Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 24 de Junio de 2012

Antes del fin
Pastor Tony Hancock

¿Cómo te sientes cuando escuchas hablar del fin del mundo? Te diré cómo siempre me sentía yo: ¡asustado! Escuchaba a la gente hablar de la pronta llegada del fin, y sentía temor de todas las cosas que iban a suceder antes. Escuchaba las especulaciones acerca de la identidad del Anticristo, y me preocupaba por lo que sería de mí.

Creo que no soy el único que se haya sentido así. Hoy en día, las especulaciones toman muchas formas. Algunos piensan que el mundo se acabará este año en base a ciertas interpretaciones del calendario maya. Otros creen que el Presidente Obama es el Anticristo. En cualquier conversación al respecto, siempre corren escalofríos.

Recientemente meditaba acerca del regreso de Jesucristo y todos los eventos que acompañarán su regreso, y me puse a estudiar lo que El dijo al respecto. Me llamó la atención el hecho de que su mensaje para sus seguidores repetía, una y otra vez, la misma idea: No se asusten. No se sorprendan. No se preocupen.

Si nuestra reacción a la realidad del regreso de Jesucristo y todos los eventos relacionados es el temor, ¡nos estamos perdiendo algo! No hemos comprendido bien lo que Jesús nos enseña al respecto. Por este motivo, vamos a pasar un par de semanas analizando lo que Jesús les dijo a sus discípulos acerca de su segunda venida. Esta semana veremos lo que El nos dijo acerca de nuestra vida antes del fin, y la próxima semana aprenderemos más acerca de cómo será el fin.

Antes de abrir la Biblia, déjenme poner la escena. Es la última semana de la vida de Jesús. Pronto será traicionado y crucificado. El ya había entrado a Jerusalén en la entrada triunfal que celebramos el domingo de ramos, y pasaba tiempo en Jerusalén con sus discípulos durante esta semana antes de la fiesta de Pascua.

Había mucha gente en Jerusalén. Llegaban de muchas partes para celebrar la Pascua. Eran días de celebración. La ciudad presentaba su mejor cara a los visitantes que llegaban. Entusiasmados, los discípulos que habían acompañado a Jesús observaban la belleza de la ciudad y del templo, un edificio realmente esplendoroso. Abramos ahora la Biblia en Lucas 21, y leamos los versos 5 al 8:

21:5 Y a unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo:
21:6 En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida.
21:7 Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder?
21:8 El entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos.

A sus discípulos que admiraban el adorno del templo, Jesús les deja caer una bomba: ese templo sería destruido por completo. Para ellos, era difícil de creer. ¿Cómo podría Dios permitir que su templo fuera destruido? Aún no habían comprendido que, con la llegada de Jesús, el templo y los sacrificios que allí se ofrecían se habían vuelto obsoletos.

Ellos, naturalmente, le preguntan cuándo iba a suceder todo esto. Ahora bien, para comprender la respuesta de Jesús, es muy importante entender que Jesús habla de dos cosas. El habla acerca de su regreso y el fin del mundo, conocido en las profecías del Antiguo Testamento como el día del Señor. También habla de la destrucción del templo en Jerusalén, que es una expresión anticipada del día del Señor.

Lo podemos representar así:

Desde la perspectiva de Jesús, cuando El enseña a sus discípulos, la destrucción de Jerusalén y el día del Señor están en el futuro. El habla de las dos cosas, la una como expresión de la otra.

En la enseñanza que examinaremos hoy, Jesús nos enseña tres cosas importantes que nos ayudan a vivir sin temor y con seguridad. La primera está en el verso 8, y lo podemos resumir con esta frase: No te extravíes a causa de los falsos maestros. Desde los días de Jesús y hasta la fecha actual se han levantado muchos falsos profetas para confundir a la gente.

Jesús ya nos avisó que esto iba a suceder. ¡No nos debe sorprender! Al contrario, sirve como confirmación de sus palabras. Algunos dicen que Jesús ya regresó de forma invisible o espiritual. Otros dicen que está en Miami o Guatemala. ¿Qué respondemos frente a tanta confusión? Simplemente que no tenemos por qué confundirnos, ni ir detrás de estas personas.

La Biblia nos dice muy claramente que Jesús volverá en las nubes. Hechos 1:11 dice así: "Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse". Así como Jesús se levantó al cielo a la vista de los discípulos, El volverá en el cielo a la vista de todos. Apocalipsis 1:7 dice así: "¡Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos."

Así que, ¡no te equivoques! Jesús todavía no ha regresado. Si alguien te dice otra cosa, no lo creas. Imagina que un grupo de espías espera a su jefe en un cuarto cerrado. Su jefe les dice claramente que no abran a la puerta a menos que escuchen cinco golpes en la puerta. De repente, alguien llega y golpea la puerta tres veces. ¿Abrirán la puerta? ¿Pensarán que ya llegó el jefe? ¡Claro que no!

Así como el jefe de los espías les dice cómo reconocerlo, Jesús también nos ha dicho cómo cuidarnos de los impostores. No te confundas ni te extravíes a causa de los falsos maestros. Vamos ahora a leer los versos 9 al 11 para encontrar la segunda enseñanza de Jesús para nosotros.

21:9 Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.
21:10 Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino;
21:11 y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.

Jesús usa una frase muy importante: "¡No se asusten!" No te asustes frente al caos político y natural. Vendrán guerras y desastres naturales, pero esto no significa que el fin ya ha llegado. ¡No tienes que vivir en temor!

En los días de Jesús, la gente esperaba la llegada de una gran guerra, acompañada por muchos desastres, e inmediatamente después, el fin del mundo. Por lo tanto, cada vez que había una guerra o un terremoto, todo el mundo se ponía a especular: ¿será el fin? ¿ya se estará acabando el mundo?

Pero Jesús nos enseña que el fin no llegará en seguida. Habrá guerras y revoluciones, dice Jesús. Lo seguro es que los ha habido, y los sigue habiendo. ¡La historia del mundo no ha cambiado! Pero ¿qué dice Jesús? ¡No se asusten! El fin no vendrá en seguida.

Hermano, amigo, no vivas en temor. La gente que te rodea se espantará al ver las noticias. Se preguntarán si el mundo estará a punto de estallar. Pero tú, vive en paz. Vive tranquilo, porque sabes que estás en la palma de la mano de Dios. El mundo se acabará cuando El lo decida.

Mientras tanto, ¡no te asustes! Como el niño espantado por la tormenta encuentra seguridad en los brazos de su padre, podemos estar seguros frente al caos de este mundo y saber quién lo controla. ¡Deja la ansiedad! No te espantes al ver las noticias.

Veamos ahora la tercera enseñanza de nuestro Señor. Leamos los versos 12-19:

21:12 Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.
21:13 Y esto os será ocasión para dar testimonio.
21:14 Proponed en vuestros corazones no pensar antes cómo habéis de responder en vuestra defensa;
21:15 porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan.
21:16 Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros;
21:17 y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre.
21:18 Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.
21:19 Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.

Aquí Jesús te dice: No te preocupes por la persecución. La persecución es una realidad para los seguidores de Jesús. Esta persecución viene de lados tanto religiosos como políticos, como lo aclara el verso 12.

Nosotros disfrutamos de la gran bendición de vivir en un país donde la libertad religiosa y de conciencia está protegida por las leyes. Sin embargo, tenemos hermanos que viven en países donde la persecución es una realidad diaria. Es posible que un día también la tengamos que enfrentar.

Muchos han experimentado una persecución más suave, pero también difícil de enfrentar: el rechazo por parte de sus familiares y amigos por su decisión de seguir a Jesucristo. Pero fíjate en lo que dice Jesús acerca de la persecución: ¡La persecución es una oportunidad para testificar!

Esto lo dice el verso 13. Así le sucedió al apóstol Pablo; él fue llevado ante gobernantes y reyes, y en cada lugar que se encontraba, aprovechaba para dar su testimonio. Testificaba de Jesús y de lo que El había hecho en su vida. El tuvo la oportunidad de hablarles de Jesús a muchas personas, incluso en el palacio del césar, que nunca habrían oído de Jesús de otro modo.

Jesús también nos dice que no nos preocupemos por lo que vamos a decir cuando nos encontremos bajo persecución. Algunas personas han malinterpretado este versículo, y lo han aplicado a la predicación y la enseñanza en la Iglesia. Dicen que los maestros y predicadores no deben prepararse, porque el Espíritu les dirá qué decir.

¡Qué conveniente sería si así fuera! ¡Me ahorraría varias horas de preparación cada semana! Pero esto representa un mal uso del pasaje, puesto que Jesús claramente se refiere solamente a las situaciones de persecución, donde no tenemos la oportunidad para prepararnos. En esos momentos, puedes estar seguro de que el Espíritu Santo te guiará en lo que dices.

La persecución representa una oportunidad para testificar, y también representa una oportunidad para asegurar nuestra salvación. Jesús dice que el que se mantiene firme hasta el fin se salvará. Aunque seamos entregados a la muerte, ni un solo cabello de nuestra cabeza se perderá. En otras palabras, nuestros perseguidores humanos no pueden tocar el alma, nuestra vida verdadera.

Hermano, amigo, Jesús va a regresar. Un día, el mundo se va a terminar. ¡Esto no tiene por qué asustarte! Si tú estás siguiendo a Jesucristo, estarás para siempre con El. Nadie te podrá quitar tu vida verdadera. Sigue firme en los caminos del Señor. No te desvíes tras un falso profeta. Si enfrentas persecución, confía en la presencia del Espíritu contigo.

Pero si no conoces a Cristo, esta realidad debe espantarte. Sólo en Cristo puedes encontrar la paz y la seguridad para enfrentar el futuro sin temor. El te invita hoy a seguirle. No esperes más. Prepárate hoy, antes de que venga el fin.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe