Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 29 de Noviembre del 2009

No temas - Dios tiene un plan
Pastor Tony Hancock

Introducción

¿Cuáles son tus temores? ¿A qué le tienes miedo? Quizás temas la muerte, o la enfermedad, o el desempleo. Uno de los presidentes de los Estados Unidos que gobernó poco después de que se inventara la luz eléctrica tenía un temor irracional a la electricidad. Por la noche, si no estaba presente alguno de los sirvientes para apagar la luz, el presidente y su señora dormían con las luces prendidas, pues no se atrevían a tocar el interruptor.

Se dice del dictador soviético José Stalin que tenía ocho recámaras en su mansión en Moscú, y que cada noche se acostaba en un cuarto diferente. De esta forma, buscaba evitar la posibilidad de ser asesinado mientras dormía. Podemos vivir controlados por el temor, si permitimos que las preocupaciones y la inseguridad de la vida nos abrumen.

Dios tiene un mensaje para nosotros que puede echar fuera todo temor, si lo comprendemos. Es un mensaje que se repite una y otra vez en los eventos que rodearon el nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo. Los ángeles se lo dijeron a los pastores cuando les anunciaron que Jesús había nacido. Un ángel se lo dijo a José, el esposo de María, cuando le explicó lo que estaba sucediendo.

El mensaje es muy sencillo: "No temas". En realidad, cualquiera nos podría decir estas palabras; pero cuando Dios manda a sus mensajeros para decírnoslas, cobran un significado especial. Dios nos dice: "No temas", y lo dice con buena razón. En estas próximas semanas, estaremos aprendiendo a vivir sin temor, porque Dios está en control.

Abramos nuestras Biblias en Mateo 1:18-25 para descubrir la primera razón por la cual podemos vivir sin temor: No temas - Dios tiene un plan.

Lectura: Mateo 1:18-25

1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.
1:19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.
1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
1:21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
1:22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
1:23   He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.
1:24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.
1:25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.

En la realización de su propósito de rescatar a un mundo perdido, Dios escogió a una sencilla joven judía llamada María. Ella estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, pero no se habían casado todavía. Los dos habían mostrado su amor hacia Dios y su respeto a sus mandamientos manteniendo la pureza de su relación.

Hoy en día, hay poco respeto hacia el matrimonio; quizás todavía se vea con malos ojos que una persona traicione a su pareja, pero se toma como algo normal que los novios tengan relaciones sexuales antes de casarse. Sin embargo, María y José sabían que Dios no aprueba este comportamiento, y esteban esperando el día de su boda para unirse. Fue por este motivo que Dios pudo usar a María.

Dios está llamando a esta generación de jóvenes a respetar a las mujeres, sabiendo controlar sus deseos y esperar el momento correcto para expresarlos. A sus hijas Dios les llama a ser muchachas que no le entregan su cuerpo a cualquier hombre que les habla con palabras bellas, sino que son mujeres de pureza. De esto, José y María nos dan un gran ejemplo.

Pero se presenta una gran ironía; a pesar de que ellos habían sido ejemplares en el desarrollo de su noviazgo, María se encontraba en medio de una situación vergonzosa. Se volvía cada día más obvio que ella estaba embarazada. Cuando resultó que estaba encinta, todo el mundo lo pudo ver. Su novio José también se dio cuenta, y sacó la conclusión más lógica: que ella le había sido infiel.

Era un hombre justo, y no podía simplemente tapar su acción casándose con ella, como si el hijo era suyo; pero tampoco quería exponerla a la condena pública, así que decidió separarse de ella secretamente. Todo se veía negro para María; su prometido no la comprendía, enfrentaba la posibilidad de ser madre soltera y ser rechazada por todos, y sin embargo, ella estaba en el centro del plan de Dios. Considerando su ejemplo, podemos comprender que

I. Dios tiene un plan para tu vida

Por supuesto, el papel de María en el plan de Dios fue único. No hay ninguna otra mujer en toda la historia que tendrá el privilegio de traer al mundo a Jesucristo, el Hijo de Dios. Ella misma declaró: "Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones" (Lucas 1:48). Tenemos que reconocer el lugar especial que ella ocupa en el plan de Dios.

Pero al mismo tiempo, podemos reconocer que ella es como cada uno de nosotros, si conocemos a Cristo y lo servimos. Cuando el ángel le anunció lo que había de suceder con ella, su respuesta fue ésta: "Aquí tienes a la sierva del Señor." (Lucas 1:38) ¡La sierva del Señor! Si tú y yo servimos al mismo Señor que María, podemos tener la misma confianza en El que tuvo ella.

Si tú te has entregado a Cristo, entonces, si tú confías en El y le sigues, puedes tener la misma seguridad de que Dios está trabajando en tu vida y tu situación - por más negras que parezcan las circunstancias. Quizás, como María, las personas más cercanas a ti no te comprenden. Quizás, como María, tienes inseguridades acerca del futuro.

Sin embargo, puedes tener la seguridad que declara Romanos 8:28: "Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito." Si tú has respondido en fe al llamado de Dios, y El ha derramado su amor en tu corazón, puedes estar seguro de que El está obrando en cada aspecto de tu vida para tu bien.

No temas, hermano, hermana, si las cosas se ven oscuras, si no estás seguro de lo que Dios está haciendo, si tus problemas son incomprensibles. Dios tiene un plan para tu vida, y El está obrando. Pronto podrás ver su propósito cumplirse en ti.

Si no has respondido al llamado de Dios, puedes hacerlo hoy. Puedes reconocer ante Dios tus pecados, recibiendo por fe el perdón que Jesús murió en la cruz para comprarte. Al final del culto, tendrás la oportunidad de indicar esta decisión.

El plan de Dios no es solamente para nuestras vidas individuales; Dios tiene un plan para la historia del mundo. Este plan se centra en su pueblo, los que han respondido a su invitación de ser salvos.

II. Dios tiene un plan para su pueblo

El nacimiento de Jesús no fue un evento inesperado, aunque la mayoría de las personas ignoraban lo que estaba sucediendo. Sucedió en cumplimiento de una profecía que se había dado más de 700 años antes, por medio del profeta Isaías.

En esta profecía, Dios anunció que El mismo vendría a rescatar a su pueblo en la persona de un niño, que nacería milagrosamente de una virgen. Este niño recibiría como nombre "Emanuel", que significa "Dios con nosotros". Algunas personas se han preguntado por qué, si la profecía anunciaba que Jesús sería llamado Emanuel, nunca fue llamado por este nombre.

En la Biblia, hay algunos casos en los que una persona recibe un nombre adicional a su nombre personal. Por ejemplo, el rey Salomón también recibió el nombre "Jedidías", que significa "amado del Señor". La importancia del nombre radica en su significado, no en su uso para identificar a la persona.

En el caso de Jesús, el nombre "Emanuel" lo identifica como "Dios con nosotros". El realmente es Dios, hecho hombre y venido a la tierra para vivir entre nosotros. Es por medio de El que Dios está con nosotros, y está de nuestra parte. El milagro de la concepción virginal de Jesús sucedió para que El pudiera nacer de una mujer como verdadero hombre, pero también ser Dios, sin padre humano.

Ese niño sería llamado "Jesús", nombre que significa "Jehová salva"; El es el Señor hecho hombre, venido para salvar a su pueblo de sus pecados. ¿Quién pertenece al pueblo del Señor? Todo el que por fe recibe a Jesucristo como Señor y Salvador. Efesios 2:13 dice así: "Pero ahora en Cristo Jesús, a ustedes que antes estaban lejos, Dios los ha acercado mediante la sangre de Cristo."

Jesús vino al mundo con esta misión: salvar a su pueblo - a todos los que confiaran en El - de sus pecados. Dios tiene un plan para su pueblo, y se cumple en Jesús. Si tú formas parte de ese pueblo redimido por Jesús, has sido salvado de las consecuencias de todos tus pecados. Jesús ya te ha liberado de la pena de tus pecados.

Dios está preparando un cielo nuevo y una tierra nueva para su pueblo. Un día Jesús regresará para inaugurar su reino, y se cumplirá plenamente el plan de Dios. Si tú formas parte del pueblo de Dios, eres parte de ese plan también.

Conclusión

No temas. Dios tiene un plan. El tiene un plan para tu vida, y tiene un plan para este mundo que se cumplirá perfectamente en su pueblo. ¡Regocíjate hoy en el plan perfecto de Dios! ¡Permite que la seguridad de su plan te quite todo temor, toda inseguridad, todo miedo!

Si tú estás aquí en esta mañana y no conoces a Cristo todavía, no esperes más. Ven para que oremos juntos y puedas unirte al plan perfecto de Dios. En la cruz Jesús pagó por tus pecados, y El hoy te llama a venir en fe para recibir su perdón y su presencia en tu vida. Ven hoy a Cristo.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe