Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 18 de Agosto de 2013

Ocúpate de tu tarea
Pastor Tony Hancock

Los seres humanos somos muy propensos a la distracción. Tenemos que aprender a enfocarnos en una sola tarea, porque es algo que no es natural para la mayoría de nosotros. A los padres, por ejemplo, les cuesta trabajo enseñarles a sus hijos a terminar la tarea todos los días, porque tienen que aprender a concentrarse. Pero si no se les enseña esto, no podrán tener éxito en sus estudios.

La vida muchas veces se parece a un trabajador de fábrica en la antigua Unión Soviética. Las autoridades se dieron cuenta de que había mucho robo en las fábricas, y pusieron guardias para inspeccionar a todos los trabajadores que salían del trabajo. La primera noche, el guardia en cierta fábrica observó a un trabajador que salía con una bolsa grande y pesada sobre una carretilla.

Lo detuvo y le preguntó que había en la bolsa. "Sólo aserrín y virutas", respondió el trabajador. El guardia le ordenó que vaciara la bolsa, y era cierto - sólo contenía aserrín y virutas. Le dio permiso para irse. Cada noche, se repetía la misma escena - el trabajador salía con la carretilla cargada con una bolsa de aserrín, el guardia lo inspeccionaba, y no encontraba nada sospechoso.

Por fin, el guardia le dijo al trabajador: "Me está matando la curiosidad. Dime qué es lo que estás robando, y te dejaré en libertad." El trabajador le respondió: "Carretillas, señor guardia. Estoy robando carretillas." Mientras el guardia se fijaba en las bolsas de aserrín, bajo sus narices el ladrón se llevaba las carretillas. Simplemente lo distraía con la carga de aserrín.

Creo que la distracción es una de las armas más útiles del enemigo. Si él puede lograr que nos fijemos en cosas insignificantes y nos olvidemos de lo realmente importante, nos podrá robar el sentido de la vida y alejarnos de las metas que Dios quiere que alcancemos. Dios nos llama a cada uno de nosotros, pero el mundo nos trata de distraer de ese llamado.

Al final de su carta a los Colosenses, el apóstol Pablo dejó un mensaje muy importante. Si lo tomamos en serio, nos puede ayudar a evitar la trampa de la distracción. Abramos la Biblia en Colosenses 4:15-18:

4:15 Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa.
4:16 Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced que también se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros.
4:17 Decid a Arquipo: Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor.
4:18 La salutación de mi propia mano, de Pablo. Acordaos de mis prisiones. La gracia sea con vosotros. Amén.

Entre estas frases finales de saludos y despedidas hay una que llama la atención, y que formará la base para nuestra meditación en esta mañana. Está en el versículo 17, y dice así: "Díganle a Arquipo que se ocupe de la tarea que recibió en el Señor, y que la lleve a cabo."

Este hombre, Arquipo, había recibido un llamado del Señor. Dios lo había llamado a su servicio, y ahora Pablo le dice: "Lleva a cabo la tarea que has recibido." Dios nos extiende un llamado a todos nosotros, y nos dice que lo llevemos a cabo también. En un momento, vamos a considerar tres llamados de Dios sobre nuestra vida, pero primero, la curiosidad nos lleva a preguntar: ¿Quién fue Arquipo?

Se le menciona también en Filemón, verso 2: "y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa". La carta a Filemón fue enviada al mismo tiempo que la carta a los colosenses, y Filemón vivía en Colosas. En esa carta, se menciona en el saludo a Arquipo juntamente con Filemón y la hermana Apia. Parece ser que eran una familia; Filemón y Apia, y su hijo Arquipo. También se le identifica como "compañero de lucha".

Arquipo, entonces, era un siervo del Señor e hijo de Filemón. Posiblemente era el pastor de la Iglesia en Colosas. ¿Qué le dice Pablo? "Ocúpate de la tarea que recibiste del Señor". No te dejes distraer por otras cosas; no olvides lo que Dios te ha llamado a hacer. Acuérdate de tu llamado.

Estas son palabras muy importantes para nosotros también, porque muy fácilmente nos olvidamos del llamado que Dios ha puesto sobre nuestras vidas y nos dejamos distraer por otras cosas. Hay tres llamados importantes que quiero mencionar en esta mañana. El primero es el llamado a la salvación.

Judas menciona este llamado en su carta. El escribe "a los que son amados por Dios el Padre, guardados por Jesucristo y llamados a la salvación" (v. 1). Cada presentación del evangelio representa un llamado de parte de Dios a la salvación. ¿Cómo has respondido a este llamado?

Cada vez que has escuchado acerca del amor que llevó a Jesucristo a la cruz, cada vez que has leído acerca de su oferta de salvación, cada vez que alguien te ha compartido el mensaje representa un llamado que Dios te hace. Sea que lo leas, lo escuches o lo veas en algún drama, representa la misma cosa: Dios mismo te está llamando a que tú lo conozcas.

¡No ignores su llamado! No descuides la oferta que Dios te hace. Muchos responden diciendo: "Después". Otros sienten el deseo en su corazón de responder al llamado de Dios, pero dejan que otras cosas los distraigan de su llamado. Sin embargo, la promesa de Dios es clara: "A cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios." (Juan 1:12)

¿Cómo has respondido al llamado de Dios a la salvación? La Biblia dice que hoy es el día de salvación. Si no te has decidido, hazlo ya. Cree que Jesucristo murió en la cruz para pagar todos sus pecados, y entrégale el control de tu vida. Deja de vivir para ti mismo, y empieza a vivir para El.

El segundo llamado es para los que ya han respondido al primero. Se describe en Romanos 1:7, que dice así: "Les escribo a todos ustedes, los amados de Dios que están en Roma, que han sido llamados a ser santos. " Este llamado es un llamado a la santidad.

¿Qué es la santidad? Ser santo significa estar separado de lo que no le agrada a Dios. Significa estar consagrado para Dios y su reino. Lo podemos comparar con los utensilios de la cocina. Están separados para la preparación de la comida, y se tienen que mantener limpios para poder usarse con ese fin. No se usan para escarbar en el jardín o para destapar la taza del baño, porque no son para eso; están separados para otro uso.

De la misma manera, los que hemos reconocido a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador hemos sido separados para su uso. Como resultado, tenemos que purificarnos de las cosas mundanas, de cualquier cosa impura, para poder vivir en santidad para Dios. Primera de Tesalonicenses 4:3 dice así: "La voluntad de Dios es que sean santificados."

A veces la santidad se ha convertido en una lista de reglas externas. En algunas Iglesias, la santidad se ha definido por la ropa que uno lleva, la manera en que se arregla el cabello y los lugares que uno evita frecuentar. El problema con esta clase de santidad es que pronto cae en el legalismo. Dios está buscando una verdadera santidad de corazón.

Pero me temo que los que hemos rechazado esa clase de santidad legalista muchas veces vamos al otro extremo. No vivimos una vida separada. No hay nada que distinga nuestro estilo de vida de la mayoría de la gente del mundo. Vemos las mismas películas, leemos las mismas revistas y tenemos las mismas metas que todos los demás. No hemos respondido al llamado a la santidad.

Nunca seremos felices de esta manera. Nos causa constante tensión el esfuerzo por vivir al mismo tiempo en el reino de Dios y el mundo. Por lo tanto, ocúpate de la tarea de vivir en santidad. ¡Persíguela! ¿Qué cosas debes sacar de tu vida para vivir en santidad? ¿Qué cosas deben cambiar?

El tercer llamado es el llamado al servicio. Este es el llamado que Pablo le instó a Arquipo a recordar. Para él, su tarea consistía en ser líder de la Iglesia. Dios le había llamado a esto. Pero el llamado a servir no es sólo para los pastores o para los misioneros. Es para todos. Es para jóvenes y adultos, para hombres y mujeres.

De muestra, podemos ver a una mujer llamada Ninfas, que se menciona en el verso 15. Esta mujer puso su casa al servicio del Señor, y una Iglesia se reunía en ella. De hecho, en el primer siglo, todas las Iglesias se reunían en casas. No fue hasta el segundo siglo que la gente empezó a construir edificios especiales para las Iglesias.

Ninfas nos sirve como ejemplo de esta gran realidad: cada uno de nosotros tiene una tarea para realizar en el reino de Dios. Algunos, como Arquipo, están al frente. Otros, como Ninfas, simplemente usan sus bienes para apoyar el crecimiento del reino. Pero todos, sin excepción, tienen un lugar de servicio.

Efesios 2:10 dice así: "Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica." Este versículo te dice que Dios tiene una tarea preparada para ti. El te da vida en Jesucristo para que tú realices ese buen plan que El ya tiene preparado para ti.

¡Qué gran honor! No descuides tu tarea. Más bien, toma a pecho estas palabras de Dios, y ocúpate de tu tarea. Si no sabes cuál es, pídele en oración a Dios que te ayude a encontrarla. Después de orar, simplemente ponte a trabajar en lo que puedas. Busca las necesidades que tú puedes llenar, y pídele al Señor que te ayude a servir bien.

¿Cómo has respondido al llamado de Dios? ¿Has aceptado su llamado a la salvación? ¿Estás respondiendo a su llamado a la santidad? ¿Has oído su llamado al servicio? No dejes que el enemigo te distraiga y te aleje del propósito que Dios tiene para ti. Ocúpate de tu tarea.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe