Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 26 de Agosto del 2007

Jesús, nuestra esperanza
Pastor Tony Hancock

Introducción

Una maestra estaba a punto de dar un examen a su clase de estudiantes de secundaria. Antes de repartir las hojas, dijo: Espero no ver a ninguno de ustedes copiarse de su vecino. Uno de los estudiantes replicó: Yo también espero que no me vea, maestra.

Me imagino que la declaración del alumno hizo que la maestra perdiera toda esperanza de administrar el examen sin que ninguno de sus alumnos se copiara. Con su comentario, uno de ellos había mostrado que no era digno, en realidad, de su confianza.

Hay un punto muy importante aquí. En realidad, lo que más importa no es simplemente la esperanza que tengamos, sino la persona en quien hayamos puesto nuestra confianza. Agustín comentó: "Hay dos cosas que matan la esperanza: la desesperación y la falsa esperanza".

Quizás tú has confiado en alguien que te ha dejado desilusionado. Te das cuenta que la esperanza que tuviste fue una falsa esperanza. El ser humano tiene una necesidad interior de confiar en algo o en alguien, pero muchas veces las personas en quienes decide confiar resultan no ser dignas de su confianza.

¿Habrá alguien digno de nuestra confianza? ¿Habrá alguien que nos pueda dar una esperanza verdadera y no falsa? ¡Sí lo hay! Hoy veremos en quién podemos tener confianza verdadera, para así encontrar la verdadera esperanza.

Lectura: Juan 14:1-4

14:1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.
14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.
14:3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
14:4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

Jesús nos hace aquí un llamado: "No se angustien". En una traducción más literal, leemos: "No se turbe vuestro corazón". La imagen es del agua de una laguna, pura, limpia, que al agitarse se llena con el lodo del cauce y se vuelve sucia y turbia.

¿Te sientes así en esta mañana? ¿Sientes que tu corazón esta lleno de pensamientos agitados, ideas que corren locamente de un lado a otro sin encontrar solución? Jesús te dice a ti, como les dijo a sus discípulos, "no se turbe tu corazón". Los discípulos estaban angustiados porque no entendían lo que le iba a suceder a Jesús.

Jesús también estaba angustiado; El mismo dice, según Juan 12:27: "Ahora todo mi ser está angustiado". Sin embargo, a pesar de su propia angustia, El se interesó por sus discípulos y buscó traer tranquilidad a su corazón. En lugar de angustia, Jesús nos ofrece su paz.

La primera forma que lo hace es éste:

I. Jesús nos promete un hogar seguro

El hogar de nuestro Padre celestial es una mansión inimaginablemente grande. Tiene muchas habitaciones, muchos lugares donde vivir. Si Jesús iba a dejar a sus seguidores, era para preparar el camino para que ellos llegaran a su morada celestial. Si Jesús nos ha dejado a nosotros, es para prepararnos un lugar también.

Podemos vivir seguros si sabemos que tenemos una morada segura. La paz viene al saber dónde está nuestra morada permanente. Por supuesto, no vivimos allí ahora; pero nos da mucha tranquilidad saber a dónde iremos a parar. Podemos vivir tranquilos ahora sabiendo que Jesús nos ha ido a preparar un lugar.

Recuerdo escuchar un diálogo que ilustró este punto perfectamente. Era una conversación entre un hombre y su planificador de finanzas. El planificador le preguntaba: ¿Qué planes tiene para el futuro? El hombre respondía: Bueno, después de trabajar algunos años más, pienso jubilarme.

¿Y entonces? - preguntaba el planificador. Respondía el hombre: Bueno, entonces me pondré a disfrutar de la vida. Pienso practicar el golf, viajar y relajarme. ¿Y entonces? - volvió a preguntar el planificador. El hombre se mostraba incómodo, y no sabía qué decir.

Hay muchas personas en este país que se están preparando para la jubilación, aunque también hay muchos que no se han preparado. Es sabio ahorrar para la jubilación, pero rara vez se preguntan qué vendrá después. La jubilación durará, quizás, algunas décadas; lo que viene después durará toda la eternidad.

Si conocemos a Jesús, ya sabemos lo que viene después: ¡la vida para siempre con El! Esto es lo mejor - poder estar para siempre en la presencia de Dios, disfrutando de El y alabándole. Esta es la promesa del cielo - la presencia de Dios.

Hay un punto interesante aquí. Una encuesta demostró que el 78% de las personas en los Estados Unidos espera ir al cielo después de morir. Sin embargo, la gran mayoría de estas personas jamás leen la Biblia, oran o asisten a la iglesia. Viven para sí mismos, no para Dios.

Me pregunto: ¿para qué quisieran ir al cielo, si el cielo es la morada de Dios? Si no les interesa conocer a Dios ahora, ¿por qué piensan que algo va a cambiar cuando mueran? Jesús nos dice que El nos ha ido a preparar un lugar. La pregunta es ésta: ¿nos estamos preparando nosotros para ir al lugar que El nos está preparando?

No debemos de ignorar que las personas a quienes Jesús habla y a quienes les hace estas preciosas promesas son sus discípulos. Estas palabras no son para cualquiera. Son solamente para la persona que se ha comprometido con Jesús y está caminando con El. Si estamos con Jesús, sin embargo, podemos estar seguros de tener un hogar con el Señor.

Además de esto,

II. Jesús nos promete un futuro seguro

Algo muy interesante sucedió cuando estábamos realizando nuestra serie de mensajes a través del libro de Apocalipsis. Varias personas me comentaban que la lectura de Apocalipsis les ocasionaba temor.

Esta reacción es entendible. El libro registra muchos eventos trágicos y horrendos. Sin embargo, Jesús nos da a entender aquí que el futuro no tiene que ser alarmante para nosotros. Si somos sus discípulos y estamos viviendo a la expectativa de su regreso, el fin del mundo será para nosotros algo especial.

Nos lo dice el verso 3: "Si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté". El futuro puede ser alarmante para la persona que no conoce a Jesús; para quien lo conoce, el futuro tendrá un fin seguro. Significará nuestra reunión con nuestro Salvador.

Asistí recientemente a una fiesta de despedida para un amigo. Se realizó en su iglesia, y los organizadores se esforzaron para que él no se enterara de sus planes. Al llegar, todos nos estacionamos detrás del edificio, y su esposa inventó un pretexto para traerlo al edificio, que estaba en oscuridad.

El después nos contó que, al acercarse a la puerta, vio un par de plumones en el piso, y se dio cuenta de que la puerta estaba abierta. ¡Oh, no! - pensó, ¡volvimos a dejar la puerta abierta, y alguien se metió a robar! Pensando quizás encontrar a alguien adentro, abrió la puerta - y por un momento, estaba seguro de que sí había personas adentro.

En ese momento, se prendieron las luces, y todos gritaron: ¡Sorpresa! Era palpable el cambio de expresión en su cara, al ver que las personas que había dentro del edificio estaban allí para festejar, y no para robar.

Algo parecido nos sucede al considerar el futuro. El futuro, y sobre todo el fin del mundo, puede ser un tema de gran inseguridad y temor para nosotros. No sabemos qué esperar. Sin embargo, si conocemos a Jesús, descubriremos que lo que quizás tememos se convertirá en una celebración, porque Jesús volverá a llevarnos a estar con El, a una fiesta eterna.

Jesús nos promete un futuro seguro, y podemos vivir ahora con seguridad. ¿Cómo?

III. Jesús nos llama a confiar en El

El llamado está en el verso 1: "Confíen en Dios, y confíen también en mí". Estas palabras, en realidad, reflejan la gran exaltación de Jesús. El es digno de la misma confianza que el Padre. Al confiar en El, encontramos nuestra esperanza.

Esta es la clave para la vida cristiana - confiar en Jesucristo. De hecho, el verso que resume el mensaje de la Biblia - Juan 3:16 - lo confirma. Díganlo conmigo: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna".

Cuando la Biblia nos llama a creer, está hablando de confiar - de poner en Cristo toda nuestra confianza para la vida y la salvación. Es depender de corazón en que El pagó con su muerte y resurrección la pena de nuestro pecado, y confiar en que El nos guiará en esta vida.

Algunos años atrás se presentó un reportaje acerca de unos individuos que estaban aprendiendo a esquiar. Tal evento no sería digno de reportarse, salvo que estas personas eran invidentes. ¿Cómo enseñar a un ciego a esquiar? Hubo sólo una manera: al lado de las personas sin vista esquiaban ayudantes que veían y les decían: ¡A la izquierda! ¡A la derecha!

Este cuadro representa perfectamente nuestra vida. Vamos esquiando ciegos; si no tenemos a alguien que nos guíe, podremos chocar con un árbol, con otro esquiador o simplemente caernos por la barranca. Nos hace falta un guía - uno que ve, en realidad, cómo son las cosas - uno digno de nuestra confianza, que nos puede dirigir por esta vida.

Jesús nos llama a confiar en El. Sólo así podemos tener seguridad acerca de nuestro destino eterno, seguridad para el futuro - y seguridad para esta vida.

Conclusión

Ahora te pregunto: ¿Has venido a Jesús para entregarle tu confianza? ¿Has venido para confesarle tu pecado y entregarte a El? Asegúrate de tener una fe viva y activa. La fe muerta se ilustra con el hombre que tiene dolor de cabeza. Se acerca a la vitrina y saca las pastillas de analgésico. Lee las instrucciones y declara: Creo que estas pastillas son eficaces. Son buenas. Me pueden curar.

Sin embargo, ¡nunca abre la botella para tomarse las pastillas! Amigo, no basta con saber lo que te he dicho acerca de Jesús. Tienes que aceptarlo personalmente. Tienes que decirle que sí. Tienes que poner toda tu confianza en El. Si lo haces, El no te rechazará. Ven a El hoy.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe