Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 29 de Julio del 2007

Dios descansó
Pastor Tony Hancock

Introducción

Era el día de la madre, y los dos niños habían buscado con mucho esfuerzo la tarjeta perfecta para regalarle a su mamá. Sin embargo, tras buscar en varios lugares, no encontraban la tarjeta ideal. Estaban a punto de abandonar su búsqueda, cuando uno de ellos por fin halló una tarjeta que expresaba perfectamente sus sentimientos.

Orgullosamente la firmaron y sellaron el sobre que contenía la preciosa tarjeta. Luego, la llevaron para entregársela a su mamá. La mujer abrió el sobre, y sacó - para su sorpresa - una tarjeta que decía, en letras grandes: EN PAZ DESCANSE.

Le sorprendió un poco a la mujer que sus hijos le hubieran comprado una tarjeta de pésame por motivo del día de la madre, y miró a sus hijos con una expresión de confusión. Los niños, sonrientes, le dijeron: ¡Esa tarjeta nos pareció perfecta, porque siempre nos estás pidiendo que nos pongamos en paz para que puedas descansar!

Claramente, la tarjeta se refería a una clase de descanso muy distinta a la que la madre deseaba. Hay, en realidad, diferentes clases de descanso - descanso físico, descanso emocional, descanso espiritual. ¿Sabían ustedes que Dios también descansa? El hecho de que Dios descansa nos demuestra la importancia del descanso para nuestras vidas.

Lectura: Génesis 2:1-3

2:1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.
2:2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.
2:3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Al finalizar su obra de creación, la Biblia nos dice que Dios descansó. El descanso es algo tan importante que hasta Dios mismo lo hace, creando así un ritmo para nuestra existencia de trabajo y descanso. Al ver que Dios descansa, descubrimos una realidad básica que aparece una y otra vez a través de la Biblia.

Este principio del descanso apareció bajo el pacto - es decir, el acuerdo - con Israel, conocido también como el pacto de Moisés. Moisés fue el instrumento que Dios usó para establecer este pacto con su pueblo, el pueblo de Israel. Este pacto describía lo que Dios haría por ellos - entre otras cosas, darles la tierra prometida de Canaán - y también describía las responsabilidades del pueblo de Israel.

Recordamos que Dios había llamado a su pueblo a ser diferente de todos los demás pueblos. Una de las marcas de esa diferencia era el día de descanso que El les mandó tomar. Ninguno de los pueblos vecinos de Israel descansaba el día sábado. Al observar que ellos lo hacían, entonces, se vería la importancia que tenía para el pueblo de Israel ese tiempo separado por su Dios. Sería una marca distintiva del pueblo de Israel.

Nosotros hoy observamos como día de descanso el domingo, no el sábado. La observancia del día sábado era específicamente para el pueblo de Israel; esto lo deja claro Exodo 31:15-17:

31:15 Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá.
31:16 Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo.
31:17 Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó.

La Iglesia primitiva reconoció que, cuando Jesús resucitó, Dios había terminado una obra aun más grande que la obra de creación; por este motivo, empezó a celebrar el domingo como su día de descanso. En varios lugares, el Nuevo Testamento deja claro que ya no estamos bajo la obligación del sábado - Colosenses 2:16 es un ejemplo: "Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo".

Existe un poco de confusión en este punto, pues algunas personas insisten en que el creyente todavía tiene que observar el sábado. Habiendo aclarado que no estamos bajo esta obligación, tenemos que reconocer que la importancia del descanso sigue en pie.

I. Cada persona necesita descanso físico

Ya hemos dicho que no estamos bajo la obligación del sábado, pero sigue en pie la necesidad que Dios ha creado en nosotros de descansar un día de cada siete. Es interesante que, durante los primeros años de la Unión Soviética, se introdujo una semana de diez días. La idea era que la gente sería más productiva si sólo descansaba un día de cada diez, en lugar de cada siete.

Lo interesante del caso es que estas personas que pretendieron cambiar el ritmo que Dios creó para la vida humana fracasaron. El experimentó no fue exitoso, porque la producción bajó. Tuvieron que regresar a la semana tradicional de siete días.

Dios nos ha creado con la necesidad de descansar. Cuando no descansamos apropiadamente, las consecuencias para nuestra salud pueden ser desastrosas. El descanso es algo bueno, porque Dios mismo lo hizo.

A veces veo creyentes que trabajan siete días a la semana, y me pregunto: ¿Por qué sienten la necesidad de hacerlo? ¿Será que Dios es incapaz de suplir sus necesidades con seis días de trabajo? Creo que Dios es capaz de hacer que nuestros cinco o seis días de trabajo alcancen, sobre todo si se lo pedimos.

Según cuenta la historia, un hombre encontró a Esopo, el que se hizo famoso por sus fábulas con moraleja, jugando con unos niños en la plaza. ¿No debería usted de dedicarse a cosas más importantes? -le preguntó al escritor.

Antes de responder, Esopo tomó un arco, le soltó la cuerda y lo colocó en el piso. Explíqueme lo que significa este arco, -dijo Esopo. El hombre se quedó perplejo, así que Esopo le explicó: Si el arco está constantemente tenso, con el tiempo se romperá. En cambio, si se deja suelto, estará preparado para usarse en el momento deseado.

Así también somos nosotros. Si estamos constantemente bajo presión, con el tiempo algo se quebrará en nosotros. Nos hacen falta esos momentos de descanso, para relajarnos. Jesús mismo practicó esto; aunque El estuvo muy ocupado, encontramos estas palabras a sus discípulos en Marcos 6:31: "Vengan conmigo ustedes solos a un lugar tranquilo y descansen un poco".

Tenemos que separar tiempo de forma regular para estar aparte, para estar con nuestra familia, con nuestros amigos, con Dios. ¿Lo estás haciendo? Si no estás separando tiempo regularmente para descansar y para recrearte, ¿por qué no?

¿Es porque te estás afanando por lo material? ¿Es porque simplemente no has organizado tu uso del tiempo? ¿Es porque no has reconocido la importancia de hacerlo? Dios te dio el ejemplo al descansar después de su obra de creación.

Sin embargo, el descanso físico - aunque es esencial - no es suficiente. Hay algo más:

II. Cada persona necesita descanso espiritual

Cada uno de nosotros tiene cuerpo, alma y espíritu. Nuestro cuerpo necesita una clase de descanso; nuestra alma necesita otra clase, que es la diversión. Nuestro espíritu también necesita descanso. De hecho, el descanso espiritual supera las otras clases de descanso.

Veamos lo que dice Mateo 11:28-29:

11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas

La vida sin Jesús siempre resulta en pesadas cargas para nuestro corazón. Para algunos, esas cargas serán cargas de culpa por los pecados que cometen tratando de encontrar la satisfacción. Para otros, serán las cargas de la falsa religión, de los requisitos imposibles que imponen las religiones legalistas.

Para los oyentes de Jesús, las cargas pesadas que les cansarían habrían sido las leyes imposibles que los fariseos y maestros de la ley habían agregado a la ley divina. La imposibilidad de cumplir con todo lo que se les exigía sería motivo de cansancio y gran preocupación.

Jesús te invita, si estás cansado y agobiado, a hallar descanso en El. Conociendo su presencia en tu vida, su perdón de tus pecados y sus promesas para tu futuro encontrarás descanso para tu alma y espíritu. El descanso no viene, como algunos piensan, de no tener ningún cargo ni responsabilidad. Viene al llevar el yugo de Jesús, pues su yugo es fácil y soportable.

Jesús te invita a venir a El y encontrar el descanso que tu alma necesita. Te invita a confiar en que su sacrificio en la cruz pagó por todos tus pecados. Te invita a confiar en que tu futuro está en sus manos. Te invita a descansar en El.

Un hombre iba manejando por la carretera en su camioneta cuando observó a un señor anciano caminando a la orilla de la carretera con una pesada carga de leña. Movido por compasión, se detuvo para ofrecerse a llevarlo. Agradecido, el señor se subió a la caja de la camioneta, y los dos siguieron por su camino.

Al rato, el conductor miró por el retrovisor y, para su sorpresa, vio que el anciano que había recogido aún cargaba sobre sus hombros la pesada carga de leña. El conductor abrió la ventanilla de comunicación y le preguntó al pasajero: Señor, ¿por qué no pone la leña junto a usted? El hombre respondió: ¡Bastante favor me haces con llevarme a mí! ¡Sería demasiado pedirte que también cargaras mi leña en el camión!

Si tú has aceptado a Cristo como tu Señor y Salvador, pero aún insistes en cargar con las preocupaciones y el afán de tu vida, estás cometiendo el mismo error. Cristo te ofrece descanso espiritual, si confías en El y le sigues a El. No desprecies su oferta.

Deja tus cargas con Cristo, porque El es bastante fuerte para llevarlas. Deposita en El toda tu ansiedad, porque El se interesa por tu bienestar. Confía en El para tu salvación, porque El te puede y quiere salvar. El te dará descanso para tu alma.

Ese reposo no es sólo para este momento o para este mundo. El descanso de Dios continúa. Su obra de creación ya está terminada, y El sigue descansando. Lo más increíble es que El te invita a compartir es reposo eterno y perfecto con El cuando se acabe tu vida en este mundo.

Esto lo descubrimos en Hebreos 4:9-11:

4:9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.
4:10 Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.
4:11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

Si somos fieles a Jesucristo, confiando en El y siguiéndole, habrá un reposo eterno para nosotros. No estamos hablando de lo que muchas veces se nos ocurre cuando pensamos en la muerte, es decir, dejar de existir. No es el reposo de no hacer nada.

Es, más bien, el descanso de la persona que sabe que ha terminado su trabajo, y ahora puede disfrutar de sus resultados. De la misma manera en que Dios pudo descansar de su trabajo de creación y decir que era muy bueno, El nos invita también a poder llegar al final de nuestra vida y compartir ese mismo descanso de satisfacción, en comunión con El.

¡Este me parece el mejor plan de retiro que jamás se ha inventado! Nunca se terminará; será una eternidad de paz y de satisfacción en comunión con el Señor. Como alguien ha dicho, no te lo pierdas por el mundo.

Conclusión

Dios descansó después de su obra de creación. No ignores la importancia de descansar también. ¿Es parte de tu vida el descanso? ¿Estás descansando en Cristo? Dios descansó - y te invita a ti a hacerlo también.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe