Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 23 de Marzo del 2008

La bendición de la fe
Pastor Tony Hancock

Introducción

Se cuenta la historia de una mujer que siempre estaba de buen humor. Cuando alguien le preguntaba cómo estaba, ella invariablemente respondía: ¡Estoy bendecida! Esta mujer nunca pasaba un mal día. Siempre estaba - en sus propias palabras - bendecida.

Todos debemos de tener esa perspectiva positiva sobre la vida, ¿no es cierto? En el caso de esta mujer, sin embargo, su actitud positiva llegaba hasta un extremo. Llegó el día en que estaba cayendo una tormenta de nieve, y la mujer llegó tarde al trabajo - y para colmo, empapada de pies a cabeza, y temblando de frío.

Una de sus compañeras de trabajo le preguntó qué había sucedido para dejarla en ese estado. Ella le contó que, en el camino al trabajo, el carro se le había descompuesto. Había tenido que caminar para llegar al trabajo.

El único problema era que, debido a las condiciones de nieve, no pudo caminar parada. Tuvo que gatear, de rodillas, en la nieve y el fango al lado de la carretera, mientras los carros que iban pasando la llenaban aun más de agua helada.

Por fin llegó al final de su recuento, y dijo: ¡Pero estoy tan bendecida! La persona con quien hablaba le dijo: A ver si comprendo la situación. Se te descompuso el carro, tuviste que venir al trabajo gateando y estás totalmente mojada y temblando de frío, ¿y te sientes bendecida? ¿Qué hay de bendición en todo eso? La mujer respondió: ¡Hay una gran bendición! Estaba oscuro. Nadie me vio.

Es cierto que en cada circunstancia de la vida el cristiano está bendecido. Dios nos ha llenado de bendiciones en Cristo Jesús. Sin embargo, ¿será que nuestra bendición sólo consiste en tratar de encontrar lo bueno en cada situación? Es bueno tener una actitud positiva, pero ¿consiste la fe sólo en una actitud positiva frente a la vida?

Hay muchas personas que así lo ven. Si les hablamos de tener fe, ellos dicen: Eso está bien si te hace falta, pero yo no lo necesito. Yo vivo perfectamente bien por mi propia cuenta. ¿Será que la fe trae bendición más allá de su efecto sobre nuestra actitud?

Estoy convencido de que la fe trae bendición. No sólo nos ayuda a ver la vida de una manera positiva, sino que trae bendiciones concretas a nuestras vidas. Vamos a ver qué nos dice la Biblia acerca de este tema.

Lectura: Hebreos 11:20-22

11:20 Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.
11:21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón.
11:22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.

Continuamos con nuestro recorrido de este capítulo acerca de la fe. La fe es la clave para vivir en la presencia de Dios. Ya lo sabemos: "Sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). Pero, ¿cuáles serán los efectos de la fe en nuestras vidas?

Podemos encontrar en este pasaje tres formas específicas en que la fe trae bendición a nuestras vidas. En primer lugar,

I. La fe trae bendición a la familia

El verso 20 nos dice que Isaac bendijo a Jacob y Esaú, sus hijos, previendo lo que les esperaba. Jacob y Esaú eran gemelos, aunque eran dos hombres muy diferentes. A Esaú le gustaba el aire libre. Era un cazador, y a su padre le gustaba comer la carne que Esaú traía de la cacería.

Jacob, en cambio, era mucho más casero. Le gustaba pasar tiempo en el campamento, y era el favorito de su madre. Ya se podrán imaginar la pésima dinámica familiar que se creó en la familia de Isaac y Rebeca. Padres, tengan cuidado con el favoritismo. Aunque es natural que congenien más con alguno de sus hijos que con los demás, tengan cuidado de tratar igual a todos.

Nuestro pasaje no se enfoca en estos problemas familiares, sino que señala el efecto que tuvo la fe de Isaac sobre sus dos hijos. Sólo uno de ellos fue heredero de la promesa que Dios había hecho a Abraham. Jacob, a pesar de ser el menor, había sido escogido por Dios para recibir la promesa. Fue Jacob, no Esaú, que llegó a ser padre de la nación de Israel, y ancestro de nuestro Señor Jesús.

Esto no sucedió por algún capricho. Esaú mismo decidió venderle el derecho de primogenitura a Jacob a cambio de un plato de sopa. Eran gemelos, pero Esaú había nacido primero; por ende, tenía el derecho a la bendición. Decidió venderle esta bendición a Jacob por un plato de sopa. No se estaba muriendo de hambre, pero se dejó llevar por el delicioso olor y sus deseos - y vendió su derecho.

Aun así, sin embargo, Esaú fue bendecido. Isaac bendijo a los dos. Aunque Esaú perdió su derecho a la primogenitura, recibió una bendición. El también llegó a ser el padre de una nación, la nación de Edom.

Padres, no duden que su fe traerá bendición a su familia. Así como la fe de Isaac trajo bendición tanto a Jacob como a Esaú, tu fe puede traer bendición a toda tu familia. No dejes de orar por tus hijos. No dejes de amarles, y de criarlos en el temor del Señor.

Pero hay algo que tenemos que agregar. Esa bendición se expresa conforme a la responsabilidad individual de los hijos. De la manera en que Esaú perdió la bendición mayor debido a su propia mala decisión, los hijos también pueden cometer errores que les traerán malas consecuencias. Aun los mejores padres pueden tener hijos que se descarrían.

La fe trae bendición a la familia. Y en la vida de Jacob mismo, vemos que

II. La fe trae fortaleza a la vida

Jacob vivió muchas experiencias que le hicieron crecer en su fe. No siempre tuvo una relación muy buena con Esaú, por ejemplo. Tuvo que huir de su familia por varios años. Dios tuvo que enseñarle muchas cosas a Jacob.

La fe es algo que crece. No pienses que tu fe seguirá siempre igual. Dios usará los eventos de tu vida para ayudarte a crecer en la fe y desarrollar una fe más madura. Dios siempre está trabajando en la vida de sus fieles.

Por fin, Jacob llegó al final de su vida. Había vivido muchas experiencias, y ya no estaba en la tierra prometida. Terminó su vida en Egipto, donde él y sus doce hijos habían llegado gracias a José. Recordarán la historia de José, el joven que fue vendido como esclavo por sus hermanos debido a los celos que tenían de él.

José llegó a decirles a sus hermanos: "Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente" (Génesis 50:20). Dios no deja de obrar en la vida de sus fieles.

Después de ver todas estas cosas, Jacob - ya a punto de morir - adoró a Dios, y bendijo a los hijos que José había tenido en Egipto. Jacob sabía que Dios seguiría obrando en su familia; por eso bendijo a los hijos de José. La fe que él tenía - su fe en Dios - le dio fuerzas para adorar.

Podríamos decir que su fe fue como el bastón con el que se apoyó - su fe le dio el apoyo que necesitaba para poder adorar a Dios, aun a punto de morir. La fe trae fortaleza a nuestra vida, porque nos trae esperanza. Aun frente a la muerte, la fe nos trae la seguridad de saber quién está en control.

Un hombre se estaba muriendo, y le preguntaba a su doctor - que era cristiano - cómo sería el más allá. Su doctor le respondió muy sabiamente. Le dijo: No sé qué pasará después de morir, o cómo exactamente será el cielo, pero sí sé quién me dará la bienvenida, y eso es suficiente.

Frente a las muchas inseguridades de la vida, la fe nos dice quién está en control. Esto nos da fuerza para continuar - fuerza para tener victoria sobre las pruebas. Es más,

III. La fe trae esperanza para el futuro

El mismo José que Dios había usado para llevar a su pueblo a Egipto mostró esta fe también en el momento de morir. Como su padre Jacob, José murió en Egipto. Sin embargo, él sabía que Dios haría regresar a su pueblo a la tierra prometida.

Tal fue su fe en el propósito de Dios que él dio órdenes acerca de sus huesos. El no quería quedarse enterrado en Egipto cuando los israelitas regresaran a la tierra prometida. Por esto, él pidió que, cuando ellos regresaran a la tierra prometida, se llevaran sus huesos consigo para enterrarlos allí.

Por fe, José vio el futuro de su pueblo. El sabía que el plan de Dios no se había terminado de realizar. El sabía que había más por venir, y que Dios siempre cumple sus promesas y lleva a cabo sus planes. Su fe se demostró en las órdenes que dio acerca de sus restos mortales.

Tradicionalmente, los cristianos han mostrado su fe en la resurrección enterrando a los difuntos. La cremación era común en el mundo romano, pero los primeros cristianos prefirieron enterrar a sus muertos como testimonio de su fe en la resurrección. Así mostraban su fe en que Jesús volvería, y se llevaría a esos cuerpos ahora resucitados.

Esto no significa que una persona cremada no puede resucitar, desde luego. Dios es capaz de reunir las moléculas necesarias, dondequiera que estén. Lo que significa es que la fe a nosotros también nos trae gran esperanza para el futuro.

Por fe, sabemos que Cristo va a regresar y poner todas las cosas en orden. Ningún político podrá componer todos los problemas de este mundo. Parece que son los que más lo intentan que más duro caen. Un día, sin embargo, Jesús regresará para establecer un gobierno de perfecta justicia y paz.

Por fe, sabemos que la muerte no es el final. Sabemos que hay una vida más allá de la tumba, "así que nos mantenemos confiados, y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor" (2 Corintios 5:8) .

Conclusión

¿Trae bendición la fe? Indudablemente. No te canses de vivir por fe. Cuando todo lo que ves te llama a perder la esperanza, no dejes de confiar en aquel Jesús que murió por ti en la cruz, y que ahora está sentado a la diestra del Padre. Y si no lo conoces aún, invítale hoy a entrar en tu vida y ser tu Señor y Salvador.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe