Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 11 de Enero del 2004

La construcción del hogar cristiano:
El terreno para el hogar cristiano

Pastor Tony Hancock

En la ciudad italiana de Pisa hay una atracción turística mundialmente conocida. Se trata de una bella torre de más de ochocientos años de edad. La torre mide casi sesenta metros de alto, y fue construida con piedra blanca bellamente labrada.

Sin embargo, ninguna de éstas es la razón por la que tantas personas visitan esta torre. Hay edificios más antiguos, más altos y más bellos en otras partes de Italia. Lo que tiene la torre de Pisa de interesante es que está inclinada. Cada año, se inclina un poco más; algún día, caerá.

Esta torre se empezó a inclinar aun antes de terminada la construcción. La razón de esta condición se puede hallar en el nombre mismo del pueblo, que al parecer significa pantano. El terreno pantanoso no provee una fundación sólida para la construcción.

Muchas personas consideran cuidadosamente la selección de un terreno firme para la construcción de su casa, pero ¿cuántos consideran con cuidado sobre qué construirán su hogar? En estas próximas semanas consideraremos la construcción del hogar cristiano, y hoy nos enfocamos en el terreno sobre el cual podemos construir con confianza.

Quizás en este momento te preguntas:

I. ¿Por qué es importante escoger un buen terreno?

Hallamos la respuesta en un evento que tuvo lugar al final de la vida de Josué, el líder de Israel que había dirigido a la nación en su conquista de la tierra prometida. Este hombre de Dios reunió a todo el pueblo para expresarle sus palabras finales.

En medio de este discurso de despedida encontramos un versículo precioso y cargado de significado para la familia cristiana de hoy.

Leámoslo en Josué 24:15:
24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

Josué sabía que sus oyentes serían tentados a adoptar los dioses falsos de las naciones que los rodeaban, los dioses de los amorreos. Por esto, él les exhorta a seguir fielmente al Señor, y no volverse a ninguno de estos dioses falsos.

Uno de los dioses más atractivos para la nación de Israel durante los siguientes ochocientos años de su historia sería Baal. Viviendo en una cultura agrícola, lo más importante era tener algún control sobre la lluvia. Baal era el ídolo que adoraban las naciones cananitas para buscar precipitación.

La razón que es importante para nosotros escoger un buen terreno es porque vivimos en un mundo que escoge malos terrenos. Como los israelitas, estamos rodeados de personas que están buscando algún control sobre su ambiente y su destino por medios que no nos son permitidos. Ésta es la atracción de los falsos dioses, y tenemos que reconocerla.

Aquí está la atracción de la astrología. Aquí está la atracción de los curanderos, de los brujos y de los videntes. Aquí está la atracción del dinero, de la falsa psicología y de algunas nuevas tecnologías. Nos ofrecen alguna medida de control, pero nos exigen que entreguemos nuestro compromiso único con Cristo.

Si no seleccionamos con cuidado el terreno sobre el cual edificaremos nuestra familia, el mundo nos dará un terreno tan pantanoso como el de Pisa. Nuestra familia no tendrá la base sólida y maciza que necesita para ser edificada con permanencia.

Tenemos que escoger con cuidado nuestro terreno, porque el mundo nos ofrece malos terrenos. Además de esto, descubrimos que Dios da bendición al hogar bien cimentado.

Leamos Proverbios 3:33:
3:33 La maldición de Jehová está en la casa del impío, pero bendecirá la morada de los justos.

Si tú tomas la decisión de elegir una base sólida para tu hogar, podrás esperar la bendición de Dios. Quizás no tengas la casa más lujosa del barrio, o los ingresos más altos; pero conocerás la bendición de Dios en tu hogar.

La bendición consiste en una presencia espiritual que nutre el crecimiento, que da valor a cada persona y que trae paz y gozo al corazón. ¿Será la familia del justo una familia sin problemas, una familia sin rebelión adolescente o pleitos maritales? Eso no está garantizado. Pero en medio de todas cosas, estará presente la bendición. La bendición de Dios vale mucho más que cualquier cosa que el mundo pudiera ofrecer.

Si quieres tener una familia bendecida, aquí está la clave: constrúyela sobre la justicia de Dios. Edifícala sobre su verdad, sus preceptos y su presencia. La bendición del Señor está sobre el hogar de los justos.

Pero quizás dirás,

II. ¿Cómo puedo construir sobre buen terreno?

Encontramos la respuesta en otro discurso de despedida, la del precursor de Josué como líder de Israel. Me refiero, por supuesto, a Moisés. Antes de su muerte, él reunió al pueblo para darles sus palabras finales. Repasó las instrucciones que Dios había dado a su pueblo, para que guardasen el pacto que había hecho con ellos.

Leamos lo que Moisés dice al pueblo en Deuteronomio 11:18-21:

11:18 Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.
11:19 Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,
11:20 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;
11:21 para que sean vuestros días, y los días de vuestros hijos, tan numerosos sobre la tierra que Jehová juró a vuestros padres que les había de dar, como los días de los cielos sobre la tierra.

Mediante estas palabras, Moisés da al pueblo el secreto de comunicar a la siguiente generación los beneficios del pacto.

El pueblo se encontraba bajo el Antiguo Pacto. Las bendiciones de este pacto incluían su presencia en la tierra prometida y su bendición allí. Moisés dice al pueblo que, si ellos se esmeran en enseñar a sus hijos las instrucciones que Dios les daba por medio de Moisés, disfrutarían de su bendición en la tierra prometida.

Nosotros nos encontramos ahora bajo otro pacto, el Nuevo Pacto. Las bendiciones que recibimos mediante este pacto son distintas. Recibimos el perdón de pecados, la adopción como hijos de Dios y la vida eterna.

Sin embargo, la manera en que podemos comunicar a la generación venidera los beneficios del pacto es la misma. Ésta es, en otras palabras, la manera de construir sobre terreno firme, haciendo una vida familiar que resultará en bendición para padres e hijos.

¿Cuáles son las formas concretas que se mencionan aquí? Bueno, antes que nada, tenemos que entender que algunas de las cosas no son literales. En días de Jesús, algunos habían tomado de una forma literal las instrucciones, por ejemplo, a atar las leyes en las manos y llevarlas en la frente. Los judíos llevaban en el brazo y en la frente tiros de pergamino con pasajes bíblicos escritos encima, llamados filacterias, envueltos en cuero.

Estos tiros llegaron a ser usados como amuletos. Las personas consideraban que les traían suerte. Pero no era esto a lo que se refería Moisés. El no hablaba de llevar pasajes bíblicos como amuletos, ni tampoco de simplemente colgar pasajes bíblicos en cuadros sobre las paredes de la casa.

No tiene nada de malo, por supuesto, llevar pasajes escritos con uno, o decorar la casa con versículos; pero no debemos de pensar que, al hacer estas cosas, hemos cumplido con el mandato divino.

Dios no nos llama a vestir versos bíblicos, sino más bien a tener siempre presente su verdad y su revelación. Podemos ver, entonces, dos formas específicas de hacer esto dentro del seno de la familia, y así construirla sobre un terreno sólido.

La primera forma es el altar familiar. No me refiero a reunir piedras del jardín y quemar animales encima. Me refiero, más bien, a tener una reunión regular familiar dedicada a la adoración del Señor y la instrucción bíblica.

Cada familia escogerá el horario más conveniente. Podría ser a la hora del desayuno, o a la hora de la cena. Es necesario apagar la televisión y la música y enfocar toda la atención en la presencia de Dios. Como mínimo, se puede leer una lectura bíblica y hablar de su significado, y luego orar como familia por las necesidades del día, y también por el progreso del Reino de Dios. También se puede entonar un himno o coro.

Quizás sientas que tu horario no te permite tener un altar familiar regular. En este caso, déjame preguntarte si será que tu horario está demasiado lleno. ¿Habrá alguna actividad que tengas que descontinuar para hacer tiempo para el altar familiar? Muchas veces, lo bueno es el enemigo de lo mejor; y llenamos nuestros días con actividades que no son malas, pero que toman el lugar de lo realmente importante.

Mediante el altar familiar se empieza el proceso de enseñar las palabras de Dios a los hijos, como dice el verso 19. Esto nos llevar a la segunda forma, que tiene que ver con el ambiente del hogar.

De esto hablan las ideas de hablar de las cosas de Dios cuando andemos por el camino, cuando nos acostemos y cuando nos levantemos. En otras palabras, la vida familiar deberá caracterizarse por hablar de las cosas del Señor en cualquier momento oportuno.

No me refiero a regañar a los hijos, diciéndoles que Dios ya no los va a amar si se portan mal. Además de no ser muy eficaz como instrumento disciplinario, es una mentira. El amor de Dios es incondicional. Más bien, me refiero a traer una perspectiva bíblica a todos los aspectos de la vida diaria.

Antes de comer, ora para enseñar a tus hijos que todo lo que tenemos viene de Dios. Cuando tengan éxito, dale gracias a Dios. Háblales de lo que es bueno y lo que es malo. Muéstrales con tu ejemplo lo que significa amar a Dios y obedecerle, aun cuando cuesta. No te avergüences de tu fe; haz que el ambiente de tu hogar sea un ambiente cristiano. De estas formas, construirás tu hogar sobre el único terreno sólido.

Antes de terminar, quiero dirigirme a dos grupos de personas que quizás se hayan sentido omitidas de este mensaje. En primer lugar, a los solteros: ¿cómo puede aplicar estas enseñanzas el soltero? Obviamente, puede recordarlos para su familia futura. Algunos, sin embargo, nunca se casarán. De todos modos, pueden buscar oportunidades para expresar estas enseñanzas con sus sobrinos u otros niños que conozcan. Si tienen compañeros en la casa, pueden también buscar oportunidades para integrar las cosas de Dios en el hogar mediante su conversación y su comportamiento.

En segundo lugar, hablo a las damas cuyos esposos no toman el liderazgo cristiano que deberían desenvolver dentro del hogar. ¿Cómo pueden responder ustedes? Es importante no rebelarse contra su esposo, pero si él lo permite, ustedes pueden tener el altar familiar, aunque él no quiera asistir. Pueden también hablar con sus hijos de las cosas de Dios, y crear ese ambiente cristiano, hasta donde sea posible.

¿Sobre cuál terreno estás construyendo tu hogar? ¿Cuáles cambios deberás hacer para construir sobre tierra firme? Pide la dirección del Espíritu Santo, y elige un cambio que puedes hacer esta semana para mejor fundar a tu familia.

Puedes enviar tus comentarios a pastortony@iglesiatriunfante.com

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe