Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 17 de Mayo del 2009

El que nunca cambia
Pastor Tony Hancock

Introducción

Se cuenta la historia de una señora que visitó al doctor para recibir su revisión anual. La enfermera comenzó con los asuntos básicos. "¿Cuánto pesa usted?" - le preguntó a la mujer. "Peso 55 kilos", - respondió ella. Cuando se subió a la báscula, resultó que pesaba 70.

La enfermera preguntó entonces: "¿Cuánto mide?" La mujer replicó: "Un metro 72". Cuando la enfermera midió su estatura, sin embargo, descubrió que sólo medía un metro 65. Por fin le midió la presión de la sangre. Después de terminar, comentó: "Usted tiene la presión un poco alta".

"¡Por supuesto que tengo la presión alta! " - respondió la mujer. "¡Cuando entré a este cuarto, era alta y esbelta, y ahora soy chaparra y gorda! " Como esta mujer, podemos descubrir que la vida está llena de cambios. A veces son buenos, pero muchas veces no nos gustan.

Cuando observó los cambios que hay en este mundo, el autor de Eclesiastés vio en el mundo una falta de sentido en medio de todos los cambios. Comentó: "Sale el sol, se pone el sol, y afanoso vuelve a su punto de origen para de allí volver a salir. Dirigiéndose al sur, o girando hacia el norte, sin cesar va girando el viento para de nuevo volver a girar. Todos los ríos van a dar al mar, pero el mar jamás se sacia. A su punto de origen vuelven los ríos, para de allí volver a fluir. Todas las cosas hastían más de lo que es posible expresar. " (Eclesiastés 1:5-8)

Volvemos a la vecindad de nuestra niñez, y todo ha cambiado. Nuestra familia no es la misma que era antes. Aun las personas que pensábamos conocer nos sorprenden. En medio de todo este cambio, en medio de un mundo inestable y un futuro inseguro, ¿dónde podemos encontrar estabilidad? ¿Quién hay que no cambia? ¿Dónde podemos encontrar una roca? ¿Habrá uno?

Sí, hay uno que nunca cambia, uno que es infinito y perfecto. El es Dios. Dios nunca cambia. Las naciones que rodeaban al pueblo de Dios tenían sus dioses. Eran dioses caprichosos que cambiaban de parecer de un instante al otro, dioses mortales que incluso podían morir y dejar de existir.

Dios nos revela en su Palabra que El no es así. El nunca cambia. Es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Veamos lo que nos dice el salmista acerca de la naturaleza inalterable de Dios.

Lectura: Salmo 102:25-27

102:25 Desde el principio tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos.
102:26 Ellos perecerán, mas tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como un vestido los mudarás, y serán mudados;
102:27 Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán.

Aquí descubrimos que

I. Dios nunca cambia en su perfección

El mundo que Dios creó es un mundo cambiante. La tierra misma está cambiando; el mar cambia el contorno de las costas, los terremotos cambian el perfil de las montañas y el agua erosiona las piedras. Lo que a nosotros nos parece más duradero en este mundo es efímero.

Lo más perfecto en este mundo tiene sus límites, pero Dios jamás cambia en su perfección. Un día, el mundo dejará de existir. Las montañas, macizas e inmovibles, se caerán como una cortina. El cielo con sus planetas y galaxias será sacudido como una sábana sucia.

Sin embargo, Dios nunca cambiará en su naturaleza. El nunca dejará de ser bueno, justo, fiel, poderoso, sabio y soberano. El nunca cambiará. Imagina cómo sería la vida si Dios fuera voluble como nosotros. Quizás hoy podríamos saber que El es bueno, pero posiblemente mañana empezaría a ser un poco malo. Con el tiempo, posiblemente se haría totalmente malo - y entonces viviríamos en un mundo dominado por un dios totalmente poderoso y totalmente malo. Sería peor que el infierno.

O qué tal si Dios fuera capaz de perder poco a poco su poder, como un atleta cuyos días de gloria le quedan atrás. ¿Cómo sería vivir en un mundo tal? ¡Sería espeluznante! Nunca podríamos estar seguros si Dios realmente sería capaz de cumplir sus promesas - quizás podría tener buenas intenciones, pero ser incapaz de cumplirlas.

¡Qué alegría saber que Dios no es así! El nunca cambia en su perfección. El no es impasible; El responde a nuestras oraciones, refleja sentimientos y se relaciona con nosotros. Es un Dios infinito en su perfección, pero es también un Dios personal que se relaciona con nosotros. En ese Dios podemos confiar, sabiendo que El nunca va a cambiar.

Cuando te sientas frustrado y perdido ante todos los cambios que enfrentas en la vida, recuerda que hay uno que nunca cambia. El es fiel. Si tú lo conoces hoy, será el mismo mañana. No tienes que dudar de El. Su perfección es infinita. Por esto, podemos saber también que

II. Dios nunca cambia en su propósito

Leamos lo que nos dice el Salmo 33:11: "El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.". ¿Sabías que Dios tiene planes? Dios tiene propósitos para este mundo, y para su pueblo. Esos planes no cambian. Dios nunca va a decir: Hubo un cambio de plan. Ya no voy a hacer lo que había dicho. Al contrario: sus planes se formaron antes de crear el mundo, y esos planes se realizarán.

Observa lo que dice el profeta Isaías acerca de El en Isaías 46:9-11:

46:9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí,
46:10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
46:11 que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.

Desde el principio, Dios sabe lo que va a hacer; El anuncia lo que va a ser desde mucho antes. Su propósito se cumple; lo que El quiere, lo hace.

Cuando Cristo prometió que El volvería por su pueblo, entonces, podemos saber que ese propósito no cambiará. Como seres humanos, nuestros planes siempre están sujetos a cambiar. Suceden imprevistos, se presentan circunstancias inesperadas, y tenemos que cambiar de plan.

Una señora se había ido de vacaciones con su esposo, y le contaba a una vecina cómo les había ido en el viaje. La otra señora le dijo: "¡Parece que se divirtieron bastante en Puebla! Pero - ¿no me habías dicho que se iban a ir a Acapulco?" La vacacionista le respondió: "Sí, nos íbamos a ir a Acapulco - pero la verdad es que a mi esposo no le gusta pedir direcciones, y mas bien llegamos a Puebla."

Bastante cambio de plan, ¿verdad? ¡A Dios nunca le sucede esto! El conoce el principio y el final, y ya tiene su propósito firme. ¿Y cuál, dirás, es ese propósito? Dios tiene muchos propósitos, incluso quizás algunos que no nos ha revelado. Sin embargo, podemos encontrar uno de sus propósitos en Efesios 1:4: "según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él".

Antes de crear el mundo, Dios ya se había propuesto rescatar un pueblo para sí mismo. El sabía que la humanidad pecaría, y que sería necesario hacer un sacrificio por nosotros - pero aun así, decidió que valía la pena. Dios planeó nuestra redención, nuestra salvación del pecado, para que pudiéramos estar con El por la eternidad y compartir con El para siempre.

¿Crees, a estas alturas, que Dios va a cambiar de plan? ¡Claro que no! Los propósitos de Dios nunca cambian. Por esto, puedo decirte que la cosa más permanente y duradera que puedes hacer es pertenecer al pueblo de Dios, confiando en Cristo. El que ama a Cristo y lo sigue participa del plan y el propósito eterno de Dios, algo que jamás cambiará.

En medio de este mundo cambiante, hay una cosa que tú puedes saber con seguridad - si tú vienes en fe a Cristo, si tú lo aceptas como tu Señor y Salvador, llegarás a ser parte de ese plan de Dios que jamás cambiará. Dios se ha propuesto salvar a todo aquel que viene a Jesús con fe, y Dios nunca cambia en su propósito.

¿Has venido a Cristo para encontrar la salvación? ¿Has unido tus planes a los planes de Dios? Sólo sus propósitos son eternos. Sólo en El puedes encontrar un propósito eterno. Y puedes tener seguridad en El, porque

III. Dios nunca cambia en sus promesas

Observa lo que dice Números 23:19: "Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?". Dios no es como nosotros; El no promete algo, para luego cambiar de parecer. El no miente, como muchos lo hacemos. En realidad, como hijos de Dios, nosotros debemos de imitarlo. Es por esto que Jesús nos dice: "Cuando ustedes digan 'sí', que sea realmente sí; y cuando digan 'no', que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno." (Mateo 5:37)

Dios no promete lo que no va a cumplir, y nosotros tampoco lo debemos de hacer. Padres, tengan mucho cuidado con lo que les prometen a sus hijos. Es muy fácil prometerles cualquier cosa para tranquilizarlos en el momento, pero cuando no lo cumplen, les enseñan a desconfiar de ustedes. Sus hijos van a ver a Dios como los ven a ustedes; si ustedes les enseñan a desconfiar, desconfiarán de Dios también.

Pero no tenemos que desconfiar de Dios. Sus promesas son fieles. Lo que El promete, lo cumple. El te ha prometido: Estaré contigo siempre. Te promete: Nunca te dejaré ni te desampararé. Te dice: Busca primero mi Reino y mi justicia, y lo demás será añadido. ¡El cumple sus promesas!

Conclusión

El autor de Eclesiastés vio cambio sin sentido a su alrededor, porque veía las cosas bajo el sol - las cosas como son en este mundo. Sin embargo, cuando alzó la vista, dijo: "El fin de este asunto es... : Teme, pues, a Dios y cumple sus mandamientos, porque esto es todo para el hombre." (Eclesiastés 12:13)

Alza tus ojos y mira el Dios que nunca cambia, el que te quiere incluir en sus propósitos eternos, el que siempre cumple sus promesas. Confía hoy en El. El es la Roca, firme y fiel, en medio de un mundo cambiante.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe