Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 14 de Diciembre del 2008

El mejor regalo para tu familia
Pastor Tony Hancock

Introducción

Una de mis primeras memorias es de la Navidad. Recuerdo esa mañana bajar la escalera y ver allí debajo del árbol un regalo muy especial. Era una bicicleta azul, que con mucho esfuerzo mis padres me habían comprado. Fue mi primera bicicleta.

Seguramente tú también recuerdas algún regalo especial, alguna comida que sólo se disfrutaba durante la temporada navideña o alguna costumbre especial de tu familia. Yo tengo otra memoria de todas las Navidades de mi infancia. Recuerdo que, cuando nos reuníamos como familia para celebrar la Nochebuena, siempre leíamos de la Biblia la historia de la primera Navidad.

A veces, en mi inmadurez, lo que yo más deseaba era que se terminara la lectura para poder abrir los regalos. ¡Quería ver qué había en aquella caja grande! Sin embargo, había algo más importante que los regalos - era recordar qué era lo que estábamos celebrando.

Dime, ¿qué les enseñas a tus hijos acerca de la Navidad? ¿A quién realmente se celebra en tu casa? Quizás te has sacrificado este año para poder darles a tus hijos una buena Navidad, o quizás estás en apuros y no puedes darles mucho. Sin embargo, el regalo más importante está al alcance de cualquier presupuesto. Es el regalo del verdadero significado de la Navidad.

Cuando leemos la Biblia, descubrimos que Dios no está en contra de las celebraciones familiares. Al contrario; El mandó a su pueblo celebrar varias veces al año, dejando de trabajar y reuniéndose en familia. Dios quería que las familias se reunieran y celebraran las grandes cosas que El había hecho para su pueblo.

Dios aún desea esto para nuestras familias. El quiere que nuestras celebraciones familiares trasmitan su verdad de generación en generación. Así como en las comidas familiares muchas veces pasamos el plato de comida de una persona a otra, Dios desea que pasemos el plato de su Palabra de padre a hijo, de generación en generación.

Para enseñarnos a hacer esto, Dios nos dejó el ejemplo en su Palabra. Una de las fiestas más importantes que celebraba el pueblo de Dios en el Antiguo Testamento era la Pascua. Esta celebración conmemoraba la liberación del pueblo de Dios de su esclavitud en Egipto.

Cada año, los israelitas debían celebrar esta fiesta con una cena muy especial. Cada aspecto de la comida representaba algún aspecto de su vida en Egipto, y la liberación que Dios había logrado. Comían pan sin levadura, porque habían salido de prisa - sin tiempo para que el pan se leudara. Comían hierbas amargas, representando su vida amarga en Egipto.

Sobre todo, comían la carne asada de un animal sacrificado, representando los animales cuya sangre rociada en las puertas de sus casas había protegido a los hijos israelitas de morir a mano del ángel de la muerte. Quiero que veamos ahora una parte muy importante de esta celebración.

Lectura: Exodo 12:24-27

12:24 Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre.
12:25 Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito.
12:26 Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?,
12:27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró.

Dios le dice a su pueblo que la celebración de la Pascua debía de ser una celebración perpetua, y que tenía un propósito especial: despertar el interés de los niños israelitas para que preguntaran acerca del significado de estas acciones. Dios supone que los niños mostrarán curiosidad acerca de la celebración de la Pascua.

La curiosidad es una cualidad innata de los niños. Un niño había fastidiado a su mamá con tantas preguntas que ella finalmente le hizo una pregunta también: ¿Por qué me haces tantas preguntas? El niño le respondió: Si no te hago preguntas, ¿cómo voy a aprender?

Así también debían los niños israelitas de aprender acerca de las raíces de su fe en el Señor. Sus padres debían estar listos para contestar las preguntas que ellos hacían. Con el tiempo, surgió la costumbre entre las familias judías de que uno de los niños hacía estas preguntas como parte de la celebración. De esta forma, las familias podrían estar seguras de trasmitir esta información tan importante a sus hijos.

Lo que Dios deseó que sucediera en la celebración de la Pascua nosotros también debemos de buscar en todas nuestras celebraciones familiares. Dios nos ha dejado el ejemplo aquí en la celebración del éxodo. Nos ha mostrado que cualquier celebración familiar se puede convertir en una oportunidad para ayudarles a nuestros hijos a comprender la verdad - de pasarles el plato de la Palabra.

¿Qué tiene que pasar en nuestras familias para que así sea? En primer lugar, tenemos que hacer las cosas a propósito. Si a nada apuntas, a nada vas a atinar. En medio del vaivén de la temporada de fiesta es tan fácil perdernos en los detalles del regalo que quiere Jaimito y los ingredientes que tenemos que conseguir para la comida y las decoraciones que todavía no se han puesto y el lugar donde se va a quedar la tía Lourdes... ¡me canso con sólo pensar en tanta ocupación!

Es fácil perdernos en todo esto, y olvidar la gran oportunidad que tenemos de enseñarles a nuestros hijos algo muy importante. En este momento, te invito a tomar una decisión. Decide ante el Señor que vas a pensar primero en pasar el plato de la Palabra a tus hijos, antes de cualquier otra cosa. Dile en este momento que tú quieres que esta Navidad sea una oportunidad para que tus hijos conozcan más de Cristo.

Tenemos que hacer las cosas a propósito, y también tenemos que ser creativos. Algunos de nosotros somos más creativos que otros, pero todos tenemos algo de creatividad que hemos recibido de nuestro Dios Creador. Considera: ¿cómo puedes envolver a tus hijos en la celebración de la Navidad de tal forma que Jesús sea glorificado?

Quizás tu familia podría hacer un regalo especial para Jesús. Podrían todos hacer corazones de papel, y colocarlos dentro de una caja envuelta. Este regalo podría servir como recordatorio de lo que Cristo quiere de nosotros.

Quizás podrían tener un pequeño drama durante la celebración familiar donde se presenta la historia del nacimiento de Cristo. Quizás podrían participar todos juntos en un proyecto para recaudar fondos para la ofrenda misionera, poniendo sus ofrendas en una caja de regalo para Dios. ¡Usa tu creatividad!

Dios nos da el ejemplo de cómo convertir nuestra celebración en una oportunidad para trasmitir su verdad de generación en generación. El también nos da la dirección para hacerlo. Lean conmigo Deuteronomio 4:9-10: "9 Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos...".

Dios sabe que nosotros somos muy olvidadizos. A veces me encuentro parado en un lugar, tratando de recordar por qué estoy allí. ¡Tan pronto se nos olvidan las cosas!

Por eso, Dios constantemente nos llama a recordar y a repetir las cosas importantes a nuestros hijos. No te canses de hablarles del verdadero significado de la Navidad. No te canses de hablarles del Señor. Así tú también recordarás las palabras del Señor, y tendrán más significado para ti.

¿Alguna vez has jugado con los dominós, parándolos en fila para formar figuras? Es posible, con suficientes dominós, hacer grandes y complicados caminos con estas piezas. Después de armar la figura, la parte más divertida consiste en empujar el primer dominó, y ver cómo - uno por uno - van cayendo, uno empujado por otro, hasta que todos se han caído.

Recuerda eso, y observa lo que Dios nos dice en el Salmo 78:5-6: "5 El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; 6 para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos". Como quien arma una figura de dominós, Dios empezó el proceso enseñando a nuestros antepasados en la fe acerca de su verdad y su propósito para nosotros. Con ellos empujó el primer dominó, y hasta nosotros ha llegado el proceso. Ahora nos toca continuarlo. ¿Cuál es el propósito? Que todos caigan ante Dios, rendidos en adoración al que envió a su Hijo por nuestra salvación.

Durante esta Navidad, no detengas el proceso. No dejes que tus hijos se queden fuera de la gran trayectoria de la salvación. Hay dos cosas que debes de enseñarles. La primera es lo que ha hecho Dios. La Biblia consiste en historias de las grandes acciones de Dios, y una de las mayores es lo que celebramos ahora en la Navidad. Dios mismo se hizo hombre, nació en un pesebre, en un lugar humilde. Dios vino a este mundo en la persona de su Hijo Jesucristo para salvarnos de la oscuridad y del pecado. Cuéntales esta historia a tus hijos y ayúdales a comprender lo que significa.

Sin embargo, no te detengas con eso. Después de contarles lo que ha hecho Dios, cuéntales lo que debemos de hacer nosotros. ¿Cómo debemos de responder frente a todo lo que Dios ha hecho por nosotros? ¿Cuál debe de ser nuestra respuesta? Ayúdales a ver que Dios nos está llamando a rendirnos a El, a dar para que otros también puedan conocerlo y a hablarles a otros también.

Hasta aquí, he hablado principalmente a los que son padres y tienen a sus hijos en casa. Sin embargo, varios de nosotros no estamos en esa posición. Algunos están separados de sus hijos por alguna razón, y otros son solteros o tienen hijos adultos. ¿Qué podemos hacer nosotros?

Nosotros también tenemos un papel que jugar en este proceso. Podemos buscar niños cuyos padres quizás no les estén hablando de Cristo para enseñarles de El. Podemos hablar con nuestros sobrinos, con los hijos de nuestros amigos y con otros pequeños que nos rodean. Podemos buscar las oportunidades que están a nuestro alcance para pasar a la próxima generación lo que hemos llegado a conocer de Cristo.

Conclusión

¿Qué recordarán tus hijos de esta Navidad? Más importante, ¿qué memorias estás tratando de crear con ellos? ¿Quieres que recuerden solamente los regalos espectaculares, las buenas fiestas o la alegría de estar con la familia? ¿O tienes un plan para que ellos puedan llegar a entender lo que realmente significa la Navidad?

En esta mañana, te invito a hacer conmigo un compromiso ante Dios. El compromiso es éste: decirle que, este año, las memorias que trataremos de crear se enfocarán en glorificar a Cristo más que cualquier otra cosa. Las memorias que nosotros hacemos van formando nuestra identidad. Es decir, las personas que somos dependen en gran parte de las memorias que tenemos.

Decide hoy que las memorias de tu familia servirán para acercar a cada miembro a la fe en Cristo. Dios ya te enseñó cómo hacerlo. Ahora te toca ponerlo en práctica.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe