Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 25 de Febrero del 2007

Salid de ella
Pastor Tony Hancock

Introducción

Lot, el sobrino de Abraham, fue un hombre de propósito. El quería una vida mejor para su familia, una vida de suficiencia económica, una vida estable, una vida sin la necesidad de estarse mudando constantemente de un lado a otro en busca de pasto para el ganado.

Lot decidió cumplir su propósito radicándose a la orilla de una ciudad próspera y vital. Junto con el comercio y el progreso había también mucha inmoralidad en la urbe; por este motivo, Lot no se estableció en el centro de la ciudad, sino a su orilla. Aquí el podría hacer su fortuna sin participar en algunas de las costumbres más repugnantes del lugar.

Sucedió un día que Dios miró la ciudad donde vivía Lot, la ciudad de Sodoma. El no vio el lujo, ni le llamaba la atención el progreso ni el comercio. El vio la desobediencia y maldad que cundían en este pueblo, y en su justicia fuee movido a actuar. Decidió destruir la ciudad.

Mandó primero a sus ángeles para avisar a Lot, dándole tiempo para que huyera antes de que llegara la destrucción. Lot tuvo que dejar atrás toda la fortuna que había hecho en Sodoma, y en el camino hasta perdió a su esposa. Este mujer se había quedado tan enamorada de la vida en Sodoma que miró hacia atrás en el camino, y se convirtió en estatua de sal.

El mensaje de los ángeles para Lot fue simple: Sal de aquí, porque Dios va a destruir la ciudad. El mensaje para nosotros el día de hoy es muy similar. No se trata de cambiarnos de lugar; no he recibido ningún mensaje profético contra Ehrhardt. Más bien, se trata de salir de otra ciudad, una ciudad espiritual.

En este día, estudiaremos un pasaje que es, a la vez, bello y complicado. Por este motivo, les invito a prestar mucha atención para poder recibir el mensaje que Dios tiene para nosotros. Les invito a tener sus Biblias abiertas, pues leeremos el pasaje por porciones.

Lectura: Apocalipsis 17:1-6

17:1 Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;
17:2 con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.
17:3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.
17:4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación;
17:5 y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
17:6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.

En la profecía bíblica, hay varias ocasiones en las que se describe a una ciudad como prostituta - a Jerusalén, por ejemplo, en Ezequiel 16 y 23, o Babilonia en Jeremías 51. Una prostituta da su cuerpo a diferentes hombres para recibir dinero. Cuando se aplica este nombre a una ciudad, es porque se entrega a los dioses falsos para recibir los beneficios que supuestamente le pueden dar.

Ahora estamos viendo personificada la realidad espiritual que está detrás de todas las ciudades inmorales y perversas de esta tierra. En algunas partes del mundo antiguo, las prostitutas llevaban una banda de oro en la frente con su nombre. El nombre de esta prostituta es Babilonia; no la ciudad antigua solamente, sino todo lo que ella representa.

Esta prostituta, entonces, es la madre o el prototipo de todas las ciudades que han existido y aun existen donde hay inmoralidad e idolatría. Ella está montada sobre una bestia escarlata, que representa a Satanás. Es escarlata porque su poder es la mentira, a distinción de la blancura de la pureza y la verdad.

Esta mujer se deleita con el sufrimiento y la destrucción de los siervos de Dios. Donde la prostitución espiritual se expresa, hay creciente persecución de los siervos de Dios.

Lectura: Apocalipsis 17:7-11

17:7 Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos.
17:8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.
17:9 Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer,
17:10 y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.
17:11 La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

La bestia ha sido atada por la victoria de Cristo en la cruz. Por esto se nos dice que ya no es. Es decir, ya no ejerce libremente su dominio. ¿Cómo es posible esto? ¿Ya no está activo Satanás en el mundo? Claro que lo está, pero su poder está limitado. En Cristo, nosotros tenemos autoridad sobre él.

Sin embargo, al final de la historia, será librado para ejercer libremente su poder al final de la historia. Por esto se nos dice que está a punto de subir del abismo. Antes de que Cristo regrese, habrá un incremento en la actividad satánica. Los que no conocen a Cristo, se quedarán fascinados por esta actividad.

El séptimo rey que vemos en el verso 10 es el anticristo, que surgirá al final de la historia. La bestia también es contado rey, y su poder está detrás de los reinos de este mundo. Por esto se dice que está contado entre los siete. Sin embargo, podemos estar seguros de que va a su destrucción. Por más poder que parezca tener ahora, está destinado a ser destruido.

Lectura: Apocalipsis 17:12-18

17:12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.
17:13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia.
17:14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.
17:15 Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.
17:16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego;
17:17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios.
17:18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.

En el verso 12 se nos habla de diez reyes. Muchos han tratado de identificarlos con reinos terrenales. Por ejemplo, cuando surgió la Unión Europea, fue muy notable que había diez países miembros de la unión. Sin embargo, se presentó un problema; otros países se empezaron a unir, y ahora hay muchos más de diez.

Es mejor comprender que estos reyes son poderes espirituales. Efesios 6:12 nos dice que "nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales".

Estos son poderes malignos espirituales, cuyo poder actualmente está limitado con el del enemigo. Por un tiempo, sin embargo, recibirán nuevamente poder para engañar y destruir a la gente.

Las aguas sobre las que se sienta la prostituta son las naciones de este mundo, que participan de su prostitución. Ahora descubrimos algo sorprendente: los poderes espirituales y el enemigo, quienes han usado a la prostituta, ahora la destruirán.

En otras palabras, Satanás, el que ha engañado a tantos por medio de la falsa religión y la inmoralidad, terminará destruyendo lo que él ha hecho. La verdad es que la maldad siempre se autodestruye. El pecado contiene las semillas de su propia destrucción.

En el desenlace final, el diablo terminará destruyendo el sistema que él ha hecho para seducir a los que se unen a él. Por un tiempo, el pecado parece ser divertido y ofrecer mucho, pero siempre nos termina destruyendo.

Lectura: Apocalipsis 18:1-8

18:1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria.
18:2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.
18:3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.
18:4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;
18:5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.
18:6 Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble.
18:7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto;
18:8 por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga.

Ahora se celebra lo anunciado en el capítulo anterior. Cae la gran Babilonia, la gran ciudad que se opone a Dios y que se manifiesta en cada ciudad terrenal inmoral e idólatra. Donde hay idolatría, prostitución, auto-exaltación, autosuficiencia, orgullo, dependencia del lujo y la riqueza y violencia contra la vida, allí está Babilonia.

Aunque su gloria ha sido grande - es la majestad y grandeza de todas las naciones del mundo - queda en ruinas, un lugar desértico y abandonado.

Consideremos las características de la gran Babilonia. El verso 7 la describe: es arrogante y vanagloriosa, se entrega al lujo y se jacta en su corazón de su indestructibilidad. Me llama la atención el énfasis sobre el lujo. En el Antiguo Testamento, el pueblo de Dios solía caer en problemas por su amor al lujo.

El lujo nos promete una vida cómoda, una vida un poco mejor que la de la "chusma", una vida sin sufrimientos ni sinsabores. El lujo nos ofrece, en otras palabras, el cielo en la tierra. El lujo es una de las tentaciones más grandes que nos ofrece este país.

Se nos ofrece una vida cómoda, llena de distracciones, llena de placeres pero vacía de significado. De alguna forma, el lujo nos seduce y nos aleja de Dios. La Iglesia en los Estados Unidos no está en declive porque le faltan Biblias, o porque le falta conocimiento, o porque le falten recursos.

La Iglesia en los Estados Unidos está en declive porque nos hemos entregado al lujo. Hemos aceptado la idea de que podemos vivir en completa comodidad y ser seguidores de Jesucristo. Esta es una mentira del enemigo.

Dios no nos llama a una vida sin placeres. Pero hermanos, corremos gran peligro cuando empezamos a amar la comodidad. Cuando el lujo llega a ser nuestra meta primordial, nos hemos olvidado de Jesucristo.

Por eso, hallamos este llamado: "Salgan de ella, pueblo mío". No estamos hablando de una mudanza física, sino de un cambio de residencia espiritual. En lugar de valorar lo que el mundo considera importante, Dios nos llama a salir afuera de la ciudad para vivir con El.

"Salgan de ella", dice el Señor. Este es un llamado a la separación radical. No es un llamado a una fe dominguera, ni a una vida respetable. Es un llamado a ser totalmente distintos de las personas que nos rodean. Es un llamado a un compromiso total con Jesucristo, un compromiso que nos hace diferentes de los demás.

Lectura: Apocalipsis 18:9-20

18:9 Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio,
18:10 parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!
18:11 Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías;
18:12 mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol;
18:13 y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres.
18:14 Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás.
18:15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando,
18:16 y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas!
18:17 Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos;
18:18 y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?
18:19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!
18:20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella.

Aquí vemos el lamento de todos los que, por medio del sistema mundano, han disfrutado de grandes riquezas y muchos bienes. Los reyes, los comerciantes y los marineros se unen en lamentar la caída de la gran Babilonia.

Todas las cosas mencionadas aquí son de gran valor, y se considera que quien las posee es feliz. Un día, sin embargo, todas estas cosas dejarán de existir. Sólo quedarán los lamentos de quienes hicieron de ellas el centro de su vida.

Lectura: Apocalipsis 18:21-24

18:21 Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada.
18:22 Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti.
18:23 Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones.
18:24 Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra.

Toda la gloria, todo el lujo, toda la belleza de las grandes sociedades dejará de existir. Algunas ya quedan en ruinas; otras siguen destellando y atrayendo a los sencillos. Toda la vida humana que se vio en ellas se convertirá en silencio. Todo pasará al olvido.

Tenemos que decidir, entonces, dónde vamos a vivir. ¿Seremos como Lot, viviendo a la orilla de la ciudad, para luego perderlo todo? ¿O nos mudaremos a otra ciudad, la Jerusalén celestial, donde Jesús es el Rey?

La decisión es nuestra. El llamado está hecho: "Salgan de ella, pueblo mío". Ahora nos toca responder al llamado, o ignorarlo.


Visita la página web del Pastor Tony Hancock: www.pastortony.net.

Puedes enviar al Pastor tus preguntas acerca de la Biblia, la Iglesia, la vida cristiana o cualquier otro tema, por email a pastortony@iglesiatriunfante.com, o por medio de la sección Preguntas al Pastor en pastortony.net. Envía tus preguntas incluyendo tus iniciales y tu país de residencia, y serán respondidas en dicha página.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe