Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 25 de Marzo del 2007

Al final de la trayectoria
Pastor Tony Hancock

Introducción

En el libro infantil Alicia en la tierra de las maravillas, Alicia llega a un cruce en el camino. Jamás habiéndose encontrado en la tierra de las maravillas, decide preguntarle a un gato cercano por dónde ir. Dígame, señor gato, ¿por cuál de estos caminos debo dirigirme?

El gato le responde: Eso depende del lugar al que quieras llegar. Alicia le contesta: En realidad, no me importa mucho. La respuesta del gato fue sagaz; dijo, En tal caso, realmente no importa cuál camino tomas.

Creo que pocos de nosotros estaríamos contentos con no saber a dónde vamos. Al contrario; siempre nos esforzamos por saber a dónde nos llevará cualquier camino que tomamos. Consultamos el mapa para saber a dónde nos llevará la carretera que vamos a tomar. Leemos los señalamientos que aparecen al lado del camino para saber a qué distancia queda. Escogemos la calle que vamos a tomar porque nos llevará a dónde queremos llegar.

En la vida, sin embargo, puede ser muy diferente el cuadro. ¿A dónde te llevará el camino que estás tomando en la vida? ¿No te gustaría que hubiera señalamientos al lado del camino, diciéndote hacia dónde te está llevando?

Resulta que sí existen esos señalamientos. En su Palabra, Dios nos indica hacia dónde nos llevará el camino que seguimos. Lo expresa de una forma muy sencilla. En realidad, hay dos caminos en la vida. Uno es el camino ancho, el camino fácil, el camino de seguir nuestros propios deseos. Hoy veremos hacia dónde lleva este camino.

El otro es el camino angosto. Este es el camino de la fe, de morir a nuestra propia voluntad egoísta, de entregarnos a Otro. El próximo domingo veremos hacia dónde nos lleva este camino. En estos últimos capítulos de la Biblia, Dios nos demuestra el destino final de las dos trayectorias que existen para cualquier ser humano, para ti y para mí.

La primera trayectoria es la trayectoria de la rebelión. Veamos hacia dónde lleva.

Lectura: Apocalipsis 20:7-15

20:7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,
20:8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.
20:9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.
20:10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.
20:11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.
20:12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
20:13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.
20:14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

El domingo pasado aprendimos acerca de la era de paz y prosperidad que Jesucristo establecerá sobre la tierra después de su segunda venida. El gobierno será perfecto. Todos los problemas sociales que se puedan resolver por medio de las mejores políticas serán resueltas. Habrá suficiente para todos.

Satanás también estará atado durante este tiempo. No podrá tentar e incitar a las personas a desobedecer a Dios. En lugar de andar como león rugiente, estará encerrado en el abismo. En medio de esta situación idílica, sin embargo, existirá un problema que no se resolverá. Es el problema del corazón humano.

I. La profundidad de la rebelión humana se revelará al final del Milenio

Aun durante el Milenio, habrá personas cuyos corazones no se someterán al señorío de Cristo. Obedecerán sus leyes, porque no tendrán opción; las obedecerán como muchos de nosotros obedecemos las leyes actuales - de mala gana, sin mucho entusiasmo, sólo cuando alguien nos está viendo.

El Milenio, entonces, no será una etapa en la que todos serán creyentes. El gobierno será de Cristo, y los creyentes resucitados reinarán con El; habrá también creyentes entre los habitantes de la tierra. Muchos, sin embargo, serán personas que no someten su corazón al control de Cristo. Sólo lo obedecerán por fuera.

¿De dónde saldrán estas personas? Quizás algunos serán descendientes de creyentes que abandonan el compromiso de sus padres, y otros serán sobrevivientes de la segunda venida de Cristo. Cuando el capítulo 19 describe la destrucción de los ejércitos que se opondrán a Cristo en su segunda venida, deja abierta la posibilidad de que sobrevivan personas que no se hayan unido a las fuerzas armadas del Anticristo.

Satanás será soltado al final de Milenio con un motivo - porque nada sucede sin que Dios lo permita. Si nosotros estuviéramos escribiendo el futuro del mundo, no se nos ocurriría soltar al enemigo después de su encarcelamiento. Los propósitos de Dios, sin embargo, son más altos que los nuestros.

Satanás será soltado, y engañará a la gente de todo el mundo para que se subleve en una rebelión final contra Jesucristo. Gog y Magog, nombres mencionados en el verso 8, son títulos que representan a los enemigos del pueblo de Dios y su rey.

Juan usa estos títulos aquí para representar la rebelión final contra Jesús y su reino justo, que será dirigido por algún ser humano bajo la inspiración de Satanás. Aun después de ver por mil años la perfecta sabiduría de Jesús aquí en la tierra, habrá muchos que se unirán a esta rebelión final contra su reinado.

Lo que esto nos enseña es que, en realidad, el corazón es lo central. Aunque Jesús reinará sobre la tierra, no obligará a nadie a entregarle su corazón. Esa es una decisión que cada uno de nosotros tiene que tomar individualmente. Por eso es tan importante darle el corazón a Dios, y no simplemente seguir alguna religión.

La religión no salvará a nadie. Seguir una lista de requisitos - de asistir a la Iglesia, de dar, de hacer cualquier otra cosa buena - no te salvará. Sólo si le entregamos nuestro corazón a Cristo, permitiendo que El haga por su Espíritu cualquier cambio que El desee en nosotros, podremos tener la vida verdadera.

Proverbios 4:23 dice: "Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida". Es de tu corazón que dependerá, en realidad, tu destino eterno. La rebelión final que vendrá tras el Milenio mostrará que, aun bajo condiciones ideales, la maldad está profundamente arraigada en el corazón humano.

Esta rebelión final también nos demuestra la importancia de la fe. Pongámonos, por un momento, en la situación de los que verán, al final del Milenio, esta rebelión contra la autoridad de Jesucristo. Aunque la rebelión será rápidamente aplastada, habrá un momento en el que los ejércitos rodearán la ciudad de Dios.

En ese momento, parecerá que Jesús ha perdido su autoridad sobre la tierra. Sólo quedará el remanente fiel, rodeado por los enormes ejércitos de Gog, el rebelde. Será muy grande la tentación en ese momento de dejar a Jesús atrás.

De igual manera, en cualquier momento puede parecer que Dios ha perdido. Siempre habrá ataques hacia la fe. Siempre habrá quienes nos tratarán de hacer dudar de nuestra fe, que se burlan de nosotros por confiar en Cristo y vivir para El. Viendo el mundo, podremos ser tentados a dejar nuestra fe.

No lo hagamos. La victoria de Cristo es segura. Jesús declaró su bendición sobre los que creen sin haber visto. Mantengamos nuestra fe, aunque parezca que todo está en nuestra contra. La recompensa será muy grande. En cambio,

II. Las consecuencias de la rebelión humana se revelarán en el juicio final

Los últimos versos de nuestro pasaje describen la cita de corte que tiene todo ser humano. En esta corte no hay mordidas. No te podrá librar ningún abogado chueco. No importará la palanca que tengas. Aquí todos tendremos que responder por lo que hemos hecho.

Ante la presencia del juez, huirán el cielo y la tierra. Aunque parezcan sólidas, se fugarán aterrorizadas ante Aquel que es el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. El es la Realidad inconmovible, frente al cual todo lo demás es un efímero vapor. Dice 1 Juan 2:17: "el mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre".

Ante este Juez, toda persona comparecerá. No importa dónde hayan encontrado su fin; sea en el mar o en la tierra, sea que recibieron un buen entierro o que fueron incinerados, todos resucitarán para rendirle cuentas a su Creador. Todos tendrán que dar una explicación por lo que hicieron con sus años de vida sobre esta tierra.

Hay muchas personas que se tratan de esconder de sus pecados por medio de las mentiras. Puedes engañar a muchas personas. Puedes engañar a tus amigos, a tus familiares, e incluso a tu pastor - pero a Dios, nadie lo engaña. Todo lo que hayas hecho, está escrito en sus registros.

Dice el verso 12: "los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros". Estos son los libros donde Dios tiene todos sus expedientes. ¡Seguramente son unos libros inmensos! Según las acciones registradas en estos libros, cada ser humano será juzgado.

Ahora bien, ¿cómo será ese juicio? ¿Será que Dios pondrá todas nuestras acciones buenas por un lado, y las acciones malas por otro lado, y verá cuál predomina? Muchas personas tienen este concepto. Creen que Dios verá si han hecho más bien que mal, y de esta forma les dejará entrar al cielo.

La Biblia nos dice algo distinto. Nos dice que todos, en base a nuestro pecado, estamos destituidos de la gloria de Dios. También nos dice que todas nuestras buenas obras son como trapos de inmundicia para Dios. El nos exige la perfección, pues El es perfecto. Si el juicio se basara sólo en estos libros, todos estaríamos perdidos.

Hay otro libro, que es el más importante. Es el libro de la vida. Escrito en este libro está el nombre de toda persona que se haya entregado a Cristo, y que haya recibido de El el perdón y la vida. Si tu nombre está escrito en el libro de la vida, no serás condenado al sufrimiento.

Si tu nombre no está escrito en ese libro, en cambio, serás arrojado - según la Palabra de Dios - al lago de fuego. Hay diferentes ideas acerca de cómo será ese lugar, pero lo seguro es que no será un lugar agradable. De hecho, el lago de fuego no fue hecho para la habitación humana. Fue hecho para castigar a Satanás.

Será un lugar de tormento, de sufrimiento constante. Algunos dicen: quiero ir al infierno, pues allí estaré de fiesta con todos mis amigos. ¡Qué error! Allí se revelará todo lo peor del ser humano. Será un lugar de traición, de sufrimiento, de desesperación.

Dios no quiere que vayas a ese lugar. Fue por eso que Cristo vino a dar su vida en sacrificio por sus pecados. Ahora sólo te pide que te arrepientes de tus pecados y que invites a Cristo a ser tu Señor y Salvador. No demores más en tomar esta decisión. Entrégate hoy a Cristo. Dale todo tu corazón. Invítale a ser tu Señor y Salvador, y tu nombre será escrito en el libro de la vida.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

El Pastor ha reiniciado la publicación de Lecturas Bíblicas diarias. En esta página encontrarás una lectura bíblica para cada dia de la semana relacionada con el Sermón Dominical, junto con preguntas para meditación y aplicación.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe