Firmes y Adelante

Enlaces Espejo

Esta semana

Todos los Mensajes

Contactar al autor

¡Suscríbete!

Domingo 18 de Noviembre del 2001

Desilusiones
Por Héctor Marín

La vida diaria ofrece un abanico de sensaciones, entre ellas emociones como la impotencia, la inutilidad, la frustración y la desilusión, que se dan cuando vemos nuestras ambiciones no realizadas.

Si dejamos crecer estos sentimientos, tarde o temprano se convertirán en un lastre tan pesado, que podría llegar a hundirnos.

Pensemos un poco en las dimensiones que puede llegar a tomar un momento como los anteriormente mencionados, cuando repasamos los titulares de los periódicos en los que se nos dan cifras de suicidios en los países de Asia, sobre todo en China y Japón, por parte de jóvenes que no obtuvieron buenas notas.

Otro ejemplo lo son muchos de los llamados "hombres de negocios", que arriesgan hasta el último centavo en acciones y que se ven agobiados por las deudas con las caídas de las bolsas de valores.

Sin dejar de lado nuestras responsabilidades y obligaciones pensemos que no tenemos por qué estar solos en la lucha por conseguir nuestras metas. El Salmo 37:5 dice: "Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará".

Tenemos la gran oportunidad de trabajar al lado del mejor asociado del mundo: Dios. Habrá aún ocasiones en que no logremos nuestros propósitos, pero pensemos acerca de lo que el apóstol Pablo escribió en su carta a los filipenses en el capítulo 3, versículos 13 y 14: 13. "Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado (aquí habla del perfeccionamiento); pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, 14. prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús".

Es decir, debemos hacer a un lado esos sentimientos de frustración o desilusión y decidirnos a seguir adelante con la ayuda del Señor. Oremos, trabajemos y creamos en la consecución de nuestras metas y pensemos que si muchas veces no las logramos es quizá porque quizá se trate de puertas que el Señor no quiere que abramos y a través del continuo luchar y trabajar podamos abrir la puerta que Dios quiere que abramos.

Gloria a El.


Cualquier comentario, sugerencia u opinión sobre este artículo, puedes enviarlo a revistaespejo@iglesiatriunfante.com.


También te esperamos en nuestra página web http://revistaespejo.iglesiatriunfante.com . En ella encontrarás información de actualidad.

Ver todos los mensajes publicados


¡Suscríbete a la lista Espejo y recibe estos mensajes en tu casilla de correo! Clickea AQUI para llenar el formulario de suscripción.


Columna Espejo - Espejo Revista Electrónica

Foros Ekklesia Viva - www.foroekklesia.com
Portal Iglesia Triunfante - www.iglesiatriunfante.com
¡Ayúdanos a dar a conocer esta web! | Declaración de Fe