Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 7 de Diciembre del 2008

El mejor regalo para el mundo
Pastor Tony Hancock

Introducción

La economía familiar no había sido muy buena ese año, y los padres sabían que no habría suficiente dinero para comprarles regalos a sus hijos. Toda la familia sabía que las cosas estaban mal. Una tarde cuando se acercaba la Navidad, su hija de seis años empezó a jugar. Se vistió con una bufanda y un vestido viejo, tomó una canasta llena de papeles rotos y salió afuera.

Al rato, sonó el timbre. Cuando la señora contestó la puerta vio a su hija, como si fuera una niña de la calle, con la canasta en la mano. La niña dijo: "Una limosna para los pobres. Una limosna para los pobres". La mujer le siguió el juego y le respondió: "Lo siento. No tengo dinero". La niña contestó: "No, usted no me entiende". Sacó algunos de los papeles rotos de su canasta, y extendiéndolas, dijo: "Una limosna para los pobres. Tome, aquí tiene".

Durante este año en el que muchos están perdiendo el trabajo y la economía está en crisis, esta historia quizás nos parezca demasiado conocida. Quizás nos sintamos más pobres que en años pasados. No sabemos cómo podremos comprar regalos suficientes para todos nuestros familiares.

Sin embargo, ya hemos recibido el mejor regalo de todos. En estas semanas que nos llevarán a la Navidad estaremos considerando el mejor regalo que ha sido dado. Ese regalo, por supuesto, es el regalo que Dios nos dio cuando envió a su Hijo a este mundo para ser nuestro Salvador.

Todos hemos oído de ese regalo, pero ¿qué significa para nosotros, en realidad? El regalo de Cristo es el mejor regalo para el mundo, y en esta mañana, quisiera que tratáramos de comprender más acerca de ese regalo - y la manera en que podemos compartirlo.

Lectura: Juan 3:16-18

3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Estos versículos nos dicen por qué fue dado este regalo. De hecho,

I. El mejor regalo refleja el corazón

Cualquier padre sabe que los mejores regalos no siempre tienen que costar mucho. Un regalo de parte de su hijo - aunque hecho a mano sin mucha habilidad artística - puede representar algo muy especial, porque es una muestra de amor. De igual manera, muchas veces conservamos un artículo de poco valor porque fue un obsequio de parte de una persona a quien valoramos.

¿Qué fue lo que motivó a Dios a enviar a su Hijo como un regalo al mundo? ¿Por qué dio a su único Hijo? ¿Fue por lástima, o por interés? La Biblia nos lo dice: "De tal manera amó Dios al mundo". El regalo de Cristo refleja el corazón de amor que Dios tiene para la humanidad.

¿No te sorprende el hecho de que Dios te ama? A mí me sorprende - y me sorprende más y más cada día. ¿Quién soy yo - quiénes somos nosotros - para que Dios se fije en nosotros? ¿Qué le podríamos ofrecer a El? ¿Qué tenemos que a El le haga falta? El amor de Dios es algo inexplicable.

Sin embargo, la venida de Jesucristo es la muestra de que el amor de Dios es real. Cuando Dios mira el mundo, lo ve con amor. Sería fácil comprenderlo si la reacción primordial de Dios fuera de enojo. A fin de cuentas, las personas lo desobedecen de forma constante. Sería fácil comprenderlo si Dios sólo se mostrara frustrado con nosotros.

Lo que siente Dios hacia este mundo rebelde, sin embargo, es amor. Su deseo es que cada persona tenga la oportunidad de escapar la condena del pecado y vivir para siempre con El. Tal fue su deseo de darnos otra oportunidad que dio a Cristo. Ahora bien, si así es que Dios ve al mundo, ¿cómo lo debemos de ver nosotros? ¿Cómo debemos de considerarlo?

Cuando pensamos en las personas que viven al otro lado del mundo, quizás nuestra reacción es ésta: Yo no les deseo ningún mal, con tal de que no me hagan nada a mí. Es una actitud tolerante. Pero el corazón de Dios va más allá de la tolerancia, y llega al amor. ¿Amas tú al mundo como Dios lo ama? ¿Deseas su salvación como El lo desea? Pídele que El te ayude a ver a este mundo como El lo ve. Pídele que El te ayude a compartir su amor por las personas que no lo conocen.

Ese amor inexplicable de Dios lo llevó a dar.

II. El mejor regalo tiene un gran costo

Leamos lo que nos dice Romanos 5:8: "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros". La muestra del amor de Dios está en la muerte de Cristo, el Hijo único de Dios. Fue un regalo de gran precio. Romanos 8:32 nos dice que Dios no escatimó ni a su propio Hijo: "El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ". Es un sacrificio que pocos de nosotros estaríamos dispuestos a hacer, sobre todo por nuestros enemigos. Sin embargo, Dios lo hizo.

La historia de una pareja de novios ilustra este punto. Estaban en una reunión familiar cuando el joven sacó de su bolsillo una pequeña cajita. La muchacha estaba segura que contenía un anillo de compromiso. Después de decir algunas palabras acerca de su relación, el joven le presentó la cajita envuelta. Cuando ella la abrió, recibió una sorpresa. Contenía un anillo, pero era de juguete - una baratija de plástico. Su novio le quiso hacer una broma, pero pronto se convirtió en su ex novio.

¿Por qué es común gastar hasta miles de dólares en un anillo de compromiso? Simplemente porque el costo del regalo refleja la profundidad del amor y la dedicación de la pareja. Un anillo de plástico sería incapaz de llevar este significado. Aunque muchos hombres no tienen dinero para comprarles a sus novias un anillo, si lo hacen, compran lo mejor que esté a su alcance económico.

El regalo de amor que Dios nos ha dado tuvo un costo tan alto que no lo podemos medir en términos humanos. ¿Cómo podríamos describir el valor de la vida del único Hijo de Dios, eterno y divino? ¿Cómo podríamos medir el costo de aquella separación que tuvo lugar cuando Jesús colgaba en la cruz, cargado con nuestros pecados? Fue un regalo de incomparable valor.

Me pregunto qué será suficiente para mostrar nuestra gratitud por semejante regalo. Nunca lo podríamos pagar; eso queda claro. Pero ¿cómo le podemos mostrar a Dios nuestra gratitud por lo que El ha hecho por nosotros?

Antes que nada, podemos obedecer sus mandamientos. Jesús mismo lo dijo: "Si me aman, guardarán mis mandamientos" (Juan 14:15). Si tú has llegado a conocer el amor de Dios por medio de Jesucristo, puedes mostrar tu gratitud mediante la obediencia. En cambio, la desobediencia demuestra que eres un ingrato.

Podemos también sacrificar para que otros puedan oír el mensaje. Podemos unirnos al amor de Dios que dio y dar nosotros también. De hecho,

III. El mejor regalo se debe compartir

Lean conmigo Juan 20:21: "Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío". Cuando Jesús estaba a punto de regresar al cielo, les dijo a sus seguidores que, así como El había sido enviado, ahora nosotros somos enviados. Así como El fue regalado al mundo como Salvador, ahora nosotros somos enviados para compartir esa buena noticia.

En el Antiguo Testamento aparece la historia de unos leprosos. Para aquellos años, la lepra era una enfermedad muy temida. Los leprosos se veían obligados a vivir alejados de la sociedad, afuera de los muros de las ciudades. Estos leprosos vivían en el campo, lejos de la ciudad.

Un día, un ejército llegó para sitiar y conquistar la ciudad de donde eran estos leprosos. Los soldados tendieron sus carpas en círculo alrededor de la ciudad, y se prepararon para derrotarla completamente. Los leprosos sólo podían ver de lejos lo que estaba sucediendo.

Pasó el tiempo, y la situación se volvió más y más crítica. No había comida en la ciudad, pues la genta no podía salir para cultivar sus campos. Las cosas habían empeorado mucho, cuando durante la noche, Dios milagrosamente espantó al ejército invasor. Los soldados huyeron, dejando todo atrás.

Por la mañana, los leprosos se acercaron al campamento para ver qué pasaba, y descubrieron que había muchas cosas en el campamento - sobre todo, mucha comida. Empezaron a comer y satisfacer su hambre, pero uno de ellos se detuvo. "¿No deberíamos de avisarles a los de la ciudad?" -preguntó (2 Reyes 7:9). Esos leprosos tenían información que podría salvar la vida de muchas personas en el pueblo.

Nosotros estamos en la misma posición que ellos. Tenemos un mensaje transformador. La gente no va a venir a nosotros para buscarlo. Nosotros tenemos que ir a compartir con ellos lo que Cristo ha hecho por ellos. Tenemos que enviar mensajeros a los pueblos lejanos para que ellos también puedan saberlo.

Conclusión

¿Qué estás dispuesto a hacer para que otros puedan conocer al mejor Regalo del mundo? ¿Estás dispuesto a orar por los perdidos y por los misioneros que sirven alrededor del mundo? ¿Estás dispuesto a dar con sacrificio para que más puedan ir? ¿Estás dispuesto a dar de tu tiempo y esfuerzo para alcanzar a los que te rodean?

En esta Navidad, el mejor regalo para el mundo es Cristo Jesús. ¿Qué estás dispuesto a hacer para que otros puedan saber de El?


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe