Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 23 de Septiembre del 2007

La verdad acerca de la tradición
Pastor Tony Hancock

Introducción

El diablo tiene un arma principal que él usa para derrotar y destruir a la humanidad. Con esta arma, él divide familias y destruye vidas. Es un arma sumamente letal. ¿Cuál es esta arma? Es la mentira. La Biblia le da al diablo el nombre de "padre de mentiras". La mentira es su arma principal para engañar a la humanidad y alejarla de Dios.

Es posible que tú estés viviendo engañado por una de las mentiras del enemigo. Aunque duele enfrentar la verdad y reconocerla, es mucho mejor que la alternativa. Sé honesto ante Dios, y pídele que El te ayude a ver las formas en que te has dejado cegar por las mentiras.

Jesús nos dijo: "Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:32). Tomando esta frase como punto de partida, quisiera pasar algunas semanas examinando diferentes mentiras que el enemigo usa para cegarnos, y compararlas con la verdad bíblica que nos libera.

Les animo a aprovechar esta oportunidad para considerar su propia manera de pensar, analizándola a la luz bíblica y tomando la verdad de la Biblia en el lugar de las mentiras de Satanás. Pueden hacer esto realizando con cuidado las lecturas diarias y meditando sobre el versículo de memoria. Si guardamos la verdad en nuestro corazón, seremos libres.

Hoy vamos a conocer la verdad acerca de la tradición. Todos hemos sido criados con ciertas tradiciones. Se cuenta la historia, por ejemplo, de una mujer recién casada que decidió asar una carne en el horno. Empezó a cocinar mientras su esposo la observaba. Ella preparó la carne de la manera en que su madre le había enseñado, cortando pedazos de los extremos de la carne antes de ponerla en la cacerola.

Su esposo le preguntó por qué le cortaba las puntas a la carne, y ella le respondió que no sabía, sólo que así le había enseñado su madre. Sin embargo, despertada su curiosidad, decidió llamar a su madre para preguntarle el por qué. Cuando le hizo la pregunta a su madre, sin embargo, ella simplemente le dijo que así le había enseñado su propia madre.

Así quedaron las cosas, hasta que se realizó una reunión familiar en la que estaban presentes la mujer, su madre y su abuela. La mujer le preguntó a su abuela acerca de la costumbre de cortarle las puntas a la carne antes de asarla. La abuela le respondió: Cuando yo me casé, sólo tenía una cacerola pequeña. Tenía que cortarle los puntos a la carne para que cupiera.

¿Se dan cuenta? ¡Por dos generaciones, las mujeres de esta familia habían desperdiciado las puntas de la carne, simplemente por tradición! Y al investigar el origen de esa tradición, era una que de ninguna forma se aplicaba a su situación.

Esta es una clase de tradición, e ilustra la manera en que las tradiciones pueden perder su significado. Hoy vamos a enfocarnos en las tradiciones morales y religiosas; es decir, las tradiciones que nos dicen cómo vivir en integridad y cómo agradar a Dios. Empecemos viendo cómo respondió Jesús frente a algunas tradiciones de su día.

Lectura: Mateo 15:1-9

15:1 Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:
15:2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan.
15:3 Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?
15:4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente.
15:5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte,
15:6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.
15:7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:
15:8   Este pueblo de labios me honra;  Mas su corazón está lejos de mí.
15:9  Pues en vano me honran,  Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

Sabemos que Jesús enfrentaba la resistencia constante de los líderes religiosos de su día, quienes se sentían amenazados por la influencia y las enseñanzas de Jesús. Aquí llega una delegación de la capital, Jerusalén, para investigar a Jesús y sus costumbres. Aunque le preguntan acerca de las prácticas de sus discípulos, sabemos de otros pasajes que los discípulos habían aprendido esta costumbre de Jesús mismo.

Los inquisidores fariseos empiezan a cuestionar a Jesús acerca de la falta de respeto que demuestran sus discípulos hacia las tradiciones que ellos habían heredado de sus antepasados religiosos. Jesús, sin embargo, les responde con otra pregunta.

Los religiosos se estaban dejando guiar por la tradición. Jesús, en cambio, ve algo mucho más importante - algo que ellos estaban ignorando. Ese algo es la Palabra de Dios. Las tradiciones religiosas de los fariseos estaban ocultando la verdad de Dios.

La situación era ésta: los fariseos tenían una tradición de que una persona podía dedicar ciertas cosas al uso de Dios. Esta costumbre se llamaba corbán. El resultado era que alguien podía negarse a ayudar a sus padres bajo el pretexto de que los bienes que podría haber usado para ayudarles habían sido dedicados a Dios.

Es importante aclarar que esta costumbre no formaba parte de la ley del Antiguo Testamento. Era algo que los fariseos habían agregado por encima de la ley. Su efecto, sin embargo, era el de esconder la verdad de Dios, e incluso de ir en contra de su verdad.

Las tradiciones humanas pueden ocultar la verdad divina. Tenemos que reconocer esta realidad. Por este motivo, no podemos dejarnos llevar ciegamente por las tradiciones que hemos recibido. Más bien, tenemos que examinarlas a la luz de la Palabra de Dios.

Este fue el error que cometieron los fariseos: permitieron que sus tradiciones tomaran precedencia sobre la palabra de Dios, en lugar de permitir que la Palabra de Dios criticara y cambiara sus tradiciones. Me pregunto: ¿caeremos en la misma trampa que ellos?

Voy a mencionar sólo un ejemplo. La Palabra de Dios nos enseña que el hombre y la mujer no deben de vivir juntos o tener relaciones sexuales, a menos que se hayan casado. De otra forma, viven en desobediencia a la Palabra de Dios.

Sin embargo, hay muchas parejas que desobedecen este mandamiento y viven en pecado. ¿Qué debe de hacer la pareja que está en esta situación? Claramente, debe de arrepentirse, y casarse, para no seguir viviendo en pecado. Nuestro Dios es un Dios de misericordia, y si alguien se arrepiente de corazón y busca cambiar, Dios perdona y restaura a la persona.

La fornicación es un pecado, pero no es imperdonable. Requiere de arrepentimiento. Sin embargo, lo que veo en muchas parejas es que tienen una tradición cultural de tener una boda grande y costosa. La pareja no tiene los fondos para realizar una celebración grande, así que sigue viviendo en pecado porque no puede cumplir con la tradición.

¿No sería mejor tener una boda sencilla, y cumplir con lo que Dios nos manda en su Palabra? ¡Por supuesto! Esto es lo que Dios desea. Sin embargo, por su tradición de una boda costosa, las personas dejan a un lado lo que Dios quiere y siguen viviendo en desobediencia. Es como si fueran descendientes de los fariseos.

Las tradiciones humanas pueden llevarnos a desobedecer a Dios. Por eso es tan importante poner en primer lugar la Palabra de Dios, y obedecer lo que El nos dice en ella. ¿Cómo le mostramos nuestro amor a Dios? Se lo mostramos obedeciendo lo que El dice. Si no obedecemos su Palabra, entonces, no le estamos amando. Tenemos que estar seguros de que nuestra tradición no estorbe nuestra obediencia a la Palabra.

Veamos algo más acerca de la tradición.

Lectura: Colosenses 2:8-10

2:8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.
2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,
2:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

La tradición, según este versículo, es algo que nos puede cautivar. Las filosofías y formas de pensar que se basan en las tradiciones humanas pueden engañarnos, y mantenernos controlados y alejados de la verdad.

Es por esto que tenemos que analizar muy cuidadosamente cada tradición, sobre todo las tradiciones relacionadas con nuestra vida moral y espiritual. Tenemos que preguntarnos si las tradiciones que hemos aceptado concuerdan con la verdad que Dios nos ha revelado, o no.

Lo triste de la tradición es que, cuando dejamos que nos controle sin considerarlo, podemos ignorar el tesoro tan precioso que tenemos en Cristo. En Cristo se encuentra todo lo que Dios es. Esto es lo que significa la frase: "Toda la plenitud de la divinidad". "Toda la plenitud" indica que abarca absolutamente todo. "La divinidad" es lo que Dios es. En otras palabras, todo lo que Dios es se encuentra en Cristo.

Este versículo, dicho sea de paso, demuestra el error de los que presentan a Cristo como si fuera menos de Dios. El no puede ser un ser creado, porque en ningún ser creado puede caber todo lo que Dios es. Sin embargo, en Cristo está todo lo que Dios es, y por eso es un error tan grande depender de la tradición, en lugar de depender de El.

En Cristo están todas las riquezas de la sabiduría de Dios. En Cristo encontramos la perfecta justicia de Dios, y la perfecta misericordia de Dios. En Cristo está la explicación perfecta de la voluntad de Dios para nuestras vidas. En Cristo encontramos lo que nuestra alma más anhela.

Es por esto que es tan triste aferrarnos a la tradición en lugar de aferrarnos a Cristo. Cambiamos la bendición más preciosa que Dios nos ha dado por algo estéril e insignificante. La tradición parece darnos seguridad. Nos ofrece dirección, pero puede ser una dirección falsa.

No bases tu vida en la tradición. Más bien, entrégala a Cristo. Sólo en El encontrarás lo que siempre has buscado.

Conclusión

Martín Lutero fue uno de los grandes reformadores. El tenía un gran deseo de agradar a Dios, a tal grado que ingresó a un monasterio. Pronto se mostró uno de los monjes más sacrificados en su esfuerzo por alcanzar la perfección. Su confesor finalmente se cansó de escuchar las confesiones detalladas de Martín, puesto que usualmente no tenía mucho que confesar - pero se sacrificaba por encontrar cualquier cosita. Lutero también se flagelaba, a tal grado que daba preocupación por su salud.

Sin embargo, nunca logró sentir que estaba bien con Dios. Vivía con la constante preocupación de que no había sido lo suficientemente bueno. Fue sólo cuando leyó Romanos 1:17: "En el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin" - que él comprendió que la salvación no es algo que se gana, sino que se recibe como regalo confiando en Jesucristo.

Como monje no había encontrado la paz en las prácticas tradicionales que había realizado con tanto esfuerzo, pero en la Palabra de Dios encontró la verdad de Cristo que transformó su vida. A final de cuentas, la tradición nunca te podrá satisfacer. Sólo Cristo puede hacerlo, porque en El está la plenitud de Dios.

¿Te está cegando alguna tradición? ¿Estás cambiando la verdad de Dios por una tradición humana? Examina tu corazón, y pídele a Dios que te hable. Si hay alguna tradición que tú reconoces y quieres dejar para seguir más plenamente a Cristo, te invito a pasar adelante para que podamos orar por ti. Dios quiere que vivas en la libertad de su verdad, no en la ceguera de la tradición.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe