Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 20 de Mayo del 2007

Jesús ascendió
Pastor Tony Hancock

Introducción

Entre los días de fiesta que se celebran en la Iglesia, la ascensión de nuestro Señor Jesús tiene que ser el más olvidado. Puede deberse en parte al hecho de que cae entre semana, pero en realidad, parece que lo ignoramos mucho más de lo debido.

Yo me crié en la Iglesia. Ya que mis padres sirvieron de misioneros, me encontraba en la iglesia - como se dice - cada vez que las puertas se abrían, sólo que usualmente llegábamos antes de que se abrieran las puertas.

En todas mis décadas de asistir a la iglesia, sin embargo, no recuerdo celebrar jamás la Ascensión. Celebrábamos la Navidad, el Día de Acción de Gracias, la Pascua, el día de Pentecostés y muchas otras fiestas, pero de alguna forma el día de la Ascensión pasaba desapercibido.

Conforme estudiaba el recuento de la ascensión de Jesús en el evangelio de Lucas, sin embargo, más me impactaba la importancia de este día para nuestra vida como creyentes. En realidad, es sumamente importante para nosotros no olvidar que Jesús ha ascendido al cielo, y ahora está a la mano derecha del Padre celestial.

Lectura: Lucas 24:44-53

24:44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.
24:45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras;
24:46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;
24:47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.
24:48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.
24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
24:50 Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo.
24:51 Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo.
24:52 Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo;
24:53 y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén.

Hoy vamos a considerar tres cosas que tenemos como creyentes en base a la ascensión de nuestro Señor Jesús. En primer lugar,

I. Gracias a la ascensión de Jesús, tenemos propósito

En cumplimiento de la Palabra de Dios en el Antiguo Testamento, Jesús les dijo a sus seguidores que ellos debían de proclamar a todos que El les ofrecía el perdón de pecados, si se arrepentían y confiaban en El. Este debía ser su propósito, y es también nuestro propósito.

Ellos debían de esperar en Jerusalén hasta que llegara el Espíritu Santo para revestirlos de poder para testificar, y luego declarar con valor el mensaje de la salvación. Nosotros ya hemos recibido al Espíritu Santo; El vino a nosotros en el momento de nuestra conversión.

C.S. Lewis escribió en una ocasión: "La gloria de Dios, y la salvación de almas como nuestra única forma de glorificarle a El, es lo que realmente nos debe de ocupar en la vida."

Esto no significa, por supuesto, que cada uno de nosotros debe de convertirse en pastor, evangelista o misionero; pero sí significa que todos tenemos un papel que debemos de jugar en llevar el evangelio a cada rincón de esta tierra. Sin embargo, puede ser fácil perder de vista nuestro propósito.

El juego del golf se inventó en Escocia. Poco después de inventarse el juego, un escocés llegó a Norteamérica para mostrarle al Presidente de los Estados Unidos, Ulises Grant, cómo jugar. Con cuidado, colocó la pelota de golf sobre el tee y dio un gran giro con el palo de golf. El palo dio contra el césped, levantando una gran cantidad de tierra que cayó sobre la barba del presidente y todos los espectadores, pero la pelota se quedó reposando sobre el tee.

Nuevamente intentó el escocés golpear la pelota, y nuevamente falló. Con paciencia, el presidente observó seis intentos de su maestro, y por fin opinó: Veo que se hace una buena cantidad de ejercicio en este juego, pero no comprendo el propósito de la pelota.

¡Por supuesto, el propósito del golf está en la pelota! Todo se trata de hacer que llegue al hoyo. De igual manera, la existencia de la Iglesia de Jesús tiene que ver, sobre todo, con compartir las Buenas Nuevas de Cristo con quienes no las han oído. Sin embargo, me pregunto si a veces caemos en la trampa del escocés: hacemos grandes movimientos, pero no hemos hecho nada para lograr nuestro verdadero propósito.

La ascensión de Jesús significa que El ya no está en la tierra para proclamar el mensaje del Reino. En su lugar, El nos ha mandado a nosotros, habilitados y fortalecidos por su Espíritu, para llevar el mensaje.

Ahora te pregunto: ¿estás consciente de tu propósito como seguidor de Jesús? ¿Estás llevando su mensaje a otros - por medio de tus oraciones, por medio de tus ofrendas, por medio del testimonio de tu vida y de tus palabras?

Jesús ha ascendido, y por lo tanto, tenemos un propósito. En segundo lugar,

II. Gracias a la ascensión de Jesús, somos bendecidos

La última acción de Jesús antes de dejar esta tierra fue la de bendecir a sus discípulos. De hecho, la Biblia nos dice que El fue llevado al cielo "mientras los bendecía". La bendición no fue algo que El hizo casi sin pensar, como un padre podría bendecir a su hijo antes de acostarlo como parte de su rutina. No fue simplemente una despedida religiosa.

Más bien, la bendición sucede mientras El es recibido al cielo. El deja a sus discípulos con la bendición. Ahora bien, es muy interesante considerar las veces que se menciona la bendición en el evangelio de Lucas. Al comienzo de este evangelio, Zacarías el sacerdote perdió el habla, y como resultado, no pudo bendecir al pueblo.

Elizabet, la madre de Juan el Bautista, bendijo a María y a su bebé; Zacarías bendijo a Dios cuando recuperó la voz; Simeón bendijo a Dios y a los padres humanos de Jesús cuando lo presentaron en el templo. Después de todas estas ocasiones relacionadas con el nacimiento de Jesús, la bendición no vuelve a mencionarse hasta después de la resurrección de Jesús.

Lucas nos dice que Jesús bendijo el pan cuando comió en Emaús con los dos discípulos, y ahora nuestro pasaje nos dice que Jesús se fue al cielo, bendiciendo a sus discípulos. La forma en que vuelve a mencionarse la bendición, después de tanto tiempo dentro del evangelio que no se menciona, nos llama la atención y lo señala como algo importante.

Me pregunto, entonces, ¿qué nos está diciendo Dios por medio de Lucas con este detalle? Creo que la bendición de Jesús a sus discípulos está relacionada con la bendición sacerdotal. Como nuestro sumo sacerdote, Jesús constantemente nos bendice mediante su ministerio celestial.

Pablo dice en Efesios 1:3: "Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo". En Cristo, somos bendecidos con el acceso a la presencia de Dios, con la esperanza, con la paz, con el gozo.

Una vez vi una calcomanía que decía: "Estoy demasiado bendecido para estar estresado". Me gusta la idea. Si nosotros permitimos que el estrés nos domine, quizás es porque se nos ha olvidado que somos bendecidos. La ascensión de Jesús significa, para los que nos hemos entregado a El, que tenemos un sumo sacerdote que nos está bendiciendo. ¿Qué más podríamos pedir? De hecho, noten el resultado de esto en los discípulos:

III. Gracias a la ascensión de Jesús, tenemos gozo

¿Cómo habríamos respondido nosotros si hubiéramos estado en el lugar de los discípulos, mirando hacia el cielo mientras Jesús desaparecía? ¿Habríamos estado un poco aturdidos, confundidos, nostálgicos, tristes? Lucas nos dice que estaban gozosos. No creo que haya sido la clase de gozo que sienten algunas personas cuando los suegros se van después de una visita. No estaban gozosos porque Jesús se había ido.

¿Por qué estaban gozosos? Tenían muchas razones para estar gozosos, pero sobre todo, el gozo de ellos era el gozo de la expectación. Jesús les había prometido que el Espíritu Santo, el regalo que el Padre les mandaría, venía en camino. Ellos esperaron en Jerusalén con expectación gozosa la llegada del Espíritu Santo.

Como creyentes, también hemos sido llamados a esperar con expectación gozosa. La ascensión de Jesús indica que El volverá. Cuando Lucas recontó esta historia al principio del libro de Hechos, mencionó estas palabras de los ángeles: "Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse." (Hechos 1:11)

De la misma forma en que los discípulos adoraron con gran gozo mientras aguardaban la venida del Espíritu, así también nosotros hemos sido llamados a vivir con gozo mientras esperamos el regreso de nuestro Señor, de la misma forma en que se fue.

Conclusión

Jesús ha sido llevado corporalmente al cielo, donde ahora está sentado a la diestra del Padre. Gracias a su ascensión, tenemos un propósito, hemos sido bendecidos, y podemos tener gozo. Podemos vivir ahora en la fe de nuestro Señor ascendido.

Ese mismo Jesús volverá un día para juzgar a vivos y a muertos. Te pregunto: ¿Estás preparado para ese día? ¿Conoces a ese Jesús que físicamente está presente en el cielo, pero cuyo espíritu está aquí? Si tú lo quieres conocer, puedes venir hoy con fe y recibirlo como tu Señor y Salvador. Así podrás disfrutar de todas las bendiciones que El ha dado a sus seguidores.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

También está disponible la página de Lecturas Bíblicas diarias del Pastor Tony. En dicha página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe