Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 9 de Noviembre de 2014

Sirviendo juntos al Señor
Pastor Tony Hancock

Steve Jobs, el difunto fundador de la compañía Apple, una vez contó la historia de algo que le sucedió en su niñez. Entre sus amigos se encontraba un hombre anciano, de más de ochenta años. Un día, este hombre lo llevó al garaje y le dijo: "Quiero mostrarte algo". Sacó un extraño aparato, un pequeño motor con una lata encima.

Luego, el hombre y el niño salieron al jardín, donde recogieron algunas pequeñas piedras, muy ordinarias. Eran ásperas, sucias y feas. Colocando las piedras en el aparato con un poco de arena, el hombre echó a correr la pequeña máquina. ¡Qué sonidos más feos producía! Las piedras se golpeaban y raspaban una contra otra. Su amigo anciano le dijo a Steve Jobs que regresara al día siguiente.

Cuando volvió, los dos abrieron juntos el contenedor donde habían estado las piedras. Pero ahora, ¡eran totalmente diferentes! Aquellas piedras que el día anterior habían sido feas y ásperas ahora estaban pulidas, brillosas y bellas. Reflejaban la luz, con muchos colores distintos.

Dios nos ha llamado a servirle juntos. Sin embargo, muchas veces la experiencia de servir a Dios al lado de otros creyentes se parece a estar dentro de esa máquina, dándonos golpes y raspones. La tentación es de salirnos, cuando Dios nos está puliendo. ¿Cómo podemos servir provechosamente al lado de otros creyentes? Hoy vamos a ver un ejemplo. Abramos la Biblia en 1 Corintios 16:10-14:

16:10 Y si llega Timoteo, mirad que esté con vosotros con tranquilidad, porque él hace la obra del Señor así como yo.
16:11 Por tanto, nadie le tenga en poco, sino encaminadle en paz, para que venga a mí, porque le espero con los hermanos.
16:12 Acerca del hermano Apolos, mucho le rogué que fuese a vosotros con los hermanos, mas de ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; pero irá cuando tenga oportunidad.
16:13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.
16:14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.

Timoteo era un miembro del equipo del apóstol Pablo. El apóstol le tenía mucha confianza; lo dejó como encargado de varias de las Iglesias que había plantado, y también lo envió en varias misiones importantes. Timoteo era un hombre joven, y era de carácter tímido. En una de las cartas que le escribió a Timoteo, Pablo le dijo: "No permitas que nadie te subestime por ser joven. Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza." (1 Timoteo 4:12 NTV)

Ahora, el apóstol Pablo lo pensaba enviar a Corinto, pero él sabía cómo eran los miembros de esa Iglesia: arrogantes y pendencieros. Temía que podrían menospreciar a Timoteo y hacer que se desanimara. Por lo tanto, Pablo les manda hacerle sentir cómodo y apoyarlo. Los corintios fácilmente podrían decir: "¿Quién es éste? ¡Es muy joven! Si llega Pablo, lo escucharemos; pero a este jovencito Timoteo no tenemos por qué prestarle atención."

Pero el apóstol Pablo no quería que eso sucediera. El sabía que Timoteo tenía el potencial de ser un gran líder y gran siervo del Señor, y no quería que los corintios lo desanimaran. Nosotros también, si queremos servir juntos en el Señor, tenemos que aprender a animar y apoyar a los jóvenes y nuevos.

Hace años, en otra Iglesia, tuve que estar fuera un domingo por la noche. Dejé a un hermano encargado del estudio bíblico. Cuando regresé, me enteré de lo que había sucedido en mi ausencia. Otro de los hermanos había llegado al estudio bíblico, y se había dado cuenta de que yo no iba a estar presente. Cuando vio que otra persona iba a dar el estudio, dijo: "¿Qué me va a enseñar él? ¡Si es tan nuevo como yo!" ¡Y se fue de la reunión!

Era un creyente nuevo, así que quizás podamos comprender su manera de pensar. Pero como creyentes maduros, tenemos que aprender a pensar de un modo diferente. Si alguien apenas está empezando a aprender a predicar, a dar una clase o a servir al Señor de cualquier otra manera, Dios nos llama a animar y apoyarlo. No nos ha puesto para criticar, sino para edificar.

La segunda persona que se menciona en estos versículos es Apolos. El fue un gran predicador y maestro de las escrituras del Antiguo Testamento, mostrando cómo se habían cumplido en Cristo. De hecho, algunas personas creen que Apolos fue el escritor de la carta a los Hebreos.

No siempre había sido un gran expositor de la Palabra. Cuando empezó a predicar, no entendía bien el evangelio. Dos colaboradores de Pablo se dieron cuenta, y lo tomaron aparte para explicarle mejor el camino de salvación. Esta pareja se llamaba Priscila y Aquila, y eran fabricantes de carpas, como lo era también el apóstol Pablo.

En base a la conexión forjada a través de Priscila y Aquila, se desarrolló una relación de cooperación entre Pablo y Apolos. Parece ser que los corintios le pidieron a Pablo en su carta que les enviara a Apolos, y aquí está su respuesta. Le había propuesto a Apolos que fuera a Corinto, pero él no estaba dispuesto a ir en ese momento. Cuando se le presentara la oportunidad, lo haría.

Podríamos imaginarnos que Pablo, como apóstol, como fundador de muchas Iglesias y gran hombre de Dios, le dijera a Apolos: "¡Tienes que ir! ¡Yo te lo ordeno!" Pero no hizo esto. Rogó a Apolos que fuera a Corinto a predicar; pero cuando no quiso, Pablo lo aceptó y simplemente les avisó a los corintios que Apolos iría cuando tuviera la oportunidad.

Parece ser que el apóstol aprendió la lección de algo que le había sucedido pocos años antes, cuando se separó de su buen amigo Bernabé a causa de Marcos. Durante su primer viaje misionero, Marcos había acompañado a Pablo y Bernabé, pero los había dejado a mitad del camino. Al comienzo de su segundo viaje misionero, Bernabé quería llevar a Marcos y darle una segunda oportunidad. Pablo, en cambio, no quiso. Fue tan grande su desacuerdo que Pablo y Bernabé terminaron separándose, y Pablo llevó a Silas mientras que Bernabé se llevó a Marcos.

Quizás ahora el apóstol había aprendido a ser un poco más flexible. Había aprendido a respetar las decisiones de otros. Nosotros también tenemos que hacer lo mismo, si queremos servir juntos al Señor. Tenemos que aprender a aceptar que otros tienen diferentes perspectivas, a escucharles y respetar sus opiniones y decisiones personales.

Con esto, no me refiero a cuestiones morales donde la Biblia es muy clara. El pecado es pecado, aunque otros no lo quieran reconocer. No podemos fingir que lo malo es bueno, simplemente por quedar bien con otros. Tampoco debemos tolerar el pecado abierto y sin arrepentimiento dentro de la Iglesia, simplemente por quedar bien y no causar problemas.

Pero muchas veces, confundimos nuestros propios deseos con la voluntad de Dios en cuestiones que no tiene valor moral. Pensamos que sólo se puede tocar cierta clase de música dentro de la Iglesia. Creemos que todos los que asisten a la Iglesia deben vestirse como nosotros. Estamos seguros de que las cosas deben hacerse exactamente como nosotros siempre las hemos hecho, y cuando alguien propone algo diferente, nos ofendemos.

El Señor nos llama a respetar las opiniones y las decisiones de otros, así como lo hizo Pablo con Apolos. Así podemos servir juntos al Señor, en lugar de separarnos por cosas insignificantes.

En realidad, si queremos servir juntos al Señor, debemos ser valientes y amorosos. Leamos de nuevo los versos 13 y 14. Tenemos que estar alerta, porque estamos bajo ataque. Hay fuerzas de maldad y mentira que siempre nos están tratando de engañar, y tenemos que estar despiertos. No podemos soltarnos de la fe que hemos recibido.

En todo esto, debemos ser valientes y fuertes. En griego, la palabra literalmente significa, sean hombres. Por supuesto, las mujeres también pueden ser fuertes. Conozco a muchas mujeres valientes, que enfrentan la vida con fuerza. En el servicio al Señor, tenemos que ser valientes. No podemos vivir para Cristo en este mundo si estamos buscando una vida fácil y sin problemas.

Pero la valentía sin amor se puede convertir en atropello. Es por esto que, luego de llamarnos a ser valientes y fuertes, Dios nos llama a hacerlo todo con amor. Cristo nos ha llamado a pelear como soldados en una batalla. Tenemos que ser valientes. Pero la guerra no es contra los miembros de nuestro propio ejército, contra nuestros hermanos y hermanas en la fe. La guerra es espiritual, y nuestro enemigo es Satanás. Es contra él que peleamos, con la verdad de Dios y en el poder del Espíritu.

Hace poco, vi unas hormigas que habían logrado capturar un enorme gusano. El gusano era mucho más grande que una hormiga, pero las hormigas estaban trabajando juntas para llevar el gusano a su nido. Si una hormiga sola hubiera tratado de cargar ese gusano, sería una total frustración. Pero trabajando todos unidos, hicieron lo aparentemente imposible.

Nosotros también enfrentamos una tarea aparentemente imposible - compartir el evangelio con todo el mundo y mostrar el amor de Cristo. ¿Qué diferencia puede hacer uno solo? Quizás no mucho - pero si trabajamos juntos, ¡el cielo es el límite! ¿Estás dispuesto a trabajar hombro a hombro con tus hermanos? Anima a los que están empezando. Respeta a los demás. Sé valiente, y hazlo todo con amor. Con Cristo, lograremos la victoria.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe