Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 7 de Junio del 2009

Las buenas nuevas
Pastor Tony Hancock

Introducción

¿Cuáles son las mejores noticias que hayas recibido en tu vida? Quizás fue cuando el doctor te dijo que no era cáncer. Quizás fue cuando nació tu bebé, y te dijeron que todo había salido bien. Quizás te sucedió cuando el maestro te dijo que habías salido aprobado en aquella clase que estabas seguro de reprobar.

Cuando Jesús empezó a predicar, El compartió buenas noticias también - noticias de paz y esperanza para cada persona que quiera creer. Leamos acerca del comienzo de su ministerio público.

Lectura: Marcos 1:14-20

1:14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 
1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.
1:16 Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.
1:17 Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres.
1:18 Y dejando luego sus redes, le siguieron.
1:19 Pasando de allí un poco más adelante, vio a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan su hermano, también ellos en la barca, que remendaban las redes.
1:20 Y luego los llamó; y dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, le siguieron. 

Juan el Bautista había venido para prepararle el camino a Jesús. Llamó a la gente a arrepentirse, dio testimonio acerca de Jesús y preparó a algunos de sus discípulos, quienes luego siguieron a Jesús. Cuando él fue encarcelado por decirle al rey una verdad que éste no quería oír, Jesús empezó su ministerio público.

Juan el Bautista, como muchos de los siervos de Dios en la Biblia, pagó un precio por decir la verdad. Es posible que tú también tengas que pagar un precio por decir la verdad, pero te aseguro que vale la pena. Es mucho mejor quedar bien con Dios que con los hombres.

Jesús empezó a predicar en la provincia donde El se había criado, la provincia de Galilea. Su mensaje fue éste: "Se ha cumplido el tiempo. El reino de Dios está cerca. ¡Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas!" Aquí vemos que

I. Con Jesús llega el cumplimiento del propósito divino

Consideremos las frases que resumen el mensaje de Jesús. "Se ha cumplido el tiempo." El "tiempo" aquí no es simplemente el tiempo que marca el reloj, sino la oportunidad que existe dentro del programa de Dios. Con la llegada de Jesús ha llegado la culminación de la historia humana. Todo lo que Dios le había venido prometiendo a su pueblo se realiza por medio de Jesús.

El Antiguo Testamento contiene muchas profecías acerca de la restauración del pueblo de Dios. Se profetiza el perdón de los pecados, se profetizan la paz y el acercamiento de Dios a su pueblo. Se promete que Dios pondrá un corazón nuevo y que renovará el espíritu de quienes esperan en El.

Todo esto - y mucho más - se cumple en Jesús. ¿Qué significa esto para ti y para mí? ¿Era este cumplimiento sólo para los de su día? No, porque al final del evangelio de Marcos se registran sus palabras a sus discípulos: "Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura." (Marcos 16:15)

Este mensaje es para nosotros también. Todo lo que hemos estado buscando - todo lo que hemos estado esperando - todo lo que realmente anhela nuestro corazón se encuentra en Jesucristo. El es el cumplimiento de todo. Luego dice: "El reino de Dios está cerca."

El reino de Dios es la contradicción absoluta de los reinos de este mundo, con su injusticia, su avaricia, su deshumanización y su fracaso final. El reino de Dios se establecerá visiblemente sobre este mundo cuando Jesús regresa por segunda vez, pero se establece ahora en la vida de cada persona que cumple con lo que veremos a continuación. La experiencia actual del reino de Dios, dice Pablo, "es cuestión ... de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo." (Romanos 14:17)

Cuando Jesús llegó al mundo, ese reino llegó también - se puso cerca. El reino estaba físicamente cerca en la persona de Jesús, porque donde está el Rey, también está su reino. El reino está cerca en cuestión de tiempo, porque Jesús podría regresar a cualquier momento para establecerlo.

¿Te gustaría vivir en ese reino? ¿Quieres ser parte de ese pueblo, el pueblo de Dios, bajo su dominio? La siguiente frase te dice lo que debes de hacer: "¡Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas!" En otras palabras,

II. Con Jesús llega un llamado a cambiar y creer

Jesús llamó a sus oyentes - y nos llama a nosotros - a un cambio radical de dirección, de perspectiva, de manera de vivir. El punto de partida es éste: cada ser humano, en su estado natural, está desorientado. La Biblia lo describe así: "Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino." (Isaías 53:6)

En otras palabras, todos nosotros vamos por un camino equivocado. Y aunque vemos los señalamientos que lo indican, que dicen "no entrar" y "sentido equivocado", los ignoramos y seguimos por el camino que nosotros mismos queremos seguir. Pero Jesús nos llama a cambiar de camino. Esto es el arrepentimiento: no sólo darnos golpes de pecho, sino reconocer que vamos por mal camino y entrar a un camino diferente.

Jesús no simplemente nos llama a cambiar de vida, sin embargo; de hecho, es imposible hacerlo por nuestra propia cuenta. Nos llama, en fe, a creer en El. Nos llama a creer las buenas nuevas, las buenas noticias de salvación. Esas buenas nuevas son "de paz por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos" (Hechos 10:36).

Cuando Jesús murió en la cruz, El hizo la paz - la paz con Dios. El es la mano extendida de Dios para entrar en amistad con cualquiera que acepte su invitación. ¿Qué te exige? Sólo que confíes y te comprometas con El. Dime: ¿has cambiado y has creído el mensaje de Cristo? ¿Le has dado la espalda a tu vida vieja para empezar una vida nueva con El?

Aquí mismo vemos la historia de cuatro hombres que sí tomaron esa decisión. Porque:

III. Con Jesús llega un llamado a comprometerte

Los primeros dos son hermanos: Simón, luego conocido por Pedro, y Andrés. Eran pescadores, pero Jesús les ofrece otro propósito: ser pescadores de hombres. Pedro y Andrés ya conocían a Jesús, pero éste es el momento en el que ellos deciden seguirle. De inmediato dejan sus redes y lo siguen.

Quizás tú también conozcas acerca de Jesús. Te han enseñado acerca de El, has aprendido de su vida y sus enseñanzas, pero nunca te has comprometido con El. Tiene que llegar un momento en tu vida, como sucedió con Pedro y Andrés, en el que tú le dices que sí a Jesús. No basta con sólo saber de El, o reconocer que El existió; es necesario que te comprometas con El.

Jesús no llama a todos a dejar atrás su trabajo diario. Es posible que El te llame a servirle a tiempo completo, pero puede ser que también te llame a servirle en el trabajo que tienes y en el lugar donde te encuentras. Lo importante es que respondas, dispuesto, a su llamado.

El compromiso al que Jesús te llama tiene que ser tu máxima prioridad. Esto lo vemos en el ejemplo de Jacobo y Juan, los dos hombres que se unieron a Jesús después de Simón y Andrés. Jesús los llamó, y de inmediato lo siguieron; para hacerlo, tuvieron que dejar atrás a su padre y su trabajo.

No abandonaron a su padre; él tenía trabajadores para apoyarle en la obra. Al mismo tiempo, sí abandonaron una vida cómoda, porque si ellos habían contratado trabajadores para ayudarles en le pesca, era porque tenían algo de dinero. Fíjate lo que te enseña este ejemplo: si quieres seguir a Jesús, tienes que amarle a El por encima de cualquier otra cosa.

Pero esto no es más de lo que ya le debes a Dios; el primer mandamiento es "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón" (Mateo 22:37). Jesús es Dios hecho hombre, así que le debemos toda nuestra devoción y toda nuestra obediencia. Sin embargo, muchas veces es más fácil decir que amamos a Dios cuando Dios es simplemente una idea bonita en nuestra mente. Cuando Dios nos dice que hagamos ciertas cosas y abandonemos otras, se nos hace más difícil amarle.

Cuando Juan y Jacobo vieron a Jesús, sin embargo, había algo en El que los obligó a dejarlo todo y seguirle. No fue su apariencia; la profecía de Isaías 53 nos dice que no había ningún atractivo en su semblante. No fue su palanca; no era conocido entre la gente de alta sociedad. No fue su dinero; no tenía.

Sin embargo, te garantizo que, si tú llegas a conocer a Jesús, así como El se revela en su Palabra, El te atraerá también. Es como ningún otro; es mucho más que un buen maestro o líder inspirador. Es Dios mismo hecho hombre, un Señor que demanda tu total obediencia, y que lo dio todo por ti.

Conclusión

¿Cuáles son las mejores noticias que has recibido en tu vida? Las mejores son éstas: "El reino de Dios está cerca. ¡Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas!" ¿Las has llegado a conocer? ¿Has respondido al llamado de Cristo?

Si no lo has hecho, te invito a hacerlo en este mismo día. Jesús está aquí, y El te invita a responder a su llamado. Reconoce tu pecado, arrepiéntete de seguir tu propio camino y empieza una nueva vida con Jesucristo. El murió para que tú pudieras ser perdonado. ¿Estás dispuesto a recibir su perdón, y vivir para El?


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe