Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 2 de Marzo del 2008

La clave del éxito
Pastor Tony Hancock

Introducción

Una noche, toda la familia se había acostado cuando sucedió lo inesperado - la casa se incendió. Esta familia había practicado su ruta de escape, como toda familia lo debe de hacer; todos salieron seguros, menos uno de los niños. Este niño salió al balcón de la ventana de su cuarto, pues el fuego no le permitía salir por el pasillo.

El padre, parado en el jardín debajo de la ventana de su hijo, claramente veía su silueta frente a las fuertes llamas. El hijo, sin embargo, no veía nada en la oscuridad. Su papá le gritó: "¡Hijo, salta! Yo te detendré". El hijo le respondió: "Papi, no te puedo ver". Su papá le respondió: "Pero yo sí te veo, y eso es lo que importa".

Así es la fe. Frente al que dice "Ver es creer", la fe dice: "Creo para ver". La fe, en realidad, es la clave para el éxito en la vida; si sólo aceptamos la evidencia de nuestros propios sentidos, no podremos escapar nuestras propias limitaciones. Sólo lo haremos por medio de la fe.

Lectura: Hebreos 11:1-2

11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
11:2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

El capítulo 11 de Hebreos es el capítulo de la fe. El autor nos habla de la importancia de la fe, e incluso nos da muchos ejemplos de la forma en que la fe se expresó en la vida de los grandes héroes de la Biblia. En semanas futuras, Dios mediante, veremos algunos de estos ejemplos.

Hoy vamos a considerar lo que significa la fe. Éste es un tema sumamente importante, porque existe hoy en día mucha confusión acerca de lo que significa la fe, y cómo tenerla. ¿Será que tú también tienes una idea equivocada acerca de la fe? Presta atención a lo que dice la Palabra de Dios para saberlo.

Vamos a tratar estos versículos en orden inverso. Para empezar, vemos en el verso 2 que

I. La fe es la clave constante para la vida humana

Bajo inspiración de Dios, el autor nos dice: "Gracias a ella" - es decir, gracias a la fe - "fueron aprobados los antiguos". Los personajes del Antiguo Testamento que menciona el resto del capítulo - grandes hombres como Noé, Abraham y Moisés - fueron aprobados por la fe.

A veces tenemos la idea de que las personas que vivieron durante los tiempos del Antiguo Testamento fueron aprobados por Dios mediante sus obras, mientras que nosotros somos aprobados por Dios mediante la fe. Ya que el Antiguo Testamento es la ley, pensamos que las personas se salvaban cumpliendo la ley.

Este verso nos demuestra lo equivocados que estamos, si pensamos así. La aprobación por Dios siempre ha venido por medio de la fe. La verdadera fe, desde luego, produce obras; una fe sin obras está muerta. Pero la fe es lo primero, lo básico; es la clave para el éxito ante Dios.

En abril de 1988, un fotógrafo que era también paracaidista decidió saltar de un avión con otro grupo de paracaidistas para filmarlos. La película resultante fue bellísima y emocionante; uno por uno, los paracaidistas abrían sus paracaídas y flotaban lentamente hacia la tierra.

Poco después de que el penúltimo paracaidista abrió su paracaídas, sin embargo, la película repentinamente se descontroló. Resultó ser que al último paracaidista, el filmador del grupo, se le había olvidado el paracaídas. Trágicamente, ésta fue la última película que filmó. Cayó a su muerte.

La fe es como el paracaídas. Si no tenemos fe en Jesucristo, la vida puede parecer tan emocionante como lo fue la caída para aquel paracaidista - al principio. Seguramente sintió gran emoción al volar por el aire - hasta el momento en que se dio cuenta de que no estaba preparado para llegar al fin del viaje.

La Biblia dice en Hebreos 11:6: "Sin fe es imposible agradar a Dios". También dice: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe" (Efesios 2:8). También dice: "El justo vivirá por la fe" (Romanos 1:17). Vez tras vez, la Biblia nos dice que la fe es el elemento esencial para poder vivir con éxito, para poder tener una vida de sentido y un futuro seguro con Dios.

Si a tu vida le falta fe, entonces, ¡te falta lo más importante! Si no tienes fe, no puedes conocer a Dios; no puedes tener la seguridad de estar con El en la eternidad, ni experimentar su presencia contigo ahora. Podrás alcanzar grandes riquezas sin fe; podrás tener mucho éxito en tu profesión; podrás gozar de muchos placeres sin la fe. Al final, sin embargo, todo esto que puedes tener en el mundo es - en las palabras de Eclesiastés - "lo más absurdo de lo absurdo" (Eclesiastés 1:2 y 12:8).

Si quieres tener verdadero éxito, tienes que tener fe. Ahora bien, ¿qué es la fe? Nuestro pasaje nos da una definición concisa. Podemos decir que:

II. La fe consiste en ver lo invisible

"La fe es la certeza de lo que no se ve", dice el verso 1. En la Reina Valera, leemos: "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve". Tener fe no es creer lo imposible o creer a pesar de todas las evidencias. Hay muy buenas razones para creer.

Entre estas razones están las vidas transformadas de los que conocen a Cristo, el testimonio de los que vieron al Jesús resucitado y dieron la vida por su testimonio, la forma asombrosa en que Dios ha guardado su Palabra, las muchas profecías cumplidas... y la lista podría continuar.

La fe no es creer cualquier cosa simplemente porque es imposible, pero sí es creer sin ver ahora el cumplimiento de lo que creemos. Jesús le dijo a Tomás: "Porque me has visto, has creído; dichosos los que no han visto y sin embargo creen" (Juan 20:29). No hemos visto a Cristo morir en la cruz, pero creemos que El murió por nosotros. No hemos visto que regrese, pero sabemos que un día volverá por nosotros.

La fe bíblica siempre es fe en una persona. Es en este punto preciso que hay mucha confusión hoy en día. Algunas personas piensan que la fe misma produce los efectos que queremos, cualesquiera que sean. Si lo creo lo suficiente, por ejemplo, mi fe - según esta idea - podría producir en mi garaje un Mercedes.

Para la persona que piensa de esta manera, la fe se convierte en una manera de manipular su vida para lograr lo que quiere. Por medio de la fe, puedo tener lo que me da la gana. Pero ¡ésta no es la fe bíblica! Considera conmigo los versos 35-38 del capítulo que estamos estudiando:

Hebreos 11:35-38

11:35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.
11:36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles.
11:37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados;
11:38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.

Aquí se menciona a algunos que vieron milagros, incluyendo la resurrección de los muertos. ¡Dios no ha dejado de hacer milagros en respuesta a la fe! Pero también vemos a otros que murieron a golpes, que sufrieron, fueron apedreados, asesinados, anduvieron fugitivos, pasaron necesidades, fueron afligidos y maltratados. Escúchame bien: Estos también son ejemplos de la fe que Dios nos está llamando a seguir.

La fe que es la clave para el éxito no es una fe que produce siempre una vida de riqueza, salud y bienestar familiar. Es posible que suframos por nuestra fe. Por eso, si alguien te viene a predicar de una fe que te garantiza una vida linda y sin problemas, puedes tener la seguridad de que no te está hablando de la fe bíblica. La fe verdadera produce una vida de bendición, pero sólo viene a través de las pruebas.

Escuchen lo que dijo el gran predicador de antaño A.W. Tozer: "Dios no se vende en las manos de los magos religiosos. Yo no creo en esa clase de milagros. Yo creo en la clase de milagros que Dios da a su pueblo que vive tan cerca de El que las respuestas a la oración son comunes y estos milagros no son extraños".

Si nosotros vemos la fe como una forma de conseguir cosas, estamos equivocados. Juan Calvino dijo: "La fe no es mirar de lejos sino abrazar calurosamente a Cristo". La fe bíblica es creer en una persona que no ves, confiar en esa persona - esa persona que te ama tanto que dio su vida por ti. Cuando tienes esa clase de fe, no importa lo que estés viviendo ahora - saldrás victorioso por la fe.

En realidad, no importa tanto la cantidad de nuestra fe; Jesús dijo que podríamos lograr grandes cosas con fe del tamaño de un grano de mostaza. Lo que importa no es la cantidad de la fe, sino la persona en quien ponemos nuestra fe.

Imaginemos a dos hombres. Uno empieza a cruzar campantemente un puente viejo y desgastado, un puente totalmente incapaz de sostener su peso. El otro empieza a cruzar, gateando, con mucho temor, un puente nuevo y fuerte. ¿Cuál de los dos llegará al otro lado?

Es mucho más importante saber en quién creemos, que examinar constantemente la fuerza de nuestra fe. Es mil veces mejor tener poca fe en Jesucristo, que mucha fe en algún farsante.

¿Qué es la fe? Es simplemente confiar en un Dios que no veo, aunque veo las evidencias de su existencia alrededor de mí; es creer en sus promesas, aunque no todas se han cumplido aún; es saber que El nunca me dejará, aunque a veces mis circunstancias me hacen pensar que me ha abandonado.

Conclusión

Comprende esto: una fe incompleta o equivocada no será suficiente para llevarte a la victoria. Una fe que sólo busca milagros y comodidad te dejará desilusionado. Oswald Chambers escribió: "La fe que cree en mi liberación no es fe en Dios. La fe quiere decir que, si soy liberado visiblemente o no, seguiré creyendo que Dios es amor. Hay cosas que sólo se aprenden en el fuego".

Algunas semanas atrás, un hermano dio testimonio en el culto nocturno de la sanidad de su hija que está en México. Habíamos orado por la sanidad de esta niña, y el hermano se dio cuenta - al hablar por teléfono con su esposa - que la niña había sido sanada en el mismo momento que nosotros aquí estábamos orando por ella. ¡Gloria a Dios por esta respuesta!

A la vez, pienso en mi padre - un hombre que sirvió a Dios durante toda su vida, y por quien orábamos con igual fe pidiendo sanidad. ¿Por qué no fue sanado? ¿Por qué falleció? Una fe incompleta puede explicar la primera situación, pero no la segunda. La fe bíblica, en cambio, confía en Dios aun en medio de la oscuridad y la tormenta, porque la fe bíblica no es una forma de manipular nuestras circunstancias, sino que es confianza en una persona.

¿Qué clase de fe tienes tú?


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe