Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 7 de Abril del 2002

¿Qué dice tu uso del dinero?
Pastor Tony Hancock

Introducción:

Se cuenta la historia de una Señora, muy enamorada de su gato, que un día sufrió la muerte de la mascota. Ella decidió que su gatito tenía que recibir un entierro bonito, así que llamó a un pastor bautista cercano. Cuando le hizo su pedido, el pastor respondió que él no acostumbraba enterrar a los animales, y que sería mejor que ella llamara a otra iglesia.

Una hora después, recibió otra llamada de la misma señora. Aparentemente había llamado a dos otras iglesias, sin encontrar a un pastor dispuesto a enterrar a su gato. -No sé que más hacer- dijo. -Yo iba a dar un cheque de mil dólares a la iglesia del pastor que estuviera dispuesto a enterrar mi gato-. Respondió el pastor, -¿Por qué no me dijo que tenía un gato bautista?

El dinero es una fuerza muy poderosa, y la Biblia tiene mucho que decir acerca de cómo usarlo. Hoy veremos que la sabiduría divina se demuestra por el buen uso del dinero.

Hoy estaremos en el libro de Proverbios. Ustedes recordarán que este libro destaca la vida sabia. Nos enseña cómo vivir bien aquí en la tierra, siguiendo los principios que Dios ha puesto en lugar. Hoy veremos lo que tiene este libro que decir acerca del dinero.

Vamos a empezar en Proverbios 16:8. Vamos a organizar nuestros pensamientos relacionando nuestro uso del dinero con tres áreas: Dios, el futuro, y el esfuerzo.

I. El dinero... y Dios

  1. ¿Cuál es más importante? - Proverbios 16:8

    16:8 Mejor es lo poco con justicia que la muchedumbre de frutos sin derecho.

    El dinero nunca puede ser lo más importante en nuestra vida. Si nos sentimos tentados a buscarla de maneras que no le agradan a Dios, entonces el dinero se ha convertido en nuestro Dios. Si buscamos enriquecernos a costo de la otra persona, hacemos mal. Por ejemplo, algunos quieren vender un carro, entonces esconden sus fallas. Mientras vivamos en la tierra podemos estar seguros de que otros nos harán esto, pero siempre lleva a mal fin. Puede ser aquí en la tierra, o puede ser en el cielo - pero podemos estar seguros de que sufrirán.

    Más bien, hay que sorprender a los demás con nuestra honestidad. Es así que demostramos que somos hijos de Dios, y no hijos de este siglo - que valora más el dinero que la otra persona.

    Cuando era niño, mi papá casi mató a un vendedor ambulante con la sorpresa que le dio. Éste le había dado cambio demás, y cuando mi papá le devolvió el cambio extra que le había dado, el vendedor se quedó atónito.

    ¿Cómo actúas tú en tu uso del dinero? ¿Eres completamente justo, mostrando así que más te importa honrar a Dios que ganarte un centavo más? Muchas veces nos defendemos diciendo que todos hacen tranza, así que lo tenemos que hacer para defendernos. No hay que ser tontos, pero ¿por qué permitir que el mundo que nos rodea nos obligue a vivir según sus normas? Más bien, hay que vivir de tal manera que ellos se asombren con nuestra virtud. Esto es parte de seguir a Dios en un mundo de tinieblas, y la sabiduría divina se demuestra por el buen uso del dinero.

  2. ¿Qué viene primero? - Proverbios 3:9-10

    3:9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
    3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.

    Dios desea que también le demostremos nuestro compromiso con él dándole a él de lo que ganamos primero. Tantas veces nosotros damos de lo que nos sobra; si tenemos una buena semana, quizás le damos a Dios algo. Él prefiere que el dar sea parte de nuestra vida. Él quiere que le mostremos que vivimos siempre agradecidos con él - esto es lo que significa honrarle con nuestras riquezas.

    Y cuando hacemos eso, se nos dice que Dios nos bendecirá. ¡Algunas personas llevan esta enseñanza al extremo de enseñar que si quieres ganar $50.000 al año, empieza a diezmar ahora $5.000! Es muy conveniente para los pastores, pues los ingresos de la iglesia suben; pero no tiene base bíblica. Más bien lo que se nos dice es que cuando somos fieles en dar a Dios, él nos recompensa. No debemos de dar esperando recibir más, sino debemos de dar en gratitud y confiar en que Dios nos ayudará a tener suficiente. El famoso empresario, R G. LeTourneau, empezó dando el 10% y terminó dando el 90% de sus ingresos - y ¡cuando daba el 90%, tenía más que cuando daba el 10%!

    Surge la pregunta: ¿Cuánto dar? En el Antiguo Testamento, la ley era que se tenía que dar el 10%. Ya no estamos bajo la ley, sino que estamos bajo gracia; sin embargo, me parece que el 10% es un buen comienzo. Si Dios nos hace posible dar más, está bien; pero ¿cómo vamos a dar menos de lo que daban los que vivían antes de la venida de Cristo, antes de que Dios demostrara su amor mandándole por nosotros? Algo que aportamos a la obra del Señor, con que no descuidemos nuestras obligaciones familiares para hacerlo, siempre es una buena inversión - y la sabiduría divina se demuestra por el buen uso del dinero.

Hablemos, ahora, de...

II. El dinero y el futuro

  1. Prepárate para el futuro - Proverbios 24:24-25

    24:24 El que dijere al malo: Justo eres, los pueblos lo maldecirán, y le detestarán las naciones;
    24:25 Mas los que lo reprendieren tendrán felicidad, y sobre ellos vendrá gran bendición.

    Dios ha creado a la pequeña hormiga con una sabiduría que escapa a muchos seres humanos. Es la sabiduría de preparar para el futuro. Las hormigas, en esos preciosos días de verano cuando podrían estar descansando y pasándola bien, mejor andan en busca de comida para aguantar el invierno.

    La sabiduría divina nos enseña a pensar en el futuro, y prepararnos para él. Sin embargo, esto va en contra de la dirección de nuestra cultura. El mensaje que oímos constantemente es éste: ¡compre hoy y pague mañana! ¡7 meses sin intereses! ¡Crédito fácil sin enganche! El énfasis está en vivir bien hoy y pagarlo mañana, en vez de privarse de algunas cosas hoy para tener más mañana.

    Lo peor es que muchas veces escondemos esta falta de cuidado tras el pretexto de confiar en Dios. Es importante conocer la diferencia entre confiar en Dios y presumir sobre Dios. Confianza es conocer a Dios, y saber que él lo tiene todo bajo control. Presumir es suponer que podemos vivir de una forma irresponsable, y que Dios nos va a bendecir como quiera. La Biblia nunca nos anima a hacer eso; más bien, nos enseña que lo que sembramos es lo que vamos a segar.

    Así que, póngase a pensar en el mañana. ¿Para cuáles cosas deberá prepararse? ¿Cómo se va a jubilar? ¿Cómo va a educar a sus niños? No diga, Dios dirá - él ya dijo, y lo que dijo es que debemos de seguir el ejemplo de la hormiga y prepararnos. Hay diferentes maneras de prepararse - comprando terreno, con cuentas bancarias, con inversiones de diferentes clases; lo más importante es que lo haga de alguna manera.

    La realidad es que tener alguna clase de ahorros nos da libertad. Así podemos vivir un rato sin trabajo, si es necesario; nos podemos mudar; podemos ayudar a otros; y podemos enfrentar a las emergencias. Esta es también una manera que Dios cuida de nosotros - enseñándonos a prepararnos para el porvenir. Como hemos visto, la sabiduría divina se demuestra por el buen uso del dinero.

  2. Sacrifica hoy para el mañana - Proverbios 24:27

    24:27 Prepara tus labores fuera, y disponlas en tus campos, y después edificarás tu casa.

    Antes de pensar en tu propia comodidad, piensa en el mañana; ¿tendrás suficiente? Siéntate a pensar con tu pareja en lo que será necesario para el mañana. Considera lo que hará falta antes de pensar en comprar el televisor nuevo, el VCR, o el carro nuevo.

    Una parte importante de la vida sabia que Dios nos enseña a llevar tiene que ver con planear para el futuro. No podemos saber lo que vendrá el día de mañana, pero sí podemos planear para lo que podría suceder, o lo que es razonable.

Así que la vida sabia que Dios nos enseña a llevar incluye planear para el futuro y poner a Dios antes que las riquezas. Hay una tercera relación que vamos a examinar:

III. El dinero y el esfuerzo - Proverbios 10:4

10:4 La mano negligente empobrece; mas la mano de los diligentes enriquece.

¿A cuántos de ustedes les gustaría ganarse la lotería? Pero la realidad es que comprar billetes de lotería es una pérdida de dinero. Aquí se nos enseña que la manera que Dios ha creado para que obtengamos bienes es el trabajo.

A veces creemos que el trabajo es una maldición. ¿Cuántas personas hay que viven sólo por el fin de semana, los días feriados, y las vacaciones? Y así pierden la mayoría de su vida. Pero la Biblia nos enseña que el trabajo es una bendición. Es una razón que Dios creó al hombre, y Dios también trabaja. El Señor Jesús lo dijo en Juan 5:17: -Mi Padre aun hoy está trabajando, y yo también trabajo. Así que, cuando trabajamos, estamos imitando lo que Dios hace. ¡Qué cosa podría ser más emocionante que esa!

Y uno de los efectos buenos del trabajo responsable es que es una manera de estar cómodo financieramente. A Dios no le agrada que trabajemos de mala gana, que simplemente hagamos lo necesario; más bien, a él le agrada que nos esforcemos a lo máximo. Aun si nos pudiéramos enriquecer sin trabajar, encontraríamos que no nos satisface esa clase de ganancia. Cuando uno trabaja por las cosas, las sabe apreciar.

Cuando yo estaba en la preparatoria, muchos de mis amigos y conocidos venían de familias adineradas, y tenían carros del año. Ellos no apreciaban esos carros; los manejaban como locos, nunca les cambiaban el aceite, y los maltrataban mucho. Yo, en mi cacharro que había comprado con el dinero que ganaba de mi trabajo, me sentía mucho más orgulloso que ellos. En verdad, el trabajo y el dinero bien ganado son una bendición muy grande que Dios nos ha dado.

Una parte del esfuerzo es esforzarnos para usar bien el dinero. Y una de las mejores maneras de hacer esto es vivir por un presupuesto. No hay ningún verso en la Biblia que diga que tenemos que vivir por un presupuesto, pero muchas personas a través de los siglos han encontrado que es una manera útil de controlar sus finanzas. El concepto es simple: a un lado ponga sus entradas mensuales, y en el otro lado calcule sus gastos. Ajústelo para que las entradas sean igual a o más de las salidas, porque sino tendrá problemas. Y si no tiene idea cuánto gasta en estas cosas, empiece a apuntarlo o mantener cálculos en la mente. Es una buena manera de usar bien el dinero que Dios nos encomienda - y como hemos visto, la sabiduría divina se demuestra por el buen uso del dinero.

Conclusión

¿Recuerdan el pastor que mencionamos al principio? Él quizás no es un buen ejemplo a seguir - pero sí nos enseña la importancia del dinero. El dinero afecta muchas cosas. Y Dios nos enseña cómo usarla para bien. El nos da pautas para poder vivir felices con el dinero, sin que se convierta en una fuente de gran preocupación ni en un dios que esté en competencia con el Dios que nosotros adoramos.

Ahora tenemos que tomar una decisión. ¿Estaremos dispuestos a seguir estas pautas que nos llegan inspiradas por el Dios del universo? ¿Estaremos dispuestos a vivir conforme a la sabiduría que el mismo Creador del universo nos ha proporcionado? ¿O preferimos vivir según nuestros propios criterios? Ya que Dios nos ha mostrado el mejor camino, hay que seguirlo. Tome un momento para reflexionar sobre los cambios que deberá hacer en su vida para que esté más de acuerdo con lo que la Biblia enseña. Escriba los pasos que tomará.


Puedes enviar tus comentarios a pastortony@iglesiatriunfante.com

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe