Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 16 de Septiembre de 2012

El poder y la predicación
Pastor Tony Hancock

A veces las reacciones son inesperadas. Un ejemplo: cierta mujer, chofer de camión, decidió conseguir un perro para su protección personal. Empezó a buscar, y encontró un perro que le pareció perfecto. El entrenador del perro le dijo: "Este perro detesta a los hombres".

La mujer se lo llevó, y pronto se presentó la oportunidad perfecta para ver si era cierto lo que le había dicho el entrenador. Se encontraba en un estacionamiento con el perro cuando dos hombres desconocidos se le acercaron. ¡Ahora vería cómo reaccionaría su guardaespaldas canino! Resultó ser cierto que el perro detestaba a los hombres; ¡corrió para esconderse debajo de un carro!

Creo que no fue precisamente la reacción que esperaba la mujer. ¡Resultó no ser el perro más indicado para cuidarla! Hoy llegamos a una historia en la vida de la Iglesia que nos ilustra las diferentes reacciones de las personas a la predicación del evangelio.

En estas últimas semanas hemos visto los ataques que lanzó el enemigo contra la Iglesia de Jesucristo. El primer ataque vino en forma de la persecución. La Iglesia oró y siguió testificando del poder salvador de Jesucristo. El segundo ataque fue más sutil; vino desde adentro de la Iglesia, en forma de la hipocresía y el engaño. Dios demostró claramente que estas son cosas que El toma muy en serio, y la Iglesia se llenó de temor hacia la santidad de Dios.

La próxima semana, Dios mediante, veremos el tercer ataque que se lanzó contra la Iglesia. Lo que veremos hoy representa una continuación del primer ataque, la persecución contra la Iglesia. Lo que sucedió en esta ocasión fue un poco diferente de lo que había pasado la primera vez, y hay varias cosas interesantes e importantes que podemos aprender.

Por lo tanto, abramos la Biblia en Hechos 5, y leamos los versos 12 al 16:

5:12 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.
5:13 De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente.
5:14 Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres;
5:15 tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos.
5:16 Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados.

En aquellos días de la vida de la Iglesia, el poder de Dios se manifestaba poderosamente. Los apóstoles hacían milagros, que servían para confirmar la predicación que hacían de la muerte y resurrección de Jesucristo.

Tan poderosamente se movía el Espíritu Santo que era suficiente con que la sombra de Pedro tocara a un enfermo para que fuera sanado. Los apóstoles continuaban el ministerio de sanidad que Jesús había empezado, mostrando con esto que el reino de Dios realmente había llegado a la tierra con la venida de Jesús.

Los creyentes en Jesucristo tenían un lugar particular donde solían reunirse, una sección del templo en Jerusalén llamada el Pórtico de Salomón. Era una sección techada con columnas al frente. Jesús también había enseñado en esta sección del templo.

En este momento de la vida de la Iglesia, los creyentes en Jesucristo no se habían separado aún de la religión judía. Todos ellos eran judíos; los primeros creyentes gentiles no se habían convertido todavía. Como judíos, habían llegado a comprender que Jesucristo es el Mesías prometido por las Escrituras judías, las que nosotros conocemos como el Antiguo Testamento.

La mayoría de los judíos no aceptaron esta enseñanza, y más tarde, los creyentes en Jesucristo fueron expulsados de las sinagogas judías. Cuando sucede esta historia, eso no había pasado. Por lo tanto, encontramos a los creyentes en Jesucristo reuniéndose en el templo judío en Jerusalén.

Descubrimos algo muy interesante en este pasaje. Descubrimos que el poder de Dios, este poder que se manifestaba a través de la predicación de los apóstoles y en la sanidad de los enfermos, es un poder que asusta y atrae. En otras palabras, había dos clases de reacciones a lo que estaba sucediendo entre los creyentes.

El verso 13 nos dice que "nadie entre el pueblo se atrevía a juntarse con ellos, aunque los elogiaban". La gente observaba a los creyentes de lejos, pero no querían acercarse mucho a ellos. Pero Lucas agrega que los elogiaban. Esto es algo muy extraño, ¿no? Claramente, algo bueno estaba sucediendo entre los creyentes. El pueblo se daba cuenta, pero preferían mantener la distancia.

¿Por qué habrán pensado así? No estoy seguro; me imagino que podría haber varias razones. Pero lo que me llama la atención es que, hoy en día, las cosas no han cambiado. Me ha tocado hablar con muchas personas que reconocen que las cosas de Dios son buenas, que la Biblia es verdad, que es bueno asistir a la Iglesia, pero aun así, ¡no se acercan!

Si esto fue así en los días de los apóstoles, no nos debe sorprender que las cosas sigan siendo iguales. No te sorprendas si te toca compartir de Cristo con alguien que tiene una reacción incoherente. Lo mismo sucedió en aquel entonces. Simplemente sigue orando y compartiendo, dejando los resultados en las manos de Dios.

Muchos tenían reacciones aparentemente extrañas, reconociendo que había algo bueno allí pero sin querer acercarse. Pero el verso 14 nos da el otro lado de la moneda: "Seguía aumentando el número de los que creían y aceptaban al Señor". También había otra reacción: había muchos también que decidían reconocer a Jesucristo como Señor y Salvador, y gozosamente se añadían al número de los creyentes. El deseo de Dios para su Iglesia no ha cambiado; El todavía tiene a muchas personas escogidas para la salvación entre el pueblo que nos rodea.

Pero había algunas personas que no veían con buenos ojos lo que hacían los apóstoles. Se trataba de las autoridades religiosas, quienes pertenecían a la secta judía de los saduceos. Ellos tenían el poder sobre el templo y todo lo que allí sucedía, y no les gustaba el crecimiento de los creyentes en Jesús. Amenazaban con quitarles el poder. Veamos lo que sucedió entonces, leyendo los versos 17 al 25:

5:17 Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos;
5:18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.
5:19 Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo:
5:20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.
5:21 Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.
5:22 Pero cuando llegaron los alguaciles, no los hallaron en la cárcel; entonces volvieron y dieron aviso,
5:23 diciendo: Por cierto, la cárcel hemos hallado cerrada con toda seguridad, y los guardas afuera de pie ante las puertas; mas cuando abrimos, a nadie hallamos dentro.
5:24 Cuando oyeron estas palabras el sumo sacerdote y el jefe de la guardia del templo y los principales sacerdotes, dudaban en qué vendría a parar aquello.
5:25 Pero viniendo uno, les dio esta noticia: He aquí, los varones que pusisteis en la cárcel están en el templo, y enseñan al pueblo.

Esta vez, en lugar de encarcelar solamente a Pedro y Juan, como lo habían hecho la vez anterior, los líderes encarcelaron a todos los apóstoles. Pero ¡les esperaba una sorpresa! Por la mañana, cuando mandaron sacarlos de la cárcel, ¡un ángel los había sacado de allí! En lugar de estar en la prisión, se encontraban en el templo, predicando.

Aquí vemos la predicación del evangelio, que no puede ser atada. Las autoridades lo intentaron con todas sus fuerzas, pero el poder de Dios es mayor. ¡Ningún poder humano, por más que lo intente, podrá detener la predicación del evangelio cuando la Iglesia avanza con santidad y sabiduría!

Comparemos esta ocasión con la anterior, cuando Pedro y Juan pasaron la noche en la cárcel. En esta ocasión, Dios envió un ángel para librar a los apóstoles. En la ocasión anterior, Pedro y Juan tuvieron que esperar hasta que las autoridades los sacaran. ¿Por qué obró Dios de formas distintas en estas dos ocasiones?

Los caminos de Dios son misteriosos. Quizás les quería enseñar una lección a las autoridades. Pero hay una lección muy valiosa aquí para nosotros: ¡Dios no siempre trabaja de la misma manera! Si El trabajó de cierta manera en tu vida el año pasado, ¡eso no significa que El hará lo mismo ahora!

Es más, si El trabajó de cierta manera en la vida de tu hermano en Cristo, ¡eso no significa que El se encuentra obligado a hacer lo mismo en tu vida! Esta lección es muy importante, porque a veces vemos las bendiciones y las respuestas a la oración que reciben otros, y pensamos que Dios tiene que obrar de exactamente la misma manera en nuestras vidas. Pero ¡Dios es libre! ¡El obra de la manera que El mismo escoge!

Tenemos que aprender a confiar en la sabiduría y el amor de Dios, y no pensar que El siempre obrará de la misma manera en que lo ha hecho en el pasado, o en la vida de otras personas. Puedes esperar grandes cosas del Señor, pero ¡no trates de dictarle cuáles cosas tiene que hacer! Ese es el camino a la decepción, porque Dios siempre es libre en su forma de actuar.

Sigamos leyendo ahora para ver qué sucede con los apóstoles. Leamos los versos 26 al 42:

5:26 Entonces fue el jefe de la guardia con los alguaciles, y los trajo sin violencia, porque temían ser apedreados por el pueblo.
5:27 Cuando los trajeron, los presentaron en el concilio, y el sumo sacerdote les preguntó,
5:28 diciendo: ¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.
5:29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
5:30 El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero.
5:31 A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.
5:32 Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.
5:33 Ellos, oyendo esto, se enfurecían y querían matarlos.
5:34 Entonces levantándose en el concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles,
5:35 y luego dijo: Varones israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer respecto a estos hombres.
5:36 Porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien. A éste se unió un número como de cuatrocientos hombres; pero él fue muerto, y todos los que le obedecían fueron dispersados y reducidos a nada.
5:37 Después de éste, se levantó Judas el galileo, en los días del censo, y llevó en pos de sí a mucho pueblo. Pereció también él, y todos los que le obedecían fueron dispersados.
5:38 Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá;
5:39 mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.
5:40 Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad.
5:41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.
5:42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Los apóstoles fueron personas de una sola idea. Cada vez que abrían la boca, salía el evangelio. Ellos estaban menos interesados en defenderse a sí mismos que en predicar a Jesucristo. Al leer sus palabras, las hojas de la Biblia vibran con el gozo y la confianza que expresan. Esto es lo que la fe puede producir en nosotros también.

Entonces se levantó Gamaliel para hablarle al grupo. Gamaliel fue un maestro muy respetado, miembro del grupo de los fariseos. Gamaliel fue maestro del apóstol Pablo, quien no se había convertido aún. Es posible incluso que Pablo haya estado presente en esta reunión.

Este fue el consejo de Gamaliel: Si esto es de Dios, no podremos oponernos a El. Si no es de Dios, se caerá solo. Tenemos que reconocer la sabiduría de las palabras de este maestro. Habían surgido varios revolucionarios en Israel, y por un momento se habían hecho famosos; pero al rato, pasaban al olvido. El dijo: si éste es otro más de esa calaña, pronto le sucederá lo mismo.

Claramente, no es verdad que cualquier cosa que perdura es de Dios. Pero lo que podemos decir es que cualquier movimiento que no dura, no es de Dios. Lo que El hace, perdura. Y no puede ser mera coincidencia que, de todos los revolucionarios que surgieron en Israel, el único que tiene seguidores ahora es Jesucristo. ¡Cientos de millones de personas alrededor del mundo lo siguen!

El enemigo ha hecho todo lo posible para terminar con la Iglesia de Jesucristo, ¡pero no lo ha logrado! Tú y yo tenemos el privilegio, la oportunidad, de ser parte de este gran movimiento. La predicación de la cruz de Jesucristo y la victoria que El allí ganó no ha podido ser atada, pese a los mejores intentos del enemigo.

Por lo tanto, ¡no callemos! ¡No dejemos de predicar la verdad que conocemos de Dios! Que compartir a Cristo sea tan natural como nuestro respirar. Que el evangelismo sea parte de nuestra vida. La canción dice: "Su amor nos impulsa; no nos podemos callar". Hermanos, que esto sea realidad en nuestras vidas - y el mundo jamás será igual.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe