Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 15 de Diciembre de 2013

¿Qué significa?
Pastor Tony Hancock

¿Puedes leer los símbolos que aparecen a la derecha? (fuente: wikimedia) Si los puedes leer, lograrás resolver uno de los misterios de la ciencia.

Estos símbolos representan un sistema perdido de escritura que se conoce como rongo rongo. Se usaba hace cientos de años en la isla de Pascua, una isla ubicada en el océano Pacífico. Cuando los hombres que sabían leer estos símbolos fueron llevados a la fuerza para trabajar en otros lugares, se perdió la capacidad de interpretar su significado. Hoy en día, aunque existen algunas teorías, nadie ha podido descifrar su significado de manera convincente.

Existen algunos veinticinco objetos con escritos rongo rongo en diversos museos alrededor del mundo, y las personas pueden observarlas - pero nadie sabe lo que significan. Observan los símbolos, quizás los ven como interesantes o bellos, pero no logran comprender su significado.

¿Sucederá algo similar con la Navidad? Los símbolos religiosos que representan la Navidad para nosotros son muy conocidos. Podemos pensar en los nacimientos, con la representación de un bebé en un pesebre, dentro de un establo, observado por los animales. Nos acordamos de los tres reyes magos, caminando por el desierto con sus camellos detrás de una estrella. Imaginamos a los pastores, visitados por un coro de ángeles.

Estas escenas representan algo, pero sospecho que su significado ha llegado a ser casi tan oculto para muchas personas como el significado del rongo rongo. Son simplemente parte de la temporada de la Navidad, y quizás traen recuerdos de la infancia o memorias de Navidades pasadas.

Es triste que se haya perdido el significado del rongo rongo, porque es parte del patrimonio de la humanidad. Pero es fatal que se pierda el significado de la Navidad. Si no comprendemos lo que significa la Navidad, el destino de nuestra alma - toda la eternidad - queda en juego. Por esto, vamos a volver al recuento de la primera Navidad para ir detrás de los símbolos a comprender su significado. Leamos Mateo 1:18-25:

1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.
1:19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.
1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
1:21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
1:22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
1:23   He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.
1:24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.
1:25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.

¿Qué significa esta escena tan familiar? Aquí encontramos dos nombres que se aplican al pequeño Bebé, y en estos dos nombres descubrimos el significado de la celebración. El primero es Jesús. Este es el nombre por el que lo conocemos, pero ¿sabemos lo que significa? ¿Sabes lo que significa el nombre "Jesús"?

Este nombre significa: "Jehová salva". Es un nombre propio para un Salvador. El verso 21 lo explica: se le dará este nombre, "porque él salvará a su pueblo de sus pecados". El segundo nombre es uno que no solemos aplicar mucho a Jesús. De hecho, no existe ninguna evidencia de que se le llamara por este nombre durante su vida.

Pero esto va de acuerdo con la costumbre judía, en la que muchas veces se les daba nombres a las personas que indicaban algo acerca de su persona. En cierto sentido, es como el uso de los apodos en nuestra cultura. Un día hablaba con un hermano acerca de otra persona que tiene un apodo. Le dicen el Charro. Resulta ser que este hermano no conocía el nombre real del Charro, a pesar de haberlo conocido por varios años. Sólo conocía su apodo.

Es una situación muy común, ¿no es cierto? Bueno, a Jesús también le dieron el nombre de Emanuel, y aunque nadie lo llamaba por ese nombre, nos dice algo muy importante acerca de El. ¿Sabes lo que significa el nombre "Emanuel"? Significa "Dios con nosotros".

Si unimos el significado de estos dos nombres, nos damos cuenta de algo muy importante. Descubrimos que en Jesús, Dios mismo - Jehová - está con nosotros, en nuestra humanidad, para salvarnos. El Dios que llena todo el universo, pero que el universo no puede contener, entró en carne humana para nuestra salvación. Es un gran misterio.

Es como si un elefante se convirtiera en una pulga, o si el mar se juntara en una sola gota. ¡No podemos comprender este misterio con nuestras mentes humanas! Pero nos da una gran esperanza, porque significa que el Dios de todo está de nuestro lado, y nos ha venido a rescatar.

Pero ¿de qué nos ha venido a salvar? Desde el comienzo de la historia que nos cuenta la Biblia, una nota suena constantemente. La oímos en la historia de Caín, quien por celos mató a su hermano Abel. Se escucha en la vida de Noé, el único hombre justo que Dios encontró para salvar del diluvio - y también el primer borracho de la Biblia. Fue justo, pero no fue perfecto.

La encontramos en la torre de Babel, donde el hombre decidió hacer un edificio cuya cima tocara el cielo - y Dios frustró su plan confundiendo los idiomas. Se detecta en la historia de los israelitas en el desierto, quienes habían visto el poder de Dios - y se quejaron constantemente de El. Suena en la vida de David, el gran rey de Israel, quien se dejó llevar por la lascivia y sedujo a la mujer de su prójimo.

La historia de la humanidad es una historia de grandes logros, pero siempre con un lado oscuro. Cada proyecto grande, cada gran invento, cada gran avance de la humanidad ha traído un costo. Puede ser un costo en vidas sacrificadas, en daño al medio ambiente, en libertad quitada. ¿Qué es este lado oscuro de la vida humana? Es el pecado.

El pecado es ese algo dentro de nosotros que nos jala hacia el mal. Tratamos de resistirlo, y debemos resistirlo, pero es muy fuerte. El pecado nos lleva a cometer pecados, acciones de desobediencia a Dios que nos hacen culpables ante El. Somos corruptos y culpables.

"Sí, sí, sí" - tú dirás, "todo eso ya lo sé". Pero ¿te has dado cuenta de la realidad del pecado en tu propia vida? ¿Has visto el daño que el pecado ha causado en tus relaciones con otras personas? ¿Te das cuenta de la gloriosa relación que podrías tener con Dios, si no fuera por el pecado? Hemos vivido siempre en el pecado, y por eso no nos damos cuenta de lo horrible que es. Somos como personas que siempre han vivido en un barrio de mala muerte, y no se dan cuenta de lo bueno que es respirar aire limpio, beber agua pura y no escuchar balazos a cada rato.

Pero Dios había prometido un Salvador. Desde aquel momento en el jardín del Edén, cuando Adán y Eva pecaron y abrieron la puerta a que el pecado afectara a toda la humanidad, Dios había prometido un Salvador. Los profetas que hablaron de parte de Dios a través del Antiguo Testamento dieron más detalles acerca de El. Por fin, ¡había llegado!

Si el pecado nos ha dejado corruptos y culpables, el Salvador vino para cambiar nuestro corazón corrupto y quitar la culpa de nuestro pecado. Cuando lo conocemos, su Espíritu Santo trae un cambio a nuestro corazón. Como dice aquel antiguo corito, "Hubo un cambio cuando a Cristo conocí; las cosas que yo hacía ya no las hago más."

El cambia nuestro corazón, y también nos quita la culpa. Fue por esto que El fue a la cruz. Cuando Cristo murió en la cruz, El cumplió nuestra condena. El pagó en su propia carne la deuda que nosotros le debíamos a Dios. Si nos entregamos a El de corazón y lo reconocemos como nuestro Señor y Salvador, nuestra deuda queda completamente cancelada.

El nos trae una nueva libertad. Ya no tenemos que caminar bajo una carga de culpa. Ya no tenemos que inventar maneras de ocultar la oscuridad que hay en nuestro corazón. Podemos vivir la vida con seguridad, con esperanza, con satisfacción y propósito.

Dios nos ha dado en su Palabra una explicación amplia de lo que celebramos en la Navidad. Ahora quizás comprendamos algo más de su significado. La pregunta que queda para nosotros es ésta: ¿cómo vamos a responder? ¿Seremos como los magos, quienes buscaron a Jesús y le llevaron lo más valioso que tenían? ¿Seremos como los pastores, quienes dejaron sus ovejas para adorar al Salvador que había nacido?

En esta Navidad, dale la bienvenida al Salvador. El vino para rescatarte del pecado. Camina con El. Entrégale tu culpa, y pídele que El te guíe por un camino mejor. El lo hará.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe