Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 22 de Abril de 2012

El silencio de Dios
Pastor Tony Hancock

Ninguna vida es libre de dolor. A veces pensamos que alguien vive sin problemas, pero al conocerlo mejor, descubrimos que también enfrenta la enfermedad, los problemas familiares o la muerte de algún ser querido. El sufrimiento es algo que todos conocemos.

¿Cómo respondemos al sufrimiento? Los que somos creyentes seguramente diríamos que nuestra primera respuesta debe ser la oración. Esto es verdad. Dios nos llama a orar. Pero ¿alguna vez has tenido la experiencia de orar, y no recibir ninguna respuesta? A veces parece que Dios está en silencio frente a nuestros ruegos.

En este día que acompañamos en su dolor a una familia que ha perdido a un ser muy querido, vamos a meditar en el sufrimiento y el silencio de Dios. Abramos juntos la Biblia en el Salmo 22, y leamos los versos 1 al 11, para empezar:

22:1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?
22:2 Dios mío, clamo de día, y no respondes; Y de noche, y no hay para mí reposo.
22:3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.
22:4 En ti esperaron nuestros padres; Esperaron, y tú los libraste.
22:5 Clamaron a ti, y fueron librados; Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.
22:6 Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.
22:7 Todos los que me ven me escarnecen; Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo:
22:8 Se encomendó a Jehová; líbrele él; Sálvele, puesto que en él se complacía.
22:9 Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.
22:10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer; Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.
22:11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; Porque no hay quien ayude.

El rey David, autor de este salmo, expresa una conversación consigo mismo, un diálogo interno. ¿Alguna vez te has sentido así? ¿Has estado entre dos opciones, viendo primero una y luego otra? Esta era su situación. Sentía que Dios lo había abandonado.

Al mismo tiempo, se acordaba de las cosas grandes que Dios había hecho en el pasado. Se acordaba de los milagros que Dios había hecho al sacar a su pueblo de Egipto. Se acordaba del maná en el desierto, y las murallas de Jericó. Decía: Con buena razón te alabaron nuestros padres; pero ahora, ¿dónde estás? El clamaba a Dios, pidiéndole socorro. Su voz no se callaba. El no estaba en silencio, ¡pero Dios sí! David no veía ninguna respuesta a su oración.

Y sin embargo, él seguía clamando. Todo este salmo es una oración, un clamor a Dios. Frente al aparente silencio de Dios, David no dejó de hablarle. Aunque se sentía totalmente abandonado, aunque parecía que Dios lo ignoraba por completo, David no dejaba de orar.

Es en estos momentos que la oración se vuelve más auténtica. Llevemos esto en nuestro corazón: frente al dolor y el silencio de Dios, tenemos que seguirle hablando. No podemos conformarnos con pedirle ayuda una vez a Dios, y darle la espalda cuando parece que no responde.

Es en estos momentos que nuestra fe se fortalece, pero sólo si no dejemos de buscar a Dios. Hay algo que a veces no comprendemos. Podemos expresarle con sinceridad a Dios nuestros sentimientos. ¿Habrá sido cierto que Dios había abandonado a David en este momento? ¿Sería verdad que estaba lejos de él? No, no era cierto; pero era lo que David sentía, y también sentía la confianza de expresarle a Dios sus sentimientos.

No tengas miedo de expresarle a Dios lo que sientes. En los momentos de dolor, el error que cometemos es dejarle de hablar, porque no queremos ofenderle. Este salmo nos enseña que no debemos dejar de hablar con Dios, sino que podemos sentir la libertad de expresarle nuestros sentimientos.

Sigamos leyendo ahora los versos 12 al 21:

22:12 Me han rodeado muchos toros; Fuertes toros de Basán me han cercado.
22:13 Abrieron sobre mí su boca Como león rapaz y rugiente.
22:14 He sido derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron; Mi corazón fue como cera, Derritiéndose en medio de mis entrañas.
22:15 Como un tiesto se secó mi vigor, Y mi lengua se pegó a mi paladar, Y me has puesto en el polvo de la muerte.
22:16 Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies.
22:17 Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto, ellos me miran y me observan.
22:18 Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes.
22:19 Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme.
22:20 Libra de la espada mi alma, Del poder del perro mi vida.
22:21 Sálvame de la boca del león, Y líbrame de los cuernos de los búfalos

Si hemos llegado al punto de desesperación que enfrentaba David, podemos comprender sus palabras. Nuestros problemas y nuestros enemigos son como fuertes toros, bien alimentados, que nos amenazan con sus cuernos y nos dejan sin escapatoria.

Como leones, rugen y abren la boca para mostrarnos sus colmillos. El temor nos quita toda fuerza; es como si nuestro corazón se derritiera. No podemos responder a los ataques. Por la preocupación y la aflicción, hemos enflaquecido tanto que podemos contar nuestros huesos. En lugar de compadecerse, la gente se burla y se aprovecha de nuestra situación.

Si hemos llegado al colmo del dolor y hemos sentido el silencio de Dios, podemos entender las palabras de David. Las hemos vivido. Pero aun en medio del dolor, él sabe que Dios lo está llamando a confiar en El. Es por esto que no le deja de hablar; aunque se siente totalmente abandonado y desahuciado, viene a su memoria también la verdad que ha conocido de Dios.

Ya hemos visto que recuerda las grandes obras de Dios en el pasado. También se acuerda de su historia personal con Dios. Los versos 9 al 11 describen su conciencia de haber sido formado por Dios, de haber sido cuidado por El desde su niñez. Si Dios ha tenido propósitos para tu vida desde que eras pequeño, El no te abandonará ahora.

También en los versos 19 al 21 expresa su confianza en Dios. Después de describir completamente sus sufrimientos, respira profundo y declara su esperanza en el Señor. Cuando te encuentras en el dolor y has llorado y te has desahogado, llega ese momento en el que te rindes y le dices al Señor: No sé qué va a pasar, pero espero en ti. David llegó a ese punto, y su fe se afirmó.

Leamos los versos 22 al 31 para ver hasta dónde llega a confiar en el Señor.

22:22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos; En medio de la congregación te alabaré.
22:23 Los que teméis a Jehová, alabadle; Glorificadle, descendencia toda de Jacob, Y temedle vosotros, descendencia toda de Israel.
22:24 Porque no menospreció ni abominó la aflicción del afligido, Ni de él escondió su rostro; Sino que cuando clamó a él, le oyó.
22:25 De ti será mi alabanza en la gran congregación; Mis votos pagaré delante de los que le temen.
22:26 Comerán los humildes, y serán saciados; Alabarán a Jehová los que le buscan; Vivirá vuestro corazón para siempre.
22:27 Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, Y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.
22:28 Porque de Jehová es el reino, Y él regirá las naciones.
22:29 Comerán y adorarán todos los poderosos de la tierra; Se postrarán delante de él todos los que descienden al polvo, Aun el que no puede conservar la vida a su propia alma.
22:30 La posteridad le servirá; Esto será contado de Jehová hasta la postrera generación.
22:31 Vendrán, y anunciarán su justicia; A pueblo no nacido aún, anunciarán que él hizo esto.

Cuando confiamos en el Señor, podemos tener la seguridad de que le alabaremos, porque El no ignora nuestros sufrimientos. Podemos estar seguros también de que su gloria alcanzará a todas las naciones. Podemos incluso saber que generaciones futuras lo alabarán, porque El siempre es fiel.

La segunda cosa importante que quiero que nos llevemos de este salmo es lo siguiente: Dios nos llama a confiar en El. Aun en medio de la desesperación, después de expresarle al Señor nuestros sentimientos, ¡recordemos con quién estamos hablando! Aunque nuestra fe sea tenue, sigamos confiando en el Señor.

Hasta aquí, hemos visto en este salmo un ejemplo a seguir. David, como nosotros, sufrió por sí mismo. Cuando nosotros sufrimos, podemos aprender de él. Sin embargo, este salmo también habla del sufrimiento de Otro. Este no sufrió por sí mismo, sino que sufrió por nosotros.

Cuando Jesús colgaba en la cruz, El citó el primer verso de este salmo. Dijo: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mateo 27:46). Es importante comprender algo. En los días de Jesús, los salmos y otras obras de la literatura muchas veces se conocían por su primera frase. Por lo tanto, cuando Jesús cita el primer verso de este salmo, El se refiere al salmo entero.

De esta manera, todo este salmo se convierte en una profecía de la obra salvadora de Jesús. El fue separado del Padre, el Dios que hizo grandes obras para liberación de su pueblo. ¡Lo increíble es que, con esta separación, El logró la mayor liberación! Clamó al Padre, separado de El por nuestro pecado, y la única respuesta fue el silencio.

Si recorremos el salmo, nos damos cuenta de las formas en que concuerda perfectamente con la experiencia de Jesucristo. La gente se burlaba de El y de su confianza en el Señor, como lo registran los versos 6 al 8. Sin embargo, El - como nadie más - había sido dedicado a Dios desde el vientre de su madre, como lo dicen los versos 9 y 10.

Los versos 12 al 18 describen la muerte en la cruz: los fuertes soldados que rodearon a Jesús y lo clavaron en la cruz, el cansancio y la sed que vienen de colgar bajo el sol abrasador, el hecho de que ninguno de sus huesos fue quebrado y los podía contar todos, la gente que lo miraba, ¡hasta la manera en que echaron suertes sobre su ropa!

Y aun así, Cristo expresó su confianza en el Señor, tal como lo dicen los versos 19 al 21. Cuando murió, dijo: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas 23:46). Aunque se sentía abandonado por el Padre, y aunque el pecado nuestro que El cargaba en ese momento lo separaba del Padre, El sabía que esto no sería el final de la historia.

¡Así fue! El proclamó el nombre del Señor a sus hermanos, los discípulos, como lo declara el verso 22. Por la predicación de su evangelio, todos los confines de la tierra se vuelven al Señor, como lo declara el verso 27. Muchas generaciones han llegado a creer en el Señor gracias a El, como lo declaran los versos 30 y 31.

En todo esto vemos que Dios vino a nosotros para redimirnos por medio de su sufrimiento. Jesús, el Hijo de Dios, bebió el trago más amargo del sufrimiento hasta la última gota, y lo hizo para que nosotros pudiéramos tener esperanza. Frente a nuestro sufrimiento, podemos tener esperanza porque El nos ha rescatado para una vida mejor.

No servimos a un Dios que se ha mantenido lejos de nuestro sufrimiento, un Dios que realmente está en silencio. Servimos a un Dios que se hizo uno de nosotros, y que sufrió en carne propia en la persona de su Hijo el silencio de la muerte. Todo esto fue para que nosotros pudiéramos tener vida y escuchar su voz romper el silencio de nuestra soledad.

La respuesta final a nuestro sufrimiento es Jesucristo. No porque El lo explica, sino porque El lo comparte. Al compartir nuestro sufrimiento, nos ofrece una vida mejor. Por esto, si tú en esta mañana enfrentas el aparente silencio de Dios, no dejes de mirar hacia Jesucristo. El es la Palabra de Dios que rompe el silencio.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe