Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 10 de Junio de 2012

Una historia de amor
Pastor Tony Hancock

¿Cómo llega el amor? Es la pregunta del millón, ¿no? Es algo tan misterioso, tan inexplicable. Un niño dijo una vez que enamorarse era como tener dolor de estómago, y hasta cierto punto, me parece que tenía razón. En nuestro mundo se habla como si la felicidad consistiera en estar enamorado, pero todos sabemos que no es así. Nos puede causar muchos problemas si nos enamoramos de la persona equivocada. Tenemos que saber cómo ponerle límites a nuestro engañoso corazón.

Hoy veremos una de las grandes historias de amor. Es la historia de una pareja que se conocieron, al parecer por casualidad, y llegaron a casarse. Es más, el hijo de su unión llegó a ser ancestro de nuestro Señor Jesucristo. De esta historia de amor podemos aprender mucho acerca de la llegada del amor verdadero. Sobre todo, podemos aprender a ser personas que llegan a conocer el verdadero amor.

La historia empieza, sorprendentemente, con una suegra. En la mayoría de los cuentos, cuando llega la suegra, todo se empieza a descomponer. Esta historia, sin embargo, es diferente. Esta suegra se llamaba Noemí, y había sufrido mucho en la vida. Ella era judía; pertenecía al pueblo de Dios, y vivía en la tierra prometida. Sin embargo, llegó una hambruna a su tierra.

Bajo el pacto que Dios había establecido con el pueblo de Israel, esto sólo podría suceder debido a la desobediencia de la gente. No sabemos qué había sucedido, pero sí sabemos lo que hizo Noemí. Con su esposo Elimélec y sus dos hijos, ella abandonó la tierra prometida y se fue a vivir a la tierra de Moab. Físicamente se alejaron de Dios, de la tierra prometida y de su pueblo.

Estando allí, sus hijos se casaron con mujeres moabitas. Con el tiempo, su esposo falleció, dejándola viuda. Sus hijos también fallecieron, dejándola sola con sus dos nueras. Finalmente, le llegó la noticia de que Dios había vuelto a bendecir su tierra. Decidió regresar a su pueblo, pues ya no le quedaba nada en Moab.

Sus dos nueras insistieron en acompañarle, pero ella intentó disuadirlas. No tenía nada para darles. Aun si pudiera tener otros hijos para casarse con ellas, ¿esperarían hasta que ellos crecieran? ¡Era ridículo! Llorando y besando a su suegra, una de sus nueras decidió volver a su casa y a sus dioses.

La otra, en cambio, una muchacha llamada Rut, se rehusó a abandonar a su suegra. Leamos las palabras que Rut le dijo a su suegra, en Rut 1:16-17:

1:16 Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.
1:17 Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos.

Aquí aprendemos dos cosas acerca de Rut. La primera de ellas es que Rut era leal. Ella no era una mujer interesada, buscando lo que le convenía. Ella había llegado a amar a su suegra, y estaba decidida a acompañarla adonde fuera.

La otra cosa es que Rut había llegado a amar al Dios de Israel. Su concuña Orfa regresó a su pueblo y a sus dioses, pero Rut le dijo a Noemí: tu Dios será mi Dios. Durante el tiempo que había convivido con Noemí y su familia, Rut había llegado a saber del Señor, Dios de Israel. También había decidido que El sería su Dios.

Aunque era de una nación pagana, aunque había crecido sirviendo al dios falso de su pueblo, un dios llamado Quemós, Rut llegó a ser un gran ejemplo de una mejor que amaba al Señor. Proverbios 31:30 dice así: "Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza".

Rut encontró el amor de su vida cuando llegó a amar al verdadero Dios. Si le sucedió a ella, también te puede suceder a ti. No importa cuál fue tu crianza, si tus padres te enseñaron a amar a Dios, o si creciste en un hogar deshecho. Puedes conocer el verdadero amor, llegando a conocer al Dios que dio a su Hijo en la cruz por ti. El puede transformar tu corazón.

Rut y Noemí regresaron a Belén, el pueblo de Noemí. Apenas empezaba la cosecha de la cebada. En Israel, bajo la ley de Dios, había una provisión especial para los pobres. Cuando los segadores iban recogiendo la cosecha, tenían que dejar los bordes y los rincones de los campos sin cosechar. Los pobres tenían permiso para ir detrás de los segadores y recoger el grano que quedaba en el campo, y así se podían sostener.

Rut decidió aprovechar esta provisión para que ella y Noemí pudieran comer. Así mostró su carácter generoso y trabajador. Ella podría haber tratado de resolver su problema de otra manera. Podría haberse prostituido, o podría haber frecuentado los lugares nocturnos esperando que algún rico se fijara en ella. Pero no lo hizo. Se puso a trabajar.

Por aparente casualidad, ella llegó al campo de un hombre llamado Booz. Vamos a leer ahora la conversación que tuvo Booz con sus trabajadores cuando llegó a su campo y vio a Rut trabajando allí. Leamos Rut 2:4-7:

2:4 Y he aquí que Booz vino de Belén, y dijo a los segadores: Jehová sea con vosotros. Y ellos respondieron: Jehová te bendiga. 
2:5 Y Booz dijo a su criado el mayordomo de los segadores: ¿De quién es esta joven?
2:6 Y el criado, mayordomo de los segadores, respondió y dijo: Es la joven moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab;
2:7 y ha dicho: Te ruego que me dejes recoger y juntar tras los segadores entre las gavillas. Entró, pues, y está desde por la mañana hasta ahora, sin descansar ni aun por un momento.

Imagina, por un momento, que Booz fuera un típico macho. ¿Cómo habría sido la conversación? "¡Oye! ¿Quién es esa guapa? ¡Está como quiere!" Dejaré a su imaginación el resto de la conversación. Pero Booz no la vio así. Al contrario, cuando sus trabajadores le contaron la historia, él les ordenó que la respetaran. Leamos sus palabras en los versos 11 y 12:

2:11 Y respondiendo Booz, le dijo: He sabido todo lo que has hecho con tu suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que no conociste antes.
2:12 Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte.

Más tarde, Booz le dijo que no se fuera a los campos de otros, porque le podrían faltar al respeto.

No es necesario comerte con los ojos a cada mujer que pasa para mostrar que eres hombre. El verdadero hombre conquista a una sola mujer y domina su propio corazón para dedicarse sólo a ella. Booz era esta clase de hombre. Es más, él no se fijó solamente en la apariencia de Rut, sino en su carácter. Si te casas con una mujer sólo porque es bonita, perderá su atracción con el tiempo. Pero si te enamoras de su corazón, el amor crecerá con el transcurso de los años.

Rut regresó a casa y le contó a Noemí lo que le había sucedido. Noemí se emocionó, porque se dio cuenta de que Booz era pariente de su difunto esposo. En Israel, Dios había dejado una ley especial para que ninguna familia se quedara sin descendencia. Si un hombre fallecía sin dejar descendientes, su pariente más cercano se casaba con la viuda para tener hijos que heredaran su terreno.

Para pedirle a Booz que cumpliera con su deber, Noemí hizo un plan. Recordemos que era el tiempo de la cosecha. Se trillaba el grano en la era, un lugar plano. Los hombres generalmente dormían allí para evitar el robo de la cebada. Noemí le dijo a Rut que fuera de noche a la era. Cuando Booz estuviera dormido, Rut debía destaparle los pies y esperar que él se despertara.

A nosotros todo esto nos parece extraño. Hasta podría parecer una especie de seducción. Cuando entendemos las costumbres del día, comprendemos por qué Rut lo hizo así. Para empezar, sería un descaro simplemente llegar ante Booz y decirle: ¿Qué pasó? ¿Te vas a casar conmigo, o qué? Ella fue de noche para que lo sucedido no se convirtiera en chisme.

En segundo lugar, el hecho de destaparle los pies era una especie indirecta de propuesta de matrimonio. Cuando un hombre cubría a una mujer con una parte de su cobija, le proponía matrimonio. Al destaparle los pies, Rut se aseguró de que Booz despertaría a causa del frío, dándole así la oportunidad de cubrirla con parte de su cobija y así proponerle matrimonio.

Nuevamente vemos aquí la integridad de Booz. El era un hombre que temía al Señor. El sabía que aun en ese lugar solo y oscuro Dios lo estaba viendo. Podría haberse aprovechado de Rut en ese momento, pero no lo hizo. Decidió esperar el momento correcto para unirse a ella.

Había una traba. Booz no era el pariente más cercano; había uno más. Por lo tanto, era necesario hablar con él. Este hombre se mostró dispuesto a comprar las propiedades de la familia de Noemí, pero no quiso casarse con Rut. Decidió darle el visto bueno a Booz para que lo hiciera.

Leamos ahora en el capítulo 4, versos 13 al 15 lo que sucedió entonces:

4:13 Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo.
4:14 Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; 
4:15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos.

Booz, este hombre de integridad, encontró a su verdadero amor. Rut, esta mujer entregada al Señor, encontró una familia. Ellos llegaron a ser los bisabuelos del rey David, y ancestros de nuestro Señor Jesucristo.

La mejor forma de prepararte para vivir el verdadero amor es seguir el ejemplo de integridad y entrega que nos han dejado Rut y Booz. Si estás buscando formar una familia, no te entregues a cualquiera que se te presente. Muchachos, respeten a sus novias. Recuerden que son hijas de Dios. Guarden su integridad. Formen familias como debe ser, esperando hasta estar casados para unirse físicamente.

Pero también sé que hoy me escuchan parejas que no han seguido este ejemplo bíblico. ¿Qué mensaje tiene Dios para ustedes? ¿Está todo perdido? ¿Es imposible encontrar el verdadero amor, si has fallado? Volvamos al personaje que vimos al principio, la suegra desdichada. Cuando Noemí regresó a su pueblo, les dijo a todos que no la llamaran Noemí, que significa "dulce". Ahora debían llamarle "Mara", que significa "amarga". Ella sentía que su vida ya no era dulce, sino amarga. Sus años lejos del Señor la habían dejado desconsolada.

Pero al final de la historia, las cosas fueron diferentes. Ella fue bendecida. Booz fue un redentor para Rut, y Dios fue un Redentor para Noemí. Aunque ella y su esposo habían abandonado al Señor y habían vagado en una tierra ajena durante muchos años, cuando ella regresó al Señor, El la restauró.

Si tú has caminado lejos del Señor, El también te ofrece restauración. En la cruz El pagó el precio de tu desobediencia. El te invita a volver a El. La vida lejos de Dios no trae bendición, pero no es tarde para volver a El. Ven hoy a Cristo. Entrégale a tu vida. Reconoce que lo necesitas. Así puedes entrar a la historia de amor más grande del mundo, una historia que se escribió con sangre en la cruz - y que se sigue escribiendo en las vidas de todos los que conocen a Cristo.


Visita la página web renovada del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net. Las novedades incluyen la célula familiar, una guía sencilla para reunirse en familia cada semana. También habrá nuevas respuestas a las preguntas al pastor. Si no has visitado www.pastortony.net últimamente, ¡visítalo ya!

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe