Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 24 de Julio del 2011

Más que vencedores
Pastor Tony Hancock

El doctor Adrián Rogers cuenta la historia de un hombre que viajaba durante el invierno en zona de frío. De repente llegó a la orilla de un ancho río, sin ningún puente. Como hacía mucho frío, el río se había congelado; pero el hombre desconocía la zona, y no estaba seguro si el río congelado sería capaz de sostener su peso o no.

Con mucho cuidado, el hombre empezó a gatear sobre la superficie del hielo. Antes de avanzar siquiera diez centímetros, probaba el hielo con la mano para ver si seguía firme. De esta forma logró avanzar muy lentamente sobre el hielo, hasta que de repente oyó un ruido muy fuerte detrás de él.

Al principio pensó que el hielo se estaba quebrando, y que pronto se encontraría sumido en las aguas frías del río. Dando la vuelta, vio lo que había causado el ruido: era un hombre con una carreta llevada por varios caballos. Campante, el hombre manejaba la carreta encima del hielo. El conocía el río; sabía que el hielo era grueso, y que lo sostendría. Mientras el otro hombre avanzaba lentamente y con preocupación, él iba contento, admirando el paisaje y disfrutando del día.

Muchos de nosotros avanzamos por la vida como el primer hombre, inseguros y preocupados. Al no comprender los caminos y los propósitos de Dios, caminamos a tientas. Debido a nuestra ansiedad, podemos fácilmente caer en tentación. Perdemos el gozo y la paz.

Estoy convencido de que Dios no quiere que vivamos así. Cuando comprendemos lo que Dios nos ha dado en Cristo, cuando entendemos los propósitos que El tiene para nosotros, podemos caminar con la frente en alto, sin temer lo que vendrá, disfrutando del paisaje y de las bendiciones que Dios hace llover sobre nuestra vida.

Cuando un equipo deportivo sale vencedor en algún partido, ¡su alegría es incontenible! Los jugadores saltan, bailan, gritan y se gozan por su victoria. ¡La Biblia nos dice que, en Cristo, somos más que vencedores! ¡Qué gran gozo nos pertenece! Aprendamos más de esto en Romanos 8:31-39:

8:31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
8:33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
8:36 Como está escrito:  Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;  Somos contados como ovejas de matadero.
8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

La primera cosa que el Espíritu nos dice aquí es que, si nosotros hemos aceptado a Jesucristo como nuestro Rey y Salvador, ¡Dios está de nuestro lado! Dios está contigo. Si Dios está de tu parte, ¿qué más importa? Cualquier oposición que pudieras enfrentar se vuelve insignificante. Es como si anduvieras por la calle con Chuck Norris, y te atacara una mariposa. Aunque la mariposa te podría asustar, Chuck Norris sería más que capaz de defenderte.

Si Dios está de tu lado, El no te negará nada de lo que necesites. Observa el verso 32. Si Dios estuvo dispuesto a darnos a su Hijo para lograr nuestra salvación, ¡sería absurdo pensar que no nos dará todo lo que necesitamos para vivir esa salvación y llegar a estar con El! Al contrario, sabiendo que El dio a su Hijo por nosotros, podemos estar más que seguros de que El nos dará todo lo demás también.

La frase "todas las cosas" no significa todo lo que queremos o todo lo que existe en el universo, sino todo lo que necesitamos para lograr el plan perfecto que Dios tiene para nosotros. Incluye la provisión que necesitamos para vivir en este mundo, y también la gracia que necesitamos para confiar y obedecer. ¡Todo nos lo dará!

Imagina que tu tío generoso decide regalarte un nuevo auto. Te lo lleva a la casa, y está precioso - con todos los lujos que deseas. Tu tío te dice: "¡Espero que lo disfrutes! Sólo hay un detalle. No te voy a dar la llave. Aquí la tengo, pero me la voy a quedar. Vas a tener que llamar a un cerrajero para que haga otra llave."

¿Qué pensarías de tu tío? ¡Le patina el coco! Sería totalmente ridículo que te diera el carro y luego, teniendo la llave en la mano, que no te la quisiera dar. Sin embargo, a veces, así pensamos que es Dios. El nos ha dado lo más grande y difícil - a su Hijo. Lo demás es insignificante a comparación con eso, pero El tiene en la mano todo lo que necesitamos. ¿Cómo no nos lo va a dar?

Cada vez que te sientas tentado a dudar de la provisión de Dios, acuérdate de que El ya dio a su Hijo por ti. ¿Cómo no va a suplir todo lo que necesitas? Pídele con confianza cualquier cosa que necesites, sabiendo que El no te va a negar nada bueno.

Además de saber que Dios suplirá tus necesidades, puedes saber que nadie te puede acusar. Todos los pecados que has cometido fueron pagados en la cruz del Calvario, y no hay nadie que pueda traer acusación en tu contra.

Satanás, el Acusador, acusó a Job. ¿Te acuerdas? Le dijo a Dios que Job sólo lo adoraba por las bendiciones que recibía. El también traerá acusaciones contra ti. Te acusará con lo que alguna vez hiciste. Si tú te has acercado a Cristo para recibir su perdón, ¡no hay acusación que valga contra ti!

Dios, el Juez del universo, ya te declaró no culpable cuando te entregaste a Jesucristo. Jesucristo, el que estará sentado sobre el gran trono blanco para juzgar a vivos y muertos, es el que se entregó a la muerte para pagar tus pecados. ¡Qué sorpresa se va a encontrar el que lance acusación contra los amados de Dios! Descubrirá que el Juez es también el Abogado del acusado.

Si tú puedes confiar en que Dios te librará de toda acusación en el día del juicio, ¿cómo no habrá de socorrerte en todos los días de tu vida? En esta vida, somos más que vencedores en Cristo, el que nos amó y se entregó por nosotros. Es más, no hay nada que nos pueda separar de su poder.

Esta es la segunda gran idea en este pasaje. No sólo está Dios de tu lado, sino que no hay nada que te pueda separar de su amor. Observen todas las situaciones que menciona Pablo en el verso 35: tribulación, angustia, persecución, hambre, indigencia, peligro, violencia - todas son cosas que él mismo enfrentó en su vida.

Miremos una lista de cosas que él menciona haber vivido en 2 Corintios 11:26-27:

11:26 en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos;
11:27 en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez;

Cuando Pablo habla de diferentes situaciones en la vida, y dice que ninguna de ellas nos puede separar del amor de Cristo, ¡es porque él lo había vivido! El se había encontrado en todas estas situaciones, y había descubierto que el amor de Cristo no lo había dejado. Habla de su propia experiencia.

A veces creemos que, si Dios nos ama, El no permitirá que suframos. ¡Todo nos irá bien! ¡La vida será color de rosa! Puedes encontrar predicadores que te lo dirán también, pero la Biblia no. La vida en Cristo no es una vida libre de pruebas y problemas, sino de victoria sobre las pruebas y los problemas. Dios usa las circunstancias de nuestra vida para enseñarnos y ayudarnos a crecer.

En todo, podemos saber que su amor permanece fiel, que El no nos llama a enfrentar nada que El mismo no haya enfrentado durante su vida en la tierra. No hay circunstancia en esta vida que nos pueda separar del amor de Cristo. Es más, no hay poder en el universo que lo pueda hacer.

Leamos nuevamente los versos 38 y 39. No hay nada en la vida, o la muerte; ningún poder, espiritual o terrenal; no hay nada que nos pueda separar del amor de Dios en Cristo Jesús. Esto significa, por ejemplo, que si alguien te hace brujería, no te puede alejar del amor de Dios. Si alguien te hace un conjuro, no te puede alejar del amor de Dios. Si crees que hay fantasmas en tu casa, no te pueden alejar del amor de Dios.

Hay cosas que no entendemos en este universo; hay poderes malignos que se manifiestan de diferentes formas y que afectan a la humanidad. Algunas personas trafican con ellos para tratar de conseguir algo, pero nosotros no debemos ni tenemos que hacerlo - porque de nuestro lado está el más poderoso de todos, el Señor Jesucristo. ¡Nada ni nadie nos puede separar de su amor!

¿Has respondido a su amor? ¿Le has abierto tu vida, para confiar plenamente en El y obedecerle? ¿O te estás escondiendo, como lo hizo Adán? Si tú nunca has respondido al amor de Dios, invitando a Jesucristo a entrar en tu vida, hoy puedes hacerlo. Dentro de un momento, te invitaremos a pasar adelante para que puedas orar e invitar a Cristo a entrar en tu vida.

Si tú ya conoces a Cristo, ¡no dejes que nada te robe el gozo de conocerle! No tienes que gatear por la vida, inseguro y ansioso. Puedes caminar con la frente en alto, sabiendo que eres amado más de lo que puedas comprender, y que nada te puede separar del amor de Cristo. Si estás en Cristo, ¡eres más que vencedor!


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe