Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 7 de Septiembre del 2008

El jardín del hogar
Pastor Tony Hancock

Cada hogar es un jardín. Puede ser un jardín de rosas, de árboles frutales, de tranquilidad y belleza - o un jardín de malas hierbas y espinas. ¿Cómo está el jardín de tu hogar? Si no estás casado, ¿qué clase de jardín quieres construir? Queda claro que no todo hogar es el jardín que debe de ser.

Alguien comentó alguna vez que el matrimonio fue hecho en el cielo, pero también lo fueron los truenos y los relámpagos. Antes de que tu matrimonio truene, es importante que comprendas como cuidar el jardín de tu hogar. El jardín del hogar produce fruto cuando posee tierra fértil, protección fuerte y trabajo fiel.

Hoy vamos a hablar de cada una de estas cosas. Antes de eso, sin embargo, quiero decir una palabra a los solteros antes de que apaguen los oídos. Si eres soltero, lo más probable es que algún día te cases; si prestas atención a estos principios, puedes evitarte muchos problemas. Y aunque no esté en la voluntad de Dios que te cases, los principios que hoy vemos también te pueden ser útil en tu vida de soltero.

Hablemos, entonces, de la tierra fértil que es la fundación para cualquier hogar fuerte.

Lectura: Malaquías 2:13-16

2:13 Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano.
2:14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.
2:15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
2:16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

Malaquías profetizó durante el periodo de la renovación del pueblo de Israel después del exilio. Ya el entusiasmo inicial acerca de la restauración había menguado, y se presentaban problemas entre el pueblo. Aunque esto sucedió hace 2.500 años, los problemas que se presentan en la sociedad actual son casi idénticos.

Dios desea que el hogar crezca y fructifique en tierra fértil, pero el enemigo pretende regar sal sobre la tierra de nuestros hogares para que sean estériles. ¿Cuál es el terreno fértil que produce buen fruto en un hogar? Es el compromiso. ¿Cuál es la sal que riega el enemigo? Es la traición.

El único suelo fértil para un matrimonio es un compromiso firme, hecho ante Dios, el uno con el otro. Esta es la razón por la que se acostumbran realizar las bodas en la iglesia; simbólicamente, se representa el hecho de que la pareja se casa ante Dios, y que su compromiso fundamental es con El. Jesús hizo su primer milagro en una boda.

Esta es la razón por la que se recitan los votos; en estas palabras de promesa y de compromiso se cristaliza el pacto que hacen el esposo y su esposa. Las palabras "en enfermedad y en salud" y todo lo demás no expresan ideales inalcanzables o conceptos románticos que no tienen nada que ver con la vida real. Son el corazón del asunto.

Hoy en día, como en los días de Malaquías, hay demasiados hombres que están dejando a la esposa de su juventud. Piensan encontrar la felicidad en los brazos de alguna mujer más joven. Al hacerlo, sin embargo, no sólo dejan atrás a una familia quebrantada; también se alejan del Señor, lo deshonran, y perjudican sus propias posibilidades de encontrar la felicidad. Jesús dio eco a esta misma realidad en sus enseñanzas.

Observen que Dios declara la consecuencia de la infidelidad. El deja de prestar atención a la persona que es infiel a su pacto matrimonial. Les dice a los israelitas que ellos inundaban de lágrimas el altar del Señor, preguntando por qué El ya no les escuchaba. Sin embargo, sus lágrimas no eran de arrepentimiento.

Dios declara contundentemente: "Yo aborrezco el divorcio". No dice: "Aborrezco a los divorciados"; el divorcio es un pecado que puede ser perdonado. Existen algunas circunstancias bajo las cuales puede ser aceptable - casos de adulterio, por ejemplo.

Sin embargo, el divorcio nunca es algo bueno. Es algo que Dios odia, porque siempre trae consecuencias negativas para las familias afectadas. Es por esto que es importante tratar el matrimonio con cuidado. Es bueno no casarse a la carrera ni muy joven, porque el matrimonio es para toda la vida.

Recuerdo una ocasión en mi niñez en la que mi padre le estaba contando a alguien acerca de una cobija eléctrica que mis padres habían tenido, que había salido defectuosa. La temperatura no se ajustaba bien. En broma, mi padre comentó: "¡Casi nos divorciamos por esa cobija!"

Era una broma, pero en mi pequeño corazón surgió un temor. ¿Sería posible que mis padres se divorciaran? Nunca había contemplado la posibilidad, pero... Felizmente ellos tuvieron un matrimonio sólido, y esa posibilidad nunca fue más que una broma. Sin embargo, es un temor que se ha vuelto demasiado real para muchos niños.

La solución para todo esto es darle al matrimonio el respeto y el valor que se merece. Es tomar en serio la promesa que hemos hecho. La responsabilidad principal para esto cae sobre el hombre. Malaquías aquí habla a los hombres, instándoles a no dejar a sus esposas.

El hombre, como cabeza del hogar, tiene la responsabilidad de amar y honrar a su esposa. Si él lo hace, no le será difícil a la mujer respetarle a él. En cambio, cuando el hombre no toma en serio su responsabilidad matrimonial, él mismo siembra sal en el terreno de su hogar.

Por esto, es tan importante el siguiente elemento: la protección fuerte.

Lectura: Proverbios 4:23

4:23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Cualquiera de ustedes que ha sembrado un jardín de frutas o de vegetales sabe que hay depredadores que buscan arrasar con todos los productos del huerto, antes de que uno pueda siquiera probarlos. Los venados, los cuervos, los conejos y otros animales pueden destrozar un jardín.

Por este motivo, muchos construyen una cerca alrededor de su huerta. Esa pared es esencial para que los animales no acaben con todo lo que está sembrado allí. También es necesario que haya un muro alrededor de tu hogar. Este muro no se construye de alambre o de tabique, sino que es un muro que tienes que construir alrededor de tu corazón.

El matrimonio es, a fin de cuentas, la unión de dos corazones. Si tú permites que se metan a tu corazón los pensamientos que el enemigo quiere sembrar allí - pensamientos de amargura, de falta de perdón, pensamientos de soberbia y de atracción hacia otra persona - le has entregado las llaves de tu hogar.

Ten mucho cuidado con tu corazón. Los hombres en particular tenemos que cuidar mucho los ojos. Ten cuidado con las imágenes que permites que entren a tu corazón. Es muy fácil que esas imágenes te roben el amor a tu esposa, la esposa de tu juventud.

Algo tan sencillo como un comercial puede invadir nuestro corazón y crear una falta de satisfacción con nuestra pareja, si no tenemos cuidado. La destrucción de un matrimonio y de varias vidas empieza con muchas fallas pequeñas, que culminan en una caída grande. Cuida tu corazón antes de que eso suceda.

Las mujeres también tienen que cuidar su corazón. Las novelas y los libros de romance pueden ser escapes que empiezan a producir una falta de satisfacción con la vida que estamos viviendo. No les estoy prohibiendo que vean novelas, pero... ¡cuiden su corazón!

Pregúntense con regularidad: ¿Hay algo que esté perjudicando la solidez de mi compromiso con mi pareja - algún pensamiento, algún deseo, alguna relación? Si lo hay, tengan mucho cuidado. Es mejor tomar acción ahora, antes de que llegue el desastre.

En conjunto con el suelo fértil del compromiso y la protección fuerte de cuidar nuestro corazón, también se necesita trabajo fiel para que el jardín del hogar sea fructífero.

Lectura: Proverbios 5:18-21

5:18 Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud,
5:19 Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre.
5:20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña?
5:21 Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,  y él considera todas sus veredas.

Esta frase es tan importante: "Goza con la esposa de tu juventud". Mantener un hogar fuerte y fructífero no es sólo cuestión de evitar las aventuras, por más importante que eso sea. Es cuestión de invertir esfuerzo en mantener la relación de pareja.

El hogar empieza a perjudicar cuando la pareja ya no habla, cuando no se divierten juntos, cuando no comparten sus cosas. Alguien ha dicho que la vida matrimonial es frustrante, porque durante el primer año del matrimonio, el hombre habla y la mujer escucha. Durante el segundo año, la mujer habla y el hombre escucha. Durante el tercer año, ambos hablan y los vecinos escuchan.

Esta puede ser la triste realidad si los dos no invierten esfuerzo en conocer a su pareja, en convivir juntos y compartir la vida. Es difícil cuando hay niños, pero es esencial pasar tiempo juntos como pareja. Otro de los pequeños esfuerzos que es esencial para la vida familiar es el esfuerzo de la cortesía.

Una investigación reveló que el factor más importante en determinar si una pareja mantenía fuerte la unión matrimonial consistía en el número de veces que se insultaban. Las parejas que terminaban separándose se insultaban el doble de veces que las que mantenían un hogar unido y feliz.

A veces observo a las familias, y me doy cuenta de algo insólito. Con un desconocido, hablan con cortesía, diciendo "por favor" y "gracias". Con su propia esposa, con sus hijos, con su marido, hablan como si estuvieran hablando con el perro. ¡No exagero! Tampoco lo entiendo. ¿Cómo es posible que valga la pena invertir el esfuerzo en ser cortés con un extraño, pero no con la persona con quien uno va a pasar el resto de su vida?

Escúchenme bien. Nunca digan en público algo negativo de su pareja o de sus hijos. Si hay algún problema, resuélvanlo en privado, con un hermano maduro, un consejero o su pastor. Esfuércense en crear un ambiente de confianza y paz en el hogar, mostrándoles por lo menos la misma cortesía a los miembros de su hogar que les muestran a los desconocidos.

¿Es un esfuerzo? Claro que lo es. Lo natural es permitir que el tiempo nos quite la cortesía. Sin embargo, es un esfuerzo que más que vale la pena.

Otro esfuerzo que vale la pena es el esfuerzo del altar familiar. Las familias que se reúnen diariamente para orar y leer la Biblia son muchísimo menos propensas a dividirse que las familias que no lo hacen. Cuando ponemos a Cristo al centro del hogar, El lo une.

Alguien dijo que el hombre no es completo hasta que se case. Después de eso, está acabado. Bueno, no tiene que ser cierto - el casamiento no tiene que ser el final de la felicidad, sino más bien su comienzo. Si queremos que sea así, tenemos que asegurarnos de que nuestro terreno sea fértil, de que tengamos una protección fuerte y que invirtamos esfuerzo en el trabajo fiel. De este modo, Dios bendecirá el jardín del hogar.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe