Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 30 de Agosto del 2009

La realidad detrás de la cortina
Pastor Tony Hancock

Introducción

En la historia de El mago de Oz, una niña llamada Dorotea y su perrito Totó se encuentran transportados a una tierra lejana, donde viven varias aventuras mágicas. En compañía de varios compañeros - el león cobarde, el hombre de hojalata y el espantapájaros - se dirigen a la ciudad de Oz, donde vive un maravilloso mago.

Por fin, llegan a Oz y logran tener una audiencia con el mago, quien aparece como una tremenda cabeza suspendida en el espacio con varios efectos espeluznantes. Sin embargo, Dorotea se da cuenta de algo inusual - detrás de una cortina, hay un hombre escondido. La cabeza les dice que ignoren al hombre, pero no obedecen.

Así descubren que el maravilloso mago de Oz es, en realidad, un hombre común y corriente que ha logrado engañar a los pobladores de la zona con algunos trucos. No es ningún mago; es, más bien, un farsante. Aunque las cosas parecían ser de una manera, la realidad detrás de la cortina era muy diferente.

En esta historia infantil hay un ejemplo muy bueno para nosotros también. En este mundo, las cosas muchas veces no son como parecen ser. También hay aquí una realidad detrás de la cortina que no es obvia, personajes ocultos que ejercen influencia invisible.

En su Palabra, Dios ha levantado el telón para que podamos ver cómo son las cosas, en realidad, y podamos guiar nuestras vidas según la verdad. Ya no tenemos que ser engañados por las apariencias; podemos vivir en la verdad. La primera cosa que tenemos que entender la encontramos en Efesios 6:12-13:

Efesios 6:12-13
6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Aquí aprendemos que

I. Tenemos enemigos invisibles

Algunas personas creen que no tienen ningún control sobre su destino, pero la Biblia nos dice algo muy diferente. Nos habla de pelear la buena batalla de la fe, de ser más que vencedores en Cristo y de tener la victoria en El. Lejos de ser pasivos, la Biblia nos llama a ser activos en pelear para tener la victoria.

Pero, ¿contra quién peleamos? La guerra que peleamos no es contra carne y sangre, contra seres humanos, sino contra poderes espirituales. No es una batalla que se pelea con metralletas o bombas atómicas, sino con armas espirituales. Tampoco se pelea con astucia o con artimañas humanas, sino con poder espiritual.

Imaginen un campo de batalla, con balas volando por aquí y por allá, con minas terrestres por un lado y granadas explotando por otro, con bombas volando por encima y la tierra sacudida por debajo. ¿Qué posibilidades de supervivencia tendrá un soldado desprotegido, sin chaleco antibalas, sin casco, sin armas y sin camuflaje? Pocas, o ningunas.

Sin embargo, me temo que muchos de nosotros caminamos así todos los días. Este mundo es una zona de guerra espiritual, pero andamos desprotegidos. ¡Esto no puede ser! Para pelear, la primera cosa que tiene que hacer el soldado es armarse y protegerse.

Nuestra armadura tiene que ser la apropiada para la clase de enemigo contra quien peleamos. La Palabra de Dios, nuestro manual de pelea, los describe como poderes, autoridades, potestades que dominan este mundo de tinieblas, fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

Estas cuatro expresiones se refieren a las fuerzas demoniacas, a Satanás y sus demonios, que siguen ejerciendo influencia sobre el mundo. Estas fuerzas fueron derrotadas por Cristo en la cruz, pero aún ejercen un poder limitado hasta que El regrese para establecer su reino de forma plena.

Hay algunas personas que tratan de identificar con detalle a cada clase de demonio, a cada ángel caído. Sin embargo, la Biblia no satisface nuestra curiosidad dándonos muchos detalles. Más bien, la falta de detalles nos lleva a comprender que no debemos de fascinarnos con los detalles de las fuerzas malignas. Hay ciertas cosas que debemos de conocer, y eso es suficiente.

Por esto, cada una de estas frases describe algo acerca de ellos. Por un lado, tienen poder - un poder limitado. Tienen autoridad - mal habida y abusiva. Su dominio pertenece a las tinieblas - al lado malo y oscuro de las cosas. Se asocian con las regiones celestiales - y hasta el día de hoy, algunas personas buscan su destino en los horóscopos, en las estrellas, sin saber que están bajo el dominio de fuerzas malignas.

Gracias a la victoria de Cristo en la cruz, nosotros poseemos las armas necesarias para vivir en victoria sobre ellos. Leamos Efesios 6:13-18 para ver cuál es esta armadura.

Efesios 6:13-18
6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,
6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Es esencial que nos pongamos la armadura de Dios - conociendo su verdad, viviendo en su justicia, proclamando su mensaje y confiando en El. Si queremos pelear bien, todos los días tenemos que armarnos con la armadura de Dios para tener victoria sobre el enemigo.

Y tú, ¿estás preparado para pelear? ¿Te pones la armadura cada día? No te conviertas en baja - prepárate para la batalla. Empieza hoy a pelear la buena batalla de la fe - consultando el manual de pelea, orando, caminando en la justicia de Cristo y confiando en el poder del Espíritu Santo.

En medio de esta gran batalla, no tienes que sentirte solo en la batalla. ¿Se acuerdan de Guiezi, el siervo de Eliseo que conocimos la semana pasada? Vamos a leer otra historia de su vida para ilustrar este punto. Leamos 2 Reyes 6:8-17:

2 Reyes 6:8-17
6:8 Tenía el rey de Siria guerra contra Israel, y consultando con sus siervos, dijo: En tal y tal lugar estará mi campamento.
6:9 Y el varón de Dios envió a decir al rey de Israel: Mira que no pases por tal lugar, porque los sirios van allí.
6:10 Entonces el rey de Israel envió a aquel lugar que el varón de Dios había dicho; y así lo hizo una y otra vez con el fin de cuidarse.
6:11 Y el corazón del rey de Siria se turbó por esto; y llamando a sus siervos, les dijo: ¿No me declararéis vosotros quién de los nuestros es del rey de Israel?
6:12 Entonces uno de los siervos dijo: No, rey señor mío, sino que el profeta Eliseo está en Israel, el cual declara al rey de Israel las palabras que tú hablas en tu cámara más secreta.
6:13 Y él dijo: Id, y mirad dónde está, para que yo envíe a prenderlo. Y le fue dicho: He aquí que él está en Dotán.
6:14 Entonces envió el rey allá gente de a caballo, y carros, y un gran ejército, los cuales vinieron de noche, y sitiaron la ciudad.
6:15 Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos?
6:16 El le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos.
6:17 Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.

Es verdad que tenemos enemigos invisibles, pero nunca olvidemos también que

II. Tenemos protección invisible

En medio de la batalla, con las fuerzas del enemigo acampadas alrededor, Eliseo y Guiezi tuvieron dos reacciones muy diferentes. Guiezi veía solamente lo físico, lo material; y lo que él veía era alarmante. Eliseo, en cambio, tuvo visión espiritual; él conocía la gran verdad de que "los que están con nosotros son más que ellos".

Cuando el profeta oró, los ojos de Guiezi fueron abiertos para que viera la realidad espiritual. Rodeando a todos estaban los ejércitos angelicales de Dios. Aunque el ejército que había venido en contra de Eliseo era grande, los que estaban de su lado eran mucho más numerosos.

Cuando tú sirves al Señor, las cosas pueden parecer muy negras. La oposición puede parecer fuerte e invencible. Sin embargo, los que están con nosotros son más que ellos. Cuando estamos del lado de Dios, El interviene en la batalla a nuestro favor.

Cuando hablaba con Josué antes de que éste guiará a los israelitas en la conquista de la tierra, Moisés pronunció estas palabras: "No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti" (Deuteronomio 3:22). No estás solo en la batalla. Tus hermanos, los ángeles del cielo y el Señor mismo están de tu parte. Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?

No tenemos por qué desanimarnos, ni sentirnos minoría. Los que están con nosotros son más que ellos. Los refuerzos ya llegaron, y están peleando a la par nuestra. Es tan importante recordar esta lección, porque lo que pretende el enemigo es aislarnos. Si él puede lograr que nos sintamos solos, ya habrá ganado la batalla.

Quiero que recuerdes la frase pronunciada por Eliseo: "Los que están con nosotros son más que ellos. Recuerda que Dios pelea por ti. El está contigo para darte la victoria en la batalla espiritual. Ponte su armadura, y gana la batalla.

Conclusión

Recuerdo durante mi niñez visitar las instalaciones de un estudio cinematográfico, donde se podían apreciar los platós usados para filmar diferentes películas. Es una experiencia interesante. Los edificios que parecen ser tan sólidos y reales en las películas resultan ser nada más que fachadas construidas de madera o cartón.

En cierto sentido, este mundo es como un plató de película. Lo que parece ser más real no lo es, en verdad, y lo que no se ve es lo más real. Las cosas materiales son pasajeras, mientras que lo invisible, lo espiritual, es eterno. Nuestras estrategias para tener la victoria bajo estas circunstancias tiene que adaptarse a la realidad espiritual.

Te invito hoy a reconocer la realidad detrás de la cortina, a ponerte la armadura de Dios y avanzar hacia la victoria, sabiendo que El pelea por ti. No te conformes con menos. Ponte toda la armadura de Dios, sabiendo que El está contigo para darte la victoria.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe