Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 21 de Diciembre del 2008

El mejor regalo para ti
Pastor Tony Hancock

Introducción

Gracias a la globalización, muchas costumbres norteamericanas han sido exportadas alrededor del mundo. Un ejemplo es la celebración de la Navidad. Aun en países donde el cristianismo no ha tenido mucha influencia, la Navidad ha llegado a ser un día festivo. No hay mejor ejemplo que el país de Japón.

De alguna manera, la cadena de restaurantes Kentucky Fried Chicken logró convencer a los japoneses que el pollo frito es la comida tradicional para la Navidad. El 25 de diciembre, es imposible en muchas partes de Japón comprar pollo frito si no se ha hecho reservación previa. Mientras las familias americanas consumen pavo y jamón y las familias mexicanas comen tamales, los japoneses disfrutan su pollo frito.

Las costumbres de la Navidad han sido exportadas, aunque con algunos cambios y malentendidos. Tristemente, estos malentendidos se extienden al significado de la Navidad. Un entrevistador le preguntó a una señorita en las calles de Tokio cuál era el verdadero significado de la Navidad. Ella, riéndose, respondió: "No sé. ¿Es el día en que Jesús murió?"

No hay que ir hasta Japón para encontrar personas que no saben lo que están celebrando en la Navidad. Y cuando observamos la forma en que se celebra la Navidad hoy en día, no es difícil sacar la conclusión de que realmente podría ser el día que Jesús murió - porque de El, ya no se sabe nada.

Sin embargo, hermanos, esto no nos debe de sorprender. El mundo nunca ha podido comprender la acción de Dios. Cuando llegó este gran regalo que conocemos como Jesucristo, fue malentendido e ignorado por muchos.

Lectura: Lucas 2:1-7

2:1 Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.
2:2 Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.
2:3 E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.
2:4 Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;
2:5 para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. 
2:6 Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.
2:7 Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Todos seguramente nos acordamos de aquellos cuentos que empiezan: "Erase una vez..." Los cuentos de hadas nunca definen el lugar donde suceden, porque son imaginarios. El nacimiento de Jesús no es un cuento de hadas. Lucas nos dice exactamente cuándo y dónde sucedió, porque se trata de un hecho histórico.

Lucas nos dice que el emperador romano, Augusto César, decretó un censo en todo su imperio. El quería asegurarse de que todos estuvieran pagando sus impuestos debidos. Augusto César fue el primer emperador romano, un hombre tan poderoso y destacado que nuestro mes de agosto lleva su nombre.

Sin embargo, en las manos de Dios él fue simplemente un instrumento para lograr que un evento mucho más importante sucediera en un rincón aislado de su imperio. Mientras Augusto César emitía decretos de su impresionante palacio en Roma, una humilde pareja viajaba de su hogar al pequeño pueblo de sus antepasados.

Sería difícil imaginar un lugar más olvidado e insignificante que Belén de Judea. Sin embargo, allí nació el regalo más importante que este mundo ha recibido. De aquí vemos que

I. El regalo de Dios viene sin que el mundo lo note

No hubo fuegos artificiales para anunciar su nacimiento; sólo una estrella que pocos notaron. No se enviaron heraldos para pregonar la noticia en toda ciudad; los ángeles lo anunciaron, pero solamente a unos humildes pastores. Para todo el mundo, el nacimiento de Jesús pasó desapercibido.

En realidad, la mayoría de las cosas que Dios hace no son muy notables, de acuerdo a la perspectiva humana. Jesús comparó el establecimiento de su Reino con una semilla pequeña que brota. Nace muy pequeña, perdida entre las demás plantas del jardín; pero con el tiempo se hace muy grande.

Hoy en día Dios se está moviendo grandemente alrededor del planeta. Millones de personas están llegando a la fe en Cristo. La iglesia está creciendo en partes del mundo que tradicionalmente han sido muy resistentes al evangelio. Sin embargo, no vas a oír nada de esto en el noticiero. El mundo no se fija en lo que Dios está haciendo - pasa desapercibido.

De igual manera pasó desapercibido el nacimiento de Jesús. Sin embargo, nada de esto quedó fuera del plan de Dios. Aún el decreto de Augusto César fue parte de su plan, pues Dios lo usó para mover a José y María de su casa en Nazaret hasta Belén, donde nacería Jesús. Esto significa que tanto María, la madre de Jesús, como Augusto César, el emperador pagano, fueron instrumentos de Dios.

Pero hubo una diferencia: María voluntariamente se rindió a la voluntad de Dios, mientras que Augusto César fue un instrumento inconsciente. Esto me lleva a la siguiente conclusión: si la vida de una humilde mujer judía y la vida del hombre más poderoso del mundo igualmente estaban en las manos de Dios, tu vida también lo está.

¿Serás, entonces, un siervo rendido a la voluntad de Dios, destinado para salvación y para vivir para siempre con El? ¿O serás como el césar, un instrumento inconsciente que finalmente es desechado? De ti depende - de tu respuesta humilde y de fe a Cristo. Dios usó aun al emperador romano, porque

II. El regalo de Dios viene de acuerdo a su plan y preparación

Quizás tú preguntes: ¿por qué tanto trabajo para que naciera Jesús en Belén? ¿Por qué tuvo Dios que usar al emperador para mover a su madre hasta ese pueblo pequeño? Buena pregunta. Lucas nos menciona un par de detalles que nos ayudan a comprender la razón.

En primer lugar, nos señala que José, el padre adoptivo de Jesús, era descendiente de David. Esto no es solamente un detalle interesante de genealogía; es cumplimiento de una promesa. Más de setecientos años antes, Dios había dicho por medio del profeta Isaías lo siguiente: "Del tronco de Isaí brotará un retoño; un vástago nacerá de sus raíces." (Isaías 11:1)

Isaí fue el padre del rey David; su tronco representa el linaje de reyes que su hijo estableció. Este linaje había perdido su posición real; de hecho, Herodes, el rey de Palestina cuando Jesús nació, no era descendiente de David. Sin embargo, este linaje no se había extirpado. De esta familia, de esta descendencia, surgiría un renuevo - un niño que restauraría y sobrepasaría la gloria del rey David.

Este rey del linaje de David no sólo representaría la salvación para la nación de Israel; en la misma profecía se dice de El: "En aquel día se alzará la raíz de Isaí como estandarte de los pueblos; hacia él correrán las naciones, y glorioso será el lugar donde repose." (Isaías 11:10) Por medio de El vendría la salvación para gente de todas las naciones. Todo esto significa que Dios había preparado desde hace mucho antes el linaje familiar de Jesús.

También había anunciado dónde nacería. Por medio del profeta Miqueas, Dios había dicho lo siguiente: "Pero de ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, saldrá el que gobernará a Israel; sus orígenes se remontan hasta la antigüedad, hasta tiempos inmemoriales." (Miqueas 5:2) Era necesario, entonces, que José y María viajaran desde su casa en Nazaret hasta Belén, para que se cumpliera la profecía. Dios estaba en control de todo este proceso, y todo sucedió de acuerdo con su plan y su preparación. Aunque el mundo no lo notó, Dios estaba en control de todo el proceso de hacer llegar su gran regalo a este mundo. El mundo no lo notó, pero:

III. El regalo de Dios viene a aquellos que lo aceptan

Lucas nos dice que Jesús nació en un establo, y fue acostado en un pesebre - una cuna demasiado ruda y humilde para el Rey de Reyes. ¿Por qué nació allí? Simplemente porque no había lugar para su familia en la posada. De seguro Belén se había llenado de personas que iban a registrarse para el censo, y ya no había lugar para José y María. Sólo quedaba el espacio donde vivían los animales.

El dueño de la posada, en su ignorancia, no se dio cuenta del honor que podría haber tenido. Los líderes religiosos tampoco se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo. Cuando los sabios llegaron del oriente buscando a Jesús, los estudiosos de la Ley supieron decirles que debían de buscarlo en Belén - ¡pero ninguno de ellos quiso acompañarles!

El rey Herodes sólo vio en Jesús a un posible rival - y mandó destruir a todos los niños en Belén para deshacerse de El. Sin embargo, a los que tenían corazones dispuestos, Dios les reveló la llegada de su Hijo. Algunos de ellos fueron pastores - personas humildes, sin mucho estudio ni educación - pero creyeron la Palabra que los ángeles les dijeron, y fueron a visitar a Jesús.

Otros fueron hombres de una nación lejana - hombres que dejaron la posición y la riqueza de su país nativo para emprender un largo viaje y ver al Rey recién nacido. Ellos sí aceptaron la Palabra - y sus vidas fueron transformadas. José y María recibieron de labios de un ángel la noticia del nacimiento de Jesús - y creyeron la Palabra.

El apóstol Juan escribió las siguientes palabras: "Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron. Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios." (Juan 1:11-12) Cuando Jesús llegó a este mundo, la mayoría ni se dio cuenta; otros lo ignoraron o trataron de destruirlo.

Sin embargo, a los que lo recibieron les dio el derecho de ser incluidos con El en la familia de su Padre, a tener la promesa de una vida para siempre con El y conocer su presencia y su propósito ahora.

Conclusión

Esta oferta sigue abierta. Jesucristo es el mejor regalo para ti, pero tienes que aceptarlo. Tienes que estar dispuesto a enfrentar la indiferencia y el rechazo de algunos de los que te rodean, que no entenderán porque te has vuelto tan fanático de Jesucristo. Tienes que estar dispuesto a reconocer tu propia necesidad de un Salvador.

Sin embargo, si lo haces, si estás dispuesto - como los sabios - a dejarlo todo atrás en busca de Jesús, si estás dispuesto - como los pastores - a adorarle, encontrarás una vida nueva, eterna y sin igual. En esta Navidad, ven a adorar. Cristo se dio por ti. ¿Te darás tú a El?


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe