Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 9 de Septiembre del 2007

Jesús, nuestro ejemplo
Pastor Tony Hancock

Introducción

Dos cazadores se toparon de repente con un oso tan grande que, por el susto, dejaron caer sus rifles y se fueron corriendo a refugiarse. Uno de ellos se trepó a un árbol grande, mientras que el otro se escondió en una cueva. El oso no tenía ninguna prisa para comer, así que se sentó a considerar la buena fortuna que le había tocado.

De repente, el cazador que se había escondido en la cueva salió corriendo de su escondite hasta casi toparse con el oso, se detuvo un momento, y volvió corriendo a la cueva. Después de unos momentos, volvió a repetir la misma acción: salió corriendo, se paró, y regresó corriendo a la caverna.

Cuando salió corriendo una tercera vez, su amigo le gritó: "¿Qué estás haciendo? ¡Quédate en la cueva hasta que se vaya el oso! " Su amigo le respondió: "¡No puedo! ¡Allí hay otro oso!"

Ese, hermanos, es un dilema. El pobre cazador enfrentaba dos opciones, ninguna de las cuales le gustaba mucho. Sin embargo, tenía que decidir; no podía quedarse siempre entre una y otra opción. No sé qué decidió el pobre cazador al final, aunque me temo que uno de los osos decidió por él.

Podemos comparar su situación con la de la persona del mundo que oye el mensaje de salvación. Ahora enfrenta dos opciones, ninguna de las cuales le gusta mucho. Puede seguir con su vida de pecado, pero ahora sabe lo que le espera al final: la condenación eterna. En cambio, puede recibir de Cristo la salvación, por fe en El; pero entonces tendrá que dejar su vida de pecado. ¡Un gran dilema!

La simple verdad es la siguiente:

I. Frente a Jesús, las personas tienen que tomar una decisión

El apóstol Pedro presenta esta verdad comparando a Jesús con una piedra. Frente a El, podemos confiar en El y ser construidos sobre El como parte del templo de Dios; o podemos tropezar, rechazando la verdad de Jesús, cayendo a nuestra destrucción.

Lectura: 1 Pedro 2:4-8

2:4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,
2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
2:6 Por lo cual también contiene la Escritura:  He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.
2:7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;
2:8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

Nuestro destino eterno depende de nuestra respuesta a Jesús. Si confiamos en El, reconociendo nuestro pecado y creyendo en Jesucristo, no seremos decepcionados. Nuestra confianza resultará en salvación y liberación del pecado, en vida eterna con Dios.

En cambio, para los que no creen en Jesús, poniendo en El su confianza, El se convierte en piedra de tropiezo. Al no querer creer en El, ellos mismos se condenan a una eternidad de sufrimiento y separación de Dios a causa de su pecado y su incredulidad.

Frente a Jesús, no puedes quedarte indeciso. Tienes que escogerle, o rechazarle. Hay muchas personas acerca de quienes te puedes quedar indeciso. Si te preguntara acerca de algún cantante, me podrías decir que ni te gusta su música, ni la detestas - te da igual. Cuando vayas a votar, puede ser que votes por algún político, no porque creas que sea una buena opción, sino porque las otras opciones son peores.

Esto está bien. En estos casos, no es necesario tener una opinión fuerte. En cuanto a Jesús, sin embargo, tienes que escoger. Si ves a Jesús como un buen ejemplo entre varios, alguien interesante, quizás inspirador, pero nada más; estás en peligro. Si Jesús es, como la Biblia dice, el Hijo de Dios, el único camino al Padre, el Salvador, no puedes quedarte indeciso. Tienes que decidir por El, o quedarte separado de El.

Esta es la realidad del asunto. Si tú estás aquí en esta mañana y no te has comprometido con Jesús, es la cosa más importante que tienes que entender. No te vayas de aquí sin estar seguro de tu relación con Jesús.

Si ya estás seguro de tu relación con Jesús, esta verdad pone el fundamento para lo que veremos ahora.

Lectura: Juan 15:18-16:4

15:18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.
15:19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.
15:20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
15:21 Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.
15:22 Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.
15:23 El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece.
15:24 Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre.
15:25 Pero esto es para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron.
15:26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.
15:27 Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.
16:1 Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo.
16:2 Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.
16:3 Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí.
16:4 Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho.

En el verso 20 está la clave: "Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán. Si han obedecido mis enseñanzas, también obedecerán las de ustedes." En otras palabras, como seguidores de Jesús, estamos tan unidos a El que el mundo responderá a nosotros de la forma en que le responden a El.

Dentro del mundo, podremos identificar dos respuestas a Jesús. Por una parte,

II. Los que rechazan a Jesús rechazarán también a sus seguidores

Es importante que comprendamos esto, para que no nos desanimemos. Jesús nos está diciendo estas cosas para que estemos preparados. Lo dice el verso 1: "Todo esto les he dicho para que no flaquee su fe". Puede ser una sorpresa para el nuevo creyente que sus viejas amistades ya no quieran estar con él.

Sobre todo, al considerar que ha hecho un cambio bueno en su vida, que ya vive con costumbres mejores, parecería que la familia y las amistades deberían de celebrar y no criticar su decisión. Jesús aquí nos enseña que, si ellos nos rechazan, es a El al que realmente están rechazando.

Durante la Primera Guerra Mundial, un joven de una familia prominente llegó a conocer al Señor mientras servía en el ejército. Mostró la realidad de su conversión dando testimonio a los miembros de su batallón. Al terminar la guerra, sin embargo, el temía recaer y dejar el fervor de su fe. Compartió su preocupación con un pastor, diciéndole que temía que su amor por sus padres, hermanos y amigos pudiera hacerlo desviar de su compromiso con Cristo.

El pastor le dijo que no se afligiera. Le explicó que, si él tenía cuidado de dar un testimonio público de Cristo, no tendría de qué preocuparse. Como resultado de esta conversación, el joven aceptó contarles a las primeras diez personas de su entorno social que él viera acerca de su decisión de aceptar a Cristo. Así volvió a casa.

Apenas se había bajado del tren cuando vio a una señorita que conocía socialmente. Ella se mostró muy contenta de verlo, y le preguntó cómo estaba. El le respondió: La cosa más maravillosa del mundo me ha sucedido. ¡Te vas a casar! -dijo ella. No -respondió él- es aun mejor. Acepté a Cristo como mi Señor y Salvador. De inmediato se congeló el rostro de la muchacha. Murmuró algunas palabras corteses y se fue.

Poco después, el joven vio a otro muchacho que había conocido antes de entrar al ejército. ¡Qué bueno verte! -exclamó-. ¡Vamos a hacer unas grandes fiestas ahora que has regresado! Su amigo le dijo: Me acabo de convertir en cristiano. Nuevamente, surgieron la sonrisa congelada y el cambio rápido de tema.

Lo mismo sucedió con una pareja joven y con otros amigos. De pronto, se regó la noticia acerca de su cambio, y sus viejos amigos lo dejaron de ver. Se había vuelto extraño, religioso - ¡quizás hasta lo pensaban loco! ¿Qué había hecho? Sólo confesar a Cristo - pero los que no querían saber de Cristo ya no querían saber de él tampoco.

Si tus antiguas amistades ya no te buscan desde que conoces a Cristo, no te sorprendas. No te están rechazando a ti. Lo que sucede es que tu presencia y tu testimonio son como un reproche para la vida que ellos prefieren llevar sin El.

Felizmente, sin embargo, no todos rechazarán tu testimonio. Más bien,

III. Los que aceptan a Cristo lo harán por medio de sus seguidores

Esto lo vemos en la frase: "Si han obedecido mis enseñanzas, también obedecerán las de ustedes". A pesar del rechazo general de nuestro testimonio, habrá quienes reciben a Cristo y son salvos. De hecho, como seguidores de Cristo, hemos recibido un gran privilegio.

Leamos nuevamente los versos 26 y 27. Primeramente vemos la promesa de la venida del Espíritu Santo para testificar de Jesús. Esta promesa se cumplió en el día de Pentecostés, cuando el Espíritu descendió con poder sobre los apóstoles. El Espíritu Santo está trabajando hasta el día de hoy, trayendo iluminación de las Escrituras y convicción a los corazones.

El Espíritu Santo no trabaja solo, sin embargo. También los discípulos de Jesús debían de dar testimonio de lo que ellos habían visto. Jesús les dice: "Ustedes darán testimonio porque han estado conmigo desde el principio". Ellos podían dar un testimonio especial porque habían visto lo que había hecho Jesús, y porque serían testigos de su muerte y resurrección.

Los apóstoles tuvieron un papel especial en la historia de la salvación, pues ellos testifican de Jesús. Sus escritos en el Nuevo Testamento siguen testificando. Forman parte de la fundación de la Iglesia. Hoy no hay apóstoles, en este sentido. Sin embargo, de la misma manera en que el Espíritu Santo continúa su obra de testimonio, también los que hemos llegado a conocer a Jesús damos testimonio de El.

Lo glorioso es que también podemos tener la oportunidad de ver que las personas aceptan a Cristo como Señor y Salvador. Es uno de los gozos más grandes que podemos tener en nuestra vida. Los padres dicen que uno de los momentos más especiales es tener un hijo. Traer una vida a este mundo es algo especial, una experiencia única.

El ser usados por Dios para traer vida espiritual a un alma perdida es algo igualmente especial. Cuando alguien acepta nuestro testimonio y se acerca a Cristo, sentimos un gozo inexpresable.

No calles tu testimonio por temor al qué dirán. Es cierto que algunos te rechazarán; pero habrá otros que escucharán tu mensaje y lo recibirán con gozo. Tú compartirás su gozo también. Si nunca has orado con alguien para ayudarle a aceptar a Cristo, te estás perdiendo una gran dicha. Dios quiere usarte como testigo de su amor y su salvación.

Conclusión

Ante Cristo, hay que tomar una decisión. ¿Qué decisión necesitas tomar hoy? Si no lo has aceptado como tu Señor y Salvador, no dilates más. Ven hoy a El.

Quizás la decisión que debes tomar es la de ser un fiel testigo de Cristo. Comprométete hoy en hablarles de Cristo, contándoles lo que El ha hecho en ti, invitándoles a conocer también lo que tú has conocido. No te avergüences; Cristo te quiere usar.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe