Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 23 de Octubre del 2011

Vivir con urgencia
Pastor Tony Hancock

Un día, me puse a abrir el correo. Entre las cartas y revistas que me habían llegado ese día había un sobre marcado en rojo con las palabras: "¡Urgente! ¡Abrir de inmediato!" Con cierta curiosidad, abrí el sobre para descubrir qué era tan urgente que no podía esperar.

Al sacar los papeles que había dentro del sobre, descubrí lo que era tan urgente. Un vendedor de autos en otro pueblo quería venderme un carro. ¡Era propaganda, nada más! Vi el anuncio de la venta de autos y pensé dentro de mí: "Eso no es urgente. A la vuelta del mes estarán ofreciendo los mismos precios y los mismos descuentos."

Nos rodean anuncios y comerciales que nos dicen: "¡Aproveche ya! ¡Urgente! ¡No se lo pierda!" Son anuncios para cosas que realmente no son tan urgentes. Si te los pierdes, habrá más cosas para comprar después. ¿Qué es lo realmente urgente en la vida?

Para nosotros como creyentes en Jesucristo, hay un sentido en el que nada nos urge. Uno de los frutos del Espíritu es la paz. La gente del mundo corre de un lado para otro buscando tranquilidad y seguridad, pero la paz es nuestra posesión en Jesucristo. Pase lo que pase, todo está bien si estamos con Jesucristo. Nada nos urge.

Pero sobre esa base de paz y seguridad, una paz que Dios pone al centro de nuestro ser cuando confiamos en Jesús, hay una sensación de urgencia. Somos como viajeros que van hacia un destino seguro, pero tenemos ciertas cosas que lograr en el camino - y el destino ya se aproxima. ¡Ya casi llegamos!

Leamos Romanos 13:11-14 para entender cómo debemos vivir en el momento actual:

13:11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.
13:12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.
13:13 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia,
13:14 sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Tenemos que estar conscientes del tiempo en que vivimos. Es hora de despertar del sueño y reconocer lo que está pasando a nuestro alrededor.

En el año 1968, el avión de una aerolínea japonesa se acercaba a su destino de San Francisco, California. Tras un aterrizaje suave, los pasajeros empezaron a recoger sus pertenencias y prepararse para desembarcar. La tripulación les tuvo que avisar que, en realidad, no había sido una aterrizaje, sino un acuatizaje. La aeronave se encontraba descansando sobre las tranquilas aguas de la bahía de San Francisco debido a un error de navegación.

Los pasajeros fueron rescatados por lanchas, todos completamente ilesos. Hasta el avión mismo fue levantado por grúa de las aguas y renovado por la fábrica, y siguió volando durante varias décadas. Ahora bien, imagínate por un momento lo que sucedía en la cabina durante los últimos momentos del vuelo. Todo estaba tranquilo. Algunos leían, otros dormían, otros se terminaban de arreglar - totalmente inconscientes de que su vuelo descendía hacía el agua en lugar de la tierra.

Así viven muchas personas hoy en día - totalmente inconscientes de lo que se acerca. Viven pensando solamente en la parranda, en el dinero, en el placer. Hacen fiesta mientras su vida se acerca más y más cada día a un encuentro con la eternidad. Nosotros, en cambio, como seguidores de Jesucristo, tenemos que despertarnos y vivir conscientes de que el día ya se acerca.

¿Cuál día es ése? Es el día del regreso de Jesucristo, el día del juicio de Dios sobre toda la humanidad. No sabemos cuándo va a llegar ese día, pero cada día que vivimos es un día menos que nos queda hasta su llegada. Para los que confían en Jesucristo y caminan con El, será el día de salvación. Seremos libres de la muerte, de la enfermedad, de la tentación y del sufrimiento.

En cambio, para los que no conocen a Cristo, los que andan dormidos, será un día de confusión y de condenación. Es hora de despertar. Es hora de reconocer el tiempo, de reconocer que hoy es el día para vivir para Cristo, porque el día de su venida se acerca más cada día. Esto es lo que nos urge en la vida: aprovechar cada oportunidad para agradar a Dios mientras haya tiempo.

Ya se acerca el día. Ya pronto saldrá el sol. Ya pronto vendrá Jesús. ¿Cómo podemos vivir preparados? Pablo nos lo explica de tres formas. La primera está en el verso 12: dejando atrás las obras de la oscuridad, pongámonos la armadura de la luz. Las cosas que hace la gente en la oscuridad son obvias: emborracharse, cometer infidelidades sexuales, robar y otras cosas.

Es hora de dejar esas cosas por completo. Para hacerlo, tenemos que ponernos la armadura de la luz. Tenemos que tomar la Palabra de Dios como un escudo. Tenemos que tomar la oración como espada, y la comunión con nuestros hermanos como protección.

He visto muchos ejemplos de personas que han dejado las obras de la oscuridad, pero no han tomado la armadura de la luz. Han llegado a dejar de tomar o de serle infiel a su esposa, y todo ha parecido estar bien. Sin embargo, al no perseverar en el estudio de la Palabra, en la oración, en el estudio bíblico, en todas las cosas que pertenecen a la vida cristiana, han regresado al mundo.

Por eso es tan importante hacer esto: dejar a un lado las obras de la oscuridad y también ponernos la armadura de la luz. No podemos confiar en nuestras propias fuerzas. Tenemos que armarnos con la armadura que Dios nos da. No dejes de leer la Palabra, de orar, de reunirte con tus hermanos.

La segunda forma de prepararnos es, como dice el verso 13, vivir decentemente, como en el día. La persona del mundo muchas veces se porta de una forma decente y respetable durante el día. En el trabajo y en la calle representa un papel honorable. De noche, sin embargo, es otra persona. Llega a la casa y maltrata a su familia. Sale al club y se entrega al desenfreno.

Dios nos está llamando a vivir como si fuera de día todo el tiempo, porque somos hijos de la luz y del día. Dejemos el desenfreno, la inmoralidad y los pleitos. Esas son cosas de la noche, no del día. Tomemos la decisión de caminar en la luz, pues Dios es luz, y su luz pronto brillará en este mundo.

La tercera forma de prepararnos está en el verso 14. Si tú eres creyente, Jesucristo ha entrado a vivir en tu corazón. El ahora mora en ti. Dios te está llamando a revestirte de Jesucristo. Esto significa demostrar en tu vida diaria lo que hay en tu corazón. Si tú has llegado a amar a Jesucristo, imítalo. Si tú eres seguidor de Jesús, muéstralo a los demás.

No te dé pena decirles a los demás: "Sí, yo antes era así, pero ya no lo soy. Jesús me ha cambiado." No te dejes presionar. Revístete del Señor Jesús. Antes, cuando vivías en el mundo, tus pensamientos se trataban sólo de satisfacer los deseos de la carne. ¿Cómo puedo tener más dinero? ¿Cómo puedo hacer que quede mal la persona que me hizo daño? ¿Cómo puedo tener más mujeres, sin que nadie se dé cuenta?

Pero ahora, Dios te dice, ¡no pienses en esas cosas! ¡No les des tu atención! En lugar de pensar en cómo lograr lo que la carne te pide, piensa más bien en cómo agradar a Dios. ¿Cómo puedes agradar a Dios con tu cuerpo? ¿Cómo puedes agradar a Dios en tu trabajo? ¿Cómo puedes agradar a Dios en tu vida familiar?

El mundo que nos rodea vive en sueños y pesadillas, pero Cristo te llama a despertar y vivir en El. ¿Te está ganando el sueño? ¡Despierta! Si te has estado durmiendo, recapacita. Arrepiéntete. Pide perdón, y empieza a vivir y caminar en la luz. Eso es lo que realmente urge.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe