendo la evidencia en tu vida de la gratitud. Una y otra vez la Biblia nos llama a ser agradecidos con Dios. Por ejemplo, Filipenses 4:6 nos llama a darle gracias a Dios cuando le presentamos nuestras peticiones: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias."

Podemos darle gracias sólo de labios. La pregunta es: ¿Tengo realmente un corazón agradecido con Dios por todas sus bendiciones? Si no estoy contento por lo que Dios me da, si quiero constantemente más y no entiendo por qué El les da a otros y a mí no, entonces no vivo en gratitud. Estoy codiciando contra Dios. Ni me acerco a la madurez.

La segunda prueba tiene que ver con los demás. Si yo sinceramente me puedo gozar en el éxito de los demás y si no siento ninguna alegría en su fracaso, estoy empezando a alcanzar la madurez. Nos lo dice 1 Corintios 10:24: "Ninguno busque su propio bien, sino el del otro." Si yo veo a mi hermano que tiene algo que yo no tengo, y en lugar de felicitarlo me pregunto por qué Dios no me lo ha dado a mí, sigo en la inmadurez.

Este es el camino de la verdadera espiritualidad. Consiste en amor hacia Dios, y hacia los demás - amor sincero y profundo. Comienza con una relación de fe con Jesucristo. Hay muchos otros caminos que las personas tratan de recorrer para tener una experiencia espiritual, pero son callejones sin salida. Sólo en Jesucristo podemos conocer de verdad a Dios y tener una vida espiritual auténtica.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe