Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 10 de Marzo de 2013

Señor de la nueva creación
Pastor Tony Hancock

Una de las realidades de este mundo es que las cosas siempre cambian, ¿no es cierto? Las personas poderosas del pasado se convierten en figuras de las que aprendemos en las clases de historia, para luego olvidarlas. Los países poderosos caen en declive, y otros toman su lugar. Las empresas dominantes ceden su lugar a otras compañías más innovadoras.

Por ejemplo, hoy pocos recuerdan que, en 1997, la compañía Apple estaba al borde de la bancarrota. Fue gracias a una inversión de $150 millones de su mayor competidor, Microsoft, que Apple pudo sobrevivir. Hoy en día, el fabricante de los ubicuos iPhones y iPads es la segunda compañía más valiosa del mundo, según el valor combinado de sus acciones.

En los años 80, durante mi niñez, nuestras mayores preocupaciones eran que la Unión Soviética lograra dominar el mundo con el comunismo, y que Japón se convirtiera en la primera economía mundial. Hoy la Unión Soviética ya no existe, y Japón es una nación en declive - con un enorme nivel de endeudamiento y poco crecimiento económico.

¡Cómo cambian las cosas! Ahora bien, ¿será que lo mismo sucede con Jesucristo? La semana pasada, vimos que El es Señor de la creación, porque todo fue creado por El y para El. Pero ¿será que, como los grandes de este mundo, El también pasará al olvido? ¿Será que el poder de Jesús también está en declive?

En el pasaje que estudiaremos hoy, veremos cómo el poder de Jesús se mueve en el mundo hoy. Veremos cuál es el propósito de Dios para el futuro. Es importante comprender esto, porque si no lo entendemos, podríamos pensar que Jesús también está en declive. El no aparece en las listas de hombres poderosos, nunca ha sido elegido a ninguna posición política, no tiene influencia aparente sobre los asuntos de este mundo.

Pero cuando aprendemos de lo que Dios nos ha dicho en su Palabra acerca de su propósito para el poder de Jesús, nos damos cuenta de que El no está en declive. Más bien, su influencia crece cada día más, y un día reinará con poder sobre todo el mundo. Abramos entonces la Biblia en Colosenses 1, y leamos los versos 18 al 23:

1:18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;
1:19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
1:20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.
1:21 Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado
1:22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él;
1:23 si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro.

Los versículos 15 al 17, que estudiamos la semana pasada, y los versos 18 al 20 forman dos mitades que van juntas. La primera mitad habla de la superioridad de Cristo en la creación, y la segunda mitad de su superioridad en la nueva creación. Algunas personas piensan que Pablo tomó un himno que se usaba en la Iglesia y la escribió aquí. Es posible, aunque no seguro.

Pero lo que notamos es que hay ecos de la primera mitad en la segunda mitad. Por ejemplo, la primera mitad declara que Jesús es primogénito sobre la creación; la segunda mitad usa la misma palabra para declarar que es primogénito de entre los muertos. Es superior a la creación, y es superior sobre la muerte también.

Igualmente, la primera mitad declara que El es la imagen del Dios invisible; la segunda mitad declara que a Dios le agradó habitar en El con toda su plenitud. Hay algunas otras correspondencias, pero lo notable es la comparación que hace la primera creación y la nueva creación. Así como Cristo es superior en la creación del universo, también es superior en la nueva creación que Dios está realizando.

La Biblia nos dice que un día, Dios destruirá este mundo corrupto y pecaminoso para recrearla. Habrá nuevos cielos y una nueva tierra, donde reinará la justicia. Ya no habrá muerte, enfermedad, pecado ni injusticias. Será un verdadero paraíso, donde habrá armonía y donde todos alabarán a Dios.

Anhelamos la llegada de ese día, mientras nos esforzamos también para que este mundo en el que vivimos sea lo mejor posible. Pero lo que tenemos que entender es que Dios ya ha empezado su obra de restauración. Es como si ese mundo futuro perfecto, justo y santo, hubiera invadido el mundo actual para establecer una embajada.

¿Sabes dónde se encuentra esa embajada del reino de Dios? Se encuentra en la Iglesia. La Iglesia de Jesucristo, que consiste en todos los que creen en El y lo obedecen como Señor de sus vidas, es la primicia de la nueva creación. Y así como Jesús es el Creador de todo lo que existe en la primera creación, El es también el primero dentro de la Iglesia.

Observa lo que nos dicen estos versículos acerca de la posición de Jesús en la Iglesia. Primero, nos dice que El es la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia. La cabeza guía al cuerpo; es la parte superior, y sin cabeza, el cuerpo se muere. La Iglesia no es simplemente un grupo de personas que se llevan bien y se apoyan, aunque debe ser eso. La Iglesia es, primordialmente, un cuerpo que tiene a Cristo como su cabeza. Cualquier Iglesia que se desconecta de la Cabeza deja de ser Iglesia.

Segundo, aprendemos aquí que Cristo es el principio. Esta palabra también puede significar "primero" o "anterior". Con Cristo empezó la Iglesia, porque El venció la muerte. Aunque hubo personas que resucitaron antes de Jesús - como Lázaro, por ejemplo - todos ellos volvieron a morir. Jesús fue el primero en resucitar victorioso sobre la muerte, para no volver a morir jamás.

Su resurrección nos da la seguridad a nosotros de que, si estamos con El, nosotros también compartiremos su victoria. Al ser el primero en resucitar, El recibe la gloria que se merece, y nos sirve a nosotros como garantía de que también resucitaremos para vivir con El para siempre.

Tercero, vemos que el propósito de Dios fue que toda su plenitud habitara en el hombre, Jesucristo. La palabra "habitar" significa "vivir de forma permanente". Dios no visitó a Jesús, como alguien que se queda en un hotel. Todo lo que Dios es, la plenitud de su naturaleza, se unió de forma permanente a la persona humana de Jesús. Jesucristo es Dios y hombre, en uno.

Es por esto que El es la única manera de llegar a Dios. Los falsos maestros que habían llegado a Colosas para confundir a los creyentes creían en toda una serie de ángeles y poderes que uno tenía que recorrer para llegar a Dios. Ellos llamaban a esta serie de ángeles "la plenitud". Frente a esta falsa enseñanza, Pablo dice: Toda la plenitud está en Cristo. No necesitamos a nadie más.

Cuarto, vemos que el propósito de Dios para toda la creación se resume en la obra de Cristo. Por medio de la sangre que Cristo derramó en la cruz, Dios hizo la paz con sus criaturas rebeldes. Cualquier persona que quiera estar en paz con Dios sólo tiene que arrepentirse de su pecado y confiar en Jesucristo, quien murió en la cruz para pagar por ese pecado.

Pero quien no quiera arrepentirse, tendrá que enfrentar el juicio. Jesucristo también es el Guerrero vencedor, el que aplastará a todos sus enemigos con la espada de su boca. TODO lo que Dios está haciendo para que la creación sea restaurada, lo está haciendo por medio de Jesús. El rescate de todo el que acepta su salvación, y también la destrucción de todos sus enemigos, todo viene por medio de Jesús.

Nosotros también antes éramos enemigos de Dios. Tú dirás: "¡Yo nunca fui enemigo de Dios! Siempre he sido una buena persona". Pero mira lo que dice el verso 21. Nosotros, antes de conocer a Cristo, éramos enemigos de Dios a causa de nuestra mala actitud y nuestras malas acciones.

Pero Dios tuvo un propósito mucho mejor para nosotros. El envió a Jesucristo para que fuéramos reconciliados con El. Dios nos reconcilió consigo mismo por medio del cuerpo de Jesús, en su muerte en la cruz. Pablo lo expresa de una manera casi redundante. Dice: "los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte".

Lo dice así para hacer hincapié en que esto fue un evento real, en la historia. No se trata de una simple idea, de algo espiritual o imaginario. La muerte de Jesús es un hecho real de la historia, y fue por ese hecho real que Dios logró pagar por nuestros pecados y ofrecernos la oportunidad de ser reconciliados con El.

Hay más cosas que decir sobre los versos 22 y 23, pero las dejaré para la próxima semana. Son enseñanzas muy importantes, y quiero darles la atención que se merecen. ¿Qué hemos aprendido hoy acerca de Jesucristo? Hemos aprendido que, lejos de pasar al olvido, su poder se expresa por medio de la Iglesia. La Iglesia es la primicia de la nueva creación.

Si tú perteneces a la Iglesia de Jesucristo, formas parte del pueblo de Dios, que vivirá para siempre con El. Esto debe darte gran esperanza. En medio de todos los cambios de este mundo, tú estás seguro si estás en Cristo. No importa quién gana las elecciones, ni cuál líder fallece o se levanta. Tu Rey, tu Jefe, está seguro sobre el trono, y tu futuro está seguro con El.

Si vives todavía sin la seguridad de pertenecer a Cristo, tú puedes formar parte de su pueblo, la Iglesia. El te llama hoy a reconocer que eres pecador y que necesitas su perdón. Pon tu confianza en Jesucristo, y comienza a seguirle. Es el único con el que siempre podrás contar.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe