Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 9 de Diciembre del 2007

Feliz cumpleaños, Jesús
Pastor Tony Hancock

Introducción

Nos estamos preparando en estas fechas para celebrar un cumpleaños - el cumpleaños de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. La Biblia no nos dice cuándo nació Jesús; no tenemos fecha. Por este motivo, los creyentes empezaron a celebrar el nacimiento de Jesús en esta fecha hace más de mil quinientos años. Lo que nos debe de importar es lo que estamos celebrando.

Hay celebraciones alrededor del mundo, aunque las formas de celebrar pueden ser diferentes. En el país musulmán de Irán, los creyentes tienen que celebrar a escondidas. Un grupo de creyentes decidió celebrar con un pastel de chocolate en forma de cruz.

La mayoría de estos creyentes tiene cinco años o menos de haberse convertido de musulmanes en seguidores de Jesucristo. Hoy en día, miles de iraníes están dejando una religión llena de odio para ser abrazados por Aquel que vino a traer el amor divino a este mundo.

A pesar de los arrestos, a pesar de la persecución, los creyentes iraníes, con su sencillo pastel de chocolate, encuentran la manera de celebrar su liberación de las tinieblas a la luz. Y tú, ¿cómo vas a celebrar el nacimiento de Jesús? ¿Qué harás para conmemorar ese evento que dividió el calendario en dos?

Una niña asistió con su mamá a una celebración navideña, que incluía luces, decoraciones y muchas otras festividades. Llegó un momento muy solemne en el que se encendían velas dentro del santuario. Todos estaban en silencio, cuando se oyó la voz de la niña cantando: "Cumpleaños feliz, te deseamos a ti".

Seguramente hubo quienes se indignaron frente a la interrupción de la niña, pero ella se estaba enfocando directamente en la razón de la celebración. La Navidad es una celebración de cumpleaños. La palabra cumpleaños envuelve el concepto del cumplimiento. Hoy vamos a considerar algunas formas en que el nacimiento de Jesús fue un cumplimiento.

Lectura: Gálatas 4:1-7

4:1 Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;
4:2 sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre.
4:3 Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.
4:4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,
4:5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
4:6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!
4:7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

El nacimiento de Jesús dividió en dos nuestro calendario. Las fechas se denominan como antes de Cristo o después de Cristo. Nuestras vidas también pueden tener un antes de Cristo y un después de Cristo, porque cuando Cristo llega a una vida, El realiza un cambio total.

Cristo quiere y puede cambiar tu vida por completo. El puede cambiar tu vida porque El realizó un cambio real y verdadero mediante su vida, muerte y resurrección. Antes de que Jesús viniera, la Palabra nos dice que estábamos bajo el dominio de los principios de este mundo.

Estos principios incluyen la culpabilidad y la muerte resultante, juntamente con los poderes espirituales que se valen de estas realidades para mantener a la humanidad bajo su control. Antes de que Jesús viniera, el mundo estaba bajo el control de estos principios.

Sin Cristo, estamos bajo el control de estos poderes espirituales. Nos llevan a perdernos en el alcohol, a afanarnos por el dinero, a desesperarnos y carecer de una razón para vivir. De mil maneras, el ser humano trata de encontrar la forma de acoplarse al mundo que lo rodea - pero algo siempre queda fuera de lugar.

En medio de esta desesperación y este cautiverio, llega un pero - el pero de Dios. El verso 4 empieza con esta palabra, y nos dice que las cosas cambiaron, porque

I. Jesús nació cuando se cumplió el tiempo

En el momento perfecto, determinado por la voluntad de Dios, Dios envió a su Hijo a este mundo. Dios vio que el momento era perfecto para que su Hijo viniera a salvarnos. ¿Cuáles son las cosas que llevaron a Dios a esta conclusión? Como seres humanos, somos incapaces de sondear las profundidades de la sabiduría de Dios.

Sin embargo, podemos identificar algunos factores que hacían propicio ese momento. El imperio romano había establecido la paz por medio de su fuerza militar en grandes partes del mundo civilizado. Por este motivo, el comercio florecía, y el mundo estaba unido de una manera nunca antes vista.

Es más, el idioma griego era una lengua universal, usada por millones de personas como lenguaje de comercio y de literatura. Cuando el Nuevo Testamento se escribió en griego, fue inmediatamente legible para millones y millones de personas en muchos países.

Como resultado de todo esto, el mensaje del evangelio llegó a casi todos los rincones del imperio romano dentro de pocas décadas. Es más, gracias a la libertad de comercio, el evangelio también siguió a los mercaderes para llegar hasta la India y la China dentro de pocos siglos.

Jesús nació cuando se cumplió el tiempo. Dios escogió el tiempo perfecto para el nacimiento de Jesús, y la historia lo verifica. Cuando celebras el cumpleaños de Jesús, entonces, recuerda que El vino cuando el tiempo se había cumplido.

En ese momento de gran pecado, cuando hasta los paganos se quejaban de la impureza de la sociedad, Jesús vino para traer luz. Su venida es la única esperanza en medio de este mundo de maldad. El tiempo se había cumplido; el mundo estaba preparado para recibir al Salvador.

Pero, ¿para qué había venido? Vemos aquí que

II. Jesús nació para cumplir la ley

Dos breves frases en el verso 4 envuelven muchas riquezas de verdad. Vemos, primeramente, que Jesús nació de una mujer. El no simplemente se apareció, como lo hacen los ángeles; El nació como ser humano, de una mujer. En esto hay gran honor para las mujeres.

Quien conoce la Biblia recordará lo dicho a Eva, que de su descendencia surgiría uno que aplastaría la cabeza de la serpiente. Por fin se cumplió esta promesa, cuando Jesús nació de una mujer. De esta manera, vemos claramente que Jesús vino como hombre para rescatar a la humanidad perdida, de la cual formamos parte tú y yo.

¿Cómo lo hizo? La segunda frase lo describe: "nacido bajo la ley". Jesús nació cuando el sistema legal del Antiguo Testamento estaba aún en vigencia, pero El hizo lo que nadie más ha podido hacer: guardó esa ley perfectamente. Todos los requisitos de la ley, según su intención divina, fueron perfectamente guardados por Jesús.

La obediencia perfecta de Jesús fue por nosotros. El vino, como dice el verso 5, "para rescatar a los que estaban bajo la ley". La ley de Dios es perfecta, pero no nos puede salvar, simplemente porque somos incapaces de guardar la ley perfectamente. La ley sólo sirve para indicarnos lo perdidos que estamos.

Sin una solución adicional, entonces, la ley sólo puede condenarnos. Al cumplir la ley por nosotros, Jesús nos abrió un camino a Dios por medio de su justicia. Cuando su justicia se aplica a nosotros, llegamos a ser aceptables ante Dios. Esto sucede por medio de la fe.

Si estás cansado de tratar de agradar a Dios por tu propia cuenta, ven a Cristo para recibir el beneficio de su justicia. Jesús nació para cumplir la ley. El nació para hacer lo que tú y yo somos incapaces de hacer: vivir de una forma que agrada a Dios.

El caracter chino que representa la justicia ilustra este punto. Se compone de dos signos: uno que representa un cordero, y el otro que representa "yo". Para forma la justicia, se pone el cordero encima del yo. ¡Así es precisamente que tú y yo logramos la justicia! Ponemos, por fe, al justo cordero de Dios, Jesucristo, sobre nosotros. Así llegamos a ser justos ante Dios.

Y es que, en realidad,

III. Jesús nació para que cumpliéramos nuestro verdadero propósito

La venida de Jesús al mundo, su muerte y resurrección tuvieron lugar para que tú y yo pudiéramos llegar a ser hijos de Dios. Existe un concepto que parece ser bonito, pero es erróneo. Es la idea de que todos somos hijos de Dios, en virtud de haber nacido como seres humanos.

La Biblia, sin embargo, indica algo diferente. Juan dice de Jesús, por ejemplo, "a los que creen en su nombre les dio el derecho de ser hijos de Dios". Es solamente a los que reciben a Jesús que se les da el derecho de adopción como hijos de Dios. Dios ofrece a todos esta oportunidad, pero sólo el que la recibe por fe la tiene.

Si hemos llegado a ser hijos de Dios, su Espíritu en nuestro corazón nos impulsa a orar confiadamente a nuestro Papá celestial. La palabra aramea abba es lo que los niños llamaban a sus padres, algo así como nuestra palabra papá. Esa confianza y esa cercanía en la oración la inspiran la presencia del Espíritu en nosotros.

Si somos hijos de Dios, hemos entrado en una relación cercana e íntima con nuestro Padre celestial. Me parece tan triste ver a las personas tratar de llegar a Dios usando intermediarios, cuando nosotros tenemos el privilegio - por medio de Cristo - de estar en comunión íntima con nuestro Padre.

Si tú nunca has conocido esa intimidad con Dios, mi pregunta es ésta: ¿por qué no? Si tú conoces a Dios, su Espíritu en tu corazón dará testimonio de esa cercanía a El. Así puedes cumplir tu verdadero propósito: el propósito de caminar en comunión con Dios, de vivir cada día con El.

Conclusión

Espero que ahora las palabras "Feliz cumpleaños, Jesús" tengan un significado especial para ti. Recuerda que Jesús nació cuando el tiempo se había cumplido, que El cumplió perfectamente la ley, y que El vino para que cumplieras tu verdadero propósito.

En esta Navidad, prepárate para que el propósito de Dios se cumpla en ti. Si no has venido a Cristo para recibir su salvación, ven hoy a El. Tu vida puede tener un antes de Cristo y un después de Cristo, si le das la oportunidad de transformarte. Ven a El hoy.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe