Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 18 de Mayo de 2014

Lo principal
Pastor Tony Hancock

El autor Stephen Covey escribió la siguiente frase: "Lo principal es que lo principal sea lo principal". Piénsalo por un momento. En la vida, muchas veces nos metemos en problemas cuando perdemos el enfoque. Gastamos nuestro tiempo y nuestro esfuerzo en cosas de menor importancia, y dejamos de ver la meta principal que nos hemos puesto.

Somos como el hombre que fue a McDonald’s para comprar algo de comer en la ventanilla. Después de hacer su pedido, la cajera le dio el total por el altavoz y se unió a la fila de carros en espera. Mientras tanto, se puso a pensar: ¿me habrá dado la cajera el total correcto? Aun tomando en cuenta el impuesto a la venta, le parecía que el total tenía unos veinte centavos de más.

Cuando llegó a la ventanilla, le preguntó a la cobradora si le había dado el total correcto. Ella le contestó que sólo le había dicho lo que registraba la caja. Pidió hablar con la gerente, y le explicó por qué creía que el total estaba equivocado. Ella buscó una calculadora y sacó el total. Después de ver el resultado, le dijo que sí, parecía que le debía veinte centavos. No podía explicar por qué le habían cobrado de más, pero le entregó los veinte centavos de vuelto.

Muy contento, el hombre guardó los veinte centavos y se fue - dejando atrás la bolsa de comida. ¿Te das cuenta? ¡Perdió de vista lo principal! Lo principal era la comida, no los veinte centavos. Se le pasó proteger lo principal. Para el creyente, lo principal es vivir para el reino de Dios. Sin embargo, podemos ser como ese hombre y perder de vista lo principal.

Hoy seguimos considerando el mensaje que Dios nos da en 1 Corintios 7 acerca del matrimonio. En los versículos que veremos hoy, el apóstol Pablo se dirige a una situación particular de su tiempo, una crisis de persecución que se había desatado contra la Iglesia. Tomando en cuenta la situación que enfrentaban los corintios, el apóstol les da ciertos consejos prácticos a los solteros y a las viudas.

Nosotros no vivimos bajo la misma persecución extrema que ellos enfrentaban. Sin embargo, Dios inspiró estas palabras para nosotros también. Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil. Al aplicar estas palabras a nuestra situación, debemos tomar en cuenta la situación diferente en la que nos encontramos. Lo que no podemos hacer es simplemente descartar estas palabras, pensando que no tienen nada que ver con nosotros. Más bien, pidámosle al Señor su ayuda para comprender el mensaje que El tiene para nosotros hoy. Leamos 1 Corintios 7:25-40:

7:25 En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Señor; mas doy mi parecer, como quien ha alcanzado misericordia del Señor para ser fiel.
7:26 Tengo, pues, esto por bueno a causa de la necesidad que apremia; que hará bien el hombre en quedarse como está.
7:27 ¿Estás ligado a mujer? No procures soltarte. ¿Estás libre de mujer? No procures casarte.
7:28 Mas también si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no peca; pero los tales tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar.
7:29 Pero esto digo, hermanos: que el tiempo es corto; resta, pues, que los que tienen esposa sean como si no la tuviesen;
7:30 y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen; y los que compran, como si no poseyesen;
7:31 y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.
7:32 Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor;
7:33 pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.
7:34 Hay asimismo diferencia entre la casada y la doncella. La doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido.
7:35 Esto lo digo para vuestro provecho; no para tenderos lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os acerquéis al Señor.
7:36 Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case.
7:37 Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace.
7:38 De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor.
7:39 La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.
7:40 Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

Bajo inspiración del Espíritu Santo, el apóstol Pablo da su consejo a los solteros y a las viudas. El Señor Jesús nunca habló directamente a este punto; por eso dice, "no tengo ningún mandato del Señor". Pero como apóstol, inspirado por el Espíritu Santo, sus palabras también son de Dios.

Una de las claves para comprender este pasaje está en el verso 26. En la Nueva Versión Internacional, dice así: "Pienso que, a causa de la crisis actual, es bueno que cada persona se quede como está". Aquí vemos que Pablo, al decirles a los solteros y a las viudas que hacen bien en no casarse, lo hace con una situación particular en mente. Tiene en vista la persecución que sufrían en ese momento los creyentes en esa área. En otras palabras, no es un mandamiento universal para todas las eras; tenía que ver con la situación específica de los corintios.

Esto nos lleva al primer principio que podemos deducir de este pasaje: proteger lo principal requiere sabiduría. El apóstol Pablo les da su consejo a los solteros de Corinto que harían bien en no casarse, porque la situación de persecución que enfrentaban les causaría más problemas a los casados.

No les prohíbe el matrimonio, desde luego; dice claramente: "Si te casas, no pecas". Pero les llama a tomar en cuenta la situación en la que viven, y tomar decisiones sabias acerca del matrimonio. Nosotros también tenemos que ser sabios en nuestra manera de vivir, si queremos que lo principal sea lo principal.

En otras palabras, si simplemente vivimos siguiendo los deseos de nuestro corazón, nos meteremos en problemas. Si nos portamos como niños malcriados, haciendo berrinches para conseguir lo que queremos, nos dejaremos distraer fácilmente por cualquier tontería. En lugar de dejarnos llevar por lo que queremos, tenemos que aprender a ser sabios y considerar las consecuencias de nuestras acciones.

Cuando vas a tomar una decisión, acostúmbrate a pensar: ¿qué decisión puedo tomar que me ayudará a vivir mejor para el Señor y para su reino? Si me pienso casar, ¿me apoyará mi esposa en vivir para Cristo? Si busco otro trabajo, ¿podré servir mejor al Señor allí? Vivir con sabiduría significa considerar pensar siempre en lo principal.

Esto lo vemos en los versos 29 al 31. Si queremos vivir con sabiduría, tenemos que poner en segundo término las cosas de este mundo. Debemos vivir "como si no", dando preferencia a las cosas del reino de Dios. Este mundo, con todo lo que contiene, está por desaparecer. Si vivimos para este mundo, si sólo pensamos en las cosas de este mundo, un día nos daremos cuenta de que todo lo que más atesoramos no vale nada. Pero si vivimos para el reino de Dios, ganaremos un tesoro que nunca se acabará.

Proteger lo principal requiere sabiduría - en cada aspecto de la vida. Si nos falta sabiduría, pidámosla a Dios. El nos la dará, si buscamos primeramente su reino.

El segundo principio que descubrimos en este pasaje es que proteger lo principal requiere sacrificio. Este principio se expresa en los versículos 32 al 35. Mira lo que dice el verso 35: "Les digo esto... para que vivan plenamente dedicados al Señor". Estos versículos nos presentan una forma muy diferente de ver las cosas.

Muchas personas suelen pensar que, si alguien no tiene pareja, es un miserable que no puede vivir feliz. Pero Pablo nos muestra la otra cara de la moneda: la persona soltera tiene más libertad para servir al Señor. El casado tiene muchas responsabilidades familiares que absorben su atención, pero el soltero puede dedicarse mucho más plenamente al servicio del Señor.

Esto no significa que una persona casada no puede servir al Señor, por supuesto. Simplemente nos enseña que el hecho de ser soltero no es una desgracia, sino una oportunidad. La mayoría de los solteros un día se casarán, pero pueden aprovechar las oportunidades que ahora tienen - el tiempo y las energías que les sobran - para servir al Señor, mientras no tienen las responsabilidades de una familia.

Pero esto implica sacrificio. Hoy en día, el mundo les dice a los solteros que gocen su soltería, que pierdan el tiempo en diversiones sin sentido y que llenen sus horas de distracciones, antes de que llegue el aburrimiento de la vida casada. ¡Qué perspectiva más triste! Más bien, en cualquier estado de la vida que nos encontremos, debemos aprovechar las oportunidades que Dios nos da para servirle.

Este principio no es sólo para los solteros, sino para todos. Proteger lo principal requiere sacrificio. Poner el reino de Dios el primer lugar muchas veces nos requiere sacrificar nuestra propia comodidad, nuestros propios planes, nuestros propios deseos. Pero tenemos que reconocer un tercer principio: Proteger lo principal trae satisfacción.

Este principio aparece en los versos 39 al 40. El apóstol habla ahora a las viudas, y les dice que, si quieren volverse a casar, lo pueden hacer - siempre y cuando sea con otro creyente. La Biblia nos enseña una y otra vez que el creyente sólo debe casarse con otro creyente. La persona que se casa con alguien que no comparte su fe en Jesucristo busca muchos sufrimientos.

Pero luego les dice a las viudas de Corinto: "en mi opinión, ella será más feliz si no se casa". Recordemos que Pablo les da este consejo a los corintios en vista de la situación de persecución que enfrentaban. En otra situación, en otra de sus cartas, él aconseja a las viudas jóvenes a volverse a casar. Una viuda que decide quedarse sola y dedicarse al servicio del Señor hace bien, como también lo hace la viuda que se vuelve a casar con otro creyente.

Pero, ¿por qué les da Pablo estos consejos a las viudas? Es para su felicidad. Aquí vemos lo que está en su corazón. No es un aguafiestas, tratando de quitarles el gozo de vivir. Más bien, él comprende que somos más felices cuando hemos aprendido a proteger lo principal. Encontramos más contentamiento cuando ponemos el reino de Dios en primer lugar, y buscamos agradarle con toda nuestra vida.

Jesús dijo: "Busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas" (Mateo 6:33). Si eres casado o soltero, sólo encontrarás la verdadera satisfacción en la vida cuando aprendes a proteger lo principal - a poner el reino de Dios en primer lugar. Esto no significa separarte de tu esposa o desatender a tus hijos; significa vivir para el Señor en todo lo que haces.

¿Qué te hace falta para que lo principal - el Reino de Dios - sea lo principal en tu vida? Quizás te haga falta tomar el primer paso y reconocer a Cristo como tu Señor y Salvador. Quizás haya alguna área de tu vida que no le has entregado por completo al Señor. Quizás tu decisión sea ser obediente, y bautizarte. Cualquier que sea la decisión que Dios te esté llamando a tomar en esta mañana, no esperes más. Recuerda que lo principal es que lo principal sea lo principal.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe