LA REFORMA


¿Qué fue y qué es la Reforma?

Introducción

La Reforma protestante fue un movimiento religioso surgido en el siglo XVI con el fin de purificar a la Iglesia de Cristo de doctrinas y prácticas extrañas, apartadas de la Palabra de Dios, que se habían introducido en la Iglesia a lo largo de los siglos.

Situación anterior a la Reforma

Durante la época post-apostólica ya comenzaron a introducirse algunas prácticas reñidas con la Escritura, y al llegar a la época de Constantino, la Iglesia se alió al Imperio Romano.

La iglesia, que dependía de Roma, se convertía más y más en una entidad política mientras se extendía por todas las partes del Imperio. Aunque Constantino ayudó a la iglesia con los conflictos doctrinales, la herencia de esta intervención gubermental no era muy buena.

Aquí trataremos de describir algo del ambiente eclesiástico que produjo la reforma.

Abusos doctrinales: muchas falsas doctrinas, prácticas y supersticiones se habían introducido con el correr del tiempo, entre ellas:

  • la "intercesión" de los santos y de María, y el culto a los mismos.
  • la introducción de sacramentos adicionales que no fueron ordenados por Jesucristo,
  • la idea de que las obras humanas contribuyen a la salvación
  • la creencia en el "Purgatorio".
  • la venta de "indulgencias" que supuestamente reducirían la estancia del cristiano que al morir iba al "Purgatorio".
  • la doctrina de la transustanciación

Abusos de poder:

  • Impuestos eclesiásticos para financiar al papado, que eran crueles y acababan con el poco que la gente tenía
  • Inmoralidad de muchos papas, obispos y cardenales.
  • Simonía: la práctica de comprar y vender los cargos de la iglesia por sumas de dinero.

Antepasados de la Reforma

Cuando se habla de la Reforma, muchos piensan solamente en Martín Lutero, el padre de la Reforma. Pero es importante ver que este gran padre también tenía padres. Veamos la contribución de dos de estos antepasados. Ellos se llaman Juan Wyclif y Juan Huss y, como veremos, aportaron mucho en su intento de salvar a la iglesia.

Juan Wyclif (1328-1384): Juan Wyclif nació en Inglatera alrededor de 1328 y al llegar a la universidad de Oxford comenzó a hacerse famoso por su erudición y sus opiniones radicales. Una de las más radicales tenía que ver con sus teorías sobre el señorío. Wyclif creía que debía haber cierta separación entre el señorío de la iglesia y lo del estado. Consideraba que el estado tenía el derecho de quitarle a la iglesia sus propiedades cuando la iglesia no estaba desempeñando su cargo legítimo conforme a la Biblia. Wyclif también enseñaba lo siguiente:

  • La única ley de la iglesia es la Biblia. Todas las decisiones de la iglesia deben ser sometidas al juicio de la Biblia.
  • La única cabeza de la iglesia es Cristo. Wyclif decía que si el papa era cristiano, podía ser de servicio a la iglesia, pero que la cabeza verdadera es Cristo.
  • La iglesia consiste en sus miembros y no en sus cleros. Todos los creyentes son sacerdotes.
  • Siendo todos los miembros sacerdotes, ellos tenían el derecho de leer la Biblia en su propio idioma e interpretarla por si mismos.

Sin embargo, estas reformas no echaron raíces muy profundas en su país. Sus seguidores fueron duramente perseguidos y la iglesia logró callar las voces de reforma en Inglaterra.

Juan Huss (1373-1415): La historia de Juan Huss es parecida a la de Wyclif, pero con un fin trágico. En el año 1403 Huss fue hecho rector de la universidad de Praga y predicador en su capilla Belén. En la vida intelectual de Bohemia, Huss ocupó una posición de mucha importancia. En el principio, Huss estaba conforme con la doctrina de la iglesia, era su estilo de vida que él atacaba. Sin embargo, algunos de los escritos de Juan Wyclif llegaron a la universidad de Praga y Huss, siendo rector, los leyó. Estaba muy contento al ver que había otro líder fomentando reformas muy similares a las suyas. Aunque no estaba de acuerdo con la enseñanza de Wyclif sobre la comunión, vio con agrado la mayoría de lo que Wyclif había escrito.

Los enemigos de Huss (los blancos de sus críticas), al escuchar que se estaban discutiendo las obras de Wyclif en la universidad, se vieron obligados a enfrentarlo. Solicitaron al rey que prohibiera toda obra de Wyclif y que le quitara a Huss su púlpito en Belén. El rey lo hizo, y Huss tuvo que tomar una decisión muy difícil. Optó por la obediencia a la Biblia en vez de la obediencia a las autoridades humanas, sean del gobierno o sean de la iglesia. Siguió predicando. Por su popularidad con la gente, el rey no quería crear más problemas y dejó que Huss hiciera lo que quería. Y en cuanto al papa Huss decía, "Un papa indigno, que se oponga al bienestar de la iglesia, no ha de ser obedecido." Durante los próximos años Huss fue excomulgado de la iglesia dos veces. Pero seguía predicando a grandes multitudes de seguidores. Y, por la protección de su gobierno, la Iglesia no podía hacerle más nada.

Su historia llegó a su fin trágico cuando fue invitado al Concilio de Constanza. Los líderes de la iglesia pidieron que Huss presentara su caso en el Concilio, y el emperador Segismundo le ofrecía un salvoconducto que le garantizaba su seguridad personal. Por fin, pensaba Huss, tendría la oportunidad de defenderse.

Poco después de llegar al Concilio, el salvoconducto se le fue quitado. Huss rehusó retractarse hasta que el Concilio pudiera enseñarle en qué estaba equivocado. Fue condenado a morir, y quemado en una hoguera el 6 de julio, 1415.

Aunque su voz fue callada, sus seguidores en Bohemia continuaban llevando su mensaje.

La Reforma

Habiendo visto el sacrificio de tantos para reformar a la Iglesia, es difícil que se le atribuya a uno sólo el título de Padre. Sin embargo, lo hacemos con Martín Lutero porque su influencia sobrepasó la de todos los que habían pasado antes de él. En la vida de Lutero tenemos un resumen de mucho de lo que había ocurrido antes. También, con Lutero la reforma doctrinal llegó a un nivel que no había alcanzado antes. Había habido muchos intentos, con Lutero hubo un principio, un comienzo verdadero.

Martín Lutero (1483-1546): el comienzo de la Reforma

Martín Lutero nació en el pueblo de Eisleben, Alemania en el año 1483. En el año 1511 Lutero se mudó a Wittenberg, donde recibió su doctorado y comenzó a trabajar en el puesto que sería suyo hasta su muerte, el de profesor de teología. Desde allí Lutero comenzó a dar discursos sobre toda la Biblia en el idioma de su gente, alemán. Sus estudios bíblicos le motivaron a estudiar la Biblia en sus idiomas originales. Y lo más que él estudiaba la Biblia lo más convencido era que solamente ella podría ser la autoridad para la vida cristiana. Al mismo tiempo y por los mismos estudios Lutero encontró la paz que siempre había buscado pero nunca había hallado. Su lectura y estudio de Romanos 1:17 le convenció de que la justicia de Dios no es algo que hacemos para Dios, sino algo que Dios hizo para nosotros en su Hijo Jesús. Por primera vez el experimentó la paz que viene con la seguridad de la salvación.

El proceso que llevó a Lutero a su separación de Roma comenzó en el año 1517. En este año el Papa decidió conceder al prelado de la diócesis donde estaba Lutero dos diócesises más. En cambio el prelado tuvo que entregarle al papado una enorme cantidad de dinero (simonía). Para levantar estos fondos se envió un monje que se llamaba Tetzel a vender indulgencias. Tetzel, en una manera muy cruda, se dedicó a la venta. El prometía al comprador que en el momento que se caía la moneda en su caja, se libertara el alma del destinario de la indulgencia. En caso de que la persona todavía estaba viva, según Tetzel ni siquiera tenía que arrepentirse - la moneda lo salvaba.

Lutero no pudo soportar tales abusos y escribió sus 95 tesis, condenando los abusos de este sistema de indulgencias. Aunque Lutero escribió sus tesis con el motivo de reformar la iglesia desde dentro, la reacción de la iglesia fue tal que Lutero muy pronto reconoció que no sería posible. Tenía que haber una división.

Juan Calvino (1509-1564): la Reforma sigue y se profundiza

Juan Calvino fue una de las la figuras más importantes de la Reforma. Calvino estaba firmamente en el linaje de Agustín y el Padre de la Reforma, Martín Lutero. La mayor parte de la teología de Calvino no era nada nueva, pero en sus manos alcanzó un nuevo nivel de claridad y organización.

En 1535 Calvino escribió la primera edición de La Institución de la Religión Cristiana; fue la primera teología sistemática producida por la Reforma.

Calvino quería pasar una vida tranquila con sus libros y estudios. Quería dedicarse en pleno a lo que había comenzado con La Institución. Pero en uno de sus viajes un viejo predicador, que se llamaba Farel, le obligó a quedarse y trabajar con la iglesia en Ginebra, Suiza. Y así comenzó la otra parte de su carrera, la de pastor. Calvino, como pastor, no era muy fácil. Creía que toda la ciudad, no sólo la iglesia, debía vivir bajo la ley divina. Creía, con razón, que era el mismo Dios quien había dado autoridad a la iglesia y al gobierno y, por esto, las dos instituciones debían respetar la misma ley. Su primer intento en Ginebra fracasó, pero años después volvió y creó su comunidad ideal donde la iglesia y el gobierno trabajaron juntos en el servicio de Dios.

Las contribuciones de Calvino al fueron muchas; entre ellas:

  • La Institución de la Religión Cristiana
  • Su énfasis en la educación y el modelo educativo creado en Ginebra
  • Su apoyo para el sistema político de la democracia. En Ginebra trabajó con un sistema de representantes.
  • Su predicación que sirvió como patrón para los que le seguían.
  • Escribió comentarios sobre todos los libros de la Biblia con la excepción de Apocalipsis.

Desde Calvino la fe reformada ha llegado a casi todas las partes del mundo. Casi de inmediato la fe cristiana como fue expresada por Calvino ganó a muchos seguidores en una extensa parte de Europa. En Alemania, Hungría, Francia, Holanda, Escocia, Inglaterra, Irlanda, y Polonia se establecieron iglesias reformadas. En algunos de estos lugares las iglesias fueron establecidas bajo la protección y con el favor del gobierno(Holanda y Alemania por elemplo). En otros lugares, como Francia y España, los reformados fueron seriamente perseguidos. Las dos lineas más fuertes de la iglesia reformada son las que pasaron por Holanda y Escocia. Desde estos dos países, y luego Inglaterra, la fe reformada alcanzó a todo el mundo. Las iglesias descendientes de Escocia y su líder principal, Juan Knox, se llaman presbiterianas. Las descendientes de Holanda se llaman reformadas.

Resultados de la Reforma

La Reforma del siglo XVI logró, en gran parte de Europa, liberar a la Iglesia Cristiana del yugo de Roma, poner en manos del pueblo la Palabra de Dios en su idioma, y limpiar a la Iglesia de muchas doctrinas y prácticas corruptas.

El pensamiento de toda la Reforma llegó a ser caracterizado por cinco frases que comienzan con la palabra "sola". Su respuesta a lo complicado de la fe y tradición católicorromana eran estas frases sencillas:

Los "Solas" de la Reforma

Sola Fide: "Solamente la fe"

El hombre es justificado por la fe, y no por las buenas obras. La fe es la única manera en que la salvación llega al hombre. Esta fe es también un don de Dios y no un producto de la voluntad humana.

Sola Gratia: "Solamente la gracia"

Esto significa que la salvación no se gana, sino se regala. No existe ninguna obra hecha por el hombre que pueda salvarlo. La salvación es totalmente gratuita para el creyente.

Sola Scriptura: "Solamente la Escrituras"

Las Sagradas Escrituras están por encima de todas las otras autoridades en la iglesia. Todos los miembros de la Iglesia deben estar bajo la autoridad de las Escrituras, y toda enseñanza debe estar fundada en las Escrituras. Las Escrituras son para todos los creyentes; no sólo para los cleros de la iglesia.

Solo Christo: "Solamente Cristo".

La obra de Cristo en la cruz fue suficiente para salvarnos. Ningún ritual, institución o individuo puede ni debe ser motivo de confianza sino Cristo. Ninguna filosofía, ideal o argumento debe ser predicado en la iglesia que no exalte a Cristo y su muerte en la cruz por el pecado de los hombres. Solo Cristo es digno de confianza pues él es nuestro único Salvador, nuestro único Mediador.

Soli Deo Gloria: "Sólo a Dios sea la gloria"

En contraste con la división -hecha por Roma- de la vida en sagrada y secular, los reformadores insistieron en que toda la vida debe ser vivida bajo el señorío de Cristo. Toda la vida del cristiano debe glorificar a Dios.

La Reforma continúa HOY... la Iglesia de Cristo está en permanente reforma, buscando siempre la voluntad de Dios.

Parte de esta información fue adaptada de: http://www.geocities.com/stephen.mark/ibre  

 

 
 

Regresar a Ekklesia Viva

Volver al Inicio