Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 6 de Enero del 2002

La preparación de la novia
Pastor Tony Hancock

Introducción

Dos señoritas estaban hablando un día, poco después de que una de ellas se había comprometido para casarse. La otra le preguntó: ¿cómo reaccionaron las mujeres en el trabajo cuando les mostraste tu anillo? ¿Se admiraron de su belleza?
La otra le respondió, ¿Admirarse? ¡Cuatro de ellas lo reconocieron!

Me imagino que aquella dama se habrá sentido algo desilusionada al darse cuenta de que ella no había sido la primera, ni siquiera la segunda, o la tercera, o la cuarta, en recibir una oferta de matrimonio de su prometido. Quizás sentiría que no era muy especial, y que él no tenía mucha paciencia - que simplemente estaba buscando a la primera que dijera que sí.

Alguien ha dicho que el matrimonio es una lotería en la cual el hombre apuesta su libertad y la mujer su felicidad. Esa cuestión de ¿con quién me casaré? es sumamente importante. La semana pasada, empezamos a estudiar un tema que terminaremos hoy, con la ayuda de Dios. Se trata del noviazgo más largo del mundo - uno que ha durado ya miles de años.

Me refiero al compromiso de Cristo con su novia, la Iglesia. La semana pasada hablamos de la grandeza de Cristo, el novio y Rey. Sacamos algunas lecciones para nuestra vida como hombres, y también para nuestra relación con él como creyentes.

Hoy veremos el otro lado de la moneda. Se trata de la preparación de su novia, la Iglesia. Veremos qué podemos aprender acerca de nuestra identidad como creyentes, y también algo de lo que nos enseña esto acerca del papel de la mujer.

Lectura: Salmo 45:10-15

45:10 Oye, hija, y mira, e inclina tu oído; Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre;
45:11 Y deseará el rey tu hermosura; E inclínate a él, porque él es tu señor.
45:12 Y las hijas de Tiro vendrán con presentes; Implorarán tu favor los ricos del pueblo.
45:13 Toda gloriosa es la hija del rey en su morada; De brocado de oro es su vestido.
45:14 Con vestidos bordados será llevada al rey; Vírgenes irán en pos de ella, Compañeras suyas serán traídas a ti.
45:15 Serán traídas con alegría y gozo; Entrarán en el palacio del rey.

Recuerden que este salmo fue escrito para uno de los reyes israelitas. Presenta su gloria, como el monarca escogido por Dios para reinar sobre su pueblo, y también da ciertos consejos a la futura reina. Vimos la semana pasada que este salmo tiene un significado más profundo para nosotros, puesto que Jesús es el gran Rey, descendiente de David, que Dios ha elegido para reinar sobre todas las naciones.

Cuando reconocemos esto, entonces podemos encontrar significado en este salmo en dos niveles. Podemos ver, por un lado, lo que nos enseña acerca de la belleza de un matrimonio humano. Vimos la semana pasada cómo el hombre puede ser un verdadero rey en su hogar.

Pero por el otro lado, podemos aprender mucho acerca de nuestra relación con Jesús, nuestro Rey. Hoy enfocaremos el papel de la novia, las palabras que se le dirigen, para aprender algo acerca de como Uds., mujeres, pueden ser verdaderas reinas en su hogar, pero también para ver como todos debemos de responder al reinado de Cristo.

Cuando leemos este salmo, vemos que lo que se dice de la novia toma la forma de una exhortación. El escritor le está dando consejos acerca de como ser una buena esposa para el rey. Le está animando, en fin, a prepararse para el cambio que vendrá en su vida, y le dice como prepararse.

I. La novia se olvida del pasado para presentarse a su novio

Para ver este punto, leamos los versículos 10-12. Aparentemente se trataba de una novia que había venido del extranjero para casarse con el Rey. Para poder llegar a ser parte del pueblo de Dios, ella tendría que olvidarse de su pasado, de su pueblo, y de su familia.

Es un consejo muy bueno. Es una lástima que las reinas israelitas no lo tomaron. Por ejemplo, nos cuenta la Biblia que del gran rey Salomón. El fue hijo del rey David, y quizás el más grande de los reyes israelitas. En su juventud, Dios le apareció en un sueño y le ofreció lo que él quisiera tener. Podía pedir cualquier cosa, y Dios se la otorgaría. Salomón, en vez de pedir riquezas o posición, pidió sabiduría para ser un buen líder para su pueblo.

Como resultado, Dios le dio grandes riquezas y poder también. El fue el hombre más sabio del mundo; la gente venía desde lejos para oír su sabiduría. Su reinado en Israel fue un tiempo de gran prosperidad. Fue Salomón el que finalmente construyó el templo de Dios, un edificio grandioso para la adoración del Señor.

Sin embargo, en su vejez, Salomón empezó una colección. Ahora, muchos ancianos se distraen coleccionando estampas, o libros antiguos, o hasta automóviles, pero a Salomón no le interesaban estas cosas. Salomón, más bien, empezó a coleccionar esposas. Nos dice la Biblia que Salomón tenía 300 esposas y 700 concubinas.

Bueno, por un lado, éste no es el plan de Dios. Desde el principio, Dios quiso que el hombre tuviera una mujer. Pero hubo un daño más grave; ese problema fue que las esposas de Salomón no dejaron sus dioses falsos, sus ídolos, en la casa. Más bien, se los trajeron; y luego, con esa astucia que sólo tienen las mujeres, empezaron a convencerle de que les hiciera templos para sus dioses.

Y así, por la influencia de sus esposas, la tierra divina se empezó a llenar de templos para ídolos. En vez de ser el enfoque de la adoración, el templo de Dios tuvo que hacer competencia con una multitud de templos de ídolos, templos a símbolos de la fuerza de los demonios.

¿Por qué? Simplemente porque las reinas no tomaron este consejo. No se olvidaron del pasado para dedicarse a adorar al Dios de su rey, el Dios de Israel.

Hay una lección muy importante para nosotros aquí. Nosotros, en conjunto, la Iglesia, somos la esposa de Cristo, nuestro Rey. El nos ha llamado para que nos olvidemos de nuestro pasado para entregarnos a él.

El nos ha levantado del lodo, del fango de nuestro estado natural y caído para que seamos suyos. El nos ha vestido de gloria, dándonos prestigio y honor. Simplemente por su amor, él se dio para comprarnos, para rescatarnos, para que seamos suyos.

Pero, ¿qué pasará si no dejamos atrás nuestro pasado? ¿Qué pasará si dejamos que esos viejos dioses, que antes adorábamos, nos sigan ahora? Les aseguro que el resultado será desastroso. Por supuesto, no llevaremos a nuestro Rey a la ruina, como lo hicieron las esposas de Salomón; pero sí lo deshonraremos, nos expondremos a gran peligro, y podremos ocasionar la pérdida de muchas personas más también.

¿Cuáles son esos dioses que tenemos que dejar? Por uno lado, tenemos que deshacernos de cualquier atadura religiosa que no sea de Dios. Esto incluye tales cosas como la magia, el horóscopo, las cartas, los santos, y cualquier otra devoción que no sea a Dios. Por el otro lado, tenemos que abandonar esas adicciones como el alcohol, la pornografía, las relaciones ilícitas, o cualquier otra cosa que no honra a Dios.

Se cuenta la historia de un hombre cuya hija se acababa de casar. Una noche mientras estaba con su esposa y algunos amigos, llamó la hija desesperada. El hombre contestó el teléfono, habló con su hija un rato, y regresó a la sala. Su esposa le preguntó: ¿Qué quería nuestra hija?  Respondió el esposo: se peleó con su esposo y dijo que quería venir a la casa. -¿Qué le dijiste?, replicó la mujer. Dijo su esposo: le dije que ya estaba en su casa.

La Biblia nos dice que cuando un hombre y una mujer llegan a unirse en matrimonio, son una sola carne. Y déjenme decirles que surgen muchos problemas cuando la mujer (o el hombre) no quiere dejar atrás su familia. Cuando, como en este caso, creen que tienen una salida en vez de resolver los problemas que surgen en el matrimonio, causa muchos problemas. La esposa que va corriendo a mamá para contarle todos sus problemas, en vez de arreglarlas con su esposo, está buscando más infelicidad matrimonial.

Dios llama a la pareja a dejar todo otro compromiso atrás cuando se une. Es sumamente importante hacer esto en el matrimonio - y es aun más importante hacerlo en nuestra relación con Cristo. Si eres creyente, déjame preguntarte: ¿Qué no has dejado atrás para entregarte totalmente a tu Señor? ¿Qué bagaje traes del pasado?

Ríndelo al Señor. Entrégale esa cosa, y prepárate para él. Porque no solamente tiene la novia que olvidar el pasado, sino también

II. La novia se prepara con los mejores vestidos

Vemos esto en los versículos 13-15 de nuestro salmo. La novia se ha preparado con la ropa más bella para presentarse ante su rey. Imaginen el bello vestido blanco que habrá usado esta reina, hecha del material más fino, bordado con bellas figuras, y luciendo oro y joyas por cualquier lado.

Creo que cuando ella entró al salón de boda, nadie podría haber visto otra cosa. En las revistas cada año salen fotografías de las grandes bodas de las estrellas. Con esta novia, no había competencia - tenía que ser la más bella del año.

La Iglesia es, como hemos dicho, la novia de Cristo, el verdadero Rey de la línea de David. Ella también deberá prepararse con bellos vestidos. En su visión del futuro, Juan miró hacia el final de todo, cuando Ya ha llegado el día de las bodas del Cordero. Su novia se ha preparado, y se le ha concedido vestirse de lino fino, limpio y resplandeciente. Luego sigue la explicación: El lino fino representa las acciones justas de los santos. Eso está en Apocalipsis 19:6-9.

Nosotros, como creyentes, nos estamos preparando para el gran día cuando regresará nuestro Rey y Señor Jesucristo. Estamos preparándonos para la gran boda con él. La preparación que podemos hacer, el vestido bello y las joyas que podemos preparar, son las buenas obras que hacemos para el Señor.

Si sabemos algo de la Biblia, reconocemos que las buenas obras no salvan a nadie. Dice la Biblia, Porque por gracia han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras para que nadie se jacte. (Efesios 2:8-9)

Las obras no tienen nada que ver con alcanzar la salvación. No la podemos ganar. Pero si tienen mucho que ver con nuestra experiencia de la salvación. El mismo pasaje luego dice, Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. (Efesios 2:10)

Cuando nosotros compartimos con una persona necesitada, cuando hablamos con alguien del evangelio, cuando nos esforzamos en amar a los que nos rodean en vez de ser egoístas, entonces estamos bordando ese fino vestido de novia, estamos agregando una perla a las joyas que adornarán a la novia de Cristo.

Las buenas obras que hacemos aquí en esta vida no carecen de importancia. Al contrario; son la razón que Cristo nos salvó. El nos rescató para que viviéramos en buenas obras.

La esposa que ama a su esposo trata de mantenerse atractiva para él. Por supuesto, funciona de la otra manera también. Pero vemos que, si amamos a alguien, vamos a querer darles lo mejor de nosotros.

De igual modo, si amamos a Cristo, vamos a querer presentarle una novia bien arreglada, bella, pura, perfecta, en ese gran día de boda. Si amamos a nuestro Señor que murió por rescatarnos, que nos da nuevas bendiciones cada día, y que nos muestra su amor en miles de maneras, entonces arreglémonos también.

Conclusión

Llevemos de estos momentos dos convicciones. Una de ellas es que debemos de esforzarnos en nuestros matrimonios para reflejar el modelo que Dios nos ha dado. Sea, como vimos la semana pasada, en el papel del hombre, o sea en el papel de la mujer, él es glorificado cuando vivimos en familia como él lo desea.

En segundo lugar, preparémonos para ser esa novia de Cristo, dejando atrás el pasado, y cubriéndonos de buenas obras para que estemos listos para aquel día.


Puedes enviar tus comentarios a pastortony@iglesiatriunfante.com

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe