Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 3 de Marzo de 2013

¿Quién es el Señor?
Pastor Tony Hancock

El hombre anciano que manejaba una camioneta antigua con un perro en la caja no llamaba la atención de nadie. Si tú y yo lo viéramos, lo consideraríamos uno de tantos granjeros jubilados, pasando sus días tomando café en McDonald’s con sus amigos y llevando a sus nietos a cazar.

Nunca nos habríamos imaginado que este hombre, antes de morir, tenía un patrimonio de aproximadamente 23 mil millones (23.000.000.000) de dólares. Tampoco supondríamos que era el fundador de una cadena de tiendas que se convertiría para el año 2010 en la empresa más grande del mundo, tiendas en las que todos hemos comprado.

Me refiero a Sam Walton, el fundador de las tiendas Wal-Mart, y uno de los hombres más ricos del mundo cuando falleció en 1992. Hasta sus últimos días, vistió ropa sencilla y manejó la misma camioneta antigua. A la simple vista, nadie lo identificaría con la enorme empresa que fundó, ni lo consideraría un titán del negocio.

Las apariencias suelen engañar. En el caso de Sam Walton, era fácil ignorarlo por la apariencia humilde que presentaba. Creo que sucede algo muy parecido con el Señor Jesús. Muchas personas, al no comprender bien quién es Jesús, no lo toman en serio. No se dan cuenta de su importancia.

Este fue uno de los problemas que se había presentado en Colosas, a donde Pablo escribió la carta de Colosenses. Habían llegado maestros que enseñaban que Jesús era sólo uno de muchos personajes que teníamos que conocer para llegar a Dios. "Sí, Jesús está bien", decían ellos, "pero también necesitas a muchos otros de quienes te vamos a contar."

Hoy en día, las cosas no han cambiado mucho. Hay muchas personas que suman a su devoción al Señor Jesús la veneración de muchos otros personajes adicionales. Otros evitan este error, pero simplemente no le dan a Jesús la atención y la obediencia que El se merece. Hoy, entonces, vamos a considerar quién es el Señor Jesús, y vamos a meditar también sobre la importancia de esto para nosotros. Abramos la Biblia en Colosenses 1, y leamos los versos 15-17:

1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.
1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

Si sólo recuerdas una frase de todo este mensaje, recuerda ésta: Cristo es supremo. El está por encima de todas las cosas. Cristo es supremo sobre la creación. El está por encima de cualquier cosa creada. Vamos a desglosar las formas en las que Cristo es supremo sobre la creación.

Cristo es supremo por su naturaleza. El es la imagen del Dios invisible. En otras palabras, en El, Dios, que es invisible, se permite ver. Dios es Espíritu; nadie puede ver a Dios. Sin embargo, en Cristo, el Dios invisible se hace visible a la humanidad.

¿Has visto alguna vez, en los dramas policiales, un líquido que se llama Luminol? Los detectives lo usan para descubrir rasgos de sangre aparentemente invisibles. Se rocía el Luminol sobre la superficie. El Luminol reacciona con aun pequeñas cantidades de sangre, y emite una luz azul que se ve claramente en un cuarto oscuro.

Los detectives quizás sospechen que un homicidio ha sucedido en cierto lugar, pero el culpable ha limpiado el piso para esconder su crimen. A la simple vista, todo parece limpio y normal. Tan pronto se rocía el Luminol, sin embargo, la mancha aparece y delata la presencia de sangre.

Así como el Luminol hace visible la presencia de algo invisible, Jesús hace visible al Dios invisible. Esto significa más que decir simplemente que Cristo se parece a Dios, o que El nos hace saber algo más acerca de cómo es Dios. Todo lo que Dios es se refleja perfectamente en Jesucristo. El es Dios, con el Padre, compartiendo la misma esencia. Si quieres saber cómo es Dios, sólo lo podrás conocer perfectamente por medio de Jesucristo.

Cristo también es el primogénito de toda creación. Esto significa que El es el Rey por derecho sobre toda cosa creada. Algunas personas malinterpretan esta frase, y piensan que significa que Cristo fue la primera cosa en ser creada. Después de todo, dicen ellos, la palabra primogénito significa el primero en nacer.

Sin embargo, al estudiar la palabra más a fondo, descubrimos que sólo significa esto en ciertos contextos. Pero cuando se usa para hablar de autoridad, de reinar, no tiene nada que ver con el orden de nacimiento. En otras palabras, no tiene ningún sentido de tiempo. Más bien, se refiere a los derechos que le pertenecían al primero que nacía en una familia.

Observa lo que Dios dice del Rey David, en el Salmo 89:27: "Yo también le pondré por primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra." Dios le está diciendo al Rey David que él, y su descendencia, tendrían los derechos supremos sobre todos los reyes de la tierra. Ahora aquí hay un detalle muy interesante. David, el hombre, no fue el primero en nacer de sus hermanos. Más bien, fue el último de todos. Pero ¡Dios le dice que él sería el primogénito! Claramente no tiene nada que ver con el orden de nacimiento, sino que se refiere a los derechos de la primogenitura, de ser primero entre todos.

Por esto, cuando leemos que Jesús es el primogénito de toda creación, no significa que El sea parte de la creación, sino que El tiene el derecho de reinar, como Rey supremo, sobre toda la creación. En otras palabras, si lo puedo expresar en términos muy sencillos, El es el mero mero. No hay nadie más arriba de El.

La tercera cosa que vemos aquí acerca de Cristo es que por medio de El fueron creadas todas las cosas. Todo lo que existe, todo lo que fue creado, fue creado por El: las cosas en el cielo, y las cosas en la tierra; las cosas visibles, las cosas invisibles; aun los poderes espirituales y políticos, todo fue creado por El y para El.

Desde los peces extraños que viven al fondo del mar hasta las estrellas más remotas del universo, todo fue creado por Cristo. La creación también existe para El; es decir, la razón de la existencia de todo es para glorificar a Cristo. La razón por la que existimos tú y yo es para glorificar a Cristo.

Aun Satanás mismo fue creado por Cristo. Cuando El lo creó, no era malo. El se rebeló contra la autoridad de quien lo creó, porque quiso ser más de lo que era. Con él se rebelaron otros ángeles, que ahora usan sus poderes para luchar en contra de Dios y de su reino. Pero si Cristo lo creó, aunque ahora esté en rebelión contra su Creador, ¿cuál de ellos es más grande? ¿Cuál es más poderoso?

Todo fue creado por Cristo, y para El. Podemos escoger glorificar y exaltar a Cristo con nuestras vidas, o podemos unirnos al enemigo en su rebelión contra El. Podemos servir a Cristo y confiar en El, y así cumplir el propósito de nuestra creación; o podemos participar en una rebelión inútil que terminará en la nada.

La cuarta cosa que descubrimos aquí es que Cristo es anterior a todas las cosas, que por medio de El forman un todo coherente. Sin Cristo, el universo sería un caos. Cristo da sentido a todas las cosas. Cuando los científicos estudian la creación, descubren principios inesperados de orden.

Podríamos mencionar muchos ejemplos, pero uno es éste. Si la tierra estuviera sólo un poco más cerca del sol, o más lejos, sería incapaz de sostener la vida. Si estuviera un poquito más cerca del sol, todos moriríamos achicharrados. Si estuviera sólo un poco más lejos, estaríamos congelados.

¿Quién colocó la tierra en ese lugar preciso? ¿Por qué existe la vida en el planeta tierra? Porque Cristo, el que da orden a toda la creación, la colocó en exactamente este lugar para que pudiéramos vivir. Todo el orden de la creación, cada principio que da sentido y lógica a este universo, proviene de Cristo.

Hay mucho más que podríamos decir acerca de Cristo. La próxima semana, hablaremos de la superioridad de Cristo en la salvación. Pero pensemos, por un momento, en lo que significa para nosotros la gloria de Cristo. Si El es supremo sobre toda la creación, ¿no merece nuestra alabanza y nuestra devoción? Si El diseñó con tanta sabiduría el mundo en el que vivimos, ¿no merece nuestro respeto y nuestra gratitud?

Si El reina sobre todo, con los derechos de primogénito, ¿no merece nuestra lealtad y obediencia? No nos hace falta nadie más. Si tenemos a Cristo, lo tenemos todo. En cambio, si no tenemos a Cristo, no tenemos nada. Nadie más tiene la autoridad que El tiene. Nadie más es Rey.

¿Qué lugar ocupa Cristo en tu vida? ¿Ocupa el lugar que se merece? ¿Le das el respeto que El se merece? ¿Le das el honor que debe recibir? Meditemos, por unos momentos, en lo que hemos leído. Medita sobre quién es el Señor Jesucristo, y deja que este conocimiento transforme tu corazón y tu vida.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe