Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 25 de Septiembre del 2011

La unidad del cuerpo
Pastor Tony Hancock

¿Qué es la iglesia? Quizás responderás: somos nosotros. ¡Muy bien! La iglesia no es un edificio o un lugar. Pero pregunta de nuevo: ¿qué es la iglesia? Si somos nosotros, ¿para qué somos iglesia? ¿Cómo debemos funcionar? ¿Qué debemos hacer?

Para algunas personas, la iglesia es un lugar donde los músicos y el pastor montan un espectáculo. Es un espectáculo espiritual, con ciertas referencias a la Biblia y algún esfuerzo por sentir la presencia de Dios. Para estas personas, una buena iglesia es una iglesia donde hay un buen espectáculo; se supone que, como en cualquier espectáculo, hay que pagar un precio de entrada, pero hasta allí llega la responsabilidad del espectador.

Es fácil distinguir a esta gente, porque tan pronto ya no les guste el espectáculo, se van en busca de otro teatro - digo, otra iglesia. Son los primeros en irse si el pastor se va. Suelen hablar de "la iglesia del pastor fulano", en lugar de "nuestra iglesia" o "la iglesia del Señor".

Para otras personas, la iglesia se parece más a un club social. Claro, no se sirven bebidas alcohólicas - bueno, al menos en la mayoría de las iglesias - pero sus razones por asistir a la iglesia se parecen mucho a las razones por las que van a un club: para conocer gente, para sentirse bien, para relajarse un rato. Esta gente sólo disfruta la alabanza si el estilo de música les agrada; muy apenas toleran la predicación, porque quieren salir a conversar con sus amigos.

¿Qué es la iglesia? ¿Un teatro? ¿Un club? La Biblia describe la iglesia de diferentes formas, pero una de las formas principales de ellas es como un cuerpo. Cada cuerpo tiene una cabeza, que controla sus movimientos. La cabeza de la iglesia es Jesucristo. Cada cuerpo también tiene muchos miembros, y así es la iglesia también.

Hay ciertas cosas que son esenciales si un cuerpo va a funcionar bien. También hay ciertas cosas que tienen que suceder si la iglesia va a funcionar bien. Abramos la Biblia en Romanos 12:3-8 para ver algunas de ellas:

12:3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.
12:4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,
12:5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.
12:6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
12:7 o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;
12:8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

¿Qué sucedería conmigo si alguien me descuartizara? ¿Cómo funcionaría mi cuerpo si uno de mis brazos se encontrara por allá, una pierna por acá y el tronco por otro lado? ¿Podría funcionar así mi cuerpo? ¡Claro que no! De hecho, ¡estaría muerto!

Para que un cuerpo pueda funcionar, tiene que mantenerse unido. Es obvio en el caso de un cuerpo humano, pero es igualmente cierto en la iglesia de Cristo. Al llegar a tener fe en Jesucristo, Dios nos ha hecho parte de su cuerpo. Tenemos que esforzarnos por mantener esa unión, porque de otro modo, no podremos lograr nuestro propósito.

Para mantener esa unión, cada miembro tiene que medirse correctamente. Esta es la primera gran idea que encontramos en este pasaje. Observemos el verso 3. Pablo habla por la gracia que le ha sido dada. Se refiere a la gracia de ser apóstol. Pablo no decidió ser apóstol; él no escogió entre varias opciones diferentes de carrera pensando: ¿Qué seré? ¿Seré chef? No, no me gusta cocinar. ¿Seré jardinero? No, les tengo alergia a las plantas. ¡Ya sé! Voy a ser un apóstol. Me gusta predicar.

¡Eso no es lo que sucedió! Más bien, Dios lo llamó cuando predicar a Cristo era la última cosa que se la habría ocurrido hacer. El se encontraba persiguiendo a los seguidores del Señor cuando Jesús le llamó. Fue totalmente por la gracia de Dios, no por iniciativa de Pablo.

Pero hay una cosa muy interesante. Así como Palo recibió la gracia de ser apóstol, cada uno de nosotros que es creyente ha recibido gracia también. Lo dice el verso 6: "Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado". El mismo Dios que, por su gracia, llamó a Pablo a ser apóstol y le dio la autoridad para escribirnos esta instrucciones también te ha dado a ti y me ha dado a mí un lugar, un puesto, un papel para jugar en su iglesia.

Ahora bien, si nuestro lugar en el cuerpo de Cristo es por gracia, eso significa que tenemos que medirnos correctamente. Y esto es precisamente lo que vemos en el verso 3. La medida que tenemos que usar para medirnos es la medida de la fe. En otros palabras, tenemos que medirnos conforme a la verdad que hemos llegado a creer en Jesucristo.

¿Con qué medida te mides tú? ¿Te comparas con otra gente en la iglesia? Quizás te comparas con algún líder, y te sientes inadecuado porque nunca podrás ser como él. O quizás te comparas con alguna persona que todavía tiene muchas heridas de la vida, y te sientes muy superior.

¡Estás usando la medida equivocada! La medida correcta es la medida de la fe. Lo que realmente importa es cómo te ves a comparación con lo que Jesucristo dice de ti. Por fe sabes que eres hijo de Dios, que Jesucristo te llama hermano, que formas parte de un sacerdocio real con un lugar muy importante en el plan de Dios para el universo.

Pero si te sientes mejor que otros, si te mides con medidas humanas para sentirte más, crearás problemas muy graves. ¿Qué sucede en un cuerpo cuando uno de los miembros es más grande de lo debido? Parece chistoso, pero no lo es. Algunas enfermedades hacen que las extremidades del cuerpo se hinchen, y crea un efecto muy doloroso para la persona.

En cierta ocasión, una avispa me picó el dedo. El dedo se empezó a hinchar, luego los otros dedos se hincharon, y por fin quedé con toda la mano hinchada. Durante los días que duró el efecto de la picadura, casi no me podía concentrar en nada más. No podía usar bien la mano. Mi vida quedó muy afectada, sólo porque uno de mis miembros se hinchó.

Esto es lo que sucede en la iglesia cuando uno de los miembros no comprende su posición en Cristo. Empieza a compararse con los demás, a sentirse más o sentirse menos, y se hincha. Al estar hinchado, también se pone sensible. Cualquier cosa le ofende. Es sólo cuando todos conocemos quiénes somos en Cristo que podemos trabajar juntos en armonía. Cada miembro tiene que medirse correctamente.

La segunda clave para que la iglesia funcione bien, la segunda gran idea de este pasaje, se encuentra en los siguientes versículos. Es muy sencillo: cada miembro tiene que realizar su función. Eso significa que cada uno de nosotros tiene una función. El cuerpo humano no tiene miembros sobrantes, y la iglesia de Cristo tampoco los tiene. Si Cristo te ha salvado, es para hacer algo.

No todos vamos a hacer lo mismo. Dios nos ha dado diferentes dones. El apóstol Pablo aquí menciona algunos de los dones. Esta lista no es completa; de hecho, cada lista que encontramos en la Biblia de los dones es un poco diferente. Esto significa que, aparte de los dones principales, hay una gran diversidad de dones.

Aquí se mencionan algunos. Profetizar es dar un mensaje que uno ha recibido directamente de Dios. Es fácil que la persona que tenga el don de profecía se enorgullezca y trate de usar su don para su propio beneficio. Es por esto que Pablo dice que lo use de acuerdo con, o en proporción con, su fe.

Otro tendrá el don de servicio. Este es el don de ver las necesidades físicas de otros, y ayudarles. Otro tendrá el don de enseñanza, la capacidad para comunicar claramente la verdad bíblica. Otro tendrá el don de la exhortación, que es animar a los creyentes a vivir la verdad del evangelio.

Se mencionan varios dones más. El punto clave es que cada uno tiene que ponerse al servicio del cuerpo en la capacidad que el Señor le ha dado para ayudar, enseñar, dar, animar y todas las demás cosas que tienen que suceder en una iglesia. Si esto no sucede, el cuerpo no podrá hacer todo lo que debe.

¿Con qué intención participas en la iglesia? ¿Lo haces para ver qué puedes recibir? Dios puede bendecirte de muchas formas por medio de la iglesia. Sin embargo, si tú conoces a Cristo, El te está llamando para buscar lo que puedes dar a la iglesia. Yo me temo que esta iglesia se va a desmoronar si todos no ponemos al servicio del cuerpo nuestros dones.

Quizás tú no sepas cuál es tu don. ¡No te preocupes! Sólo busca la necesidad que tú puedes llenar. Si ves a alguien que está desanimado, ¡anímalo! Si ves a alguien que sabe menos que tú, enséñale con humildad lo que sabes. Si ves a alguien que necesita algo, y puedes ayudarle, ¡ayúdale! Si tú estás dispuesto a servir, Dios te mostrará dónde hacerlo.

Quiero invitarte hoy a tomar una decisión. ¿Qué clase de iglesia seremos? ¿Seremos una iglesia tipo teatro? ¡La verdad es que yo no puedo montar muy buen espectáculo! ¿Seremos una iglesia tipo club? ¿O seremos el cuerpo de Cristo? Dios nos está llamando a unirnos y trabajar juntos para levantar la iglesia que El quiere ver aquí. ¿Cuál será tu decisión?


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe