Firmes y Adelante

Enlaces Espejo

Esta semana

Todos los Mensajes

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Lunes 2 de Septiembre del 2002

Postmodernismo
Por Héctor Marín

INMERSOS EN UN MUNDO ATRACTIVO

Pese a las enormes carencias que tienen las mayorías en el mundo actual, no podemos cerrar los ojos a los avances que la humanidad ha tenido en los últimos años.

Los servicios médicos son de mayor calidad que los de hace 50 años; las comunicaciones son cada vez más fluidas y directas; las comodidades de la vida en el hogar, que antes eran un sueño son ahora una realidad.

Definitivamente el mundo actual tiene un enorme atractivo, basado esencialmente en la obtención de recursos materiales para satisfacer nuestras necesidades, o, ¿acaso no es mucho más cómodo calentar una taza de té cuando se tiene prisa en el horno de microondas que en la tradicional estufa de gas? Incluso, querido lector, mucha de la información empleada para hacer esta humilde colaboración que espero te sea de bendición, está enriquecida con materiales obtenidos de softwares o programas computacionales y de hecho, de no ser porque estás frente a un monitor de computadora, no podrías estar leyendo (claro, a menos que tengas en tus manos una impresión de este pequeño artículo, para lo cual debiste haber sacado una fotostática o, valga la redundancia, imprimir en una impresora). Esto habla entonces de las bondades que nos ofrece la época en que vivimos, pero, lo que trataremos de analizar es si verdaderamente cuanto ocurre a nuestro alrededor es verdaderamente óptimo como pareciera a simple vista.

TRATANDO DE DEFINIR

Tras el oscurantismo medieval, el hombre del Renacimiento comenzó a alejarse de los prejuicios en los cuales había sido educado y comenzó a buscar un camino que le permitiera reencontrarse para ubicar su lugar. La conclusión a la que llegaron los renacentistas, fue que el hombre era un ser autónomo y totalmente independiente, lo cual, observemos, se convierte en una ruptura con el concepto cristiano tradicional de sometimiento a Dios.

Esta, sería la primera etapa de lo que sería conocido como "modernismo" y concluiría (esta etapa) con lo que conocemos como el período de La Ilustración, que, de acuerdo con el investigador Antonio Cruz en su libro "Postmodernidad": "proclamará la libertad para el individuo; la Revolución Francesa con su célebre frase: "libertad, igualdad, fraternidad" la exigirá para el ciudadano". En lo tocante a la libertad, se busca entonces que el hombre sea libre de pensar por sí mismo y se privilegia la razón.

La segunda etapa del modernismo, se encuentra a partir del Romanticismo y concluye con la crisis del marxismo.

El Postmodernismo, pues, viene a hacer referencia al período comprendido entre 1970 y la actualidad.

El filósofo francés Jean-François Lyotard considera que la explosión de las tecnologías de la información, y la consiguiente facilidad de acceso a una abrumadora cantidad de materiales de origen en apariencia anónimo, es parte integrante de la cultura posmoderna y contribuye a la disolución de los valores de identidad personal y responsabilidad.

En pleno siglo XXI podemos hablar de una sociedad de masas erigida como eje rector de la conciencia colectiva. El Estado no tiene ya que reprimir a través del ejército o la fuerza pública. La sociedad se encuentra plenamente domesticada a través de los aparatos necesarios para su enajenación.

La obtención de bienes materiales viene a ser uno de los puntos fundamentales de esta enajenación, que en determinados individuos se convierte en cosa de vida o muerte, ya que lleva a la obtención de un determinado status que, teóricamente lo hará diferente de los demás, sin que este individuo se dé cuenta cabal que existen otros miles como él en sus mismas condiciones.

EL TRIUNFO DEL CAPITALISMO

Mientras el Estado comunista, representado fundamentalmente por la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) buscaba -en teoría- el bienestar colectivo, el motor del capitalismo era la obtención de bienes en forma individual, lo que generó lo que conocemos como sociedad de consumo.

Este consumo para obtener status llegó finalmente a demostrar que el ser humano, pese a tener un instinto gregario y una tendencia a agruparse, no deja por ello de tener deseos íntimos con necesidad de satisfacción, lo que resquebrajó el sistema de supuesta igualdad en que se vivía en los países de detrás de la Cortina de Hierro, marcando el inicio de una nueva era a raíz de la caída del Muro de Berlín.

Los medios de comunicación jugaron un papel importantísimo en estos sucesos y no han dejado de ser uno de los principales promotores de los valores del postmodernismo, entre los que destacan: la increencia; la secularización de las cosas; el relativismo; el subjetivismo; el individualismo; el antihumanismo; el gusto por lo ligero o "light"; el placer; la superficialidad; la informalidad, etcétera.

Echando un vistazo al comportamiento de los jóvenes de la actualidad, veremos que ciertos valores modernistas, que tenían mucho de conservadores, se han venido diluyendo y casi se han extinguido cuando vemos la ausencia de una convicción en muchísimos muchachos y muchachas para quienes el tener relaciones sexuales hoy con una persona y mañana con otra no implican ningún problema moral, pues no tienen certeza de si aman y son amados y únicamente quieren saciar sus apetitos sexuales, por poner un ejemplo.

Entendamos por "light" aquel pensamiento que busca tener un referente inmediato, sin profundizar. Puede decirse que es un complemento de lo superficial.

LO INMEDIATO Y FACILON

Si comprendemos por lo menos un poco este tipo de pensamiento postmodernista, veremos que sus valores no proponen un modelo que hable de profundizar en la problemática del individuo. En este caso, el individuo es un "hombre masa", al cual hay que presentarle lo que podrá obtener a través de su trabajo como la demostración material de su esfuerzo.

Esta forma de vida, puede llevar al hombre de hoy en día en una máquina para trabajar, como ya se anunciara en el cine en películas como "Metrópolis", de Fritz Lang; o "Tiempos Modernos", donde vemos a Charlot lidiando con la maquinaria industrial. Este hombre máquina es un hombre sin esperanza, pues su bienestar depende de la duración de su vida laboral y es hasta edades avanzadas cuando este hombre comienza a darse cuenta del vacío espiritual en que ha estado inmerso.

Jueces 2.17 señala lo siguiente:

2:17 pero tampoco oyeron a sus jueces, sino que fueron tras dioses ajenos, a los cuales adoraron; se apartaron pronto del camino en que anduvieron sus padres obedeciendo a los mandamientos de Jehová; ellos no hicieron así.

El trabajo y el vivir inmersos en la sociedad de consumo, puede hacer que una persona se la pase tratando de acumular ganancias económicas, que, lamentablemente, no siempre llegan. Para ilustrar esto, pensemos por ejemplo en la situación de México, donde el 56 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y de ese porcentaje, una mayoría se encuentra en condiciones de pobreza extrema. Esto quiere decir que estamos hablando de cientos o quizá miles de hombres y mujeres que han trabajado y no han podido encontrar una estabilidad económica. Un fenómeno que ocurre en países con problemas económicos es que, muchas veces, el tener estudios profesionales no es garantía de poder obtener un buen empleo y es por eso que a veces vemos médicos que trabajan como taxistas o médicos que ofrecen mercancías diversas en las calles.

Si bien con esto tratamos de demostrar que las ganancias económicas no llegan, esto no quita que la carrera por el oro no la hayan corrido estas personas sin obtener la ganancia esperada. Otros, que han podido conseguir ventajas económicas, han hecho también del oro, su dios y su creencia principal.

Ahora bien: ¿es malo querer vivir bien?

No, mientras se mantenga todo en los límites de lo normal.

¿Y qué sería lo normal?

Para nosotros los cristianos vendría a ser el obtener la justa remuneración por nuestro desempeño laboral, sin dejar de lado la posibilidad de obtener ingresos extra, siempre y cuando, tomemos en cuenta que cuanto ganamos se lo debemos a Dios y no debemos envanecernos por nuestros propios talentos, sino dar gracias al Creador por poder obtener recursos que ayudarán a satisfacer nuestras necesidades.

Mientras no hagamos del trabajo o del dinero un objeto de adoración, estaremos en lo que sería lo "normal", para un cristiano.

Tomemos en cuenta, pues, también, la oportunidad de evangelizar a aquellos que buscan al dios-oro por todos lados o a aquellos chicos de nuestro ejemplo, pues en un futuro, ellos serán los gobernantes del mañana y requerimos gente comprometida, con valores y principios que puedan reflejarse positivamente en la interacción colectiva.

Actualmente, aunque nos pese, se difunden más los mensajes acerca de los signos zodiacales u otro tipo de información de tipo esotérico, que las verdades reveladas por Dios a través de la Santa Biblia, lo que viene a ser una piedra en el camino, pero es necesario hacer algo.

Hoy puedes hacer algo, quizá repartiendo un par de tratados hoy y otro par mañana. Probablemente tú, en tu escuela, nunca te has atrevido a hablarles del evangelio de nuestro señor Jesucristo a tus compañeros, hoy puede ser ese día.

Sufrirás descalabros y tropiezos, pero no fatigues, recuerda que eres un instrumento en las manos de Dios y por tanto eres útil en la difusión de la sana doctrina. Tú decides si te integras al grupo de los postmodernistas, o si ayudas a otros a conocer al Cristo vivo cuyas promesas son eternas.

Escribe tus comentarios a revistaespejo@iglesiatriunfante.com.


También te esperamos en nuestra página web http://revistaespejo.iglesiatriunfante.com . En ella encontrarás información de actualidad.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Espejo y recibe estos mensajes en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


Columna Espejo - Espejo Revista Electrónica

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe