Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 21 de Junio de 2015

Padres pésimos
Pastor Tony Hancock

Hoy vamos a hacer una pausa en nuestra serie de mensajes acerca de la oración para celebrar a un grupo de personas muy especiales. Me refiero, por supuesto, a los padres. Hoy en día no es fácil ser un buen padre. No se necesita mucha ciencia para embarazar a una mujer y convertirse en padre biológico; pero llegar a ser un buen padre es algo muy diferente.

Como ejemplo, consideremos al hombre que tenía tres hijas. Conforme empezaban a llegar a la edad de salir con muchachos y tener novio, uno de los amigos de este hombre le advirtió que no le caerían bien los jóvenes que sus hijas le traerían a la casa a conocer. Sin embargo, cuando llegó el momento de conocer a los muchachos con quienes salían sus hijas, el hombre quedó contento. Cada joven que sus hijas le trajeron a la casa resultó ser respetuoso y de buenos modales.

Un día, conversando con su hija, le comentó que le habían caído bien todos los jóvenes que ella y sus hermanas le habían traído a la casa. "Bueno, papá", le respondió su hija, "no te presentamos a todos". Estoy seguro que las jovencitas de esta Iglesia serían incapaces de esconderle algún novio a su papá, pero es una preocupación de cada padre.

Hermanos, no pierdan la oportunidad de ser buenos padres. Pasen tiempo con sus hijos. Corríjanlos cuando lo necesiten. Interésense por lo que sucede en sus vidas. El sacrificio valdrá la pena cuando vean el impacto que esto tiene sobre sus vidas.

Pero hoy quiero hablar de otro aspecto de los padres. Normalmente, cuando pensamos en lo que es un padre, buscamos buenos ejemplos de padres, o malos ejemplos que podemos evitar. De hecho, hace pocos meses, tuvimos un estudio acerca de lo que significa ser buenos padres. Espero que estén poniendo en práctica lo que aprendieron en este estudio.

Muchos, sin embargo, no han tenido buenos padres. La celebración del día del padre no trae recuerdos completamente placenteros a sus vidas. Su padre los abandonó o fue abusivo. No les dejó un buen ejemplo, ni les dio buenos consejos. Aun los mejores padres, en algo les han fallado a sus hijos. ¿Qué esperanza habrá para el que no ha tenido un buen padre terrenal?

La Biblia nos da mucha esperanza. Hoy vamos a ver dos ejemplos de hijos que tuvieron malos padres, pero sin embargo, salieron bien. Esto nos da esperanza a todos los que hemos sufrido de algún error de nuestros padres, que podemos ser restaurados por el amor de nuestro buen Padre celestial.

El primer padre e hijo que vamos a considerar son Saúl y Jonatán. Saúl fue el primer rey de Israel. Tenía mucho potencial; era alto y buen guerrero. Sin embargo, Saúl se portó como si Dios existiera sólo para su conveniencia. En lugar de obedecer a Dios y hacer su voluntad, él no siguió las instrucciones de Dios. Dio una apariencia de religiosidad, pero su corazón estaba lejos de Dios.

Como resultado, cayó en la locura. Un mal espíritu lo atormentaba, y pasaba muy malos ratos. Entre otras cosas, se puso paranoico. Pensaba que todos estaban en su contra. Con esa clase de padre, ¿qué se podría esperar de su hijo Jonatán? Como reza el dicho, de tal palo, tal astilla. Seguramente Jonatán saldría tan cínico y paranoico como su padre.

Pero no fue así. Jonatán hizo amistad con otro joven llamado David. Este joven llegó a servir en la casa de Saúl, porque tocaba muy bien el arpa. Con su música, lograba tranquilizar a Saúl - al menos por un rato. Este mismo David, años después, también llegó a ser rey de Israel. Pero a estas alturas, era sólo un joven pastor de ovejas que había sido contratado como músico en el palacio del rey.

David y Jonatán se hicieron muy buenos amigos. Primera de Samuel 18:1-2 dice que "Jonatán, por su parte, entabló con David una amistad entrañable y llegó a quererlo como a sí mismo". Con el tiempo, David tuvo que huir debido a los celos que Saúl le llegó a tener. Mientras se encontraba lejos de todo lo conocido, Jonatán lo fue a visitar. Primera de Samuel 23:16 dice que "Jonatán hijo de Saúl fue a ver a David en Hores, y lo animó a seguir confiando en Dios".

Vemos que la amistad entre Jonatán y David era una buena amistad, porque se animaban el uno al otro a serle fiel a Dios. La influencia era mutua. David luego se describe como un hombre conforme al corazón de Dios, pero Jonatán también le hablaba a David de Dios y le animaba a serle fiel.

Si tu padre no fue ideal, una de las cosas importantes para superarlo y crecer en tu relación con Dios es hacer buenas amistades. Debes escoger tus amistades con cuidado, porque tendrán mucha influencia sobre tu manera de pensar y de vivir. Aunque la influencia de Saúl sobre la vida de Jonatán no fue buena, él halló una mejor influencia en David.

¿Con quiénes te juntas? ¿Con quiénes platicas? ¿A quiénes les cuentas lo que sucede en tu vida? Todos necesitamos esa clase de amigos, pero tenemos que escogerlos con cuidado. Debemos buscar personas que aman a Dios y que nos animarán a seguirle. Pídele a Dios que te ayude a encontrar esa clase de amigos. Valora a los que ya tienes.

El segundo ejemplo de padre e hijo que veremos, irónicamente, es el mismo David y su hijo Salomón. David fue un hombre conforme al corazón de Dios. Fue un buen rey sobre Israel, pero no fue buen padre. Fue demasiado indulgente con sus hijos, y no los corrigió cuando cometieron errores - aun errores muy graves.

Uno de sus hijos violó a su propia hermana, pero David no hizo nada al respecto. Esto enojó tanto a otro de sus hijos, Absalón, que armó una revolución en contra de su propio padre y lo echó de Jerusalén, la ciudad capital. Con el tiempo, David logró regresar y recapturar su reino. Sin embargo, cuando Absalón murió en la batalla, David lo lamentó en lugar de felicitar a los que habían defendido su vida y su reino.

Era un padre muy indulgente, que no sabía disciplinar a sus hijos. A pesar de todas sus virtudes, su corazón para la adoración y su amor por Dios, no les dio a sus hijos una buena crianza. Si Saúl es el ejemplo de un mal padre que no temía a Dios, David representa un mal padre que sí amaba a Dios.

Quizás es más difícil superar esta clase de situación. Si nuestros padres amaban a Dios, ¿cómo nos podrían haber fallado a nosotros? Es difícil cuadrar su fe en Dios con los errores que han cometido con nosotros. Pero David nos demuestra que esto no es inusual. No lo tomemos como pretexto para ser malos padres nosotros. Reconozcamos, sin embargo, que una fe verdadera y sincera no produce automáticamente un buen padre. Requiere esfuerzo y sacrificio.

David fue un hombre que amaba a Dios, pero un padre fallido. No disciplinó a sus hijos, y les dio mal ejemplo a sus hijos, cometiendo adulterio con Betsabé. Llegó el momento en que su hijo Salomón subió al trono. ¿Qué clase de rey sería Salomón? ¿Rechazaría la fe de su padre, al ver su mal ejemplo?

Cuando Salomón apenas había empezado a reinar, Dios se le apareció en un sueño y le dijo así: "Pídeme lo que quieras" (1 Reyes 3:5). ¿Qué le pediría Salomón a Dios? ¿Le pediría riquezas? ¿Le pediría victoria sobre sus enemigos? Primera de Reyes 3:6-9 relata la respuesta que Salomón le dio a Dios:

3:6 Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado esta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día.
3:7 Ahora pues, Jehová Dios mío, tú me has puesto a mí tu siervo por rey en lugar de David mi padre; y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir.
3:8 Y tu siervo está en medio de tu pueblo al cual tú escogiste; un pueblo grande, que no se puede contar ni numerar por su multitud.
3:9 Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?

En lugar de pedir riquezas o victoria militar, Salomón le pidió discernimiento. Le pidió sabiduría a Dios para llevar a cabo la tarea que le había encomendado. Dios se agradó mucho de lo que Salomón le pidió, y también le concedió las otras dos cosas - riquezas y victoria militar.

Salomón llegó a ser el hombre más sabio de su día. Registró mucha de su sabiduría en Proverbios, Eclesiastés y Cantares. Reinó sabiamente sobre su pueblo. ¿Cómo llegó a superar el mal ejemplo de su padre? Salomón buscó la sabiduría de Dios antes de las cosas del mundo. Decidió escuchar a Dios y recibir sus consejos, en lugar de prestar su oído a cualquier otra cosa - incluso sus propios pensamientos.

Quizás, como Salomón, hayas tenido un padre que te dejó un mal ejemplo - incluso un padre creyente. Pero puedes tener un Padre celestial que te dará los mejores consejos. Puedes recibir su sabiduría y aprender de El. Los errores de tu padre no tienen que definir tu camino futuro.

Jesucristo vino a este mundo para que nosotros pudiéramos llegar a ser hijos de Dios. Juan 1:12 dice así: "Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios". Si tú conoces a Cristo, tienes un Padre celestial que te ama y te enseña los caminos del bien. No importa cómo te haya fallado tu padre humano; puedes perdonarle y vivir en victoria.

¿Vivirás como hijo de Dios? ¿Escogerás buenos amigos? ¿Prestarás atención a la sabiduría de Dios? Una forma muy práctica de hacer esto es empezar a leer un capítulo del libro de Proverbios cada día. Tiene 31 capítulos, así que leerás este libro en el espacio de un mes. De este modo, puedes empezar a llenar tu mente con la sabiduría de Dios en lugar de la del mundo. No importa cómo haya sido tu padre terrenal, en Dios puedes encontrar otra clase de Padre.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe