Firmes y Adelante

Enlaces El Sermón Dominical

Esta semana

Todos los Sermones

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 12 de Octubre del 2003

El gobierno - ¿glorifica a Dios?
Pastor Tony Hancock

Es natural para nosotros desconfiar de la autoridad, suponer que está chueca, y desobedecer. Desconfianza creada por situaciones que vivimos.

Cuando yo era niño, a un conocido de nuestra familia les sucedió algo insólito. Manejaba por la carretera cuando unos policías le hicieron señales para que se orillaran. Cuando se paró, uno de los policías le pidió que saliera del carro para mostrarle algún problema con los faros del vehículo. Después de hablar un rato, el policía le dijo que podía seguir transitando, pero que compusiera el problema cuanto antes. Se despidieron, y nuestro conocido se metió al carro - para descubrir que había desaparecido el radio. Mientras él hablaba con uno de los policías, el otro había estado ocupado quitándole el radio.

Cuando oímos historias como ésta, la reacción natural es despreciar la autoridad, obedecerla sólo cuando tiene poder para demandar esa obediencia. Esto es lo natural - el propósito de Dios en salvarnos es precisamente que dejemos de vivir según nuestra naturaleza humana. Tenemos una fuerte razón para cambiar nuestra actitud hacia los que tienen jurisdicción sobre nosotros, pues:

Dios es glorificado cuando nos sometemos a la autoridad.

Lectura: 1 Pedro 2:13-20

2:13 Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,
2:14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien.
2:15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;
2:16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.
2:17 Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey.
2:18 Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar.
2:19 Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente.
2:20 Pues ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.

Hoy vamos a considerar dos clases de obediencia, de sumisión, que Dios pide de sus hijos.

I. Sumisión a la autoridad del gobierno

Tenemos buena razón para someternos a ella:

A. La autoridad es instituida por Dios

El versículo 13 dice: "por causa del Señor". La autoridad del gobierno deriva de su establecimiento por Dios

Dice Romanos 13:1: "Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él".

¿Por qué estableció Dios la autoridad? Lo hizo para refrenar la maldad y galardonar el bien, de acuerdo al versículo 14. Sin gobierno, el pecado tiene rienda suelta para destruir la sociedad. Aun en las sociedades más corruptas, el gobierno sirve para castigar a los malhechores.

Sin autoridad, ninguna sociedad humana puede funcionar. Imaginen: viviríamos en casas con seguridad increíble, pero no habría luz ni agua ni alcantarillado público. Saldríamos en carros blindados, pero no habría carreteras. Tendríamos que llevar nuestros niños a la escuela, pero no habría escuelas. El teléfono sería sólo una decoración sin lineas públicamente controladas.

Así que, la autoridad es algo bueno. Es algo que nos protege, nos permite ser productivos - es nuestro egoísmo y pecado que nos hacen resistirla. El pecado es la rebelión, es querer controlarlo todo sin que nadie nos diga qué hacer. Esto resulta en rebelión contra la autoridad. Dios nos llama a cambiar nuestra actitud contra la autoridad.

En todas las instituciones de la vida humana, como la familia y la Iglesia, Dios ha puesto autoridad, la cual merece nuestro respeto.

Por esta razón, el creyente debe proteger su reputación. El verso 15 nos da otra razón para ser sumisos a la autoridad. Dios desea que nuestro ejemplo calle las acusaciones de los que no conocen la verdad.

Aquí, la situación probable era que los cristianos eran falsamente acusados por sus vecinos: quizás eran acusados de subvertir autoridad del emperador, pues adoraban a Cristo. Pedro dice: muéstrales con sus vidas que no es verdad, y que respetan al emperador más que nadie. Podemos encontrarnos en la misma situación - podrían decir, los hispanos no respetan las leyes; hay que mostrarles que los hispanos cristianos, por lo menos, no son así.

La conclusión es que:

B. La autoridad merece nuestra obediencia y respeto

Pero, ¿qué pasa cuando el gobierno no es bueno? ¿Qué pasa cuando van a usar nuestros impuestos para fines malos?...

El emperador que reinaba cuando Pablo escribió estas palabras fue nada menos que el famoso Nerón -el mismo que, según la tradición, mató a Pablo y Pedro. Esto indica que nuestra obediencia no se basa en la integridad -o en la falta de integridad- del gobierno.

La única excepción es cuando el gobierno nos manda directamente a hacer algo que es pecado. Entonces, con Pedro y Juan, diremos: "¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres!" (Hechos 5:29)

Pero bajo circunstancias normales, nuestras lealtades a Dios y al gobierno no están en conflicto. No podemos desobedecer porque es inconveniente, no nos gusta, nos parece injusto, etc., ni porque los oficiales sean corruptos, o ya tengan suficiente dinero.

Miremos, entonces, el resumen. De acuerdo a los versos 16 y 17 somos libres en Cristo, y, como esclavos de Dios, podemos dar a todos el respeto que se merecen. Sólo Dios merece temor; el gobierno merece respeto, nuestros hermanos en Cristo merecen nuestro amor.

No despreciemos ni ignoremos la bendición que Dios nos da en forma de la autoridad, ya que no es una maldición sino una bendición. Tomemos en serio el deber que tenemos de respetar a las autoridades que Dios ha puesto en su lugar.

II. Sumisión a la autoridad en el trabajo

En contexto original, los criados eran la mayoría de los trabajadores - recibían pago por sus servicios; aunque legalmente eran propiedad de sus amos, podemos aplicar estas palabras a la relación actual entre los empleadores y sus empleados.

Vemos que

A. Dios aprueba el respeto a los jefes (v. 18)

¡El quiere que los respetemos, aunque ellos no nos respeten!

Muchas veces, nuestros jefes no nos valoran como personas, como lo deberían de hacer; nos critican o se burlan. Cuando no dejamos que estas cosas nos molesten, mostramos que estamos seguros en Cristo. No es la debilidad de no decir nada por miedo, o por no querer perder el trabajo, sino la fuerza de poder controlar nuestros deseos de venganza.

Tenemos el ejemplo de Cristo que, cuando fue insultado e injuriado, no respondió con amenazas, como bien pudo haber hecho.

Recuerdo que renuncié a mi primer trabajo porque no me gustaba cómo me hablaba el gerente. Me sentí bien, pero, ¿qué me motivó? Razones egoístas y mi propia inseguridad.

¿Existen razones para dejar un trabajo? Por supuesto, pero hay que estar seguros de que no sea por inseguridad, y hay que hacerlo bien.

¡El también quiere que los respetemos, aunque suframos haciendo el bien!

De acuerdo a los versos 19 y 20, si sufrimos como holgazanes, rateros, mentirosos, ¿qué hay de bueno en eso? Pero, cuando soportamos la injusticia porque estamos conscientes de la presencia de Dios, es algo digno de encomio

¿Qué significa estar conscientes de la presencia de Dios? Saber que él ve la situación, que él también conoce la injusticia, y que él recibe la gloria cuando soportamos el mal por causa suya.

¿Hay situaciones en las cuales debemos de reportar el abuso, dejar algún trabajo, etc.? Claro que sí - pero en muchos casos, en vez de vengarnos, podemos glorificar a Dios siendo ejemplos del perdón y la paciencia.

En muchas situaciones nuestro enfoque es egoísta: pensamos en qué es más práctico para mí, qué me conviene, qué me va a dar más satisfacción. Aquí, sin embargo, el enfoque está en Dios. La cuestión no es lo que me conviene, sino lo que va a dar más gloria a Dios, cómo puedo ser ejemplo para los demás, cuál es la manera en que Cristo actuaría en mi situación.

En efecto, entonces,

B. Nuestros jefes merecen nuestra obediencia y respeto

Esto a veces es difícil. La barrera siempre es nuestro orgullo - no nos gusta que otra persona nos diga qué hacer. Sin embargo, tenemos que recordar que Dios ha puesto en lugar la autoridad. El trabajo no es una maldición, es una bendición; y para que sea más productiva, la dirección es necesaria.

Para resumirlo todo, el verso 17 nos dice: den a todos el respeto debido. Tú nunca sabes quién te estará observando. Cuando otros ven tu paciencia, respeto, y sumisión, aunque tú no lo veas, estás dando gloria a Dios.

Cuando nos encontramos en situaciones en las que nos es difícil obedecer, tenemos la oportunidad de glorificar a Dios negando nuestros deseos, haciendo morir nuestro viejo yo, y mirando más allá de nosotros mismos.

Piensa en alguna situación en la que te es difícil someterte a la autoridad. ¿Cómo podrías cambiar tu actitud? ¿Qué podrías hacer de una manera diferente? Propóntelo esta semana.

Puedes enviar tus comentarios a pastortony@iglesiatriunfante.com

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Sermones y recibe todos los Domingos estos sermones en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


El Sermón Dominical

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe