Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 29 de Septiembre de 2013

El milenio
Pastor Tony Hancock

Hace ya como dos décadas, decidí hacer un cambio en mi vida. Dejé de escuchar música secular casi por completo, y decidí que la banda sonora de mi vida presentaría música que glorificara a Dios. Entre las muchas canciones que me han servido de inspiración desde tomar aquella decisión, hay una que me ha dado mucho ánimo en los momentos de dificultad o de prueba.

La canción se llama "Mejores tiempos", y entre la letra se encuentran estas frases: "Aunque me encuentre en medio del desierto, vendrán mejores tiempos". Esta frase me da la confianza de que, aunque atraviese momentos difíciles y dolorosos en esta vida, Dios siempre trae mejores tiempos - momentos de paz, de alegría, de refrigerio para el corazón.

Lo que es cierto para nuestra vida personal también lo es para el mundo en el que vivimos. La Biblia nos dice que también vendrán mejores tiempos para este mundo. Hasta aquí, los temas que hemos tratado en nuestro estudio acerca del futuro de este mundo se podrían describir como algo alarmantes.

Vimos que viene un tiempo de gran sufrimiento sobre la tierra, la gran tribulación. No sabemos cuándo empezará, pero sabemos que viene. Luego aprendimos acerca de la figura central de la gran tribulación, el anticristo. Aunque sólo es una pobre imitación del verdadero Rey Jesucristo, hará mucho daño durante sus siete años de gobierno universal.

La semana pasada aprendimos acerca del regreso de Cristo, un evento que ciertamente será muy gozoso para cualquier creyente. Pero surge entonces la pregunta: ¿Qué pasará después del regreso de Cristo? Algunas personas tienen el concepto de que nos llevará con El al cielo, que para ellos es un lugar de nubes de algodón y ángeles tocando arpas. No suena muy emocionante, en realidad.

Pero la Biblia dice algo muy diferente. Nos dice que vienen mejores tiempos para este mundo, y que, si somos seguidores de Cristo, nosotros participaremos en esos mejores tiempos. Estaremos presentes cuando este mundo llega a ser todo lo que puede ser, una especie de paraíso en la tierra.

Acompáñame a ver lo que la Biblia dice al respecto, y a ver si no te emocionas tú también con lo que Dios ha prometido hacer con esta tierra. Vamos a empezar en Apocalipsis 20:1-6:

20:1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.
20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;
20:3 y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
20:4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
20:5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.
20:6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Este pasaje describe lo que se conoce como el milenio. Esta palabra simplemente significa "mil años".

Aquí se nos dice varias cosas acerca del milenio. La primera cosa es que Satanás será atado y encerrado durante este tiempo. Ya no podrá engañar a la gente con sus mentiras. Ya no andará por el mundo, buscando a quien devorar. Queda claro que este evento no ha sucedido todavía, porque Satanás anda por el mundo engañando a muchos ahora. La Biblia lo describe como un león rugiente, merodeando por el mundo en busca de presa. Pero durante el milenio, el diablo no estará presente en el mundo.

La segunda cosa que descubrimos aquí es que los justos, los que le han entregado su vida a Jesucristo, serán resucitados y reinarán con El durante este tiempo de mil años. Ahora bien, en este punto tenemos que pensar un poco. En los versículos que hemos leído, sólo se menciona a los mártires, los que perdieron la vida a causa de su fe en Jesucristo.

Por esta razón, algunas personas han pensado que sólo los mártires resucitarán antes del milenio, y que los demás creyentes resucitarán al final del milenio, junto con todas las demás personas. Sin embargo, como vimos la semana pasada cuando estudiamos la segunda venida de Cristo, la Biblia nos asegura que todos los creyentes seremos resucitados cuando Jesús vuelva.

Por lo tanto, aunque Juan sólo menciona en este pasaje a los mártires, en realidad todos los creyentes resucitaremos antes del milenio para reinar con Jesús. ¿Por qué será que Juan sólo menciona a los mártires? El recibió esta visión para dar ánimo a los que sufren por su fe. Por esto, se enfoca especialmente en ellos. Les asegura que, aunque los reyes del mundo actual los persiguen a muerte, un día ellos ocuparán su lugar y reinarán con Jesucristo.

En otro pasaje en la misma visión del Apocalipsis, nos damos cuenta de que todos los que han sido rescatados por la sangre de Jesucristo resucitarán para reinar con El. Esto lo vemos en Apocalipsis 5:9-10:

5:9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;
5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Aquí se nos dice claramente que Cristo ha rescatado con su sangre un pueblo que consiste de personas de todas las naciones. Todo este pueblo, dice, reinará sobre la tierra.

Vamos a repasar el orden de eventos. Después de la gran tribulación, Cristo regresará. Cuando El regrese, todos los creyentes resucitarán y lo acompañarán en su regreso. En un instante, destruirá a sus enemigos. Los muertos que no hayan creído en Jesucristo no serán resucitados en ese momento, sino que resucitarán al final del milenio. Estudiaremos más acerca de esto la próxima semana.

Entonces, Cristo establecerá su reino visible sobre la tierra. En lugar de los gobiernos corruptos e ineficaces que tenemos ahora, tendremos el mejor gobierno posible. Jesucristo mismo será el Rey de toda la tierra, y su gobierno será administrado por todos los creyentes resucitados.

Alguien se preguntará: ¿Sobre quiénes gobernarán? La respuesta más lógica es que habrá muchas personas que sobrevivirán la última batalla, pero que no serán creyentes. Es sobre esta humanidad que Jesús y los creyentes resucitados gobernarán. Seguramente también durante el milenio muchas de estas personas se convertirán en creyentes en Jesucristo, mientras que otros no.

Surge la pregunta: ¿Por qué hará Dios esto? ¿Por qué no pasar directamente a la eternidad? ¿Por qué tener este tiempo de mil años en el que reinará Jesús físicamente en la tierra? Para empezar, lo hará para cumplir algunas promesas del Antiguo Testamento que no se han cumplido todavía.

Hay varios pasajes proféticos del Antiguo Testamento que mencionan un tiempo de gran bendición cuando gobernará un Rey descendiente de David. Un buen ejemplo es Isaías 11:6-11:

11:6 Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.
11:7 La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.
11:8 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
11:9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.
11:10 Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa.
11:11 Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar.

Aquí Isaías profetiza acerca del "retoño de Isaí". Isaí fue el padre del rey David, así que nos está hablando de alguien que surgiría del linaje de David.

Ese alguien, por supuesto, es Jesucristo. Ahora observemos lo que nos dice que sucederá bajo su reinado. Será un tiempo de gran bendición y armonía en el reino animal, como un paraíso. En lugar de destruir la naturaleza, la humanidad vivirá en armonía con ella, disfrutando de la gran variedad de animales que Dios ha creado.

Es más, nadie ignorará la voluntad de Dios. Todos conocerán lo que Dios quiere. También habrá armonía entre las naciones de la tierra. Jesucristo, aquí descrito como la raíz de Isaí, será la bandera de todas las naciones. En otras palabras, todos estarán bajo su mando y dirección.

Esto representa algo mucho mejor de lo que vemos hoy, pero que todavía no es el estado eterno. Por ejemplo, vemos que algunos de los judíos todavía están regados entre las naciones de la tierra. Estamos hablando, entonces, de un tiempo de gran bendición, pero no la perfección de la eternidad.

Hay varios pasajes más que, por motivo de tiempo, no estudiaremos hoy. Basta con decir que Dios cumplirá todas las promesas hechas a su pueblo de darles un Rey que establecerá perfectamente la justicia y gobernará a las naciones con rectitud.

Pero la otra razón por la que Jesucristo reinará sobre la tierra durante mil años es para mostrar la profundidad del pecado humano. Recordemos que, durante este tiempo, habrá bendición. Habrá un gobierno perfectamente justo. Nadie se podrá quejar de la corrupción o de favoritismo.

No obstante, Apocalipsis 20:7-8 nos dice que habrá una rebelión final al cabo de los mil años:

20:7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,
20:8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.

A pesar de habar vivido bajo un gobierno perfectamente justo, habrá personas que se dejan engañar y se rebelan contra el gobierno de Jesucristo. No estamos hablando de los creyentes resucitados que estarán reinando con El, sino de la masa de la humanidad no regenerada que estará viviendo en la tierra.

A veces pensamos que toda la humanidad sería buena si tan solamente tuviéramos un buen gobierno, pero la realidad es que no es así. Nuestro pecado no es sólo el producto de nuestras circunstancias, sino que es algo que traemos adentro. El milenio será la evidencia final de esto, porque a pesar de vivir en un paraíso en la tierra, habrá quienes se prestarán a las tentaciones de Satanás y se rebelarán contra el gobierno de Cristo. Entonces se pondrá al descubierto la profundidad del pecado humano.

Amigo, hermano, no te engañes acerca de la gravedad del pecado. No es sólo algo que está fuera de ti, causado por otros. Es algo muy profundamente arraigado en tu corazón y el mío. La única solución está en Jesucristo, el que murió por nosotros en la cruz. Sólo si nos arrepentimos de corazón, entregándole por completo nuestra vida, podremos ser rescatados de las consecuencias de nuestro pecado y reinar con El en aquel día.

¿Le has entregado tu corazón a Cristo? ¿Te has arrepentido de corazón de tus pecados? No esperes hasta que llegue el milenio para reconocer a Cristo como Rey. Puede que sea muy tarde. Más bien, déjale hoy que entre en tu vida. Dale el control de todo. Deja que su Espíritu te transforme de adentro hacia fuera.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe