Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 3 de Junio del 2007

Da la vuelta
Pastor Tony Hancock

Introducción

Hace algunos años, un helicóptero se estrelló en Hawai, matando a los tres pasajeros y al piloto. Esta semana, se supo la razón del desastre. Los investigadores cuidadosamente estudiaron la nave y los escombros que habían quedado del accidente, y llegaron a una conclusión.

Identificaron una pieza del motor que había fallado, causando la destrucción del motor mismo y la caída de la nave. Era una pieza pequeña, en realidad - una especie de tuerca que unía las dos partes del motor. Una pieza pequeña y, al parecer, insignificante, pero su falla fue desastrosa.

La falla o la ausencia de sólo una pieza puede ser desastrosa, no sólo para un helicóptero, sino para muchas de las máquinas complejas que el hombre ha inventado. Al observar la vida de muchos creyentes y la condición actual de la Iglesia, me pregunto si no habrá una pieza que también ha fallado en nuestra vida cristiana, algo pequeño pero altamente significante que hemos perdido de vista.

No es que no se mencione, ni que no se predique. Me parece, más bien, que no se entiende ni se vive. Su ausencia o falla crea un gran peligro para nosotros. Me refiero a la realidad el arrepentimiento.

¿Por qué es tan importante el arrepentimiento? ¿Qué significa arrepentirse, en realidad? Estas son las preguntas que trataremos de contestar en el transcurso de nuestro tiempo juntos en esta mañana.

Lectura: Marcos 1:14-15

1:14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,
1:15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

Todos hemos tenido la experiencia de perdernos y tener que pedir direcciones para llegar a nuestro destino. Alguien ha dicho que la peor cosa que podemos oír cuando pedimos direcciones es ésta: Primero, da la vuelta y regresa por donde viniste.

Esto, sin embargo, es lo que Jesús nos dice. Este verso marca el comienzo del ministerio público de Jesús, y Marcos lo resume como un llamado al arrepentimiento. Jesús nos dice, efectivamente: Si quieres llegar a un buen destino, tienes que empezar dando la vuelta.

I. Jesús vino a llamarnos al arrepentimiento

Con esto empezó su predicación pública. Este fue su mensaje, y de hecho, daba eco a lo que había predicado Juan el Bautista también. Sin embargo, me pregunto: ¿es ésta la esencia de nuestra predicación? ¿Estamos siendo llamados al arrepentimiento verdadero? ¿O será que hemos perdido esa pieza tan esencial del mensaje?

Enfatizamos el amor de Dios, y el amor de Dios es una realidad incomparable. Hablamos de la fe, y sabemos que sin fe, es imposible agradar a Dios. Si dejamos fuera el arrepentimiento, sin embargo, podemos creer que el amor de Dios solapa nuestro pecado en lugar de aniquilarlo. Si dejamos fuera el arrepentimiento, la fe se convierte en algo que agregamos a todas las otras cosas que pensamos.

En el corazón del mensaje de Jesús latía este llamado al arrepentimiento. Ahora bien, ¿qué quiere decir la palabra? ¿A qué se refería Jesús cuando hablaba de esto? El arrepentimiento bíblico consiste en cuatro facetas, y es sumamente importante comprenderlas.

En primer lugar, el arrepentimiento involucra la comprensión del mal cometido. Si nos vamos a arrepentir, antes que nada tenemos que darnos cuenta de que andamos mal. Cuando Jesús vino a predicar el arrepentimiento, no hablaba solamente de corregir algunos detallitos que se tienen que arreglar.

La Biblia testifica de que nuestra vida sin Dios está totalmente mal encaminada. Hace algunos años surgió la expresión de "maquillar el puerco". Es precisamente lo que muchas veces tratamos de hacer. Dios no nos llama a maquillar el puerco; nos llama a ser convertidos en una clase de animal completamente diferente, de puerco a oveja.

Tenemos que darnos cuenta, entonces, de que andamos mal - que hemos fallado a las leyes perfectas de Dios de muchas maneras; y que nuestra vida tiene que cambiar desde la raíz. Este es el primer paso.

El segundo aspecto del arrepentimiento es tener un deseo serio por la justicia. En otras palabras, tenemos que querer lo bueno más que lo malo. Es posible reconocer nuestro pecado, y hasta sentirnos orgullosos de él. Un cantante alguna vez proclamó: Lo hice a mi manera, y éste podría ser el lema de muchas personas. A la mejor estuvo mal, pero lo hice a mi manera.

Cuando el Espíritu Santo trae la convicción del pecado a nuestro corazón, la verdadera convicción siempre conlleva un profundo deseo de ver la justicia de Dios realizada. El arrepentimiento sólo puede venir cuando hay una convicción que incluye la comprensión del mal cometido y el deseo serio de ver la justicia de Dios.

El tercer aspecto del arrepentimiento bíblico es un deseo por la presencia de Dios. El pecado siempre nos separa de Dios. Sólo podemos estar en la presencia de Dios si hemos sido purificados. Tenemos que desear la presencia de Dios más que la satisfacción momentánea del pecado.

El cuarto aspecto del arrepentimiento es la acción cambiada. El verdadero arrepentimiento siempre envuelve un cambio de vida. Si llegamos a decir: Estoy muy arrepentido de haber hecho eso, pero lo seguimos haciendo, nuestro arrepentimiento no ha sido real.

Cuando Jesús dijo: "¡Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas!", El no hablaba de sentir un leve remordimiento por algunas cosas malas que hemos hecho. No se refería a pronunciar unas palabras de disculpa. El hablaba de dar una vuelta de 180 grados en nuestra vida.

El camino que por naturaleza sigue nuestro corazón es el camino del mundo. Es un camino que nos llevará a la destrucción, lejos de Dios. Nuestras vidas, aunque sean muy religiosas, no podrán llevarnos a Dios si no llega un momento en el que decidimos dejar nuestra vida vieja y ser transformados por el poder de Dios en personas nuevas.

Pero, ¿será que el mensaje de arrepentimiento era algo sólo para las personas del día de Jesús? Quizás ellos eran tan malvados que realmente necesitaban arrepentirse, pero hoy en día las cosas son distintas. Veamos.

Lectura: Lucas 24:46-47

24:46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;
24:47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

Estos versos, que formaron parte de nuestra lectura la última vez que estuvimos juntos, nos demuestran que el mensaje del arrepentimiento no se puede limitar sólo al tiempo que anduvo Jesús sobre la tierra. Es un mensaje para las personas de toda nación, de toda era.

II. Jesús nos encomendó que predicáramos el arrepentimiento

En el nombre de Jesús - es decir, en virtud de lo que El logró en su vida, muerte y resurrección - somos llamados a predicar el arrepentimiento a todas las naciones. La invitación que Dios nos hace es una invitación al arrepentimiento. Si nosotros compartimos un evangelio que no incluye un llamado al arrepentimiento, no estamos predicando el evangelio que Jesús nos encomendó.

Pero ¿no somos salvos por la fe? ¿Qué tiene que ver con esto el arrepentimiento? La fe y el arrepentimiento son dos lados de la misma moneda. Cuando llegamos a creer en las promesas de Dios y comprender lo que Cristo hizo por nosotros, tendremos que dejar atrás la vida anterior y cambiar de dirección. No hay alternativa.

Desgraciadamente, a veces hemos dado la impresión de que la salvación simplemente consiste en creer ciertos datos acerca de Jesús y repetir algunas palabras de compromiso. No hemos aclarado que la fe verdadera envuelve un arrepentimiento verdadero, un cambio de dirección en la vida.

Sin embargo, ni siquiera el apóstol Pablo - el apóstol de la gracia - esquivó la necesidad del arrepentimiento.

Lectura: Hechos 26:20

26:20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.

Estas palabras forman parte de la defensa de Pablo ante el rey Agripa. En ellas, él resume el mensaje que ha predicado bajo encomienda de Jesús. Su mensaje, en sus propias palabras, era un llamado al arrepentimiento. Es más, él exigía que el arrepentimiento se mostrara con las obras. Un arrepentimiento que no produce un cambio en la vida no es ningún arrepentimiento. Podemos ver, entonces, que

III. Jesús llamó a Pablo a predicar el arrepentimiento

Entendemos en base a esto que, cuando Pablo escribió: "Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte" (Efesios 2:8,9), él no pretendía excluir el arrepentimiento. Al contrario; la fe que él menciona incluye el arrepentimiento como ingrediente esencial.

Si tú crees, entonces, que has recibido la salvación por fe en Jesús, pero no hay ninguna diferencia entre tu vida ahora y tu vida antes, estás equivocado. Si tú crees que no importa la forma en que vives, estás en un grave error.

Dios te ha llamado al arrepentimiento. Jesús lo predicó, se lo encomendó a sus discípulos y le dio ese mensaje a Pablo cuando lo llamó. El mensaje de salvación es un mensaje de arrepentimiento.

Conclusión

Ahora te pregunto: ¿Has dado esa vuelta en tu propia vida? ¿Has dado la espalda al pecado para darle la cara a Dios? Este es el llamado de Cristo. Es la razón por la que vino a este mundo - para que pudieras experimentar un cambio en tu vida. Ven hoy a El.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe