Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 6 de Junio del 2010

La redención del eros
Pastor Tony Hancock

Alguien comentó en cierta ocasión: "El matrimonio fue creado en el cielo; pero también lo fueron los truenos y los relámpagos". Otra persona comentó que el matrimonio se parece al salto de manos. Los dos parecen ser fáciles hasta que uno los trata de realizar.

Creo que ningún hombre lo ha sabido mejor que Salomón, el gran sabio. Después de todo, ¡tuvo 700 esposas! Aunque quizás no fue tan sabio - porque esto significa que también tuvo 700 suegras. De todas formas, Salomón es un gran ejemplo del refrán: "Haz lo que digo, no lo que hago". En su caso, debemos de prestar atención a sus palabras, no a su ejemplo.

La gran ironía de la vida de Salomón es que él escribió y recopiló muchos dichos de gran sabiduría, pero en su propia vida, no los respetó. Es un error que muchos cometemos; creemos que el simple hecho de tener algo en la cabeza es suficiente, cuando lo que realmente necesitamos es llevarlo a la práctica.

Hoy consideraremos un libro escrito por Salomón o en su honor que demuestra el valor del amor romántico dentro del plan de Dios. Desde el principio, Dios creó al hombre y a la mujer para que vivieran en comunión. Cuando Dios tomó la costilla del lado de Adán y creo con ella a Eva, su compañera idónea, la Biblia nos dice que El "se la presentó al hombre" (Génesis 2:22).

Adán no encontró a Eva vagando por el jardín; Dios mismo se la presentó. Aquí Dios mismo realiza la primera boda, dando honor a la relación de pareja. La relación sexual, el eros, fue algo creado por Dios, y lo creó bueno. Sin embargo, Adán y Eva cayeron en pecado. Desobedecieron a Dios, y toda su vida fue afecta por su rebelión.

La sexualidad humana no es ninguna excepción. Dios creó al hombre y a la mujer para unirse en una relación de mutua confianza y apoyo que duraría toda la vida, pero el pecado ha dado como resultado cualquier cantidad de perversiones de este plan. Sin embargo, Dios quiere que aprendamos a vivir como El lo había planeado en el principio. El eros, el amor romántico, puede ser redimido por los que se someten a Cristo.

En Cantar de los Cantares, vemos un cuadro del eros redimido. No se trata de obscenidad o vulgarismo, como algún programa pícaro de la televisión; se trata de la sexualidad expresada como Dios la diseñó, dentro del matrimonio, que no trae ni vergüenza ni culpa, sino que es fuente de bendición emocional y espiritual.

Animo a los que están casados a tomar este libro y usarlo para enriquecer su propia relación de pareja. Algunas partes les harán recordar sus días de noviazgo; otras partes les harán pensar en momentos de conflicto que han vivido. Observen cómo se expresa el amor entre los novios, y úsenlo para expresar su propio amor también. Este libro es muy útil para enriquecer la relación de pareja.

Sin embargo, este libro también señala más allá de la relación entre el hombre y su esposa. Señala hacia una relación trascendental, la relación entre Cristo y su iglesia. Leamos lo que nos dice Efesios 5:25-32:

5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
5:26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,
5:27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.
5:28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
5:29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,
5:30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.
5:31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
5:32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

El amor que lleva a un hombre a sacrificarse por el bien de su esposa amada, que lo lleva a negar sus propias necesidades para ayudarle a ella, es un pequeño reflejo del amor que llevó a Cristo a la cruz. Por el amor a su novia - la Iglesia - El estuvo dispuesto a ser matado cruelmente, a sufrir, por el bien de su iglesia.

Todos los que lo hemos aceptado como Señor y Salvador formamos parte de esa Iglesia, que es la novia de Cristo. Vamos, entonces, a considerar lo que nos dice Cantar de los Cantares acerca del matrimonio como Dios lo desea para luego aplicarlo a la relación entre Cristo y su Iglesia.

En Cantares encontramos una serie de poemas en las voces de diferentes personas - de la amada, del amado y de sus amigos, principalmente. En el primer capítulo vemos que están presentes las jóvenes de la ciudad, que nos da a entender que se trata de una boda. Sólo allí estarían ellas presentes ante las declaraciones de amor de los novios.

¿Cómo llegaron el novio y la novia a ese momento? Ellos supieron esperar el momento indicado para expresar su amor. La primera cosa que podemos aprender del libro de Cantares es que vale la pena esperar. Esto lo encontramos en un diálogo en el capítulo 8. Leamos los versos 8 al 10:

8:8 Tenemos una pequeña hermana,  que no tiene pechos;  ¿Qué haremos a nuestra hermana  cuando de ella se hablare?
8:9 Si ella es muro, edificaremos sobre él un palacio de plata;  si fuere puerta,  la guarneceremos con tablas de cedro.
8:10 Yo soy muro, y mis pechos como torres,  desde que fui en sus ojos como la que halla paz. 

Usando figuras, los hermanos hablan de su hermanita. Ellos se consideran sus protectores. Es muy pequeña todavía, pero ya están pensando cómo protegerla. Si ella es una muralla - es decir, si se muestra fuerte ante los piropos de los jóvenes - los hermanos la premian con decoraciones de plata.

En cambio, si se dan cuenta de que su carácter es más débil - que es más como una puerta - ellos se encargarán de protegerla. La cubrirán con paneles de cedro, para que no se entregue a cualquier pretendiente. La novia declara que ella es una muralla. Ella se ha guardado para su esposo, y por eso, es su deleite.

A ningún hombre le gusta que a su hermana o a su hija la ultrajen y se aprovechen de ella. Es bueno que los hermanos estén al tanto de sus hermanas y las cuiden, como en este verso. Pero esto también nos lleva a pensar que, como hombres, cada mujer que vemos es la hermana o la hija de alguien. Si ves a una mujer con ojos de lujuria, piensa: ¿me gustaría que otro hombre viera a mi hermana de la misma forma? Si te imaginas a esa mujer haciendo ciertas cosas contigo, ¿te gustaría que algún hombre se imaginara lo mismo de tu hija?

Y mucho menos hablar de llevarlo a la práctica. Mira: la razón por la que los cristianos hablamos tanto de la pureza sexual y de esperar el día de nuestra boda para tener relaciones sexuales no es porque pensamos que el sexo es malo; es porque pensamos que es tan bueno que se tiene que guardar para su lugar. Leamos el capítulo 4, verso 12: "Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; fuente cerrada, fuente sellada." Al comparar a su esposa con un jardín cerrado, el amado declara que ella se ha guardado sólo para él.

No nos pondríamos nuestra mejor ropa para trabajar en el jardín; tampoco debemos de derrochar nuestra sexualidad con cualquier persona que se nos presenta, sino que debemos de guardarlo para la persona con la que pasaremos el resto de nuestra vida. Es así de importante.

Y así como vale la pena esperar para dar expresión a nuestra sexualidad, también vale la pena nutrir y proteger esa relación matrimonial. Satanás está atacando fuertemente a las familias. El no quiere ver hogares felices y unidos; prefiere tener al esposo mirando sus revistas de Playboy y comparando a su esposa con las modelos maquilladas y retocadas, y a la esposa comparando a su esposo con los galanes de sus telenovelas. ¿Cuándo va a llegar a esa talla? ¡Ni los actores mismos llegan a la talla de los personajes que representan!

Por eso, es necesario trabajar para mantener la relación matrimonial. Esa relación tiene que ser cuidada y fortalecida. Leamos Proverbios 5:15-21:

5:15 Bebe el agua de tu misma cisterna,  y los raudales de tu propio pozo.
5:16 ¿Se derramarán tus fuentes por las calles,  y tus corrientes de aguas por las plazas?
5:17 Sean para ti solo,  y no para los extraños contigo. 
5:18 Sea bendito tu manantial,  y alégrate con la mujer de tu juventud, 
5:19 Como cierva amada y graciosa gacela.  Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,  y en su amor recréate siempre.
5:20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena,  y abrazarás el seno de la extraña?
5:21 Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,  y él considera todas sus veredas.

Estos versos nos pintan el cuadro de un hogar con un pozo en el centro del patio. De este pozo sale agua pura y refrescante. ¿Qué caso tiene estar tomando agua sucia de la canaleta de la calle, teniendo en casa agua pura y limpia?

El pozo representa a la esposa, la esposa con la que se casa el hombre en su juventud. Al parecer, desde aquellos días se ha dado el síndrome del hombre de edad media que se cansa de su esposa y decide cambiarla por un modelo más reciente. A él, y a ti, si estás pensando así, Dios dice: ¡no lo hagas! Bebe el agua de tu propio pozo. Gózate con la esposa de tu juventud.

Quiero preguntarte: ¿qué estás haciendo para mantener el gozo de tu relación matrimonial? Es que, con los niños y el trabajo y la casa y la iglesia... Lo sé, es difícil. Cada día la vida se vuelve más ajetreada. Pero Dios te dio a esa mujer para ser tu fuente. ¿La estás cuidando? ¿La estás protegiendo? ¿Qué haces para que se sienta amada y protegida?

Pedro nos dice que la mujer es un vaso frágil. A un vaso frágil no lo tiramos ni lo maltratamos, porque es delicado y costoso. La mujer necesita la misma atención - física y emocional - para poder lucir en toda su belleza. Hermanas, ¿qué hacen ustedes para nutrir y proteger su relación matrimonial?

En mi estudio de Cantar de los Cantares, me llamó la atención algo. En varios pasajes de la Biblia, se critica fuertemente a las mujeres que se arreglan para tratar de seducir a los hombres. Sin embargo, en Cantares encontramos a una mujer que se arregla, y no es criticada; es alabada. ¿Por qué? Porque se está arreglando para su esposo.

No les quiero poner la presión de tratar de parecerse a las fotos de hace 20 años, porque eso no es posible para nadie. Pero - ¿te tomas uno momento de vez en cuando, para arreglarte para tu esposo? ¿Tratas de lucir linda para él? Aunque los años hayan pasado, puedes sentirte linda todavía, y ser linda para él - así como lo hiciste el día de tu boda.

Y de la misma forma, así como la mujer se arregla para su esposo, la Biblia nos dice que la Iglesia se arregla también para su esposo. Leamos Apocalipsis 19:7-8:

19:7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.
19:8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.

Cristo, el novio de la Iglesia, nos viene a recoger un día. ¿Sabes cómo nos podemos arreglar? Viviendo en justicia. Cuando vivimos en integridad, cuando mostramos amor, cuando somos justos con otros, estamos agregando otro adorno a ese atavío en el que la Iglesia le dará la bienvenida a su Salvador.

¿Cómo encontrará Cristo a su Iglesia cuando El regrese por ella? ¿Qué estamos haciendo tú y yo para ayudar a arreglarla? Veo mucho bien. Veo a muchos de ustedes que están trabajando con ganas en la obra del Señor, y están preparando ese vestido lindo para la novia de Cristo.

Pero quizás Dios te está llamando a hacer algo, y no has querido aceptar el llamado. El te está llamando a un paso de obediencia. ¡Tómalo! Tómalo por amor, recordando el amor que Cristo te ha mostrado. En Cristo, todos nuestros amores pueden ser redimidos.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe